“Get Out”, el horror de las minorías

Get Out. VoxBox.

Get Out es una alternativa diferente con un enfoque mucho más fresco y personal a las películas de horror y misterio convencionales.

Opinión.- El comediante y actor estadounidense Jordan Peele, más conocido por su trabajo de programa de sketchs en Comedy Central, hace su debut como cineasta en esta cinta también escrita por él: Get Out es una alternativa diferente con un enfoque mucho más fresco y personal a las películas de horror y misterio convencionales, aunque con una historia que muy bien podría volverse atemporal, además de unas connotaciones filosóficas y sociales muy poco exploradas.

La trama gira entorno a Chris (Daniel Kaluuya), un fotógrafo afroamericano que es invitado a conocer a los padres de su novia caucásica Rosie (Allison Williams), durante un fin de semana. Al principio Chris se siente incómodo con el trato tan complaciente y la actitud liberal de sus suegros con respecto a su color, pero poco a poco esas pequeñas rarezas van acumulándose hasta llevarlo a sospechar de encontrarse rodeado por miembros de una extraña secta esclavista.

La película tiene entre sus mayores méritos el ser una película de género, cuyo foco principal es la representación tanto protagónica como temática de grupos étnicos minoritarios en sociedades aparentemente avanzadas, recreando situaciones que ciertamente parecen ser bastante cotidianas al principio, pero que son sin duda incómodas, creando de esa forma un nuevo nivel de entendimiento y empatía por lo que implica estar rodeado por una etnia diferente y mayoritaria.

Más que buscar repetir los mismos convencionalismos para dar entender la existencia del racismo y la ignorancia hacia la cultura afroamericana, el guion evita usar un discurso repetido utilizando a su favor la recreación de una nueva forma de racismo contemporáneo y alineamiento social, como lo es el exceso del discurso liberal y lo políticamente correcto.

Este escenario donde predomina la exaltación por la diversidad cultural y el “apoyo” por las minorías étnicas, unido a conceptos de raíz psicológica como es el “lugar hundido”, son muy apropiados para una película de terror como esta, logrando tener diferentes niveles de análisis e interpretación y hasta ramificaciones filosóficas. Pero toda esta reflexión sobre el comportamiento social hacia las minorías se encuentra implícito y subyacente dentro del discurso, sin ser nunca demasiado obvia o redundante.

En lo que a desarrollo en la trama se refiere, resulta ser una película de terror clásica pero llevada a un nivel autoral, gracias al potencial cómico del director Jordan Peele, que no renuncia a su intuición como comediante para explotar el potencial de personajes secundarios como Rod (Lil Rel Howery), para generar risas y momentos verdaderamente entretenidos, agregado a obviamente su experiencia como miembro de la cultura afroamericana.

El final es sumamente satisfactorio con implicaciones bastante  sutiles, que nos hacen dudar de nuestra propia facultad como individuos para interpretar adecuadamente contextos que involucran la autodefensa y además hacer evidentes observaciones sobre las fallas del sistema penitenciario estadounidense con respecto a su trato por las minorías. La película es sumamente recomendable, con un mensaje contundente y además que se encuentra muy vigente.

VoxBox.-

Ha terminado su acto: creo que no volverá jamás

Chris Cornell. VoxBox.

No lloro a Chris Cornell: nunca he sido fanático de él, nunca he seguido su trayectoria, ni coreado sus emblemáticas canciones.

Opinión.- Yo nací un par de años antes que muriera el grunge. Cuando Cobain se decidió desajustarse el cerebro con una escopeta yo solo tenía 2 años. Llegué a ese gran momento del rock demasiado tarde.

Nunca fui gran fan de Soundgarden. Disfruté y sigo disfrutando de cuando en cuando del  Out of Exile de Audioslave. Los solos de Morello me parecieron —y me siguen pareciendo— una experiencia inigualable.

No lloro a Cornell: nunca he sido fanático de él, nunca he seguido su trayectoria, ni coreado sus emblemáticas canciones. Desconozco por completo qué lo pudo llevar al suicidio, y sin embargo creo con sinceraridad que el mundo acaba de perder a un grandioso músico.

Ahora en la mañana leí la noticia de su deceso y en la primera canción que pensé fue en esta de Vicentico (que los medios insisten en decir que era en homenaje a Cerati):

Me perdonan los fans, pero me voy a abstener de poner canciones de Chris Cornell: ya hay suficientes búsquedas en YouTube y Google.

Y aunque no es el rey del rock ‘n’ roll, se ha ganado una entrada VIP al parnaso de los grandes.

¡Larga vida al rock!

VoxBox.-

Crónicas de una mujer sin útero (IV): vivir con miedo

Vivir con miedo. VoxBox.

Vivo con miedo. Ha sido duro llegar a esta conclusión, pero es cierto. Vivo con miedo y debo hacer algo para cambiar esto.

Opinión.- Este miedo ha estado conmigo en varias ocasiones, luego se transforma en enojo, en dolor y por último me toca ir olvidando para tener vida normal, hasta que de nuevo aparece. El lunes apareció de nuevo, regresaba a mi casa, fue un día cansado y mi asma no me había dado el mejor de los tratos en la última semana, pasé a la farmacia y a eso de las 8 p.m. bajé del autobús que me deja a tres cuadras de mi hogar.

De pronto lo sentí, era joven y venía caminando justo atrás de mi, la calle es bastante oscura pero algunas casas prestan su luz como para no ir a ciegas. Sus pasos eran fuertes, por un momento me incomodó y justo cuando pasó una pareja al lado hice un movimiento y él tuvo que adelantarme, se volvió a mi y me dijo “casi chocamos”. Me traía nerviosa y solo atiné a decir, lo siento.

Lo siento.

Cuando vi su cara lo supe, me iba a asaltar. Es de esas certezas que llegan y se apoderan de uno, tuve que pensar rápido cuando vi que cruzó hacia la calle que lleva a mi casa. Justo esa misma ruta que hago cada día, sé perfectamente que hay unos diez metros donde la oscuridad es mayor y la calle se vuelve más sola, desolada. No lo seguí, cambié mi ruta, en fracción de segundos. Crucé la calle justo en la esquina, al otro lado estaba una señora vendiendo pupusas. Cuando estuve justo frente a ella me dijo: “Ese hombre la viene siguiendo”. Ella notó la tensión en mi rostro y yo ya no sabía qué hacer.

Con el rabillo del ojo alcancé a ver que el hombre cruzó la calle en diagonal y ahora iba en el segundo pasaje de la calle. Yo vivo en el primero y pensé que ya estaba a salvo. Agarré lo último que me quedaba de valor y caminé rápido para entrar a mi pasaje, mi casa es la quinta, tenía que llegar a salvo, mis hijos y mi marido estaban esperándome.

Caminé rápido, entré al pasaje y de nuevo lo sentí, perfectamente sentí cuando él ingresó al pasaje detrás de mí. Caminé más rápido, era lo único que se me ocurrió hacer, ¿qué más podía hacer? Al llegar a mi casa no saqué mis llaves, llevaba mi cartera abrazada a mi pecho, me estiré y toqué el timbre, al mismo tiempo llamé a Alejandro, mi hijo menor: “¡Alejandro, abrime!”. Lo dije fuerte, no fue un grito, pero fue impositivo, ¿acaso mi mente usó su última carta? Apelar a la protección de no saberme sola… no sé por qué lo hice, pero no me equivoqué al hacerlo, Alejandro me contestó. Abrió la puerta y al verme supo que algo no iba bien, asomó la cabeza y en ese momento me atrevía a ver atrás. No lo había hecho, estaba temblando del miedo, él estaba justo frente a la puerta de la casa de al lado, vio a Alejandro e inmediatamente se dio la vuelta y caminó de regreso a la calle. Entré a la casa y Alejandro me tomó del brazo, tuve que detenerme en la primera grada para agarrar aire. La crisis de asma me alcanzó y no me soltó por un buen rato.

No pude dormir. Sentía miedo. Siento miedo.

Desde ese momento he pasado por toda una variedad de emociones y pensamientos, desde el miedo y el enojo, hasta la sensación de inseguridad. No quiero vivir con miedo.

Mi familia y algunos compañeros de trabajo me han apoyado con esto. Llegaron los “pero no te pasó nada, gracias a dios”, los “calma, ya pasó”, los “vos sos valiente, verás que ya no pasará”… todos se agradecen porque sé que son sinceras muestras de apoyo, pero… ¿en realidad ya pasó?, ¿de verdad ya no pasará? No. Esto pasa y va a seguir pasando. A mí, a mis hijas, a mis vecinas, a las mujeres de mi familia. Siempre es así. Vivimos con miedo.

Estoy harta de vivir con miedo, no quiero que mis hijas, mis amigas y otras mujeres vivamos con miedo.

Esa misma noche tuitié a la alcaldía municipal solicitando el servicio de luz pública en esa calle. Me determiné a seguir mandando tuits a su cuenta institucional y a la cuenta del alcalde, hasta que me contestaran. Mandé un total de 8 tuits, hasta que me contestaron con un cordial saludo: “Amiga… ya anunciamos el proyecto de iluminación, pronto llegará”. Debo decirlo, estamos llegando al tiempo de campaña electoral, por supuesto que me contestaron, pero no para resolver un problema que no solo me afecta a mí, sino a cientos de habitantes de esa colonia.

¿Debo conformarme con esta respuesta edulcorada? Mi mejor amiga, quien es abogada, me ha asesorado. Debo llevar mi solicitud a la reunión del concejo municipal y pedir que lleguen a poner lámparas de alumbrado público. ¿Cuánto durará esto? No lo sé. Para mientras, debo seguir pasando por esa calle oscura, pidiéndole a mi cerebro que esté atento y listo para evitar que me asalten.

Entre otras cosas que he pensado desde esa noche es comprar un espray de gas pimienta, poner una lámpara con sensor de movimiento justo sobre la puerta de mi casa… y también consideré pedir cambio de horario en mi oficina para no llegar de noche, y si sigo pensando en otras formas de evitar un nuevo acoso llegaría a la conclusión de que no debo salir de mi casa.

Vivo con miedo. No lo he podido evitar. He llorado porque ni siquiera sé cómo superar este sentimiento. No me parece justo.

Lo vi, era joven, quizá de la misma edad de mi segundo hijo, era alto, delgado… iba con una calzoneta de esas que usan los futbolistas y una camiseta, no… no parecía un muchacho de las maras o pandillas. Lo vi, vi su rostro y quizá por el miedo ya no logro recordar los detalles, solo se quedó su  voz rasposa y mi miedo.

En estas 48 horas recordé lo que le he dicho a mis hijas: debemos contar con una red de apoyo cuando nos suceda cualquier acto de violencia, porque sí… este fue un acto violento, no me golpeó, no me tocó, pero sí invadió mi espacio y me dejó este inmenso miedo, del que me quiero deshacer.

Hoy he iniciado trámites en la alcaldía, para que mejoren la iluminación pública. Me lo han dicho claro, no saben cuánto se tardarán.

VoxBox.-

Cómics y novelas gráficas que deberías estar leyendo

Estos son algunos de los cómics que debería estar leyendo, ya sea que le hayan gustado alguna vez o no. ¿No le gustan los cómics ni las novelas gráficas? Bueno, dele una oportunidad a estas recomendaciones y luego me cuenta.

Tips.- Si usted disfrutó desde niño las lecturas de los cómics que se encontró en la barbería, en el mercadito local o en el periódico dominical, tal vez quiera conocer un par de recomendaciones que no están de más mencionarlas.

Leer cómics es como otras costumbres particulares: hay gente a quien no le gusta ni le llama la atención, y hay quienes incluso prefieren la lectura de los pequeños bocadillos en lugar de libros sin ilustraciones.

Corto Maltés, de Hugo Pratt; Las aventuras de Tintín, de Hergé; Astérix el galo, de René Goscinny; y los trabajos más conocidos de Marvel, DC y Disney están fuera de esta lista por esa razón evidente: son ya demasiado conocidos y es necesario mencionar otras propuestas.

Por otro lado, esta no es una lista definitiva ni nada por el estilo, pero sí es un recopilatorio de recomendaciones que espero pueda disfrutar.

¿No le gustan los cómics ni las novelas gráficas? Bueno, dele una oportunidad a estas recomendaciones y luego me cuenta. ¿Qué dice? ¿Me acompaña?

Agujero negro

Una extraña enfermedad de transmisión sexual provoca extrañas mutaciones haciendo que sus víctimas se conviertan en parias de la sociedad. Una historia bizarra y bastante polémica.

Crossed

¿Qué sería peor que un apocalipsis zombi? Que ocurra una pandemia que al infectar a sus víctimas los convierta en asesinos maniáticos, sádicos, con fuerza física y tolerantes al dolor, y con aterradores signos de inteligencia. Sobrevivir suena a casi un imposible, ¿no le parece?

Maus

Un testimonio bastante conmovedor de alguien que vivió una de las etapas más negras de la historia de la humanidad. Contado con gatos, ratones y otros animalitos, para hacerlo menos crudo.

300

De seguro ya conoce la adaptación cinematográfica. Pero el cómic tiene su propia mística y le aseguro que no tiene desperdicio, ya que los detalles son un poco más explícitos.

Palestina

Ni es apología ni condenación: de hecho, es un retrato bastante documentado de un acontecimiento que no admite medias tintas en la opinión pública. Desde mi punto de vista, todo un mérito.

El garaje hermético

Una historia fantástica que se desarrolla en un asteroide donde coexisten mundos superpuestos. Para los amantes de la ciencia ficción será todo un viaje de imaginación.

From Hell

Hay muchas versiones sobre lo que aconteció en Whitechapel y las víctima de Jack el Destripador. Pero esta versión —y aquí me permito ser subjetivo— es una de las propuestas más asombrosas en la historia del cómic. Poética, densa, pero al mismo tiempo una historia razonada y entretenida.

Persépolis

Una chica nos cuenta la historia desde su punto de vista y nos presenta un país herido, en una transición histórica que tomó a todos por sorpresa. Amar y vivir en un país que jamás será el mismo provoca sentimientos encontrados.

Hellblazer

La historia de John Constantine no dejará indiferente a nadie. Eventos sobrenaturales, de vez en cuando un poco de acción y misterio hacen que uno se prenda de una historia con personajes de lo más sorprendente.

La liga de los hombres extraordinarios

Si Sherlock Holmes ya no está, ¿quién detendrá ahora a los enemigos de Europa? Tendrán que reunir a un grupo de personajes extraordinarios: Wilhelmina Harker, capitán Nemo, Allan Quatermain, Hawley Griffin (el hombre invisible), Dr. Jekyll (que por ende es Mr. Hyde), y la aparición de célebres villanos de la literatura clásica.

Parker

La venganza siempre es de los grandes motivos del arte y nunca falla en las grandes historias. Esta historia no será la excepción. Con la reciente muerte de su autor (hace casi un año) quedó un vacío terrible en el mundo del cómic.

Camino oculto

Una joven cree ser el personaje de cada pintura que ve y Giuseppe Bergman tendrá que salvarla de las situaciones más inverosímiles, donde la realidad por momentos parece un cuadro surrealista. Profundamente melancólica y todo un tributo a las grandes obras de arte.

Neonomicon

Un tributo a la obra de Lovecraft, con una historia bastante lograda. Eventos sobrenaturales, seres aterradores y extrañas sectas. Para los amantes del género no tendrá desperdicio.

Pyongyang

Parece una sencilla historia en primera persona, pero en realidad es un testimonio donde se plantea con asombro todas las dudas y convicciones de uno de los regímenes más complejos del mundo.

Scalped

Un nativo americano regresa a su tierra, que se ha convertido en territorio sin ley. Tendrá que hacer uso de todo lo que esté a su alcance para salir de los problemas.

Preacher

¿Qué haría si tuviera la habilidad de anular el libre albedrío en otras personas? Interesante premisa para una historia que tiene además eventos sobrenaturales y que dejará escozor en las personas más susceptibles.

The Sandman

El señor del Sueño, uno de los Eternos, en una serie de aventuras maravillosas que rozan lo poético, además de observaciones muy particulares sobre la condición humana. Gaiman resumió el argumento de la serie así: “El rey de los sueños aprende que uno debe cambiar o morir y toma su decisión”.

Sin City

En mundo violento donde prevalece la impunidad, la ley del más fuerte e incluso las autoridades se prostituyen al mejor postor, aparecerá un antihéroe que resolverá las cosas a su manera: y nadie saldrá ileso.

V de Vendetta

Considerado por algunos como una historia que hace apología de la anarquía, en realidad plantea una distopía en la que la búsqueda de la libertad es un imperativo. Una reflexión extraordinaria.

La feria de los inmortales

Un viajero intergaláctico vuelve a la Tierra después de muchos años y se encuentra con un mundo corrupto y autodestructivo más allá de su imaginación. Conocerá a Horus, quien evidentemente se parece a un dios egipcio.

God is Dead

Un día Zeus se presenta en Ciudad Vaticano y reclama la Tierra como suya. De repente, en diferentes regiones del mundo comienzan a emerger diferentes dioses que reclaman también lo suyo. Es así como comenzará una gran batalla entre dioses.

Watchmen

Un superhéroe retirado, conocido como El Comediante, ha sido asesinado. Rorscharch, otro superhéroe que ahora debe ocultarse, porque ser enmascarado es ilegal, decide investigar el asunto por su cuenta. La verdad que descubrirá le cambiará la vida para siempre.

Habibi

Bastante polémico porque por momentos resulta ser bastante explícito, nos cuenta la historia de una una pareja de esclavos refugiados unidos por el amor que surge entre ellos, junto a todas las adversidades.

Sleeper

Una historia que aprovecha muy bien los recursos del género negro, además del plus de tener en la trama a seres con habilidades singulares.

Supergod

Si las naciones crearan seres superpoderosos para protegerse, ¿cuál es el desastre que podríamos vaticinar? Abuso de tecnología y conocimientos prohibidos, en esta historia veremos el enfrentamiento palpable de nuestros valores espirituales.

100 balas

Digamos que su vida está arruinada que su entorno personal ha sido destruido. Si entonces le dan 100 balas irrastreables para que pueda asesinar a quien quiera, ¿qué es lo que haría? Una excelente mezcla entre novela negra y thriller.

* * *

Hay miles de cómics y novelas gráficas buenísimas. Sé que dejé fuera muchas propuestas excelentes, así que le pido de favor que me ayude a ampliar la lista y las recomendaciones. Cuénteme, ¿cuáles agregaría?

VoxBox.-

Dios aprieta, pero no ahorca

Dios aprieta pero no ahorca. VoxBox.

“Dios aprieta, pero no ahorca”, me gruñó una feligrés urraca que entrometió su nauseabunda placa dental cuando le regurgitaba a un cretino toda la hez de la situación actual de las finanzas públicas.

Opinión.- Ningún lameculos asalariado negaría que nos partimos el ojete más de ocho horas —salvo esos burócratas infames que, sin contar que perciben salarios extravagantes por hacer nada, trabajan, a lo sumo, unas cuatro horas, porque de todos es sabido que toman almuerzos interminables y que pasan el día en la jodarria, chismes de pasillo y conversaciones baladíes, con el agravante de que te tratan como una minúscula mierda— para limosnear un misérrimo jornal que despilfarramos en, cuando menos, cinco minutos.

Si meditan en tal paradójica aberración laboral, concluirán que, de algún modo, la vida se nos va entre cuentas y facturas, cobros y pagos, intereses creados y necesidades frívolas, raterías estatales e impuestos —¡miles, millones de impuestos!—, déficits abrumadores y presupuestos fantasiosos, y, cuándo no, aflicciones de espíritu, estrés financiero, insomnios angustiosos, calamidades de billetera y, lo que es peor, llamadas amenazantes de rechonchos acreedores rapaces. Es más: “Nacimos debiendo, vivimos pagando y morimos endeudados”.

“Dios aprieta, pero no ahorca”, me gruñó una feligrés urraca que entrometió su nauseabunda placa dental cuando le regurgitaba a un cretino toda la hez de la situación actual de las finanzas públicas y, por ende, la de todos nosotros. Dios aprieta, pero no ahorca, porque de otro modo sería menos divertido para él. ¿Por qué razón habría de desnucar de un solo vergazo al pajarraco? Si Dios existe —porque todos tenemos el derecho de la duda— de seguro es un banquero: el banquero que le presta a los banqueros que nos prestan con usura desgarrante.

Tanto hay que prestar para comprar la casa, que cuando ya la hemos terminado de pagar… ¡ya hay que morirse! Sí, 25 años, 25 años serviles, 25 años serviles pagando una pocilga cochina de metro por metro, en la que apenas caben las nalgas granosas de la suegra. Y ya no se diga si deseamos aparearnos en esas cochinas pocilgas de metro por metro, en las que siempre escuchamos los pujidos lujuriosos y pornográficos de los vecinos.

¡A duras penas terminamos de pagar el frigorífico! ¡Y se descompone la maldita televisión! Si queremos cama, a endeudarse; si escritorio, a endeudarse; si sofá, a endeudarse; si lavadora, a endeudarse; si mesa, a endeudarse; si armario, a endeudarse; si cocina, si alacena, si equipo de sonido, si juego de comedor, si celular, si computadora, si tablet, si automóvil, en fin… La vida es una despreciable sucesión de gastos, un pacto hasta la muerte con el banco, un eterno retorno de la deuda para adquirir nuestras pequeñas mierdecitas con obsolescencia programada.

¿No te alcanza? Para eso existe el bancario generoso, para sacarte de apuros, para que compres lo que te ronque el alma, para “salir de las aguas”, para dártelas de pródigo en pleno centro comercial, para alucinarle a tus compinches y a los culos tu nueva nave, para creértela de que tienes dinero.

Por qué no vas y coges un préstamo. Gástalo. Refináncialo. Extrafináncialo. Hipotécate. Adquiere una tarjeta de crédito y “tópala”. Ve y pide un adelanto salarial en el cajero electrónico. Anda y fíale a la urraca codiciosa de la tienda para pagarle a fin de mes. Compra esto o aquello. Consume. Atragántate. Llena tu patético vacío espiritual con pendejadas que no necesitas. Ve y putea a mengano en Viernes Negro por arrebatarte la oferta. Anda, máquina compulsiva, y deja que te expriman hasta el último centavo de tu pírrico salario. A fin de cuentas para eso es el dinero. Para gastarlo. Para deberlo desde antes de que llegue a nuestras manos. Para pedirlo prestado a los bancos —los mayores parásitos no biológicos de la humanidad—, para que psicópatas como David Rockefeller puedan vivir 101 años, para que bancarios voraces como David Rockefeller puedan trasplantarse seis corazones a costillas de medio mundo.

¡Seis corazones! Un bancario psicópata con afición por los insectos, que vivió 101 años a costa de medio mundo. Un insecto psicópata bañado en billetes a costillas de medio mundo que se trasplantó seis corazones. ¡Seis corazones! Cuando a nosotros no nos alcanza ni para trasplantarnos una pezuña de cerdo.

Necesito un trasplante de corazón. Necesito 101 años para pagar mi casa. Por el momento, terminaré con una cita de John Adams, porque tengo que ir a pagar la maldita tarjeta de crédito: “Hay dos maneras de conquistar y esclavizar a una nación: una es con la espada, la otra, con la deuda”.

 

VoxBox.-

Las verdaderas mamás luchonas

A todas y cada una de ustedes, gracias por ser el ejemplo que necesitamos, por darnos la fortaleza de no rendirnos, porque son ustedes las verdaderas mamás luchonas de la vida.

Opinión.- Ser madre me parece uno de los trabajos más difíciles de la vida, porque hacerse cargo de una persona de manera económica, social y moralmente no es de cualquiera. Solo alguien que esté motivado a hacerlo y dar lo mejor de sí puede desempeñarlo, eso sin mencionar que no es remunerado y la privación de varias necesidades individuales, con lo que se ve reducida para poder mantener, de manera eficiente, las necesidades de los hijos.

En El Salvador es difícil ser mamá, porque existen muchos factores que limitan desempeñar dicho rol. Por ejemplo, no nos encontramos en la mejor situación económica, lo que obliga a muchas mujeres a conformarse con lo que el deplorable mercado de trabajo en el país ofrece: desde puestos explotadores en las maquilas, a servicios domésticos con familias de posiciones socieconómicas más altas, hasta vender en los mercados o calles. Otras tienen un poco más de suerte y emprenden sus pequeños negocios o se asocian con organizaciones para poder vender sus productos, algunas más alcanzan puestos en oficinas o empresas, y unas pocas ejercen su trabajo de manera profesional

Pero no solo basta tener dinero para criar a los hijos que se tiene o vienen en camino: se necesita amor, comprensión y atención para ellos. Muchas veces las necesidades afectivas se ven en segundo plano, porque el ganar dinero y darles aquello que ellas nunca tuvieron es importante. Como ven, el trabajo de ser mamá es complicado, en especial con aquellas que se encargan por sí solas de desempeñarlo. Sin ayuda o con ayuda mínima tratan de salir adelante haciendo mil malabares y sacrificando todo. Con esto hay que mencionar otro factor que saca lo mejor de una madre luchona: el abuso. Sea en el trabajo, la comunidad e incluso en el propio hogar, estas madres soportan cualquier tipo de maltrato para ver a sus hijos crecer y darles, aunque sea, lo necesario.

Esto es una descripción simple de lo que muchas madres enfrentan a diario en el país. Y a pesar de que existe un día específico para poder conmemorar todo lo que hacen por nosotros, es importante recalcar que no basta con reconocer y llenarnos la boca de “felicidades en tu día” hipócritas, “te quiero” efímeros y “ayudas” de un día. Que esta celebración sea un recordatorio de aquellas historias personales y ajenas de aquellas mujeres que incluso han dado la vida por sus hijos.

Un gran abrazo y felicitaciones para las madres solteras, las que trabajan día a día bajo el sol, lluvia y sin descanso, para las madres que no se dejan vencer ante nada ni nadie y siguen luchando para ver a sus hijos en la cima.

A cada una de ustedes: gracias por ser el ejemplo que necesitamos, por darnos la fortaleza de no rendirnos, porque son ustedes las verdaderas mamás luchonas de la vida.

VoxBox.-

 

Las efímeras procesiones de la Antigua Guatemala

Antigua Guatemala. VoxBox.

Fue precisamente en ese año, 2008, que dejé una nota en el carro en que viajábamos para escaparme e irme a Antigua Guatemala, no porque fuese Semana Santa, sino porque quería conocer.

Opinión.- La Semana Santa recién acaba de pasar y este año me sentí triste: en parte porque no la viví como la había estado viviendo desde 2008, en el que cada Domingo de Ramos significaba un viaje familiar a Esquipulas.

Fue precisamente en ese año, 2008, que dejé una nota en el carro en que viajábamos para escaparme e irme a Antigua Guatemala, no porque fuese Semana Santa, sino porque quería conocer. Para mi sorpresa, me encontré con la Procesión de la Reseña, que sale del templo de La Merced tipo once de la mañana y entra casi a la medianoche, un recorrido de un aproximado de doce horas.

El delicado rostro de Jesús con la cruz y el colosal cortejo procesional hicieron que el siguiente año decidiera regresar, pero no solo a ver y a tomar fotografías, sino que también a participar de sus tradiciones. Y así lo hice. Tras varios días en Antigua Guatemala, regresé a El Salvador a pasar los días mayores de esa semana en mi pueblo, y a seguir suspirando por no haberme podido quedar más tiempo en La Antigua.

Se llegó la Semana Santa de 2009 y llegué a Guatemala desde el Viernes de Dolores. El sábado pude disfrutar de la procesión de la iglesia de La Recolección, que también hace un recorrido bastante largo: con un cortejo kilométrico y decorados de andas, tanto de Jesús como de María, que recrean algún pasaje bíblico.

Ya era Domingo de Ramos y partí muy temprano a la Antigua Guatemala a esperar el sonido de la granadera (marcha procesional guatemalteca con la que inician todas las procesiones), que suena cuando el anda está saliendo por la entrada principal del templo. En ese momento todos los miembros cargadores que cargarán el anda de Jesús y las mujeres que cargarán el anda de la Virgen María se arrodillan. Así comienzan los recorridos por las empedradas calles de la Antigua Guatemala. Las calles, a su vez, están decoradas con alfombras e impregnadas del humo del incienso, que en ocasiones es aromatizado con mirra.

Aclarando, como lo he dicho antes, que no me considero católico ni religioso, pero me gusta el folklore que esta religión ofrece. Y si puedo participar de ella y vivir la experiencia, para mí, es algo aún más sublime.

Me estuve en La Antigua durante toda la semana y así pude disfrutar de todas estas tradiciones y aprender más de ellas, pues cada hermandad tiene un traje de cucurucho (los que cargan del anda) diferente. Y aunque en los recorridos casi todas llevan las mismas marchas, en las entradas y salidas cada una tiene su marcha propia.

Lo interesante de estas tradiciones es que son inculcadas a las personas desde niños: es común ver a hombres y mujeres llevando el anda en hombros y en brazos a sus hijos o a su lado tomados de la mano. A ellos se les llama aspirantes. Estos aspirantes ya llevan el uniforme de su hermandad y el turno en hombros, porque sí tengo que contarles que para poder cargar no solo se necesita el uniforme de cucurucho, sino que también hay que comprar el turno que indica en dónde tocará cargar y qué número de brazo del anda será el que le corresponde a cada quién.

Las procesiones son por lo menos una al día, hasta que llega el Jueves Santo, donde se pueden apreciar las de Jesús Nazareno de la Hujildad, que sale de la aldea de San Cristóbal el Bajo a eso de las once de la mañana y entra casi a la medianoche; la procesión del Templo de San Francisco El Alto, que le corresponde a la imagen de Jesús Nazareno del Perdón, con un recorrido de casi doce horas.

Así es como cada Jueves Santo la Antigua Guatemala se inunda de turistas y feligreses para poder apreciar estas obras de arte en movimiento que son tan efímeras, porque cada año cambian el decorado de las andas y el vestuario a las imágenes: eso las hace todavía más memorables.

El Jueves Santo, entre otras actividades, hay que ir a visitar los Siete Sagrarios, y de paso ver la proclama donde declaran culpable a Jesús. Se dice que esa es la noche que Antigua Guatemala no duerme, ya que hay que estar a las  tres de la mañana a las afueras del templo de La Merced esperando que a las cuatro suene la “granadera” anunciando la salida de Jesús, acompañado de la imagen de la Virgen Dolorosa en el recorrido de su viacrucis. En muchas casa se pueden apreciar cortinas en color purpura. Esta procesión entra a las dos de la tarde, que es cuando la ciudad se vuelve de luto para dar paso a las tres procesiones: la del Santo Entierro o Señor Sepultado de las Iglesias de San Felipe de Jesús, que es la más larga, porque sale a las 2 de la tarde y entra a las 6 de la mañana del siguiente día con 100 cargadores; la procesión de San José Catedral, que es la más corta y en la que solamente en 2016 he podido cargar con turno de salida; y, finalmente, a las cuatro de la tarde sale la de la Escuela de Cristo, y en este lugar he podido cargar desde 2009 hasta 2016 y tuve el honor de los últimos tres años tener turno de entrada.

Sobre mis experiencias cargando, debo de decir que cada año ha sido única y he tenido experiencias muy personales. Pero el primer año que estuve, que fue en 2010, no pude contener las lágrimas de emoción al entrar con la imagen en hombros y escuchar el tema oficial de la hermandad, que es Cruz Pesada, y luego ir a ver pasar por las calles coloniales la imagen de Jesús Sepultado de San Felipe de Jesús a eso de las cinco de la mañana, para luego dormir y salir a otro destino.

Puedes encontrar más imágenes en mi Instagram: Jon Mochilero

VoxBox.-

Crónicas de una mujer sin útero (III): Carta a la madre de mis hijos

Carta a la madre de mis hijos. VoxBox.

Esta carta la debí haber escrito hace un par de años atrás. Va dirigida a la madre de mis hijos, esa mujer gracias a la cual yo he podido descubrir un mundo que nunca sospeché tener: ser madre de familia.

Estimada F.:

Le extrañará que le escriba esta carta. Posiblemente en nuestras breves pláticas en nuestra casa nunca hemos llegado a puntos de conversaciones profundas e íntimas. Lo que cada una sabe de la otra es por averiguaciones con eso que nos une: nuestros hijos.

Debo confesarlo con todas sus letras: nunca quise hijos, no me llamaba la atención la maternidad, en mi juventud no entendía por qué las mujeres debemos sacrificar todo (salud, tiempo, profesión, sueños propios) por correr tras la utopía de la reproducción. Siempre me fastidió ese tono condescendiente con el que me decían otras mujeres: “Es que vos no entendés, porque no sos mamá”, incluyendo a mi propia madre, quien aseguraba que yo no entendería nada de la vida hasta no darle un nieto.

Encontrar a mi marido, su ex, ejerciendo la paternidad y maternidad a la vez fue algo que me ha cambiado. Nuestros hijos, más que él, me han cambiado la vida. No quiero darle la razón a algunas que me veían de menos al ser una mujer de 30 años sin hijos, que me señalaban como egoísta, como infame mujer independiente. Serlo también me ha servido ahora que soy madre, madre “postiza” de sus hijos.

Estas cinco personas a quienes usted le dio la vida me han dado vida a mí: gracias. Gracias por dedicar gran parte de su juventud para traerlos a este mundo. Yo no hubiera podido, no solo por mis convicciones personales, sino también por mis condiciones físicas. Ahora no solo somos madres compartidas, sino también abuelas. Es curioso, yo que siempre fui muchas alas, desde que conocí a los chicos empecé a echar raíces.

Nunca me gustó pensar en el futuro, fui inmensamente feliz viviendo al día, con buenos o malos trabajos, en mi ciudad natal o en cualquier ciudad o pueblo de El Salvador o Guatemala. Adoptar a sus hijos me hizo entender que no tiene nada de malo pensar y soñar con un futuro, con querer tener una casa propia y planificar vacaciones familiares. Adoptar a sus hijos me hizo comprender que el amor entre dos adultos también tiene una manifestación doméstica, en la que nos dedicamos a pensar qué cocinar el domingo y qué serie ver en Netflix, de hablar de mitología mientras jugamos God of War o de hablar de sexualidad con gente que está creciendo en todo aspecto.

Debe saberlo: muchas personas me advirtieron que no era bueno que dejara que usted visitara a nuestros hijos, que usted es el enemigo, una amenaza, una persona non grata por no haberse quedado con ellos, por haberse ido un tiempo. No la juzgo, créame. No puedo. Pienso en el pavor que me daba a mí la maternidad y no sé cómo habría sido tener cuatro embarazos, uno de gemelos entre ellos. No sé si habría sobrevivido. La admiro. Usted, como miles de mujeres latinoamericanas, solo supieron que habían nacido para dar a luz, para ser abnegadas, para ser perfectas. Nadie dijo qué pasaba si eso no era así. Nadie advirtió de lo que sucedería si hay depresiones postparto, o que se diera un momento en el que las mujeres deciden que no quieren ser madres, incluso ya habiendo dado a luz. Nadie se fija en la salud emocional y psicológica de las madres. Ese es un derecho al que se nos veta.

Yo no creo que usted sea una amenaza en mi hogar. Me gusta ver que llega a ver a sus hijos. Si ellos la aman eso me alegra. Dice mucho de ellos y de su corazón carente de resentimientos. A veces me preocupa las conversaciones que tenemos, a veces me hacen preguntas a las que no tengo la respuesta. Me preguntan cosas sobre usted, como mujer. Mi consejo es que hablen con usted con franqueza. Alístese, porque algún día le harán las preguntas que yo he escuchado. Les he aconsejado que busquen esas respuestas en la única persona que las tiene: usted. Nadie más que usted puede hablar de sus circunstancias y decisiones que tomó hace algunos años. Posiblemente nunca le pregunten y eso también será bueno. En mi humilde opinión, a veces los hijos solo necesitamos que nuestros padres estén ahí, sin responder preguntas o imponiendo silencios, solo estar ahí. Y yo veo a mis hijos disfrutar tanto de sus visitas, que estoy segura que disfrutan amarla. Lo digo como hija.

Vendrán más días en nuestra vida de madres, estoy segura que jamás estaré en el mismo lugar en el que está usted y no pretendo quitarle el puesto que tiene en el corazón de sus hijos. Yo estaré en otro lugar de esos mismos corazones generosos que tienen. Es suficientemente grande para estar ambas ahí.

Gracias, querida F. Gracias por darnos hijos a mi esposo y a mí, gracias por cada cena de fin de año en la que ha estado, incluyendo esa en la que me dio un abrazo al decirle que me casaría con su ex. Gracias por defenderme el día en que uno de los chicos me contestó mal, diciéndole que debía ser respetuoso conmigo. Gracias por no verme como el enemigo tampoco. Gracias por dejarme a cargo de dar abrazos de consuelo, de protegerlos si la tierra se mueve violentamente, dejarme espantarle a los chicos las dudas y los malos ratos, dejarme alimentarles el cuerpo y el espíritu. Gracias por dejarme enseñarles a ser buenos y responsables. Gracias por darme a cinco personas que llegaron para ser mi familia. Prometo cuidarlos. Prometo atender cada gripe, cada ataque de pánico, cada infección, cada indigestión. Prometo ser paciente, aun cuando ya no tenga paciencia, no gritarles, no insultarlos, prometo velar sus pasos, ayudarles en las tareas, consolar sus tristezas, sorprenderlos en los cumpleaños. Prometo enseñarles disciplina, alentarlos a viajar, a trabajar, a soñar. Prometo seguir formando mujeres empoderadas, autosuficientes y con claridad de sus derechos sexuales y reproductivos. Prometo combatir el machismo en los chicos, procurar equidad entre los chicos y chicas.

Le pido un favor nada más, para ir terminado esta epístola… siga con nuestros hijos. La puerta de nuestra casa siempre estará abierta.

Un abrazo.

VoxBox.-

Esto es solo una muestra de lo que pasa en Venezuela

Venezuela. VoxBox.

Esta es una explicación muy personal sobre distintos acontecimientos conectados por un mismo hilo conductor ocurridos en Venezuela.

Opinión.- Lo siguiente no es parte de una historia de ficción… es una explicación muy personal sobre distintos acontecimientos conectados por un mismo hilo conductor ocurridos en Venezuela, todo en menos de veinticuatro horas el día miércoles 03 de mayo del 2017:

A pocos días de que el mandatario nacional, Nicolás Maduro Moros, expresó la necesidad de la nación de llevar a cabo acciones sobre la escogencia mediante “comicios electorales” una “Asamblea Nacional Constituyente”, dicho decreto fue llevado a la presidenta al Consejo Nacional Electoral  y entregado por el mismo presidente de la república, seguido de una marcha de seguidores oficialistas, a quienes no se les presentó ninguna dificultad de entrar a la adyacencias del edificio.

Para quien no lo sepa, estas acciones dicen estar respaldadas por una serie de artículos encontrados en la Constitución Nacional, en los artículos 347, 348, 349 y 350 respectivamente, para según darle al pueblo el poder de convocar “una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución” (esto último citado directamente del artículo 347).

El objetivo principal expresado por el mismo mandatario podría traducirse como una vía para anular directamente las posibles acciones que pudiera tomar la Asamblea Nacional contra el Ejecutivo Nacional, tomando en consideración que de los 167 diputados que la conforman actualmente 112 de ellos son representantes de la oposición política del país.

Expertos resaltan esta acción del Estado como un intento para cerrar aún más las vías democráticas y retener aún más tiempo su posición en el poder. Cabe destacar que también se ha expresado una preocupación con respecto a la legalidad de estas acciones, y las condiciones establecidas por el mandatario que no parecen estar en congruencia con la palabra de expertos o de la misma constitución.

Todo el procedimiento parecer ser una truculenta maraña de complejidad burocrática, seguida de una absurda ironía y una bofetada al supuesto respeto por el calendario electoral, cuando Tibisay Lucena como representante del Poder Electoral haya recibido dicho decreto, cuando aún en el país se encuentran sin realizarse elecciones regionales y municipales previstas desde el año pasado.

Pero quizás el acto más maquiavélico haya sido que, tras la entrega del dichoso decreto justo en medio de una transmisión nacional abierta, se haya visto al presidente bailar alegremente en un estado de aparente celebración por sus acciones en la televisión, mientras que al mismo tiempo la marcha opositora convocada por la actual Asamblea Nacional era fuertemente reprimida por miembros de la Fuerza Armada Nacional, pues el día anterior diputados de la oposición hicieron el llamado de protestar masivamente, como una acción de rechazo al cumplimiento de la Constituyente.

Dicha protesta terminó teniendo un saldo de 167 heridos, solamente contando a dos de los municipios del Distrito Capital. Posiblemente miembros de las redes sociales y la población internacional en general se hayan impacto con las imágenes de un joven quemándose vivo, a causa de la explosión del tanque de gasolina de la moto de un policía… la imagen es real.

Entre las lesiones más frecuentes sufridas nos encontramos con graves traumatismos y lesiones en la cabeza, piernas o torso, causadas por los disparos de perdigón y bombas lacrimógenas lanzadas a quemarropa, sumándose también la asfixia del propio gas e incluso reportes de uno de los manifestantes literalmente arrollado por un tanqueta blanca (llamadas “ballenas”) propiedad de la guardia, de quien aún se desconoce su actual estado de salud. Esto sin contar los actos de violencia de los “colectivos” (grupos civiles armados a favor del gobierno) ocurridos paralelamente alrededor de todo el país.

Sumándose a todo esto no podemos dejar de contar el asesinato de otro joven de 17 años, Armando Cañizales, quien perdió la vida en la ciudad de Caracas tras recibir un proyectil (del que aún se desconoce su origen) que hizo impacto directo en su cuello ocasionándole lesiones internas y un paro cardiorespiratorio. La información fue dada a conocer por medio de la cuenta de Twitter del alcalde del municipio Baruta, Gerardo Blyde.

La muerte de Armando representa ahora la muerte número 33 registrada en los últimos 30 días de protesta en el país, tras el transcurso del último mes de abril y los primeros días de mayo de este mismo año.

Todo esto ocurrido el mismo día en que se celebra la libertad de prensa en el mundo, hecho sumamente irónico en un país como Venezuela, donde existe lo que se denomina un “black out” informativo en lo que respecta a todos los acontecimientos de protesta ocurridos alrededor de todo el país.

La gran mayoría de medios de comunicación actualmente en Venezuela pertenecen al Estado, que obviamente no está dispuesto a decir la verdad sobre estos hechos de violencia, pues caen directamente sobre la responsabilidad del régimen, mientras que los medios privados parecen vivir en constante miedo de ser intervenidos, por lo que viven difíciles momentos de una evidente autocensura.

Los medios tradicionales parecen haber sido completamente sustituidos por portales digitales que, aunque son sumamente útiles, muchas veces entre el mar de información, suelen perderse hechos verídicos o de mayor importancia, además que la creciente posibilidad de viralización de falsos rumores en redes sociales, permitiendo que predomine el caos, la ansiedad y un notable desconocimiento a nivel nacional sobre lo que ha estado ocurriendo estos los últimos días.

Un ejemplo de esto ha sido el rumor que involucra al líder opositor y preso político desde 2014, Leopoldo López, que aparentemente ha sido trasladado desde su celda en Ramo Verde hasta el Hospital Militar en una grave condición física. Tanto ha sido la histeria en lo que a dispositivos inteligentes respecta, que la cuenta de un reconocido periodista, Leopoldo Castillo, se presume de haber sido hackeada tras la publicación de un tweet que parecía confirmar que López se encontraba en el hospital sin signos vitales.

En el momento en que escribo todo esto aún se desconoce cuál es la realidad o la veracidad del asunto, en vista de que a los familiares de la víctima se las ha impedido notablemente el paso al hospital Militar para una confirmación de su estado de salud, me encuentro realmente sin poder decirles cual es el objetivo de dicho rumor, pero muchos especulan que se trata de otra artimaña para desviar la atención hacia otros asuntos y olvidarnos de otros más importantes.

Mientras medios internacionales comentan constantemente toda la situación de Venezuela, que resaltan de ser sumamente crítica, y mientras nuevas noticias parecen ir sumándose a la lista con cada hora que pasa, muchos venezolanos continúan con el llamado a protestar nuevamente el día de mañana, por las mismas razones que días anteriores… según mi perspectiva todo se resume a una lucha por sobrevivir a esto y vivir un mañana digno, donde exista futuro para los hijos de todo venezolano.

VoxBox.-

“Sense8”: el mundo no le ha reconocido lo suficiente

Sense8. VoxBox.

Sense8 es una serie original de Netflix que fue creada, escrita y producida por las hermanas Wachowski y J. Michael Straczynski.

Opinión.- Sense8 es una serie original de Netflix que fue creada, escrita y producida por las hermanas Wachowski y J. Michael Straczynski.

La primera temporada (de 12 episodios) se estrenó en la plataforma el 5 de junio de 2015. La segunda se estrenó el 23 de diciembre de 2016, en un especial navideño de 2 horas.

El resto de la temporada recién se subió el viernes pasado (5 de mayo de 2017) y la mayor parte de la crítica todavía no se ha pronunciado.

Aunque no soy un crítico profesional, sí vi ya los 11 capítulos de la segunda temporada y me parece que muy pocos han sabido apreciar la calidad de esta serie.

Pero empecemos por donde deberíamos.

Los creadores

Las mentes detrás de todo eso, como dije antes, son las hermanas Wachowski. Se trata de un par de talentosísimas cineastas que le han regalado al mundo obras de culto como Matrix, V de Venganza o Cloud Atlas. A pesar de estos prodigios, Lily y Lana Wachowski se hicieron “célebres” por haber nacido hombres: Andy y Larry fueron sus respectivos nombres.

Por otro lado tenemos también Joseph Straczynski, quien ha sido responsable de crear el guion para la mítica Babylon 5 y ha destacado por su trabajo en los cómics de superhéroes (The Amazing Spider-Man, Doctor Extraño, Los Cuatro Fantásticos y Thor, etc.)

¿De qué trata Sense8?

Voy a permitirme copiar y pegar esta pequeña descripción que se encuentra en Wikipedia:

Sense8 cuenta la historia de ocho extraños (Will, Riley, Capheus, Sun, Lito, Kala, Wolfgang y Nomi) de diferentes culturas y partes del mundo quienes, después de experimentar la trágica muerte de una mujer a través de visiones o sueños, se encuentran mental y emocionalmente conectados.

Aunque el género en el que usualmente se encasilla a esta serie es la ciencia-ficción, podríamos decir que se trata de una ficción en red: la trama literalmente se desenvuelve en 8 lugares completamente distintos del mundo (Estados Unidos, Corea del Sur, India, Kenia, México, Alemania e Islandia), con 8 personajes radicalmente disparejos y experiencias de vida diametralmente opuestas.

Cada una de las 8 historias tiene no solo su propia trama independiente, sino además su propia cadencia: las historias de Capheus y Sun tienen una evolución mucho más clara, mientras que otros personajes que pensabas que se habían quedado atrás, como Kala, se posicionarán a la altura de los demás.

El tema del género

Si partimos de que las hermanas Wachowski han pasado por el proceso de reasignación de sexo y que, quiérase o no, ese debe ser un proceso bastante complejo, es natural que encontremos en Sense8 ese elemento importante de la diversidad sexual: Nomi es una mujer trans y Lito es homosexual.

Cada uno vivirá su drama muy personal y muy distinto al resto, cada uno enfrentará al mundo de la mejor manera y ese se vuelve un elemento discursivo interesante en toda la serie. La diversidad (no solo sexual) es una constante de la humanidad: es hora de aceptarla.

La música, como corresponde a toda gran serie, tiene un papel preponderante. Aquellos que ya vieron al menos la primera temporada recordarán una de las escenas más intensas y hermosas de la historia de las series, que tuvo como protagonista a los 8 sensetes y a esta canción:

La segunda temporada de Sense8

La segunda temporada es una prueba irrefutable de lo contundente que resulta el trabajo de esta grandiosa serie: acción, drama, ciencia-ficción, organizaciones gubernamentales secretas, persecuciones intensas, lágrimas, sexo, romance, un par de decepciones y discursos políticos absolutamente brillantes.

Sense8 lo tiene todo y el mundo no le ha reconocido lo suficiente.

VoxBox.-