Opinión

Cinco buenos libros para descubrir el feminismo

Libros feministas. VoxBox.

Literatura.- Estamos en marzo, un mes emblemático para las luchas feministas, para reivindicar los derechos de las mujeres, para unirnos una vez más y hacernos visibles.

Creo que en estos momentos de mi vida estoy segura de muy pocas cosas, pero una de ellas es que soy feminista, no puedo decir si buena o mala, pero lo soy. Es por ello que aprovechando la serie de factores que me están motivando a escribir cada vez más, he decidido hablarles sobre algunos de los libros con los que empecé a descubrir el feminismo, los que me plantearon nuevas ideas, los que me hicieron perder temores y, sobre todo, los que me mostraron el camino a seguir.

Persépolis, de Marjane Satrapi

Se trata de una novela gráfica que cuenta la niñez, adolescencia y la primera etapa de adultez de su autora, Marjane Satrapi. La base de la historia nos cuenta como Marjane creció durante el régimen islámico, pero también nos adentramos en su vida como iraní dentro de la sociedad europea.

Es obvio que por las etapas de la vida que son narradas, la novela tiende a hablarnos de muchos descubrimientos, la necesidad de compañía, la soledad del migrante, el descubrimiento sexual y las decepciones afectivas, pero el trasfondo del régimen, el amor hacia la familia como faro, el amor propio como resolución vital y, por supuesto, la ironía con la que Satrapi nos narra su historia, hacen de la misma una novela que cualquiera que quiera iniciarse en feminismo debe leer.

Bad Feminist, de Roxane Gay

Es un compendio de ensayos escritos por Roxane Gay. Sus posturas son bastante sinceras, y el reflejo de su vida como mujer joven, estadounidense y de color, son aportes muy importantes para conocer una variable de feminismo.

Sucede algo maravilloso con el libro de Roxane, y es que está escrito con una sencillez abrumadora, es como si al escribirlo se hubiera abierto el alma. Nos cuenta, además, la historia de su violación, cuando aún era una niña, de cómo pretendió sobrellevar el dolor que le causó. Nos habla también de cómo, a pesar de nuestras propias limitantes, lo que realmente importa es ser feministas, no importa que no encajemos, que nuestra trinchera sea distinta, siempre y cuando trabajemos en los cambios, por muy minúsculos que estos nos parezcan.

Uno de los pasajes más emblemáticos del libro es el siguiente:

Sean cuales sean mis problemas con el feminismo, soy feminista. No puedo ni voy a negar la importancia y la absoluta necesidad del feminismo. Como la mayoría de la gente, estoy llena de contradicciones, pero no quiero que se me trate como una mierda por el hecho de ser mujer. Soy una mala feminista. Prefiero ser una mala feminista que no ser feminista en absoluto.

Es polémico hasta cierto punto, pero vale la pena cada minuto que inviertas leyendo.

Querida Ijeawele, cómo educar en el feminismo, de Chimamanda Ngozi Adichie

Dentro de mis recomendaciones feministas no puede faltar Chimamanda Ngozi Adichie, este pequeño libro es un ensayo que contiene una serie de premisas con las que la autora trata de orientar a una de sus mejores amigas, quien le solicita ayuda para educar a su hija recién nacida.

El precepto es simple, las recomendaciones esenciales, el libro es de una belleza singular, y todos deberíamos tomarnos el tiempo de leerlo, independientemente de que tengamos hijos o de querer tenerlos algún día, pues al final de cuentas siempre tenemos la responsabilidad sobre la educación de alguien; sea un hermano, un primo, sobrino, qué sé yo, por eso lo recomiendo tanto.

Mujercitas, de Louisa May Alcott

En mi lista de recomendaciones feministas no puede faltar este libro, todo un clásico de la literatura universal, una joya sin duda.

Esta historia es conocida por la mayoría de mujeres contemporáneas, pues es famosísima. Cuatro hermanas y su madre cuentan cómo sobreviven a un sin fin de penurias a lo largo de los años. Me gusta pues representa el amor entre hermanas, refleja el soporte que las mujeres debemos dar a otras mujeres, sin importar que nos sean agradables o que sean o no de nuestra familia, en esos mínimos detalles encuentro la esencia viva del feminismo.

Los hombres me explican cosas, de Rebecca Solnit

Este es un ensayo escrito por la estadounidense Rebecca Solnit, donde la autora nos habla sobre el famoso mansplaining, o lo que viene a ser aquella típica costumbre que tienen muchos, muchísimos hombres, de tratar de explicarnos todo a las mujeres, aun cuando seamos expertas en el tema.

El libro es uno de mis favoritos, realmente podemos observar cómo muchas veces somos silenciadas de forma sutil, sea que nos pase en una reunión casual con amigos, una fiesta o más alarmante aún, en el ámbito laboral. Solnit nos relata una serie de sucesos reales en los que mujeres expertas en diversos temas fueron opacadas por la verborrea de uno o varios hombres, que consideraban urgente exponer sus conocimientos.

Así que este es mi pequeño aporte, la literatura es fuente inagotable de conocimiento, por ello el feminismo no está excluido, sino todo lo contrario, y por eso mismo las autoras están librando una guerra para que su voz, reflejada en cada uno de sus escritos no sea opacada.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Abogada y lectora asidua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *