Redacción Vox Box

Dando de qué hablar

Un día sin inmigrantes: la silenciosa protesta contra Donald Trump

Noticias.- “En apoyo a todos los inmigrantes estaremos cerrados”. El texto es de un cartel detrás del vidrio de un restaurante mexicano con sus puertas cerradas en el barrio de Harlem en Nueva York. Sus dueños apoyaron la convocatoria hecha por redes sociales con el fin de protestar contra las medidas migratorias del nuevo gobierno de Donald Trump y mostrarle la importancia de los inmigrantes en Estados Unidos.

Se desconoce quién o qué organización hizo el llamado que se viralizó con el transcurso de los días por las redes sociales con la consigna “no ir a trabajar, no abrir nuestros negocios, no comprar en tiendas o por internet, no comer en restaurantes, no comprar gasolina, no ir a clases, no mandar a nuestros hijos a la escuela”. Pero en ciudades de todo el país, desde Austin hasta Washington DC, algunos negocios –especialmente restaurantes que suelen emplear una gran cantidad de inmigrantes– decidieron no abrir como gesto de respaldo.

Decenas de personas también marcharon por calles de Austin para repudiar las políticas del nuevo gobierno y hacerle saber lo vital que son para la actividad económica estadounidense. Casi siete millones de inmigrantes pertenecen a la clase obrera del país, representando una quinta parte, o el 22.3%, de la misma.

Más al norte, en Washington DC y en Chicago, otros propietarios que están de brazos caídos este jueves son los famosos chefs José Andrés, quien afrontó una demanda de Trump por cancelar un plan para abrir un restaurante en un hotel de Washington, y Rick Bayless.

No está clara la magnitud que alcanzará esta jornada, pero en Washington DC otros 60 restaurantes cerraron de forma total o parcial. En Philadelphia, los trabajadores latinos y de otras comunidades de inmigrantes apoyaron el llamado, mientras que en Chicago y Nueva York otro puñado de restaurantes lo secundaban, como Eataly, que apoyó públicamente la protesta junto al hashtag #WeWereAllImported (todos fuimos importados).

Un negocio en Norristown, Pennsylvania, invitó a Trump a escuchar las historias de al menos dos inmigrantes. “No más odio, no más detenciones, no más injusticia. Todos tenemos derecho a disfrutar el fruto de nuestro trabajo y la libertad”, se lee en una cartulina pegada en la entrada del salón de belleza.

La protesta que se extendió por todo el país nació tras las primeras medidas migratorias anunciadas por el incipiente gobierno de Trump: la ampliación del muro fronterizo y el retiro de fondos a ciudades santuario, entro otros. Asimismo, se da luego de que la semana pasada fueran arrestados más de 680 inmigrantes en operativos en 12 estados, desde California hasta Kansas y Carolina del Sur.

Los ánimos se han agitado aún más tras la firma de otra orden ejecutiva que suspendió temporalmente el programa de refugiados y prohibió la entrada por 90 días de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Escuelas vacías

En las escuelas de varios estados, los salones estaban prácticamente vacíos en medio de la protesta.

En Virginia, una profesora se encontró con un salón de clases vacío, según una foto que colgó en su cuenta de Twitter. Y otra en Carolina del Sur compartió cartas e ilustraciones hechas por sus estudiantes. “Pienso que voy a perder a mis amigos hispanos”, se lee en una de ellas.

“La mayoría de los estudiantes hispanos no están aquí hoy”, contó la docente Lorena Burrows desde Virginia.

Esta ha sido la primera de muchas protestas silenciosas que seguramente se expandirán y replicarán a lo largo de estos cuatro años de gobierno. Y son estas acciones las que permiten ver un poco de luz en medio de tanta incertidumbre.

VoxBox.-

 

Manual para hombre que desean ser buenos amantes

Detalles.- En todo el mundo recibe diferentes nombres, dependiendo del contexto: fuck, sexo, coger, follar, fornicar, tirar o echar un polvo. No importa la forma en que se diga, ni el idioma, siempre vamos a reconocer cuando alguien nos hace una invitación para tan placentero menester.

Pero, en realidad, son muy pocos los hombres que salen bien librados de la cama. Y no por el tamaño o porque sean eficientes maquinitas que siempre están dispuestas, listas, en su punto. No. Hay sutilezas vitales que poco o nada tienen qué ver con el buen desempeño físico y que son claves a la hora de juzgar qué tan buen amante es un hombre.

Veamos:

Todo entra por los ojos: ustedes, como nosotras, entran por los ojos. Y en ese primer juicio la vanidad masculina es fundamental. Un hombre gordo, que no se cuide, que tenga los zapatos sucios (¡no se imaginan cuánto nos fijamos en los zapatos!), que use tanga de colores… El que huela bien, se afeite, se vista con gusto, use boxers, ande con las uñas limpias y cuidadas, empieza la seducción con el pie derecho.

Besos, más besos: por favor, tarden todo lo que quieran besándonos. Extrañamos esos besos de adolescencia frente a la puerta de la casa. Extrañamos los vidrios empañados por tanto besar. Extrañamos el mirarse a los ojos mientras nos besan en el cuello, en la boca, en las orejas. El que sabe besar y sabe bailar —sin que besar sea sinónimo de tocar por todas partes— llegará rápido a su meta.

Más de 15 minutos: los hombres máquina, tipo taladro, frenéticos y animalescos, que demoran los quince minutos que puede tomarles llegar a un orgasmo (hemos cronometrado, sí señores), suelen ser catalogados de sonsos, egoístas, básicos. Háganse desear. No lo den todo tan rápido. ¡Que veamos estrellas antes del taladro, por favor!

Variedad: la posición del misionero no está mal. Pero para nosotras suele ser interesante, por eso de los estímulos entre los pliegues femeninos, estar encima o agarradas a ustedes como si fueran el tronco de un árbol. Variedad, señores. Déjenos de tanto en tanto tomar la iniciativa en posiciones más interesantes.

Pocas preguntas: ¿celos añejos? Vaya uno a saber. Pero el hombre que en pleno acto pregunta ¿dónde aprendiste? ¿Quién te enseñó? ¿Por qué tan enteradita? ¿Cuántos componen tu lista?, mata todo. El pasado es pasado. Nada de indagar sobre el cómo se aprendió.

Ojo con las manos: acaricien, no amasen. No sean tan rápidos con las manos. No sean tan genitalistas. Utilícenlas para una caricia en el cuello, en la mejilla, en el pelo, en los pies. Y cuando lleguen a la intimidad, ya saben: no se trata de amasar.

Dejen actuar: si nos compramos un brasier sexy, no lo arranquen. Disfrútenlo. Si encendemos chimenea, compramos vino, calentamos el jacuzzi y los recibimos desnudas, sean lentos con el romanticismo. ¡No sean tan rápidos!

Palabras: todas las mujeres coincidimos en que el clítoris está en los oídos. Que les gustamos, que somos bellas, que están excitados, que fascinamos, que nos quieren. Ojo con volverse mandones: “hazme esto, hazme así, quiero esto”. Hay que saber decirlo.

Dos seguidos, no: calidad en vez de cantidad. Una vez se acaba, un vinito, un cigarrillo. El que vuelve y ataca, ¡uf! A veces es pesadilla.

Adiós ronquidos: por buen amante que sea, el que acaba y se duerme de inmediato es un flojo. Así que a mantenerse despiertos una horita por lo menos.

VoxBox.-

Las ganadoras del Óscar que puedes ver en Netflix

Cine.- Tenemos que aceptar que no hay mejor forma de perder el tiempo —o de procrastinar— que viendo una de película en Netflix.

Y como ya se acercan los tan polémicos y esperados premios Óscar, te dejamos una selección para que procrastines tranquilo y, de paso, conozcas algunas de las películas que han conseguido la estatuilla:

Dallas Buyers Club

Una enfermedad desconocida lo mata en silencio, pero no está solo. Contrabandear medicamentos puede ser la única oportunidad, al menos, de que alguien los escuche.

Blue Jasmin

Esta ama de casa de la alta sociedad neoyorquina atraviesa un momento crítico cuando pierde todo y debe vivir sin lujos, con recurrentes ataques de ansiedad. Una de las grandes películas de Woody Allen.

The Big Short

La economía estadounidense se derrumba en secreto y un grupo de visionarios oportunistas aprovecha la situación apostando contra la banca.

Silver Linings Playook

Tras un tiempo en un hospital psiquiátrico, Pat vuelve a la casa de sus padres e intenta reconquistar a su esposa, hasta que conoce a una mujer tan inestable como él.

Midnight in Paris

Cada noche, un escritor viaja hacia atrás en el tiempo al París de 1920, donde encuentra romance e inspiración al combinarse con sus ídolos artísticos. Sí, otra de Woody Allen.

Philomena

Una mujer irlandesa y un periodista de la BBC se disponen a buscar al hijo que la obligaron a dar en adopción hace 50 años en un internado de monjas.

12 years a slave

Este drama basado en la autobiografía de Solomon Nouthup sigue la difícil historia de un hombre negro que nació libre pero fue vendido como esclavo tras ser secuestrado.

Capitan Phillips

Cuatro piratas somalíes capturan un navío de carga y mantienen como rehén al capitán, lo que provoca el explosivo despliegue de la Marina de Estados Unidos.

Schindler’s List

Una película que cuenta cómo Oskar Schindler gastó toda su fortuna en salvar a más de mil judíos que iban a ser enviados al campo de exterminio de Auschwitz.

Proud and Prejudice

En la novela de Jane Austen del siglo XIX, la Sra. Bennet quiere casar a sus hijas con prósperos caballeros, incluido el recién llegado Sr. Darcy.

JFK

Un abogado investiga el asesinato de John F. Kennedy y descubre que hay mucho más de los que cuenta la versión oficial.

Django Unchained

Acompañado por un cazarrecompensas alemán, un esclavo liberado, Django viaja a través de Estados Unidos para liberar a su esposa del sádico propietario de una plantación.

Goodfellas

Esta apasionante trama de mafioso, basada en la vida real, relata la historia del gánster Henry Hill, que desde niño sueña con convertirse en uno de los grandes.

Taxi Driver

En este fascinante relato de decadencia urbana, un desquiciado taxista acosa a un candidato a la presidencia mientras cuida de una niña prostituta.

Inglorious Bastards                    

En París, la dueña judía de un cine es obligada a dar un estreno nazi, donde un grupo de soldados estadounidense llamados Los bastardos planean un ataque.

The Help

Una joven escritora blanca sacude a la sociedad de Mississipi de 1960 cuando entrevista a las empleadas domésticas negras de su pueblo y publica sus historias.

The girl with the dragon tattoo

Encomiendan a una joven hacker investigar a un periodista entrometido, pero sus planes se enredan en una antigua conspiración.

Black Swan

Una ambiciosa bailarina de ballet de Nueva York llamada Nina obtiene un papel protagónico en El lago de los cisnes, pero pronto se siente amenazada por una rival.

The wolf of Wall Street

El drama de Martin Scorsese está basado en la historia del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort, cuya carrera lo llevó a una prisión federal.

The artist

Esta película muda contemporánea muestra el contraste entre la decadencia de un actor estelar del cine mudo y el ascenso de su amante, una joven actriz del cine sonoro.

¿Conoces alguna otra que se nos haya escapado?

VoxBox.-

 

Tus gustos musicales y tu clase social podrían estar conectados

Música.- El último estudio de la University of British Columbia ha demostrado que la cantidad de dinero que tengas en el banco podría ser decisivo a la hora de escoger tu música favorita.

Sí, según este estudio, habría una relación directa entre el tipo de música que le gusta a la gente y su clase social…

Se ha basado en 1.600 entrevistas telefónicas a personas adultas. El cuestionario apuntaba a develar los gustos musicales de las mismas y para ellos se les preguntaban diversas cuestiones acerca de 21 géneros musicales.

Los resultados obtenidos muestran que las personas con una condición social baja se decantan por estilos como el hip-hop o el rap. Además, también sienten preferencia por géneros como el country o los grandes éxitos disco. Según los investigadores la preferencia está en la elección de música ligera y de letras sencillas.

Por otro lado, las personas pertenecientes a las clases más pudientes mostraron gustos musicales por estilos como el jazz, el blues o la música clásica. Aunque también el pop encuentra aquí su público.

Un importante dato que se perfila en el estudio es el siguiente: factores como la educación y la riqueza no determinan el gusto musical tanto como otros como la edad, el sexo, el origen étnico o la clase social.

Además hay otro dato curioso destacado en el estudio: la clase social puede determinar la música que no querrás oír. El estudio ha demostrado que la clase alta tiende a rechazar ciertos estilos musicales propios de clases populares como la música country. Lo mismo ocurre con la música clásica, considerada música de las élites y rechaza, por tanto, por el resto de clases.

¿Qué piensas de este estudio?

VoxBox.-

La temporada 7 de “American Horror Story” tratará sobre las elecciones 2016

Trending.- Cada temporada de “American Horror Story” nos sorprende con un tema diferente. En la temporada más recientemente, por ejemplo, la narración hizo una meta-crítica muy interesante que proponía un discurso sobre los realities y la fama. Con la séptima temporada parece que Ryan Murphy, creador y productor, quiere seguir en una línea muy de actualidad entrando en temas de política.

Durante una intervención en el programa de Andy Cohen “Watch What Happens Live”, Murphy desveló que la temporada que empiezan a rodar en junio tendría como inspiración la elección a la presidencia de Estados Unidos de 2016 que ha colocado a Donald Trump en el despacho oval de La Casa Blanca.

“Aún no tenemos título, pero la temporada será sobre las elecciones que acabamos de sufrir por lo que pienso que va a ser muy interesante para muchas personas” dijo Murphy.

Cuando Cohen le pregunta si habría un personaje basado en Trump, Murphy sólo respondió con un “quizás”.

Ya se ha confirmado que actores recurrentes de la serie como Sarah Paulson y Evan Peters repetirían en la próxima temporada (que ya sabemos que no será la última desde que FX decidió renovar la antología de terror hasta una novena entrega).

Sorprende que tras el secretismo absoluto que hubo con la sexta temporada, titulada “Roanoke”, Murphy ya haya empezado a dar pistas sobre lo que está por venir. Esperemos que con la séptima temporada sigan una línea similar y mantengan cierto misterio aunque sepamos la temática central.

VoxBox.-

Las 5 familias que controlan el mundo

Detalles.- Te compartimos una lista de las cinco familias que controlan el “tablero de juego”, cuyos miembros han logrado perpetuarse en lo más alto de la burbuja de poder. Seguramente faltarán un par que bien podrían entrar en el listado, pero con esto te podrás hacer una idea de a quién le pertenece el mundo… literalmente.

Familia Rotschild

Aunque hay quienes señalan antecedentes muy anteriores, podemos afirmar que al menos oficialmente esta dinastía comenzó a mediados del siglo XVIII con el banquero alemán de origen judío Mayer Amschel Rothschild. Este personaje fue nombrado por la revista Forbes como “el padre fundador de las finanzas internacionales”. A partir de entonces los Rotschild se han mantenido en la cúspide de la oligarquía. No solo fueron prestamistas en distintas guerras a lo largo de la historia, sino que también se convirtieron en el epítome de la familia de banqueros. Se dice que tienen una influencia determinante en la Reserva Federal estadounidense, así como en las finanzas británicas.

Familia Rockefeller

A finales del siglo XIX comenzó, al menos públicamente, el imperio Rockefeller. La consolidación de la Standard Oil Company los colocó en una posición dominante dentro de la naciente industria petrolera, factor que sabrían aprovechar para afianzarse en la cima. El iniciador de la dinastía, John D. Rockefeller, fue considerado por Forbes como el hombre más rico de la historia, con una fortuna que hoy equivaldría a 340 mil millones de dólares, cuatro veces más que lo que Bill Gates poseía en ese entonces (2014). Los Rockefeller, además de participar en grupos como el Bilderberg, han creado fundaciones y otros organismos, por ejemplo la Trilateral Commission, para presuntamente incidir en la política mundial y desde ahí alimentar su agenda financiera.

Familia Morgan

A fines del siglo XIX John Pierpont Morgan fundó la J. P. Morgan & Company, compañía financiera que ha tenido un rol fundamental en la historia económica de Estados Unidos y, en consecuencia, del mundo. Se dice que este banquero salvó la economía estadounidense por aquellos tiempos cuando encabezó un movimiento de banqueros (incluidos los Rothschild) para vender bonos y volver a comprar oro, con lo cual evitó el hundimiento de las reservas de su país. Desde ese momento Morgan controló el abastecimiento de oro en su país, y a partir de ese poder financiero fundaría luego empresas como la acerera US Steel y posteriormente General Electric. El estilo gangster de esta familia en los negocios es tal que incluso se acuñó el término “morganization” para referirse a aquellas prácticas antiéticas que con frecuencia pueden verse en el mundo empresarial. Diversas versiones apuntan que los Morgan tuvieron mucho que ver en la decisión de Estados Unidos de entrar a la Primera Guerra Mundial, y también se acusa la injerencia que tienen sobre el manejo de la Reserva Federal de EEUU.

Familia Du Pont

Escapando de la Revolución Francesa, durante la cual fue hecho preso, el economista Pierre Samuel du Pont de Nemours llegó a Estados Unidos en 1799. Ya en el “nuevo mundo” fundó su empresa, que pronto se convertiría en el principal proveedor de pólvora del gobierno estadounidense y luego controlaría por completo el mercado de dinamita. La relación comercial con la industria militar de EEUU le valió proveer el 40% de las municiones de los Aliados durante la Primera Guerra Mundial y tener un papel crucial en el Proyecto Manhattan que derivaría en la creación de la bomba atómica. Posteriormente, patentaría diversos materiales, entre ellos el teflón y el nailon, y su expansión llegaría hasta el mercado del alimento, consolidándose hoy como el segundo mayor productor de soya y maíz transgénicos. Según Forbes, la Du Pont fue la primera familia estadounidense en acumular más de mil millones de dólares.

Familia Bush

La más nueva de las familias incluidas. Este “linaje” comenzó con Prescott Sheldon Bush, banquero y senador estadounidense a quien se acusa, junto con el gobierno de EEUU, de haber lucrado monumentalmente con la Segunda Guerra Mundial y de haber hecho grandes negocios con las compañías que financiaban al gobierno de Hitler (incluso después de que Estados Unidos había entrado ya a la guerra). Esto fue documentado en un artículo de The Guardian hace un par de años y refleja la completa falta de ética del patriarca de la familia Bush. A partir de ahí las andadas de este lúgubre personaje continuaron, mismas que retomaría su hijo, el presidente George H. W. Bush y su nieto, también mandatario de ese país. Tejiendo redes de negocios alrededor del petróleo texano, así como inversiones financieras y tratos comerciales con la industria militar (a la cual han activado desde el poder), los Bush han logrado colocarse hoy como una de las familias más poderosas del orbe.

VoxBox.-

Algunas ideas para criar hijos agradecidos

Tips.- La gratitud es sentimiento de estima y reconocimiento que una persona tiene hacia quien le ha hecho un favor o prestado un servicio, por el cual desea corresponderle. O al menos eso dice Wikipedia.

Pero aceptémoslo: ser agradecidos es una de las cosas más difíciles de aprender, sobre todo cuando lo intentas aprender ya adulto porque nunca te lo inculcaron de niño.

Si tienes hijos, les harás la vida muchísimo más fácil si se los enseñas desde siempre.

Por eso te dejamos estos diez consejos para hacer de tus pequeños seres humanos agradecidos:

¡Sorpréndelos!

Las sorpresas ayudan a los niños a ver las cosas como un regalo, no como un derecho. Cuando tenemos muchas opciones, queremos siempre saber si no habría alguna opción mejor.

La típica discusión sobre dónde pasar las vacaciones, en la que no es posible ponerse de acuerdo porque cada uno tiene una idea “mejor” que el otro y nadie se conforma con la decisión. La solución es que termines con esa conversación. Una semana después, anuncia una gran sorpresa: “¡Vamos a conocer el parque nacional X!”. O cualquier otro lugar que se te ocurra.

Habla sobre los mejores momentos de tu día

Busca tiempo, todos los días, para hablar de personas, hechos y cosas que despiertan tu gratitud. Puede ser durante la comida, antes de dormir o cuando manejas. Pregunta a tus hijos: “¿Cuál ha sido el mejor momento de tu día?”.

Para los hijos mayores intenta mantener un “diario de gratitud”: pídeles que digan el nombre de cinco personas, hechos o cosas por las que se sienten agradecidos. ¡Tendrán una visión más positiva de la vida!

Cuenta tu historia a tus hijos

Hay muchas historias familiares que hablan de dificultades y de perseverancia: tus padres, abuelos, bisabuelos, ciertamente pasaron por desafíos que vale la pena contar a tus hijos.

¿No sabes mucho sobre el pasado de tu familia? Entonces lleva a los niños a visitar algún lugar histórico que recuerde episodios de lucha y sacrificio por el bien del país y del pueblo. Volverán a casa más agradecidos.

Incentiva a tus hijos a ayudar a alguien que no “necesita” caridad

Está claro que es muy bueno para los niños participar en acciones caritativas organizadas por grupos de la comunidad, pero estos eventos sólo tienen lugar algunas veces al año, y ustedes raramente se encuentran a las personas beneficiadas.

¿Qué tal pensar en alguien que forma parte de tu vida de todos los días y a quien tus hijos pueden ayudar regularmente, aunque esa persona no necesite caridad? ¿Por ejemplo, una vecina anciana que pueden hacer feliz al recibir visitas o ayuda en casa?

Concéntrate en lo positivo durante todo el día

Di a tus hijos varias veces al día que “la actitud es una elección”. Mantener una actitud positiva puede ser la regla número 1 en casa: es un esfuerzo diario para combatir las lamentaciones, las caras serias y las reclamaciones, mirando siempre lo positivo. Incluso las frases más habituales pueden ser formuladas de manera más positiva: “Tengo sed”, por ejemplo, puede ser “¿Vamos tomar un refresco juntos?”.

Di un “gracias” completo

Enseña a los niños a dar gracias explicando el motivo de la gratitud: “Papá, gracias por la comida”; “Mamá, gracias por llevarme al colegio”. Incentiva a tus hijos a dar las gracias a los profesores por las clases, a los entrenadores por el fútbol o por la natación, a los camareros por el servicio. Y da ejemplo: ¿cuántas veces al día tú mismo dices “gracias”? ¿Has dicho ya a tus hijos hoy cuántas cosas te hacen sentir agradecido?

Enséñales que “es mejor dar que recibir”

Incluso los más pequeños pueden comprar regalos a los demás: llévalos a tiendas baratas y diles que elijan regalos para sus amiguitos pero sin comprar nada para ellos. ¡Es difícil! Pero es un buen aprendizaje.

Busca tiempo para que los niños hagan pequeñas tareas domésticas

Puede ser difícil tener tiempo para hagan tareas domésticas, pero si nunca ayudan a hacer nada en casa, simplemente no entenderán lo que significa administrar un hogar: pensarán que la ropa limpia sale de los cajones y que los platos se lavan solos.

Distribuye pequeñas tareas apropiadas para cada edad, aunque sean solo 5 o 10 minutos por día. Algunas tareas más largas pueden quedar para el fin de semana, como ayudar en el jardín, la limpieza del cuarto de baño o cambiar la ropa de cama.

Deja que los niños mayores cuiden de los pequeños

Confiar algunas responsabilidades a los niños mayores en relación a sus hermanos pequeños les ayudará a tener una actitud de gratitud hacia los padres. Los niños en edad escolar pueden leer cuentos a los pequeños o ayudarles a vestirse, por ejemplo.

Regálales experiencias, no sólo cosas

¿Tienen demasiados juguetes? ¿Qué tal regalarles una matrícula en clase de música, o una inscripción a un torneo de fútbol, o una acampada? Estos regalos incentivan las relaciones en vez del materialismo.

Si conoces alguna otra técnica para enseñarles a tus hijos a ser más agradecidos, no dudes en compartirlo con nosotros.

VoxBox.-

 

La auxiliar de vuelo que sobrevivió al accidente del Chapecoense enfrenta serios problemas financieros

Noticias.- Ximena Suárez era la asistente de vuelo en el avión de la aerolínea LaMia que se estrelló en Colombia con 77 personas a bordo.

Sobrevivir a la caída de un avión es un milagro para muchos. Pero, para Ximena Suárez, ese milagro “también es una cruz” por las dificultades que han venido después.

La boliviana de 28 años era la asistente de vuelo en el avión que cayó el 28 de noviembre pasado en Colombia y en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense.

De la aeronave en el que viajaban 77 personas solo sobrevivieron seis.

Esa noche Suárez se encontraba en la parte trasera del avión que quedó casi completamente despedazado al caer sobre una montaña cercana a Medellín, Colombia.

“Es un momento que nadie se puede imaginar”, dice Suárez, en conversación con BBC Mundo. “Llegar a mi país con más problemas y más problemas, es increíble”, añade.

Efectivamente, a los problemas físicos y emocionales de Ximena se suman las múltiples dificultades para pagar sus gastos médicos, pues la aseguradora de la aerolínea LaMia solo ha cubierto una parte de los tratamientos.

Lamia, la pequeña aerolínea operada en Bolivia que protagonizó el trágico accidente del club de fútbol Chapecoense

Por eso Suárez abrió una petición en internet para recibir ayuda económica y poder pagar las cuentas médicas, pero eso también ha sido parte de su calvario.

Pesadillas

Para los tripulantes, la póliza de seguro que tenía LaMia con la compañía boliviana Bisa cubría hasta US$25.000 para el pago de gastos médicos.

Y la clínica en Colombia en la que Suárez recibió atención de emergencia y los primeros tratamientos cobró US$12.700, dijo el abogado de Suárez, Carlos Subirana.

Casi todos los jugadores del club brasileño Chapecoense murieron en el accidente aéreo que se registró cerca de la ciudad colombiana de Medellín.

“Ella tuvo que gastar de sus propios recursos y llevar las facturas para que le paguen el tratamiento. Hemos conseguido con trabajos judiciales que la aseguradora pague parte del tratamiento”, explica.

Pero una vez que alcanzó el límite de cobertura, costear los pagos de medicamentos y terapias ha sido una gran carga para la azafata.

“Estoy ahorita con fisioterapia del tobillo y el cuello. Tengo dolores en la espalda. Tienen que hacerme una cirugía de nariz. Están terminándome los dientes, porque perdí los de enfrente”, explica Suárez.

Afirma que le es muy difícil mantenerse sentada o de pie por periodos prolongados. Además, aún está tratando de superar emocionalmente las secuelas que deja un accidente que fue fatal para casi todas las personas a bordo.

“Ahora necesito medicamentos para dormir. Se me vienen imágenes a la cabeza del accidente. Me levanto con pesadillas, me vienen imágenes del equipo, de los pasajeros que iban tan felices”, explica la joven desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Número negativos

LaMia operaba con números negativos desde antes del accidente, y desde el incidente de noviembre ya no volvió a funcionar. Sus directivos fueron puestos bajo proceso judicial.

Suárez asegura que no había cobrado el sueldo de tres meses antes del accidente, y no ha recibido el pago de los meses que ha estado incapacitada.

Ximena Suárez dice que sus padres la han ayudado a costear los gastos médicos y la manutención de sus hijos. Además de las terapias físicas, psicológicas y psiquiátricas que tiene que pagar, es madre soltera de dos niños, uno de 2 y otro de 6 años.

Por ello dice que abrió la cuenta de ayuda en línea, para poder terminar con su tratamiento y regresar lo antes posible a trabajar. Sin embargo, en redes sociales ha recibido mensajes que la señalan de usar su caso de forma oportunista.

“Decían que era mejor que me hubiera muerto, que me estaba aprovechando de la gente de buen corazón, que por qué no me ponía a trabajar”, lamenta Suárez.

Otros en cambio le han hecho llegar mensajes de aliento y han aportado en 22 días cerca de US$2.900 a través de su petición en línea.

Un drama que comenzó con un accidente aéreo pero que para los sobrevivientes no ha terminado. Y posiblemente no termine nunca.

Ximena dice entre lágrimas que solo quiere cerrar este capítulo y poder retomar el trabajo que ha realizado desde hace ocho años.

“Lo que yo quiero es salir de todo esto, terminar mis terapias y ponerme a trabajar. Mi sueño siempre ha sido volar. Eso es lo que estamos trabajando con mi psicólogo, porque yo no sé si puedo volverme a subir a un avión. Pero eso es mi pasión”.

VoxBox.-

 

La primera mujer trans en ser portada de la revista “Vogue”

Trending.- Por primera vez en la historia, una mujer transgénero protagonizará la portada de la revista de moda ‘Vogue París’. En la tapa de esa publicación, cuya tirada mensual ronda los 200.000 ejemplares, aparecerá Valentina Sampaio, una brasileña de 22 años.

La redactora jefe de esta revista, Emmanuelle Alt, ha definido a la modelo latinoamericana como “sinónimo de glamur” y ha destacado que “encarna, sin quererlo, un combate secular y doloroso” porque el colectivo al que pertenece tiene que enfrentarse al “rechazo de las apariencias” en un mundo posgénero.

Sampaio ha comentado en su cuenta de Instagram que se siente “muy orgullosa y súper feliz”. Por su parte, los lectores podrán disfrutar del nuevo número de ‘Vogue París’ desde el próximo 23 de febrero.


VoxBox.-

Con el tiempo que pasas en redes sociales al año podrías leer 200 libros

Literatura.- A pesar de las súper tecnologías que rodean este tiempo, los libros todavía son capaces de almacenar y condensar experiencias de vida que solo son accesibles bajo ese formato y que solo al leer podemos aprovecharlas.  En los libros encontramos una posibilidad de desarrollo que no se encuentra en ningún otro lugar. Desde esa perspectiva, todas las recomendaciones que se hacen para leer más tienen sentido, si bien en muchas ocasiones se olvida hacer explícita dicha ventaja.

Con todo, no menos cierto es que en la forma de vida contemporánea parece que cada vez hay menos tiempo para leer libros. Y no porque no leamos, pues en realidad leemos continuamente (mensajes, artículos web, etc.), sino simplemente porque la lectura de libros requiere de otras prácticas: cierto grado de paciencia, una forma más pausada y paciente de experimentar el tiempo, cierta sensibilidad y otros rasgos que no tenemos del todo cultivados en nuestra época.

Tomando en cuenta esto, recuperamos un sencillo cálculo realizado recientemente en el sitio Quartz a propósito del tiempo que se dedica en promedio a las redes sociales y si este mismo podría ser empleado en leer.

Como promedio, una persona lee entre 200 y 400 palabras por minuto y, por otro lado, un libro de lo que en el mercado anglosajón se conoce como de “no ficción” (ensayos, estudios, biografías, etc.), tiene aproximadamente 50 mil palabras. A partir de esto se tiene que:

200 libros x 50 mil palabras = 10 millones de palabras

10 millones de palabras / 400 palabras por minuto = 25 mil minutos

25 mil minutos / 60 = 417 horas (un poco más de 17 días al año)

417 horas en un año para leer 200 libros

Ahora bien, como dice Charles Chu, este número parece no decir mucho. 417 horas en un año parece un período corto, nada extraordinario, pero al mismo tiempo un tanto vacío o insignificante.

Por otro lado, el estadounidense promedio pasa 608 horas al año (25 días al año) en redes sociales y 1,642 horas por año (más o menos 68 días) viendo televisión. Esto es, 2 mil 250 horas (casi 3 meses) o, dicho de otro modo, aproximadamente el mismo tiempo que se podría emplear en leer más de mil libros.

Aunque puede ser un poco un tanto neurótico, tú puedes hacer tu cálculo personal: haz un cálculo aproximado de cuánto de tu día empleas en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube e incluso WhatssApp.

Recuerda que obras como “Crimen y Castigo”, los cuentos de Borges, la poesía de Wisława Szymborska o “El Banquete” no se encuentran en un post de Facebook.

VoxBox.-