Detalles

Centroamérica unificada y la pesadilla de Francisco Morazán

Francisco Morazán. VoxBox.

Francisco Morazán nació en Tegucigalpa el 3 de octubre de 1792, y fue un militar y político hondureño que gobernó la República Federal de Centroamérica entre 1827 y 1838.

Detalles.- Durante toda la semana hemos estado reflexionando sobre el tema de la identidad centroamericana, sobre sus conflictos, nuestra cultura y sobre la forma que tenemos de expresarnos, muchas veces con violencia.

Hoy queremos retroceder en el tiempo y llegar a ese punto entre la independencia de España como región centroamericana y la constitución de cada república, es decir, entre 1824 y 1841. Ese período en el que se gestó la lucha morazanista.

Vamos por partes.

¿Quién fue Morazán?

Francisco Morazán nació en Tegucigalpa el 3 de octubre de 1792, y fue un militar y político hondureño que gobernó la República Federal de Centroamérica entre 1827 y 1838. Para Morazán era importante la integración de todos los países en una sola república. ¿De donde nació esta utopía? Para comprender esto hay que saber que durante la independencia de España existían tres grupos: los conservadores, los criollos y los liberales.

Los conservadores eran quienes buscaban mantener las cosas tal como estaban; es decir, seguir siendo colonia de España. Los criollos querían independencia de España solo para evitar pagar tributo a un rey lejano, y querían todo lo que se producía en la región para el consumo local, pero con claras intenciones de enriquecimiento personal. Eran, digamos, bien parecidos a los corruptos de nuestros días.

Por otro lado estaban los liberales, liderados por Morazán, quienes creían que era importante unir a Centroamérica como un país fuerte y progresista, con un gobierno que no esclavizara a su población, sino más bien la protegiera y le ayudara a desarrollarse. Lastimosamente hoy en día no hay liberales.

¿Por qué si esta idea era tan buena no prosperó?

Por ambición desmedida de los criollos recalcitrantes. Pronto Morazán entro en batallas con diferentes grupos militares, la unión centroamericana se disolvió y Morazán terminó fusilado el 15 de septiembre de 1842. Una mención aparte merece aquel momento del fusilamiento. Según el historiador Miguel Ortega, antes de ser ejecutado pidió el mando de la escolta, se abrió la levita, se descubrió el pecho con ambas manos y con voz inalterada de militar mandó: “¡Preparen armas! ¡Apunten”, entonces corrigió la puntería de uno de los tiradores y finalmente gritó “¡Apunten! ¡Fue…!”.

Al leer el relato de su propio fusilamiento nos queda claro el tipo de hombre que fue este líder. Solamente un espíritu como el suyo, adelantado a su época, podía intentar (hasta la muerte) mantener a las naciones centroamericanas unidas.

Nos preguntamos: ¿Qué habría sido de Centroamérica si Morazán hubiera mantenido su sueño? ¿Acaso seríamos un solo país más grande, pero más fortalecido en desarrollo humano, social, científico y cultural? Quizás simplemente las naciones se habrían separado luego de la muerte del militar hondureño.

Por suerte para nosotros mismos, a pesar de nuestros conflictos, de nuestras diferencias, también ha habido épocas en las que todos los centroamericanos, TODOS, nos hemos volcado en solidaridad y humanismo. Es complejo hacer una lectura de ese hecho, pero es cierto, encontramos la manera de apoyarnos cuando hemos enfrentado tragedias naturales, o simplemente nos unimos a las alegrías de cada nación, cuando se ha firmado la paz o cuando un representante de la región ha llegado al mundial de fútbol. Es solamente que en estas fechas nos ponemos un poco nostálgicos y nos gustaría que en estas épocas modernas surgiera otro Morazán que acabara con esos clásicos criollos conservadores, que siguen queriendo vivir a costa del pueblo (pero presentándose como próceres).

VoxBox.-

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Pingback: VoxBox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *