Cotidiano

Medios tradicionales en crisis: El País cierra sus rotativas

El País cierra sus rotativas. VoxBox.

Detalles.- Que los medios tradicionales están viviendo, a nivel mundial, una profunda crisis no es una novedad para nadie, pero la noticia de que el periódico español El País cierra sus rotativas no deja de sorprender.

Así, la edición de El País de este pasado domingo 17 de diciembre es, como anuncian ellos mismos, histórica: se trata de la última que se ha impreso en las rotativas del diario. A partir de la edición del lunes, el diario se imprimirá en unos talleres externos donde se imprimen otros medios.

Algo similar está ocurriendo con otros medios tradicionales: hace unos meses, en VoxBox escribimos esta nota sobre cómo la televisión está sufriendo en primera fila los embates de las nuevas tecnologías, de los nuevos paradigmas de consumo mediático.

Antonio Caño, director del medio, justificó la decisión así:

“Hoy, cuando el mayor volumen de lectores de los periódicos proceden del ámbito digital y la caída de difusión de las ediciones de papel es constante en todas las cabeceras y en todos los países, ha dejado de tener sentido la existencia de una rotativa exclusiva para cada periódico”.

La crisis de los medios no es solo económica

Por supuesto que las crisis siempre comienzan con lo económico: vender menos periódicos, que la gente consuma menos tv o radio golpea, en un primer momento, las ganancias de un medio. Y de ahí en adelante se desencadenan una serie de dificultades de todo tipo.

Pero entender la crisis solo en función de lo económico es reducirlo.

Lo cierto es que los medios tradicionales sufren también esta crisis debido a la “falta de credibilidad, innovación, creatividad y a la solemnidad con la que abordan los distintos temas, junto a una agenda informativa limitada y conservadora que menosprecia a la audiencia con contenidos escuetos”, según destaca la periodista Laura Woldenberg Carabias, directora de contenido de Vice México.

Tratar al público como un completo estúpido no es solo de mal gusto, sino que menoscaba, poco a poco, la fe que las personas puedan tener en el contenido.

Lo que las nuevas tecnologías han dejado claro es que los lectores (los “consumidores de contenidos”) no son pasivos ni permisivos con todo lo que les quieran dar. Saben lo que quieren y saben cuándo un medio quiere verlos como idiotas descaradamente.

Este probablemente no sea el fin, pero el cierre de las rotativas de uno de los medios en español más importantes del mundo es, sin duda, una clarísima señal de que estamos llegando al final de una era.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *