Música

Requiem para 2016

He leído varios artículos este día sobre el paso del 2016, casi todos se quejaban… que si terremotos, que si Trump, que si los reggetoneros, que si los famosos muertos, que si la crisis, que si la violencia, la guerra en Siria y los 3,600 muertos en el Mediterráneo. Todo es tan desolador. En un momento hasta pensé en que todo mundo temía al fin del 2012 con el susodicho fin del mundo predicho por los maya. Nadie se esperaba tanto en solo 366 días, porque para rematar a este año se le ocurrió ser bisiesto.

¿En verdad fue tan terrible el 2016? Me atrevería a decir que no. Por ejemplo, en mi país hubo más de 6,640 homicidios durante el 2015, a un día de terminar el 2016 se reportan poco más de 5,600 homicidios en este pequeño pedazo de tierra, eso si, no puedo omitir el dato de que los reportes de desapariciones sigue en alza.

El panorama es desalentador, agregue a que yo soy una pesimista profesional, pero ¿qué sería de nosotros sin el internet? Ahí encontramos una válvula de escape y a base de memes y guerras cibernéticas (entre insultos y otros menesteres) logramos superar tanta tragedia. De pronto algo sucede y nos relajamos y de pronto estamos haciendo Manniquies Challenges, o cualquier otro reto que nos proponga internet.

Con todo esto, ¿qué hacemos desde esta revista digital? No damos noticias, damos de qué hablar.

VoxBox nació el 4 de julio de este año, a penas tenemos 6 meses en línea y cada día se ha convertido en un reto y una meta a la vez. El equipo ha dado lo mejor de si, “esperamos darlo todo en la cancha y seguiremos las direcciones del profe, esperando una victoria más en el terreno de juego”. Nos hemos divertido y hemos llorado viendo las estadísticas, hemos aprendido. Mucho.

En este trayecto se nos han unido colaboradores que con arte e ingenio se dieron a la tarea de darnos un poco de sus escritos, pero también se nos acercaron personas que nos dieron ideas, enlaces, noticias y ánimos. Todo lo que pudo haber fallado, falló. 2016 nunca nos decepcionaste. Pero también todo lo que pudo ser enmendado, se enmendó; y a pesar de mis impaciencias acá estamos. Ricardo, Ximena y el resto del equipo se merecen un descanso después de estos meses de vorágine, solo para regresar renovados y listos para seguir en el 2017. No importando lo malo, lo triste o lo trágico, hemos sido curiosos desde siempre y prometemos seguir siéndolo para seguir dando de qué hablar.

¡Feliz año nuevo queridos lectores!

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *