Derechos Humanos, Política

Educación sexual para la niñez: no se trata solo de sexo

Educación sexual para la niñez. VoxBox.

Derechos Humanos.- El Salvador es este país conservador donde casi parece que todos se comportan al margen de lo moral o correctamente visto. Casi pareciera que no se violan más de 1,000 niñas al año, que cinco de diez víctimas son menores de edad y que el 90 % de estos casos quedan impunes.

Muchos se han escandalizado esta semana por una propuesta de anteproyecto, que se presentó el 3 de julio para una Ley de Educación en Afectividad y Sexualidad Responsable, y que buscaba solucionar problemas como embarazos precoces, violencia sexual e interpersonales, uniones tempranas y enfermedades de transmisión sexual.

¡Pero qué escándalo se armó! Que cómo íbamos a ponernos a hablar de sexo con sus hijos, que es libertinaje y hasta metieron comentarios de discriminación a la comunidad LGBTI, lo cual me parece un acto que evidencia falta de argumentos.

Y solo quiero aportar mi granito de arena. Para aquellos que están a favor de NO educar a los niños y niñas sobre sexualidad, y creen que con eso están defendiendo a la familia —hasta hicieron un hashtag—, los voy a sacar un poco de su ignorancia, que me parece grave.

Educación sexual para la niñez

¿De dónde se han sacado que educación sexual es decirles a los niños y niñas: “Tengan sexo, aquí están los condones”? Eso es ignorancia.

La educación sexual integral no es hablar solo de sexo, sino que es enseñarles a conocer su cuerpo, aprender que alguien no me debería de tocar así o así, porque no es normal, y que la menstruación es lo más natural del mundo. El sexo es solo una parte de eso.

La UNESCO dice que es un enfoque culturalmente relevante y apropiado a la edad del participante, que enseña sobre el sexo y las relaciones interpersonales a través del uso de información científicamente rigurosa, realista y sin prejuicios de valor.

La educación en sexualidad brinda a la persona la oportunidad de explorar sus propios valores y actitudes, y también desarrollar habilidades de comunicación, toma de decisiones y reducción de riesgos respecto de muchos aspectos de la sexualidad, según define la organización.

Integral

Educación sexual integral: ¿quién se va a oponer a que su hijo conozca su cuerpo, los cambios que surgen, los deseos que siente y que además el dueño de su cuerpo es él?

Es claro que hay un problema de educación sexual en las áreas rurales, que hay un estigma sobre ocupar anticonceptivos, mitos sobre la menstruación, y las mujeres se sienten avergonzadas de comprar tampones y los hombres de comprar condones.

Como dije, es un país conservador donde uno es juzgado por su sexualidad. Hay que romper esos paradigmas que indican que tener un deseo sexual es pecaminoso, que eso es ir en contra de la naturaleza humana: ¡ES NORMAL Y NATURAL!

Nos tenemos que esconder u ocultar para comprar una caja de tampones, porque así es este país. Nos escondemos si alguien nos toca donde no debería, cuando nos viene la menstruación, si alguien nos viola, si quedamos embarazadas. Porque el problema somos nosotros, no la sociedad que no fue capaz de brindarnos una educación integral donde la palabra sexo, orgasmo, anticonceptivos son satanizadas o palabras prohibidas.

Yo no recuerdo que en el colegio me enseñaran cómo ocupar un tampón o qué tipo de anticonceptivos podía utilizar cuando iniciara una vida sexualmente activa. Me dieron lo básico. El resto lo aprende uno preguntando, en prueba y error, secreteando en los recreos. Y yo estudié en un colegio privado LAICO.

Se imaginan en las comunidades, que no tienen el mismo acceso a educación y salud: viven una vida con una venda en los ojos, a ciegas.

Trabajé con niños y niñas de zonas rurales. Conozco casos de niñas violadas por familiares, embarazadas a temprana edad. Esto es normal para ellas, un día normal en su vida. Nadie les está educando sobre sus derechos como seres humanos, que ellas también tienen derecho a vivir una sexualidad libre de traumas, cohibida o controlada por alguien más. Que tienen derecho a decidir. Todo parece ir viento en popa en este tema, para los que defienden que no reciban educación sexual. ¿Esto es defender a la familia?

La curiosidad de los niños, niñas y jóvenes los va a llevar a descubrir todas estas cosas, LES DEN O NO educación sexual integral. Y el riesgo de no tener una educación sobre el tema significa no tener una orientación correcta para tomar decisiones responsables.

Hay que salir de esa burbuja religiosa. Soy cristiana y sé que el sexo no es malo y es natural el deseo de tener relaciones sexuales con otras personas. Claro, yo creo en la abstinencia. Pero soy realista. Decirles a todos: “No tengan sexo”, no soluciona nada. No se solucionan problemas graves que ocurren en el país, como los embarazos y uniones tempranas. No se solucionan con eso.

Y mi religión es decisión mía, no tengo por qué imponérsela a todos. La educación debería ser laica. La sexualidad una decisión de cada quien, pero las cartas deberían estar mostradas en la mesa: “Tenés esta y esta opción”.

Así que la próxima vez no piensen solo en ustedes cuando decidan oponerse a la ley. Piensen en las niñas que son violadas a diario, en las niñas de 12 años que quedan embarazadas, en las niñas que piensan que su menstruación es motivo de vergüenza. Educación sexual no es sinónimo de libertinaje y orgías, es EDUCACIÓN. Brindarles los mejores recursos y conocimientos para que tomen mejores decisiones.

Y la mejor prueba de que necesitamos educación sexual es que ni siquiera saben qué es. Salgan de la ignorancia. Este país de doble moral, donde se defienden a los violadores, encarcelan a las niñas violadas porque abortaron, se ocultan las cosas porque viven con pensamientos retrógradas y se imponen religiones.

Es más fácil ocultar el tema y no hablar de eso nunca. Hay un gran elefante en la sala, pero todos tranquilos. Somos el meme del perrito en llamas, mientras dice: “Todo está bien”. Le debemos tanto a la niñez de El Salvador.

Ojalá alguien, algún diputado de la Asamblea, piense en esas más de 1,000 niñas que fueron violadas el año pasado. Porque están sufriendo en silencio. Juzgadas. Olvidadas.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
En los veinte. Mi examen vocacional decía maestra. Terminé estudiando Marketing y aún no tengo ni la menor idea de qué hacer de mi vida pero mientras tanto escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *