Ambientalismo, Política

El Salvador y las viviendas en 3D: ¿Una solución real?

Viviendas. VoxBox.

Detalles.- Conseguir viviendas se ha vuelto un problema cada vez más grande a escala mundial, en especial en los países más pobres. Es, de hecho, uno de los problemas más complejos que existen y, como pasa siempre, ningún Estado se está deteniendo a analizarlos como es debido.

El Salvador es un ejemplo paradigmático: el problema de las viviendas no se basa solamente en la calidad o idoneidad de las construcciones, sino que además responde a la situación de extrema violencia social que padece el país.

En ese sentido, se tienen casas que están en perfectas condiciones, pero cuyo precio está increíblemente devaluado, debido a que se encuentran en zonas controladas por maras y pandillas. Zonas en las que los asesinatos o las extorsiones están a la orden del día.

Se da también el fenómeno inverso: viviendas pequeñas, habitaciones o apartamentos cuyas características no son mayor cosa, pero que valen muchísimo dinero, por encontrarse en zonas donde la violencia no ha permeado.

Por supuesto que esta dinámica de los valores inmobiliarios no es nueva ni exclusiva de El Salvador: es una lógica común en todo el mundo. Pero en un país del tercer mundo solo se suma a un cúmulo ya de por sí grande de problemas sociales que, como no podía ser de otra forma, solo afectan a las mayorías pobres.

¿A qué se debe que hablemos de este escenario tan triste?

Resulta que ahora hemos conocido de un proyecto bastante interesante, que, en el papel, podría paliar parcialmente el problema: casas construida por impresores 3D.

El proyecto de las viviendas 3D

El proyecto está impulsado por la empresa ICON, pionera en el desarrollo de impresiones 3D. Básicamente lo que busca es que se construyan hasta 100 casas en el país de Centroamérica, con esta tecnología. ¿El costo de fabricación? USD 4,000 por cada vivienda.

Esta sería la primera vez en todo el mundo en que se utilice este método para la elaboración de viviendas familiares a bajo costo.

El anuncio se dio durante el South by Southwest Festival 2018, desarrollado en Texas, Estados Unidos. ICON también ha colocado desde ya en su página web un espacio para dar a conocer en qué consiste la construcción de casas con impresión 3D.

“Las casas de cemento que puede construir la impresora 3D Vulcan, en menos de 24 horas pueden medir entre 600 y 800 pies cuadrados. Costaría menos de USD 4,000 edificar cada una de ellas”, explicó ICON durante el festival.

A este proyecto se ha sumado la ONG New Story, que ayudará en la búsqueda de financistas. La fecha límite para recaudar el dinero es el 31 de mayo de este año.

Lo que este tipo de proyectos pretende es transportar impresoras 3D que puedan ayudar a la construcción de edificaciones de bajo costo, en toda América Latina.

New Story ha ayudado a la edificación de más de 850 viviendas en México, Haití, El Salvador y Bolivia.

Como decimos, en papel todo suena genial. Pero ¿se convertirá en una verdadera opción? ¿Habrán tomado en cuenta la situación de sismos de la región para proteger estas casas? ¿La corrupción de estos países permitirá este tipo de iniciativas? Solo podemos sentarnos a esperar.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *