Ricardo Corea

Forma de vida basada en cafeína, series y películas. Escribir era lo mío hasta que me comenzaron a pagar por hacerlo. Un día adopté a un gato que resultó ser una galleta.

Estas son las mejores 10 series del 2016

Como todos los años y a fin de año, los principales medios televisivos realizan sus conteos sobre lo mejor en series. Hoy TV Guide, la guía por excelencia y agenda de la televisión de los Estados Unidos, presentó su lista de las diez mejores series de este 2016.

Aquí te dejamos con el Top 10. Hay que resaltar que muchos esperaban ver en el primer puesto a Stranger Things, pero obtuvo un brillante segundo lugar. También rescatamos que Better Call Saul, el Spin Off de una de las mejores series que ha dado la televisión, Breaking Bad, llegó al tercer puesto.

1. This is Us

thisisus2. Westworld

westworld

3. Crazy Ex-Girlfriend

crazyexgirlfriend

4. The Good Place

thegoodplace

5. Rectify

rectify

6. Atlanta

atlanta

7. The Night Of

thenightof

8. Better Call Saul

better

9. Stranger Things

stranger

10. The People v O.J. Simpson: American Crime Story

ojsimpson

10 datos sobre el sida que no puedes ignorar

Este 1 de diciembre, se celebra el Día Mundial de lucha contra el Sida, cuyo objetivo es sensibilizar sobre la importancia de la infección por VIH, sus consecuencias y la necesidad de incrementar las medidas para frenarla. Aquí tienes 10 datos importantes sobre VIH que no debes ignorar:

  1. El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) infecta a las células del sistema inmunitario. La infección causa un progresivo deterioro del sistema inmunitario y merma la capacidad del organismo para combatir algunas infecciones y otras enfermedades. En las etapas más avanzadas de la infección por el VIH sobreviene el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), que se define por la aparición de una o varias infecciones oportunistas o tipos de cáncer de más de veinte posibles.
  2. El VIH se puede transmitir de varias formas.

Relaciones sexuales (vaginales o anales) o contacto bucogenital con una persona infectada sin protección.

Transfusiones de sangre contaminada.

Intercambio de agujas, jeringas u otros objetos punzocortantes contaminados.

Transmisión de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o el amamantamiento.

  1. Existen varias formas de prevenir la transmisión del VIH. Las principales son:

No correr riesgos al mantener relaciones sexuales, por ejemplo utilizando preservativo;

Someterse a las pruebas de detección y al tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual, en particular la infección por el VIH;

No inyectarse drogas en las venas o, en caso de hacerlo, usar siempre agujas y jeringas desechables nuevas;

Cerciorarse de que toda sangre o producto sanguíneo que se necesite haya pasado por pruebas de detección del VIH.

  1. Se calcula que en todo el mundo 36,7 [34-39,8] millones de personas estaban infectadas por el VIH en 2015. La gran mayoría de las personas infectadas por el VIH viven en países de ingresos bajos y medios. Se calcula que en 2015 se produjeron 2,1 [1,8 millones–2,4 millones] millones de nuevas infecciones por VIH.
  2. El tratamiento con una combinación de antirretrovíricos evita que el VIH se multiplique en el organismo. Si se detiene la reproducción del virus, las células del sistema inmunitario pueden vivir más tiempo y proteger al organismo de las infecciones. Si una persona VIH-positiva está bajo tratamiento con antirretrovíricos, la posibilidad de transmisión del virus a su pareja sexual VIH-negativa disminuye extraordinariamente.
  3. A finales de 2015, en el mundo había 17 millones de personas en tratamiento con antirretrovíricos. Entre ellas, cerca de 15,2 millones vivían en países de ingresos bajos y medianos. En septiembre de 2015 la OMS publicó unas directrices que contenían recomendaciones clave para “tratar a todas las personas” con VIH y nuevas recomendaciones sobre la prestación de servicios y cómo ampliar la cobertura del tratamiento y hacerlo llegar a todos los afectados, lo cual sigue constituyendo un enorme reto.
  4. Las pruebas de detección del VIH son un medio para garantizar el tratamiento a quienes lo necesitan. El acceso a las pruebas de detección del VIH y al tratamiento pertinente debería acelerarse extraordinariamente para alcanzar el objetivo de poner fin al sida a más tardar en 2030. Según se informa, en 2014 aproximadamente 150 millones de niños y adultos de 129 países de ingresos bajos y medianos se beneficiaron de la realización de pruebas de detección del VIH. La OMS está trabajando para actualizar sus directrices sobre los servicios de detección del VIH en 2016 y examinando enfoques innovadores, como las pruebas realizadas por los propios pacientes.
  5. Los casos de nuevas infecciones en niños han descendido en un 50% desde 2010. A nivel mundial, 150 000 [110 000–190 000] niños contrajeron la infección por el VIH en 2015, una cifra inferior a la de 2010, con 290 000 [250 000–350 000] nuevos casos.
  6. La eliminación de la transmisión de la madre al niño se está convirtiendo en realidad. El acceso a intervenciones preventivas sigue siendo limitado en muchos países de ingresos bajos y medianos. No obstante, se ha progresado en algunos ámbitos, como la prevención de la transmisión de la madre al niño y la supervivencia de las madres. En 2014, un poco más de 7 de cada 10 embarazadas con VIH –1 070 000 mujeres– recibieron antirretrovíricos en todo el mundo. Cuba se convirtió en 2015 en el primer país del mundo en recibir la validación de la OMS de que ha eliminado la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis.
  7. El VIH es el principal factor de riesgo de tuberculosis activa. En 2013, fallecieron por tuberculosis más de 360 000 personas infectadas por el VIH, lo que supone una cuarta parte del total de 1,5 millones de muertes que según las estimaciones causó el VIH ese año. La mayoría de las personas que padecen a la vez tuberculosis e infección por el VIH vive en el África subsahariana (aproximadamente un 78% de los casos del mundo).

10 maravillosas películas sobre el fin del mundo

Desde los días del cine mudo, los cineastas se han dado cuenta de que el fin del mundo es un tema que seduce al espectador debido a que lo confronta directamente con las catástrofes y la inminente desaparición de la civilización tal como la conocemos. El apocalipsis ha sido representado de múltiples maneras en la historia del cine.

A continuación te compartimos una lista de 10 apasionantes películas sobre el fin del mundo.

When Worlds Collide

(Dir. Rudolph Maté, 1950)

Una estrella gigante está por impactarse contra la Tierra, lo que inevitablemente provocará el fin del mundo. Las autoridades se niegan a escuchar a los científicos, y un grupo de empresarios decide financiar la construcción de una nave espacial con el fin de transportar a un número limitado de personas a otro planeta para crear una nueva civilización. A medida que se aproxima el fin, tendrán que luchar no sólo contra el tiempo, sino también contra el pánico de los que están condenados a quedarse en la Tierra.

Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb

(Dir. Stanley Kubrick, 1963)

El apocalipsis nuclear es iniciado por un general loco (Sterling Hayden) que cree que sus fluidos corporales están siendo manipulados por subversivos comunistas, mientras que los políticos y los altos mandos se sientan a discutir la idea del Armagedón. El presidente de los EE.UU. se pone en contacto con Moscú para convencer al gobierno soviético de que el ataque no es más que un estúpido error. Mientras tanto, el asesor del Presidente, un antiguo científico nazi, el doctor Strangelove, confirma la existencia de la “Máquina del Juicio Final”, un dispositivo de represalia soviético capaz de acabar con la humanidad para siempre. La comedia más negra de Stanley Kubrick parece cada vez más relevante en un mundo cuyos habitantes parecen empeñados en destruirse mutuamente.

The Quiet Earth

(Dir. Geoff Murphy, 1985)

El científico Zac Hobson experimenta con una fuente de energía de extraordinario poder: un cinturón de fuerza que rodearía todo el planeta. Pero el experimento tiene severas fallas y envía a casi toda la población a una dimensión desconocida, y el cinturón acaba sin dejar rastro de los seres vivos de todo el planeta. Aunque al principio Zac se desespera pensando que es el único hombre que queda vivo sobre la faz de la Tierra, pronto localiza algún superviviente más.

The Sacrifice

(Dir. Andrei Tarkovsky, 1986)

La película final de Andrei Tarkovsky es un severo y sobrio correctivo a la histeria de algunos éxitos de taquilla que han abordado el fin del mundo, tratando no sólo la posibilidad del apocalipsis, sino también las secuelas de su no aparición. En una serie de tomas largas y persistentes capturadas por el cinemfotógrafo Sven Nykvist, Tarkovsky cuenta la historia de Alexander (Erland Josephson), un esteta agnóstico que, al enterarse de que el mundo está condenado a la destrucción nuclear, hace un trato con Dios en el que él sacrificará todo lo que ama en su vida si lo inevitable puede ser revertido. Cuando se despierta a la mañana siguiente, todo es normal de nuevo y debe cumplir su parte del trato. En el filme se manifiesta un poderoso sentimiento de aislamiento espiritual, pero también un sentido de trascendencia y sanación, particularmente en el carácter del Pequeño Hombre, el hijo del héroe, que es mudo hasta los momentos finales. The Sacrifice  es también la turbulencia intelectual detrás de lo que fue una declaración final del agonizante Tarkovsky.

When the Wind Blows

(Dir. Jimmy Murakami, 1986)

Basado en la novela gráfica de Raymond Briggs, When the Wind Blows ofrece un apocalipsis muy británico en el que una pareja de ancianos, Hilda y Jim, vive su vida cotidiana frente a la guerra nuclear contra la Unión Soviética. Ellos siguen el consejo de Protect and Survive, blanqueando sus ventanas y construyendo un “núcleo interno”. Cuando los misiles chocan, la pareja sobrevive pero descubre que son los últimos restos de la civilización. Ellos mantienen su rutina cotidiana frente a la desesperación, pero finalmente se desgastan por el aislamiento y la enfermedad por radiación. La película de Jimmy Murakami, sencilla pero elegante, es una de las películas más terribles y desgarradoras visiones sobre el Armagedón nuclear.

The Rapture

(Dir. Michael Tolkin, 1991)

El Libro del Apocalipsis es una fuente atractiva para aquellos que tienen un peculiar gusto por las visiones extrañas de la catástrofe y muchas películas han hecho referencia de ello. Pero ninguno lo ha tomado tan literalmente como The Rapture de Michael Tolkin, que concluye con escenas que vienen directamente de las páginas de la Biblia. Los cuatro jinetes del Apocalipsis aparecen, los grilletes de los presos caen, las trompetas suenan y la oscuridad cae sobre el mundo. La película es ampulosamente poderosa y perturbadora, centrada casi en su totalidad en una interpretación dolorosamente creíble de Mimi Rogers como Sharon, una swinger que se convierte al cristianismo al saber que el juicio final está cerca. Pero las cosas salen mal y nos quedamos con una película que plantea más preguntas de las que responde. La escena final, que muestra la desolación espiritual y física, es cruelmente lógica en sus implicaciones sobre exactamente quiénes serían “los elegidos”.

Last Night

(Dir. Don McKeller, 1998)

Parece que el fin del mundo se va a producir en la medianoche del 31 de Diciembre de 1999. Dos meses antes, cuando la noticia se hizo pública, cundió el pánico y la confusión; pero poco a poco, el terror se ha ido transformando en resignación. Para la gente lo más importante es saber dónde y con quién estará cuando se acerque el final.

Donnie Darko

(Dir. Richard Kelly, 2001)

Un conejo gigante llamado Frank le dice a Donnie (Jake Gyllenhaal), un adolescente insatisfecho, que el mundo terminará en 28 días. Esto lo impulsa a un viaje de descubrimiento que involucra los fracasos de la sociedad y la educación, las elecciones presidenciales de 1988, el sexo y los viajes en el tiempo. Si esto suena peligrosamente incoherente entonces en cierto modo lo es, pero la decisión de Kelly de dejar las explicaciones crípticas significa que está abierta a varias interpretaciones. En su forma más simple, se puede disfrutar como un divertido juego mental con una atractiva banda sonora de los años ochenta. Pero en el fondo, Kelly apela a que el mundo puede terminar de muchas maneras, de tantas maneras posibles dependiendo del número de habitantes de la Tierra.

Melancholia

(Dir. Lars von Trier, 2011)

La película de Lars von Trier tiene tanto que ver con la depresión y las relaciones familiares como con el planeta que está a punto de estrellarse contra la Tierra. Toda la histeria y el destino inminente que esperamos de este género se canalizan en un estudio dolorosamente cercano de dos hermanas, Clare y Justine, cuyos roles se invierten durante la película. Al principio, Clara es racional y fundamentada, pero a medida que pasa el tiempo, la propia melancolía persistente de Justine, también el nombre del planeta, le da una sensación de calma mientras la destrucción de la Tierra comienza a parecer inevitable. Justo al comienzo de la película, vemos lo que va a suceder al final y este conocimiento arroja una sombra irónica sobre los eventos que vemos retratados, que a menudo son muy divertidos y ocasionalmente hirientes en el caso del comportamiento de los familiares de las protagonistas. Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg son asombrosamente poderosas como las hermanas y la conclusión apocalíptica, respaldada por la música de Tristan and Isolde de Wagner, es loca y salvajemente hermosa.

Take Shelter

(Dir. Jeff Nichols, 2011)

A veces, las personas como Curtis en Take Shelter tienen sueños sobre las catástrofes y actúan para protegerse a sí mismos y a sus familias de ella. La sociedad podría etiquetarlos locos, pero la película de Jeff Nichols pregunta si debemos quizás darles mayor atención. La extraordinaria interpretación de Michael Shannon como un simple Joe que se obsesiona con que algo terrible está a punto de suceder es el centro de la película, que siempre juega con nuestras simpatías -hay una historia de enfermedad mental en su familia-, pero en última instancia, sugiere que el profeta tenía razón desde el principio. A lo largo de la historia, la sensación de un desastre inminente entre los magníficos campos de Ohio y el interminable aire azul es convincentemente siniestro. Igualmente aterrador es el sentido de una infraestructura social que es terriblemente inadecuada para hacer a cualquier tipo de desastres naturales.

(Fuente: Enfilme)

Fidel Castro: «el cineasta menos conocido del mundo»

‘Comandante’ y ‘Looking for Fidel’, de Oliver Stone; la miniserie ‘¡Fidel’ (2002), de David Attwood con Victor Huggo Martin y Gael García Bernal; los trabajos del cronista de la Revolución Cubana, Santiago Álvarez (‘De América soy hijo… y a ella me debo’, ‘…Y el cielo fue tomado por asalto’ y un largo etcétera)… El foco siempre ha alumbrado a Fidel Castro intentando capturar la dimensión de tamaña figura.

Aún así, antes de acaparar la atención del mundo como gobernante, Fidel Castro luchó por hacerse un hueco como actor en el mundo del cine y en 1946 participó como extra en dos películas de la compañía Metro Goldwyn Mayer: ‘Holiday in Mexico’, comedia musical de George Sidney, y ‘Easy to Wed’, protagonizada por ‘la sirena’ Esther Williams, en la que Fidel Castro aparecía al borde de una piscina.

Obviamente, su labor como líder revolucionario y mandatario cubano le ha dado muchos más minutos de protagonismo en las pantallas que su fugaz carrera interpretativa. A partir de 1959, año en que encabezó la Revolución Cubana que derrocó la dictadura de Batista, la figura de Castro ha protagonizado muchos momentos en el cine y la televisión, principalmente en entrevistas y documentales.

Su amigo el premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez (fallecido en 2014) lo llamó “el cineasta menos conocido del mundo”, cuando crearon en La Habana la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano en 1985 y un año después la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, cerca de La Habana.

Castro fue un apasionado del cine porque lo consideraba un campo en su batalla política, en la que incluso legitimó la censura como arma para defender su revolución.

Sabedor del impacto social del cine, tres meses después de entrar triunfante en La Habana en enero de 1959, ordenó crear el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), al frente del cual puso a su amigo incondicional Alfredo Guevara, que fue estrecho colaborador hasta su muerte, el 19 de abril de 2013.

Para Fidel, el nuevo cine era «una gran batalla» por la identidad, liberación, independencia y supervivencia latinoamericanas. «Si no sobrevivimos culturalmente, tampoco sobreviviremos económica ni políticamente», dijo en 1985.

Sus imágenes de archivo han ilustrado películas de directores como Alfred Hitchcock (‘Topaz’, enmarcada en la Guerra Fría), Robert De Niro (‘El buen pastor’), el propio Oliver Stone quien, antes de dedicarle un documental completo, utilizo sus imágenes en ‘JFK’ o Julián Schnabel, que hizo lo propio en ‘Antes que anochezca’, donde Javier Bardem daba vida al escritor y poeta cubano Reinaldo Arenas. Además, el director israelí Elia Suleiman también hace hueco a los discursos de Castro en el film ‘7 días en la La Habana’, película codirigida entre otros con Benicio del Toro o el donostiarra Julio Médem.

Por otra parte hay una larga lista de artistas que han tenido la responsabilidad de meterse en la piel del  difunto dirigente cubano: Gonzalo Menéndez (‘La ciudad perdida’), Demián Bichir (‘Che, el argentino’ y ‘Che: Guerrilla’), Enrico Lo Verso (‘Che Guevara’, en la que el guerrillero argentino es interpretado por Eduardo Noriega) e incluso Juan Luis Galiardo (‘I love Miami’).

Mucha gente de cine habló y fumó habanos con Castro, entre ellos Francis Ford Coppola y Kevin Costner, con quien vio en 2001 «Trece días», el filme que éste protagonizó sobre la crisis de los misiles de 1962.

Admirador de Brigitte Bardot y amigo de Gerard Depardieu, decía conocer todos los filmes de Charles Chaplin, ser capaz de ver «tres o cuatro veces» los del cómico mexicano Mario Moreno ‘Cantinflas’ y haber sido subyugado por la imagen de Sofía Loren.

A Oliver Stone, autor de dos películas sobre él, «Comandante» (2002) y «Looking for Fidel» (2003), le confesó haber visto poco cine desde la debacle soviética en 1991, por falta de tiempo. Entre lo que vio en videocasete figuraron «Gladiador» y «Titanic».

 

Se viene una épica batalla en Game of Thrones y se filtran las imágenes

Game Of Thrones está en plena producción de su séptima temporada en España y al parecer, por las imágenes que se están difundiendo, seremos próximamente testigos de una nueva gran batalla.

Según medios locales, la batalla ha sido grabada en el Barrueco de Arriba de Malpartida de Cáceres. Las imágenes filtradas muestran un convoy de caravanas y un gran número de caballos montados por dothrakis. Por lo visto tendría relación con algo que los fans esperan desde hace tiempo: la emboscada de los dothrakis a los Lannister con el fin de conquistar Highgarden.

Durante el rodaje se aprecia los animales bajan al galope y parecen simular una embestida a un enemigo imaginario. Parece que ese objetivo sería una unidad del ejército Lannister, formada por 300 tropas a pie y unos 70 caballos; y correspondería al cuarto episodio de la nueva temporada que será dirigido por Matt Shakman.

Pero no hablemos más, acá los videos:

 

Los 10 terremotos más impresionantes del último siglo

Ordenados de mayor a menor intensidad —los que más han dañado la superficie— te presentamos los 10 terremotos más impresionantes de los últimos 100 años.

  1. Valdivia, Chile (1960)

Este terremoto tuvo lugar el 22 de mayo de 1960 en la ciudad chilena de Valdivia, y es considerado el más terrorífico hasta la fecha, y es que, además de sus interminables 10 minutos de duración y el balance de daños ocasionados, fue percibido en todo el cono sur de América. Con 9,5 grados de magnitud en la escala Ritcher, la más alta cifra registrada por el ser humano mediante sismógrafos, dejó a su paso al menos 1.655 fallecidos, 3.000 heridos, y a más de 2.000.000 de personas sin hogar. Además, el tsunami que tuvo lugar tras el seísmo provocó graves deterioros en Hawai, Nueva Zelanda, Filipinas, Japón y EE.UU.

  1. Alaska (1964)

De magnitud 9,2 y 4,5 minutos de duración, el terremoto considerado como el más poderoso de la historia de Norteamérica golpeó Alaska el 27 de marzo de 1964. Si por algo es conocido como el «Gran terremoto de Alaska» es, sobre todo, por el tamaño de la superficie de la corteza terrestre que fue deformada, que los expertos del USGS cifran el 200.000 kilómetros cuadrados. Unido al tsunami de después, esta catástrofe natural produjo la muerte de al menos 131 personas.

  1. Sumatra (2004)

Este terremoto submarino golpeó el océano Índico el 26 de diciembre de 2004, y tuvo epicentro en la costa de Ao Nang (Indonesia), afectando a casi todo el sur y sureste de Asia. El tsunami asiático, conocido así en su continente y en los medios internacionales, fue de 9,1 grados en la escala de Richter y duró entre 8 y 10 minutos, aproximadamente. Lo más llamativo fueron los numerosos tsunamis devastadores que desencadenó, que causaron la muerte a más de 200.000 personas.

  1. Japón (2011)

El 11 de marzo de 2011, la zona oriental de Japón fue víctima del mayor terremoto del país desde el siglo XIX, de 9,0 grados de magnitud. La NASA, con ayuda de imágenes satelitales, comprobó que el movimiento telúrico podría haber desplazado Japón más de dos metros. Este seísmo de aproximadamente 6 minutos provocó olas de maremoto de hasta 40,5 metros de altura. Murieron 15.893 personas, 172 resultaron heridas y hubo 8.405 desaparecidos, según fuentes oficiales del país.

  1. Kamchatka (1952)

De magnitud 9,0, el temblor de tierra que tuvo lugar el 4 de noviembre de 1952 alcanzó Kamchatka, en Siberia, y las Islas Kuriles, provocando devastadores maremotos que alcanzaron Hawai, Japón, Alaska, Chile y Nueva Zelanda. Aunque no se perdieron vidas humanas, los daños materiales se estimaron entre 800.000 y 1.000.000 de dólares. Las olas barrieron barcos, provocaron el choque entre las casas, destruyeron muelles, movieron el pavimento de caminos, etc.

  1. Región del Maule, Chile (2010)

Ocurrió el 27 de febrero de 2010. Los chilenos sintieron el terrible seísmo durante casi 4 minutos en las ciudades de Curanipe y Cobquecura y proximidades, aunque también fue percibido en gran parte del Cono Sur, como en Buenos Aires y Sao Pablo. Según estimaciones del Servicio Geológico de los EE.UU, tuvo una magnitud de 8,8 grados y dejó 525 víctimas mortales y 25 desaparecidos.

  1. Ecuador (1906)

La magnitud de esta catástrofe se ha recalculado en varias ocasiones desde que se produjera el 31 de enero de 1906, hace más de 100 años. Actualmente, está determinada en 8.8 grados. La costa ecuatoriana y parte de la colombiana fueron las principales afectadas, pero se sintió a lo largo de toda la costa de Centroamérica y también en San Francisco y el oeste de Japón. La comunidad científica calculó que había podido tener un período de duración aproximado de 30 minutos.

  1. Islas Rata, Alaska (1965)

Según datos del Servicio Geológico de los EE.UU, este seísmo de 8,7 grados en la escala de Richter generó un tsunami de 10,7 metros de altura en la isla de Shemya, que originó numerosas grietas en los asfaltos y otros graves daños. Varias islas cercanas a la de Shemya fueron también víctimas de este espantoso suceso ocurrido el 4 de febrero de 1965.

  1. Indonesia (2005)

También llamado terremoto de Nias, el seísmo del 28 de marzo de 2005 con epicentro en la costa occidental del norte de Sumatra, 8,6 grados de magnitud y dos minutos de duración, causó, según estimaciones, 1.300 muertes. Se sintió también fuertemente a lo largo de la costa oeste de Tailandia y Malasia, y en Kuala Lumpur. Habían pasado tres meses desde el terremoto del océano Índico de 2004, pero por suerte el tsunami esta vez fue ‘relativamente pequeño’.

  1. Tíbet (1950)

El 15 de agosto de 1950 el Terremoto de Assam, también conocido como terremoto de Medog, provocó la muerte de al menos 1.500 personas. Considerado el décimo seísmo más grande del siglo XX, tuvo una magnitud de 8,6 y destruyó cerca de 70 aldeas, principalmente por deslizamientos de tierra.

Las consecuencias que desencadenan los terremotos en países ricos no son comparables a las que dejan los que tienen lugar en zonas con menos recursos

Hay que tener en cuenta, no obstante, que las consecuencias que desencadenan los terremotos ocurridos en lugares de más recursos con casas sismorresistentes no son comparables a las que dejan aquellos que tienen lugar en países pobres, independientemente de su magnitud.

 

Bienvenido a la Internet: la invasión de los imbéciles

Al principio pensé que esta nota se trataba sobre los cánones de belleza: por qué una chica morena, rellenita y con el pelo pintado de un rubio llamativo no podría participar en un concurso de belleza local sin que eso supusiera un mar de comentarios «negativos» y «positivos»… pero no, otra vez en Internet la profundidad perdió la batalla. Y volvemos a caer en el círculo vicioso de lo superficial.

Para entender de qué hablo, me estoy refiriendo a lo planteado en la nota «Bienvenidos a la Internet».

Bueno, entremos.

En alguna ocasión, Umberto Eco dijo que «La televisión ha promovido al tonto del pueblo, con respecto al cual el espectador se siente superior. El drama de Internet es que ha promocionado al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad».

Y a esos tontos del pueblo convertidos en los portadores de la verdad ahora los llamamos «millennials»: son los que aseguran que Internet es un mundo perfecto; que todos tienen que acoplarse a lo que ellos «dicten» en ese mundo perfecto; que quien se enoja pierde; que en Internet todos somos iguales y que cualquier persona que no esté de acuerdo con su propia visión del mundo —muy limitada, además— simplemente no comprenden de qué se trata Internet.

¿De qué se trata Internet?

De diversidad, por sobre todas las cosas. Diversidad de pensamiento —si nos ponemos románticos—, diversidad de usos, diversidad de fines, diversidad de intenciones, diversidad de formas de pensar y de formas de putear al prójimo, diversidad de hacer el ridículo y diversidad de ser imbécil. Exactamente igual que el mundo real, con la única diferencia de que en Internet la hipervelocidad de la comunicación nos ha creado el espejismo de que el mundo es un solo pueblo.

Los millennials tampoco son dueños de la patente del bulliying (ciber bulliying, si nos ponemos exquisitos): existió antes y seguirá existiendo después. Ni siquiera son los culpables de haberla refinado mucho, la mayoría de veces las burlas hacia una persona no son más que «chistes» pasados de moda, que solo han sido adaptados a las nuevas tecnologías… y eso sin contar el patético sentido del humor.

Pero resumamos, que esta nota ya está muy extensa para la capacidad de lectura millennial: el puto mundo no es un solo pueblo y si los millennials dejaran (¿Dejáramos?) de llorar tanto por ser incomprendidos y se tomaran una tarde libre para ver el mundo real, lo sabrían.

Pero es mucho pedir, supongo.

Por eso las lúcidas palabras de Eco no podían ser más acertadas: «Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos rápidamente eran silenciados, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles»

Tráiler: «Barry», la vida del joven Obama en una película de Netflix

Mientras Obama se prepara para dejar la Casa Blanca, Netflix promociona el estreno de una película inspirada en su vida antes de la presidencia. Dirigida por Vikram Gandhi, la película se ubica en el otoño de 1981 cuando Obama, o Barry para los amigos, llega a Nueva York para estudiar en Columbia University.

Barry promete ser una «exploración artística de un año clave en la vida de Obama» pues refleja algunos de los pasos más importantes que dio para convertirse en la persona y el político que ahora todo el mundo conoce. La película se presentó por primera vez en el festival de Toronto y fue bien recibida por la crítica.

El Black Friday no es diabólico

Todos los viernes son días sumamente especiales para todos los que vivimos cotidianamente anulando nuestra identidad propia en pro de un trabajo decente y de un estilo de vida que sea lo menos patético posible.

Pero este viernes será distinto: se trata nada menos que del «Viernes Negro» (los mexicanos los conocen como el «Buen Fin»), una celebración sumamente especial que se originó —cómo no— en los Estados Unidos de Norteamérica como una treta más de los diabólicos supermercados para vender más productos reduciendo los precios hasta niveles francamente ridículos, o eso nos quieren decir los antisistémicos usuarios de las redes sociales.

El Viernes Negro tiene lugar —por si has vivido los últimos años debajo de una piedra y no lo sabías— un día después del día de «Acción de gracias», que se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre.

Aclaremos algo: el consumismo exagerado es un problema muy serio, pero comprar cosas que de verdad se necesitan a un precio más barato no tiene por qué ser sinónimo de maldad o de estupidez.

Yo sí he visto, por ejemplo, verdaderas ofertas para estas fechas. Yo sí he conocido personas que han aprovechado para comprar artículos de trabajo —o de ocio— a 50 veces menos el valor real. Lo he visto yo y lo han visto ellos: probablemente en muchos casos el Viernes Negro no sea más que estafas disfrazadas, pero hay otros casos en los que sí se le puede sacar provecho.

¿Entonces por qué joder tanto con eso?

Tiendas de la talla de Amazon o Apple aprovechan para hacer descuentos reales sobre sus productos. Descuentos que se pueden constatar perfectamente en sus mismas páginas.

Ahora mismo, por ejemplo, los famosos Kindle de Amazon están casi a mitad de precio: si te gusta leer mucho y tienes la capacidad económica para comprarlo, te recomiendo que vayas y lo pidas ahorita.

Por supuesto que las tiendas y los supermercados quieren vender. Por supuesto que muchas veces recurren a trucos publicitarios que juegan con nuestra mente y nos terminan vendiendo como una súperoferta productos que a la larga terminan siendo más caros.

Por supuesto.

Por eso hay que usar un poquito el criterio y detenernos a pensar en qué nos están ofreciendo y si de verdad lo necesitamos: no es cuestión de suerte, es cuestión de sentido común.

Y dejen de joder tanto.

 

Tal vez te interesa: «Decálogo para no ser estafado en el «Black Friday»

 

 

Alerta de tsunami en Japón tras un fuerte terremoto en Fukushima

Un terremoto de magnitud 7,3 ha sacudido este lunes el noreste de Japón. El Servicio Geológico de Estados Unidos, que inicialmente informó de esta misma intensidad, ha rebajado la magnitud del seísmo a 6,9. La agencia meteorológica de Japón ha activado la alerta por tsunami para la prefectura de Fukushima. Las autoridades avisan de olas de hasta tres metros y han ordenado a la población que evacúe la costa de la región. Por el momento, se desconoce si el terremoto ha ocasionado víctimas o daños.

El sismo, cuyo hipocentro está localizado a 10 kilómetros de profundidad en la costa de Fukushima —a unos 200 kilómetros de Tokio— se ha producido a las 05.59 hora local —21.59 hora peninsular española—. El Servicio Geológico de EE UU ha detallado que se ha producido 67 kilómetros al noreste de la localidad de Iwaki. En ese lugar hubo un fenómeno similar que devastó parte de la zona y desató un desastre nuclear en 2011.

Justo después del terremoto, las autoridades japonesas han activado la alerta de evacuación ante la llegada de un tsunami de hasta tres metros en la costa de Fukushima y de un metro en el litoral de otras cuatro prefecturas: Miyagi, Ibaraki, Iwate y Chiba. Posteriormente, la agencia meteorológica ha ampliado la alerta de tsunami de hasta un metro a las islas de Izu, al sur de Tokio.

Los servicios de tren del este de Japón quedaron suspendidos tras el seísmo, sin que se hayan registrado mayores incidentes por el momento debido al temblor, informó la agencia Kyodo.

 

 

(Con información de El País)