Opinión

Lo bueno, lo malo y lo feo de los planes de gobierno

Planes de Gobierno. VoxBox.

Política.- Quedan pocos días para entrar en el tan ansiado silencio electoral: así es, al fin estamos viendo la luz al final del túnel que ha sido esta campaña presidencial en El Salvador.

Algunos dirán que la campaña inició el 3 de octubre pasado, pero no es cierto. Lo que nos constó durante meses es que (de diversas maneras) la campaña inició ilegalmente meses antes. Si eso es bueno o malo, si sirvió o no, se lo dejamos a la conciencia de los candidatos que incumplieron la ley electoral.

Esta campaña (como las anteriores) se ha caracterizado por la bajeza con la que se han atacado los candidatos entre sí: acusaciones, un par de demandas de inconstitucionalidad, zancadillas, falsos testimonios y mentiras. De todos. TODOS. Ninguno se ha salvado.

Pero esto no acaba hasta que se acaba y eso será (si acaso sucede) el 3 de febrero, cuando 5,268,411 salvadoreños vayamos a ejercer el derecho del voto.

Si las encuestas (de las que tanto nos ha gustado escribir en los últimos meses) tienen razón y le atinan, habrá una abstención del 25 % del padrón electoral, eso deja una tentativa población de 3,951,308 salvadoreños que sí irán a votar. Esta proyección es grande comparada con el historial de abstenciones en pasadas elecciones presidenciales del país. ¿Qué ha motivado a los salvadoreños a interesarse (o al menos decir que sí irán) a votar? Bueno, usted elija: hartazgo del bipartidismo, revanchismos políticos, necesidad de nuevos liderazgos políticos, usted elija.

Gracias al trabajo de la revista Disruptiva, de la Universidad Francisco Gavidia, contamos con un cuadro que nos pareció interesante en su momento y que ahora retomamos.

Según esto, Nayib Bukele estaría ganando en primera vuelta con el promedio de todas las encuestas realizadas por instituciones con suficiente credibilidad. Cada salvadoreño puede hacer la lectura que le dé la gana. Unos dirán que las encuestas no sirven para nada, otros dirán que nunca han “pegado”, otros optarán por creer que son palabra de dios, cada uno tiene la libertad de credo que prefiera. Lo que no podemos negar es ese 53 % que señalan al candidato de GANA como el ganador en primera vuelta.

¿Qué significa el voto para este país?

No solo es el medio para elegir al presidente; cada voto tiene un precio: USD 5.27 por voto válido. ¿Se acuerdan cuántos salvadoreños dicen que van a votar? Sí… 3,951,308 salvadoreños le darán a los partidos políticos la bella cantidad de USD 20,823,393.20… casi 21 millones de dólares. 21 MILLONES. ¿Ya pensó que podría hacer con ese dinero? Nosotros sí. Spoiler: no tendríamos deudas.

Ya algunos medios de comunicación han iniciado la cobertura y la tarea de mantenernos informados sobre los perfiles de candidatos y sus propuestas, el que más nos gusta es el de Focos, a través de su plataforma Laberinto. (Felicitamos a los colegas y los invitamos visitar la plataforma acá: sí, acá)

Pero como nos tenemos que ganar los frijoles (y les agradecemos estar acá leyéndonos), nos dimos a la tarea de hacer un ejercicio de lectura de los planes de gobierno presentados por los candidatos hasta esta fecha: 23 de enero. Los candidato que han presentado planes de gobierno son (en orden de aparición): Hugo Martínez, Nayib Bukele y Josué Alvarado. El candidato por la Alianza por un Nuevo País, Carlos Calleja ha pospuesto al menos 3 veces la presentación de su plan de gobierno y como en VoxBox creemos en la democracia, consultamos a nuestros lectores si querían que lo esperáramos para incluirlo en este ejercicio de análisis y el resultado a esta consulta ciudadana fue este:

Ustedes son los desconsiderados, no nosotros.
Ustedes son los desconsiderados, no nosotros.

También hicimos la pregunta en Facebook, pero los resultados fueron más contundentes, el 93 % dijo “Que se joda”, así que sin más… pasamos a lo que nos atañe, les presentamos LO BUENO, LO MALO Y LO FEO de los planes de gobierno (y de paso, de sus discursos durante la campaña) de tres de los candidatos presidenciales.

Planes de Gobierno

Hugo Martínez

El Plan de Gobierno de Hugo Martínez está dividido en 6 prioridades, 10 ejes y 3 proyectos insignias.

Las 6 prioridades son: Trabajo/Empleo, Educación, Salud, Seguridad, Salvadoreños en el exterior, Medio Ambiente.

Los 10 ejes son: Empleo y crecimiento económico; Educación y salud; Seguridad y prevención; Sistema de protección social, universal, mujeres y juventud; Defensoría de los salvadoreños en el mundo; Cultura para la transformación social; Innovación, ciencia y tecnología: la revolución creativa; País verde y política del mar; Relaciones exteriores: iniciativas frente al mundo.

Y los 3 proyectos insignia: 1. Polos de desarrollo; 2. Transformación educativa y 3. Despliegue territorial del Estado.

Lo Bueno:

Una de las primeras cosas que se encuentran al abrir el pdf con el Plan de Gobierno del FMLN es la propuesta de eliminar la disparidad salarial basada en género. Eso, por supuesto, está bastante bien, y aunque es difícil de conseguir, en realidad no requiere de mayores inversiones del Estado sino, más bien, de voluntad política.

Además, otro de los temas que estuvo en agenda con fuerza el año pasado fue el de la privatización del agua. Don Hugo se compromete, sin medias tintas, a la no privatización del agua. Eso también nos parece algo positivo.

Lo Malo:

Uno de los proyectos insignias de Martínez es la transformación educativa. Todos sabemos que es uno de los temas más urgentes del país, así que hasta ahí vamos bien. Lo malo viene con el primer punto de la propuesta: “…Con la implementación de una educación bilingüe desde los primeros años de escolaridad”. Estudiar dos idiomas está bien, no hay que confundirse, pero se sigue teniendo la concepción utilitaria/mercantil de la educación. Claro que aprender otro idioma sirve en la vida, no solo porque se puede aspirar a mejores empleos, sino además porque la visión del mundo y la cultura se expanden, pero, ¿es esa la principal preocupación de nuestro sistema, desde los primeros años de escolaridad?

Lo Feo:

En general, el gran problema del plan es que muchas de las cosas que proponen se pudieron comenzar a construir hace 10 años, con el primer gobierno del Frente. Por ejemplo, abrir más sedes de la UES en el país. ¿Por qué los anteriores gobiernos no lo hicieron? O, en todo caso, ¿por qué no sentaron las bases para comenzar a hacerse?

Nayib Bukele

El candidato de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) nunca está exento de la polémica, desde la forma en que lo presentó, hasta las acusaciones de plagio rodeó a su plan de una batalla campal más de una semana.

Era lógico que por ir arriba en la preferencia de las encuestas (de TODAS las encuestas) sus adversarios agarrarían el documento y lo desmenuzarían para encontrar todos los gallos.

Es el plan de gobierno más extenso y, por tanto, más difícil de revisar. Está organizado en tres grandes “grupos”: propuestas insignias, propuestas puntuales para cada departamento y propuestas por áreas de trabajo (Salud, Educación, Seguridad, Deporte, Juventud, Mujeres, Derechos Humanos, Cultura, Medio Ambiente, Transparencia y Anticorrupción, Infraestructura, Innovación y Tecnología, Política Exterior, Economía, Turismo, Fiscal, Modernización del Estado y  Agricultura).

Lo Bueno:

Muestra de entrada una propuesta de cómo reorganizar el Estado al plantear las propuestas por áreas a través de “Equipos de Gobierno”: Bienestar Social, Seguridad, Migraciones y Trabajo, Internacional, Industria-Producción-Tecnología, Economía-Beneficios Sociales-Finanzas, Fomento-Obras Públicas y Desarrollo Territorial.

Es el único plan de gobierno que contiene áreas específicas sobre temas de Derechos Humanos y juventud. Además, es el único plan de gobierno que plantea métodos de combate a la corrupción más radicales: la implementación de una CICIES y la asignación de un Comisionado Anticorrupción que provenga de las filas de la oposición.

Otro punto a favor para este plan de gobierno es que es el único que habla abiertamente de una reforma integral al Sistema de Pensiones, claro que nos interesa… es la forma en que vamos a sobrevivir en la vejez, si es que la violencia no nos despacha antes. Además, es el único que ha visibilizado la participación ciudadana de quienes dieron aportes para su construcción.

Lo Malo:

No todas las propuestas por áreas tienen sus fuentes de financiamiento, se habla mucho, en todo el documento sobre las reformas fiscales que proveería al Estado los recursos necesarios para echar a andar todo el plan de gobierno.

Además, hay disparidad de contenido en las áreas de trabajo.

Lo Feo:

Se tardó mucho en entregarlo. Además, no utilizó ningún formato en la elaboración (APA o Chicago o cualquier hubiese estado bien). Habían áreas que estaban más extensas y detalladas que otras. Por ejemplo: deporte tiene 200 páginas mientras que mujeres tiene 6 o 7.

Josué Alvarado

El Plan de Gobierno de VAMOS es el más corto de los 3. Está organizado en 8 grandes áreas de trabajo: Seguridad; Educación; Salud; Finanzas Públicas; Economía y Empleo; Sustentabilidad Ambiental; Política Exterior-Migración-Cooperación Internacional; Reforma-Modernización del Estado Salvadoreño.

Lo Bueno:

Alvarado asegura que no conformará su gabinete de gobierno respondiendo a cuotas partidarias, sino a méritos. Eso lo dicen todos los candidatos, por supuesto, pero la apuesta del candidato de VAMOS es curiosa: hacer entrevistas de trabajo para los puestos.

También menciona la creación de un equipo de mediación internacional para el combate a la violencia. Aunque se puede debatir de si esta medida es buena o no, al menos es novedosa. Otro punto destacable, y que de esto han hablado todos los demás candidatos también, cosa que es positiva, es la atención completa a la primera infancia según las etapas de crecimiento de las niñas y niños: De 0 a 3 años, centros de desarrollo infantil “En Buenas Manos”; de 3 a 5 años programa “Mis primeros pasos”. En esa misma línea también plantea la apertura de dos Hospitales de Atención para Infantes (HAPI), uno en San Miguel y otro en Santa Ana.

Y siempre en el ramo de salud, Alvarado destaca la descentralización de la entrega de medicamentos a través de la red de farmacias del país, ahorrando dinero en almacenamiento de medicinas en el sistema de salud.

Se menciona también la eliminación de los privilegios y exoneraciones para algunas industrias y sectores, y la promoción de la reforma de la función pública

Otro punto que consideramos bueno: propone sancionar, y hasta cancelar, partidos políticos que reciban donaciones ilícitas.

Lo Malo:

El plan de Alvarado deja muy vaga la propuesta de la rehabilitación de los miembros de las pandillas en todos los niveles, incluyendo a los de cuello blanco.

En cuanto a la educación, se plantea el inglés e informática como parte de la currícula obligatoria a partir de primer grado, cosa que ya existe, al menos en teoría. En cuanto a la educación superior solo se proponen carreras tecnológicas y técnicas, volvemos a la misma crítica que le hicimos a Martínez: es una concepción únicamente mercantilista de la educación.

También hay demasiadas imprecisiones en cuanto a cómo frenar la deuda nacional. No explica cómo se realizará, más allá de políticas de austeridad y no más endeudamiento del país. Tampoco explica cómo generará empleo, solo hace referencia a una alianza con la empresa privada, que tampoco es nada particularmente novedoso.

Lo Feo:

De don Josué Alvarado ya sabemos que ejerció como pastor evangélico, y que esto le significó una demanda de inconstitucionalidad a su candidatura. Y no, no lo están persiguiendo por ser cristiano (como él afirmó) sino porque la Constitución prohíbe explícitamente que líderes religiosos y militares se lancen para la presidencia.

Partiendo de esto, el plan de VAMOS habla bastante de darles un papel protagónico a las iglesias católicas y evangélicas, en un Estado laico.  Esto deja fuera al resto de religiones que se profesan en El Salvador.

Otra cosa fea: VAMOS habla del reclutamiento militar obligatorio para evitar que los jóvenes se involucren en las pandillas. ¿No sería como entrenarlos para que después se incorporen a los hechos delictivos? En todo caso, la obligatoriedad del servicio militar no nos parece nada positivo.

En cuanto al problema de seguridad, el plan también menciona la “rehabilitación espiritual”, y volvemos a lo mismo: darle cabida a una religión determinada desde el Estado atenta contra el concepto del Estado laico.

Y por último: el plan de VAMOS afirma que la reforma de pensiones realizada en 2017 fue integral… Bueno, que le pregunte a quienes están a punto de jubilarse.

Lo miscelánea (como diría Marie Kondo):

Aquí hay dos propuestas que entran en un terreno gris, que se prestan con más facilidad al debate (aunque claro que todo lo expuesto en cualquier plan de gobierno es debatible):

Lo primero es el nombramiento de las altas dirigencias de la PNC y la ANSP por parte de la sociedad civil. ¿Será una de esas que de tan locas hasta podrían funciona? ¿No será demasiado peligroso dejar a elección popular estos cargos? ¿Qué opina el público?

Otra cosa: ¿”Camp Nou” o “Del Campo a tu mesa”? ¿Camp Nou? ¿En serio?

 

En fin, esto es nuestro aporte para que la ciudadanía de bien puedan estar mejor informados sobre qué proponen los hombres que aspiran a gobernar este desmadre al que llamamos país. Ya sabemos que la nota quedó un poco larga, pero vale la pena conocer todo esto.

No sea borrego: lea, infórmese lo más que pueda y vaya a votar con base en aspectos concretos y no en pasiones desbordadas.

VoxBox.-

 

Artículo previoSiguiente artículo
Escritora amateur, planificadora compulsiva, dueña de tres gatos, madre a posteriori. Un poco cínica, un poco distraída.

1 Comment

  1. Creo que el plan de Nuevas ideas no está tan bien elaborado. Es raro que no se mencione en el análisis la necesidad de ciertas ideas o proyectos, como el tema del aeropuerto o los hospitales (que siempre son necesarios pero no de la forma que plantea el candidato). Todo plan de gobierne debe incluir lo que el país necesita para salir adelante y no solo listar cosas maravillosas o peor aún cambiar de nombre a las actuales. El presente análisis, a mi forma de ver, debió enfocarse en salud, educación y seguridad.
    Entiendo que este medio esté un tanto inclinado a defender las “nuevas ideas”, por tanto deberían ser más exigentes en ese sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *