Adele: reina absoluta de los Grammys

Música.- Adele fue la reina indiscutible de la gala de anoche. La cantante británica se llevó los cinco premios a los que aspiraba, donde brillan con luz propia el de mejor álbum del año por ‘25’, mejor grabación del año y mejor canción, ambos por el tema ‘Hello’.

“Gracias a todos desde lo más profundo de mi corazón”, dijo la artista, visiblemente emocionada sobre el escenario del Staples Center, de Los Ángeles (California), que no obstante quiso dedicar el premio a Beyoncé, a quien consideró merecedora del galardón de mejor álbum del año.

Fan incondicional de Beyoncé

“Beyoncé, te adoro, emocionas mi alma cada día desde que tengo 17 años. Quiero que seas mi mamá”, dijo Adele, que se convierte en la primera artista de la historia que logra hacerse con la victoria en esas categorías principales por segunda vez.

Los otros dos Grammy que se llevó la británica fueron los de mejor actuación pop en solitario por ‘Hello’ y mejor álbum vocal pop tradicional por el mencionado ‘25’. Aunque no fue la única artista nacida en tierras inglesas galardonada con varios premios. David Bowie, fallecido en enero de 2016, fue premiado con otras cinco estatuillas.

Desde el más allá

Bowie ganó en la categoría de mejor canción rock por ‘Blackstar’, mejor actuación rock y mejor álbum de música alternativa. También ganó el Grammy por tener el mejor diseño de empaque, compartido con el director artístico Jonathan Barnbrook, y mejor ingeniería musical en un álbum de música no clásica, junto a Tom Elmhirst, Kevil Killen, Tony Visconti y Joe LaPorta, todos ellos por su último disco de estudio, ‘Blackstar’, el número 25 de su carrera.

El de Brixton no se hacía con un Grammy desde que en 1984 lograra el premio al mejor vídeo en formato corto, por “Jazzin’ for Blue Jean”.

Los protagonistas de los Grammy

Otro nombre destacado fue el de Chance the Rapper, que se alzó con los premios al mejor artista novel, mejor álbum rap (‘Coloring Book’) y mejor actuación rap (’No Problem’, junto a Lil Wayne y 2 Chainz) en una gala que contó con varias actuaciones para el recuerdo.

Para abrir boca, Adele puso la piel de gallina al respetable con su célebre tema ’Hello’, al que siguieron actuaciones de The Weeknd junto a Daft Punk (’I Feel It Coming’) y Ed Sheeran, de vuelta con ’Shape of You’ tras un parón de un año en sus redes sociales.

 

Sin duda, el momento más comentado de la velada fue la irrupción de Beyoncé como diosa dorada de la fertilidad, emocionando al personal con los temas ’Love Drought’ y ’Sandcastles’, para ceder el testigo poco después a una espectacular Katy Perry, que presentó su nuevo sencillo ’Chained to the Rhythm’.

Y tras Maren Morris y Alicia Keys (’Once’), un torbellino irrumpió en la ceremonia de la mano de Metallica y Lady Gaga con ’Moth into Flame’, una incendiaria cima -afeada por los problemas en el micrófono de James Hetfield- a la que siguieron A Tribe Called Guest y Anderson .Paak (’Movin Backwards’) y Chance the Rapper (’How Great’), entre otros.

La emoción no se detuvo ahí y, de hecho, fue a más con el tributo de la Academia de la Grabación al fallecido George Michael, compuesto por una conmovedora actuación de Adele, que no dudó en detener su versión de ’Fast Love’ y comenzar de nuevo tras haberse equivocado.

Convenció también el homenaje de Demi Lovato a los Bee Gees por el 40 aniversario de ’Saturday Night Fever’, así como el estilizado recuerdo al finado Prince firmado por The Time y un Bruno Mars que recordó con su carisma y sensualidad al ídolo de Minesota.

En el terreno de premios latinos, el dúo mexicano Jesse & Joy ganó el primer Grammy de su carrera, al mejor álbum de pop latino, por su disco ’Un besito más’. “Esto significa mucho para nosotros. El beso al que se refiere el título del disco es para nuestro padre, que murió. Estamos orgullosos de ser méxicoamericanos. Esto es para todos los hispanos de este país y para todas las minorías. Estamos con vosotros”, manifestó Joy, la menor de los dos hermanos que forman el grupo.

La Academia esperaba proclamas políticas durante la gala, y no faltaron, a pesar del humor que insufló James Corden como presentador, que triunfó con su karaoke reuniendo a Neil Diamond y Blue Ivy, la hija de Beyoncé, cantando ’Sweet Caroline’.

No faltaron las críticas al presidente Donald Trump

Entre las críticas a Donald Trump, especialmente poderosa fue la valiente escenografía de A Tribe Called Quest y Busta Rhymes, que tiraron abajo un muro, hablaron sobre el poder de las minorías y enviaron un mensaje de diversidad al mandatario, a quien denominaron “presidente naranja”.

Katy Perry actuó ataviada con un brazalete que decía “Resiste”, mientras de fondo aparecían las palabras “We The People” junto a otras referencias a la constitución de Estados Unidos. E incluso Jennifer López aseguró que vivimos un momento donde las voces de los artistas “son más necesarias que nunca”. “No hay tiempo para la desesperanza, no hay lugar para la autocompasión, no hay necesidad para el silencio ni espacio para el miedo”, añadió.

VoxBox.-

Charly García nos ha dado “La máquina de ser feliz”

Música – Esta mañana recordaba al Flaco Spinetta, porque a él se le debería recordar siempre, no solo ahora que se su aniversario luctuoso. Para mi, pensar en el Flaco es pensar también en Charly García. Me dio miedo pensar que ha estado malito de salud y que con el pasar del tiempo, la vida no es precisamente la más benevolente y nos va dejando estragos.

En ese momento pensé que hace siete años no nos da un nuevo álbum, me dio melancolía. Pero resulta que estaba totalmente equivocada. Hace dos días Charly nos ha dado algo importante para vivir, lanzó “La máquina para ser feliz” su último sencillo, que es parte de “Random”, el disco de Charly que sale a la venta el 24 de febrero.

Yo soy feliz que Charly siga escribiendo, en este sencillo la mayoría de los instrumentos los toca él, él que a sus 65 años se niega a una vida normal, a una vida de deterioro, ha grabado hasta ahorita 41 discos, solo o acompañado, y cuenta con varios galardones entre los cuales se destaca el Grammy a la Excelencia Musical.

Pero la vida es la vida y en algún momento se acaba. Esperemos que para Charly no sea el momento aún, a pesar de que nos tuvo atentos en diciembre pasado cuando estuvo hospitalizado unos días. Para mientras, hay que hacerle caso… y encender la máquina de ser feliz.
ç

 

VoxBox.-

Luis Alberto Spinetta: transgresor confeso

Música.- Aunque me fuercen, yo nunca voy a decir que todo el tiempo por pasado fue mejor, pero qué difícil es decirlo ahora, cuando el Flaco Spinetta ya no está en el mundo.

Hoy, por ejemplo, cumplimos cinco años desde que nos abandonó. La poesía quedó viuda y el rock huérfano. Spinetta fue un transgresor confeso de las normas y del arte. Se atrevió a blasfemar contra las más enraizadas convenciones, y —como dijo uno de sus muchos monaguillos, Charly García— le robó a la poesía un poco de consistencia estilística y espiritual y se la regaló al rock: y el rock jamás volvió a ser el mismo.

Yo lo conocí hasta el día que murió, debo confesar. Creo que nunca voy a olvidar ese momento. Esperaba a mi hermano en el parqueo del colegio. Apagué el carro pero dejé la radio encendida. El locutor mexicano paró una canción para dar la noticia de que Luis Albert Spinetta había muerto. Pronunció cada sílaba de su nombre con un respeto que me sigue conmoviendo cada vez que lo recuerdo. Nunca había escuchado hablar de él. Me sorprendió escuchar que era el padre del rock argentino y acaso del rock en español. Para mí, ingenuo adolescente de aspiraciones melómanas, el padre del rock argentino se llamaba Charly García.

Pero no, Charly le rendía homenaje. Charly lo idolatraba. Charly se agachaba ante Spinetta.

Entonces lo comencé a escuchar, con heredada devoción; con un poco de culpa por no escucharlo antes; con el ego un poco golpeado, porque lo conocí gracias a su muerte.

El Flaco soñaba un sueño despacito, entre sus manos, hasta que por la ventana subió el sol. Decía árbol, hoja, salto, luz, aproximación, mueble, lana, gusto, pie, te, marcas, miradas. Mojó los pies en la luna y convirtió el mundo en un lugar más bello.

Escribió:

“Si no canto lo que siento

Me voy a morir por dentro

He de gritarle a los vientos hasta reventar

Aunque solo quede tiempo en mi lugar”

Yo lo conocí tarde, pero lo conocí. La tecnología por esta vez me jugó a favor: sus discos y sus conciertos están ahora a mi alcance.

Como aquel concierto del 4 de diciembre de 2009, que quedó marcada como una de las fechas más importantes del rock argentino. Luis Alberto Spinetta reunió a sus bandas de todos los tiempos en un mismo escenario y en un mismo concierto: el resultado fue una de las noches más llenas de magia que debe registrar la música popular a lo largo de su historia. Su banda de entonces y la de los ‘80, Los Socios del Desierto, Spinetta Jade, Invisible, Pescado Rabioso y Almendra, más una extensa lista de invitados —Charly, Fito, Juanse, Cerati, entre otros— repasaron y actualizaron un repertorio que la caja Spinetta y las Bandas Eternas.

En un nuevo aniversario de su muerte, la obra de Spinetta sigue repudiando todo encierro.​

Ya no está, pero que siga la melodía.

VoxBox.-

¿Por qué los músicos son más propensos a padecer enfermedades mentales?

Música.- Ya sabíamos que Kay Redfield Jamison —profesora de psiquiatría en la Universidad John Hopkins— demostró en su libro Tocados por el fuego que los artistas tienen 8 veces más posibilidades de sufrir una enfermedad mental seria (especialmente, desorden bipolar) que el resto de la población.

Esa vez te contábamos sobre los escritores, pero parece que los músicos tampoco escapan de esa realidad. Estilo de vida acelerado, el desgaste propio de giras o presentaciones nocturnas, además de una buena dosis de ego y, en muchos casos, sustancias varias, parecen elementos más que suficientes para fertilizar la gestación de desequilibrios mentales.

Hace 1 año la organización Help Musicians UK se propuso determinar qué porcentaje de los músicos profesionales —tomando en cuenta todos los géneros— padecía algún tipo de desorden mental, incluidos depresión, paranoia e insomnio crónico, entre otros. El resultado del estudio fue sorprendente, ya que más del 60% reportó padecer o haber padecido alguna de estas condiciones, mientras que 71% de los participantes advirtió que estar de gira es uno de los factores más nocivos en este sentido.

Isabella Goldie, de la Mental Health Foundation, considera obvia la correspondencia entre el lifestyle de la mayoría de los músicos y la propensión a un desequilibrio mental:

La imagen típica de un músico durante una gira parece exactamente lo opuesto a lo que todos entendemos como bienestar. Beber moderadamente, evitar el consumo de drogas, dormir las horas que el cuerpo necesita y apoyarse en amigos cercanos y familiares, estas son las cosas que ayudan a mantenerte equilibrado y sólido. En este sentido no es sorpresivo que muchos músicos tengan dificultades para mantenerse sanos.

Otro factor que numerosos músicos acusaron como un facilitador de desequilibrio anímico o mental tiene que ver con lo contrastante que puede ser disfrutar de una buena actuación y el momento inmediatamente posterior, la celebración, con los días posteriores a ésta, en los que generalmente hay estrés, nerviosismo, presión por parte de las marcas o los medios, desgaste físico, muchas horas en trayectos aéreos o terrestres, etc. De hecho existe una condición llamada PPD o “depresión post performance”, que refiere precisamente a esto.

Así que la próxima vez que, influenciado por MTV, tiendas a creer que la vida de los músicos es algo envidiable o a lo cual aspirar, recuerda que también podría ser algo poco deseable. Por otro lado recordemos que la creatividad y la locura son parientes relativamente cercanos y que en este sentido a veces el arte exige, como tributo, un poco de demencia.

VoxBox.-

Bob Marley: la piedra volcánica del reggae

Bob Marley. VoxBox.

Robert Nesta Marley Booker, más conocido como Bob Marley, murió un 11 de mayo de 1981, hace exactamente 36 años.

Detalles.- Robert Nesta Marley Booker, más conocido como Bob Marley, murió un 11 de mayo de 1981. hace exactamente 36 años.

Sobre su figura se ciñen diversos mitos urbanos, como también hitos desconocidos de su vida.

Veamos algunos datos que sí son verídicos:

1) Su nombre completo era Robert Nesta Marley Booker.

2) Le apodaban “Tuff Gong” por su fuerza física, que significa gong volcánico o piedra volcánica.

3) Tenía un tumor cancerígeno en uno de sus dedos, pero se negó a que le fuese amputado, debido a que su religión no se lo permitía.

4) Trabajó en 1966 en la fábrica de Chrysler y como ayudante en un laboratorio.

5) Cuando niño solía leer la mano de la gente, algunos aseguran que sus aciertos era mayores que sus equivocaciones…

6) Tenía un BMW y no le importaba que la gente criticara que no calzara con su discurso político social. Él sostenía que la marca le gustaba porque eran las mismas de Bob Marley and The Wailers, su primera banda.

7) Tocaba, además de la guitarra, el saxofón, el piano, la percusión y la armónica.

8) Su deporte favorito era el fútbol.

9) Mick Jagger era uno de sus máximos seguidores y amigos.

10) Murió el 11 de mayo de 1981 y fue enterrado en un mausoleo en Nine Miles, Jamaica, junto a una Gibson Les Paul, un cogollo de marihuana, una pelota de fútbol y una biblia.

VoxBox.-

Sobrevivir a la temporada de NFL y no morir en el intento

Lo confieso, no me gustan los deportes. En mi adolescencia por cuestiones escolares practiqué basquetbol, no era mala jugando, pero nunca he sido amante de sudar en una cancha. Podrán imaginarse que tampoco de ver gente sudando en las canchas.

En un tiempo me interesaron los play off de la NBA, como era lógico. Pero fuera de eso mi acceso a la televisión se limita a series y alguna que otra película. Hasta que Miguel apareció en mi vida.

Mi marido, Miguel es fan deportista. Ve de todo: fútbol soccer, tenis, bascketbol, la fórmula uno… golf! Pero lo que en realidad le apasiona a él y a mis hijos es el fútbol americano. Durante 6 meses al año, de septiembre a febrero en nuestro hogar se toman medidas serias para estar al tanto del desarrollo de la temporada anual. Tenemos en la familia toda una variedad de aficionados: los tenemos de los Dolphins, los Steelers, los Chicago Bears, de los Falcons y por supuesto… de los Patriots.

Hace un año me di a la tarea de comprarles en Amazon las camisetas a mis chicos. Yo no sé nada de fútbol americano, ni de yardas, ni de pañuelos lanzados al aire, ni de taqueadores… pero ver el rostro de mis hijos cada uno con su camiseta del equipo de su preferencia fue maravilloso.

¿Cómo he sobrevivido este año a esta temporada? Debo admitir que intenté comprender las reglas básicas y con cada partido de domingo, lunes y jueves, mantuve a Miguel repitiéndome los nombres de las jugadas, de los jugadores y de los logros más importantes de éstos. Al final del super bowl 50 yo era un prodigio de datos y con propiedad pude mantener una conversación más o menos decente y de calidad sobre el tema con cualquiera. Por supuesto, todo eso se me olvidó en los siguientes 6 meses y para cuando inició la nueva temporada en septiembre pasado yo había vuelto a ser una ignorante del fútbol americano. Me rendí. No tengo ánimos, ni fuerzas, ni convicción para aprender de nuevo, así que este año, hoy que es el super bowl me dedicaré a hacer lo que mejor hago: cocinar y escuchar los mejores shows de medio tiempo.

Es indispensable hablar de este momento tan esperado para los que no sabemos ni pepa del fútbol, ese momento en el que la música, el lenguaje universal al fin nos habla y los espectadores por antonomasia despertemos y digamos… qué espectáculo!

Me dediqué a recordar algunos y esta es mi selección de 5 espectáculos de medio tiempo que más me han impresionado:

 

  • Por supuesto: Madonna, nadie… o casi nadie se puede comparar a esta mujer que cada cierto tiempo se reinventa y no deja de ser un referente para cientos de nuevos artistas.

  • Los Rolling Stones: No son norteamericanos… pero igual, se sumaron por el amor al deporte en 2006, ya eran una leyenda y pues, los que amamos la música hicimos una pausa en la pausa de medio tiempo del super bowl de ese año para darnos el lujo de escucharlos en vivo.

  • Michael Jackson: corría 1993 y el rey del pop iniciaba su show con las notas de Thriller, este medio tiempo no lo vi en vivo, era una adolescente que no tenía acceso a tradiciones estadounidenses y que en un tercermundista país tuvo que esperar a que alguien inventara youtube, para que otro buen  samaritano subiera el video.

  • Beyonce-Bruno Mars-Coldplay: Yo a este arroz con mango, nunca me lo imaginé, pero si resultó interesante, posiblemente ha sido de los aciertos más grandes en los espectáculos de medio tiempo. Siendo que el super bowl 50 era importante históricamente, combinar ritmos, estilos e incluir hasta una declaración política fue una manera de hacerlo aún más memorable.

 

  • Prince: el inigualable cantante antes llamado Prince hizo su aparición en el medio tiempo del super bowl en 2007, dando un espectáculo difícil de olvidar mientras cantaba Purple Rain… bajo la lluvia.

El Super Bowl LI ha terminado, la comida fue un éxito, mi pobre Alejandro lamenta la derrota de los Falcons y Gerardo ostenta el ego de los campeones. Miguel hace el análisis y consuela a nuestro hijo menor.

Un año más ha terminado la temporada y yo sobreviví, aún no me decido si me gustó la presentación de Lady Gaga, pero al menos ahora tendré seis meses de silencio deportivo.

Futuro y otras cosas que nos da Café Tacvba

La primera vez que escuché a Café Tacvba fue en 1992, me sorprendieron. Han pasado 25 años y siguen sorprendiéndome.

Empecé este 2017 escuchando “Fvturo”, el sencillo que lanzaron el 31 de diciembre pasado. Desde ese día me quedé a la expectativa del video de la canción, porque yo soy así… visual. Me gusta ver la música y ellos siempre han tenido esa manera tan maravillosa de poner ante nuestros ojos historias bien ensambladas, estéticamente impecables y explosivamente poderosas. Amo sus videos. Amé sus ensambles en el MTV Unplugged que hicieron, amé sus sonidos en el Re y por supuesto nunca han logrado decepcionarme. Tampoco en esta ocasión.

Ayer estrenaron el videoclip en MTV, por supuesto me lo perdí. La vida adulta me atrapa en la redacción de documentos un poco más fríos que me otorgan el pan de cada día y fue hasta esta mañana, cuando luchaba contra la marejada de gente para abordar la 101D, que me acordé de los primero acordes de la canción y de que debía venir a la oficina a ver el video.

Café Tacvba me ha gustado no solo por su música, sino que también me ha encantado ese inmenso respeto por la cultura de su país. Con el pasar del tiempo han traído a la actualidad los sonidos aztecas, las tradiciones prehispánicas y la visión de un universo en armonía para esta humanidad que lo menos que tiene es armonía.

En el video vemos una serie de personajes entrelazados con el futurismo-ciencia ficción. Los que viajamos en transporte urbano colectivo entendemos ese ambiente neón, colorido y lleno de iconografías de ayer, ahora y siempre. Ese inescrutable universo de personajes entre la muerte y el tiempo; personajes urbanos y estéticamente incomprensibles, pero siempre presentes en cualquier ciudad latinoamericana: Ciudad de México, San Salvador, Managua, Lima, Santiago de Chile. Todos tenemos futuro.

En esta canción se muestra esa contradicción que es la vida. Esa necedad y necesidad de seguir viviendo, de encontrar esperanza aún sabiendo que nada es cierto en el tiempo que nos toca vivir. Gracias Café Tacvba, no me arrepiento de haber cumplido ya 25 años escuchándolos.

 

Lo niego todo: Sabina se reinventa

Música.- Sabina lo niega todo. Así nos adelanta lo que será su próximo disco, que verá la luz en marzo, y cuya biopsia –poética, cruda, nostálgica, irónica y lúcida– podemos degustar desde este viernes.

“Lo niego todo” es una pieza compuesta por las seis manos del propio Sabina, de Benjamín Prado y de Leiva. El segundo relata que la canción empezó con una idea del primero: “Ya sabes –cuenta el poeta que le dijo el cantautor–, se trata de cambiar la leyenda del calavera, el juglar del asfalto y el profeta del vicio, como me llamaron en un periódico de Chile, por la imagen de un tipo que llora con las películas de sobremesa los domingos por la tarde”.

El videoclip de Lo niego todo, en blanco y negro y rodado a finales de 2016 en diferentes localizaciones de Madrid, encaja de manera impecable con lo que representa la canción y nos da una visión de la trayectoria de Joaquín Sabina desde un enfoque muy personal.

El creador de 19 días y 500 noches o Física y Química también ha dado a conocer este viernes el making of del rodaje del nuevo videoclip.

Según Prado, “los primeros versos” aparecieron en un restaurante de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz): “Aquella estructura basada en la negación, lo niego todo, esto y lo otro, lo bueno y lo malo, lo que me atribuyen y lo que puede que sea… Ahí estaba, era ella, había que atraparla y empezamos a disparar en todas direcciones. Volvimos a casa y no paramos de buscar y encontrar”. Al poco, el exPereza puso la melodía como si a Sabina “le hubiesen leído el pensamiento”.

Matrimonio aburrido y resurrección

Desde un punto de vista sonoro, “Lo niego todo” aporta un lifting instrumental y melódico que a Sabina le urgía –él mismo reconoció que quería haber sacado un disco con canciones nuevas antes, pero que la conexión con sus escuderos habituales, Pancho Varona y Antonio García de Diego, era la de un matrimonio aburrido–. Leiva es la “novia nueva”, la ventana abierta que aporta un punto de vista distinto, con menos carcoma, más picante.

Además, la banda que arropa a Sabina en Lo niego todo –álbum– la conforman primeros espadas del rock español, como el baterista José Niño Bruno, el bajista Candy Caramelo, el teclista César Pop o, a las guitarras, Ariel Rot –quien compone la melodía de “Postdata”– y Carlos Raya, amén del propio Leiva. Sin embargo, para la gira –que arranca el 20 de abril en Quito–, el cantautor recurrirá a sus músicos de siempre.

En buena hora Sabina dejó por un momento a los amores de su vida y la despreciable comodidad. Con esta canción, el genio de Úbeda parece haberse renovado.

Ya era tiempo.

VoxBox.-

 

5 canciones para una novia

Mi hermana Gabriela se casa, es la menor de mis hermanas. Ella llegó a nuestras vidas hace 25 años, yo acababa de cumplir 14 años cuando eso pasó. Parece que fue ayer cuando la conocí con apenas de 12 horas de haber nacido.

Sabía que esto iba a pasar, no solo porque desde hace meses estoy escuchando la cantaleta de los preparativos para la boda, sino porque Gabriela sabía que se casaría por la iglesia desde los 6 años, así es… ella tenía como uno de sus grandes objetivos casarse. Desde esa época nos ha preparado a la familia para lo que ella ha denominado “el día más feliz de su vida”. Yo no soy tan romántica, creo que transité la adolescencia sin esa ilusión de un día hermoso dedicado a mi exclusiva felicidad, vestida de blanco y rodeada de flores. Siempre he sido la desamorada de la familia y nunca di muestras de estar ilusionada con un tema como este. Gabriela si, ella ha vivido para este día. Nunca la entendí.

A pesar de todo esto y de nuestras diferencias, con todo y los enojos que han venido ahora que ambas somos adultas, con sus respectivas reconciliaciones, de pronto me cayó el cinco, como diríamos en mi país, de que ahora es un asunto irreversible. No hay vuelta atrás, ella entrará a la iglesia, del brazo de nuestro padre, en un par de sábados más. Mi madre estará feliz y se le saldrán las lágrimas al ver entrar a la iglesia a la menor de sus tres hijas, mi sobrino llevará en una almohadita los anillos y las arras y Lorena, mi otra hermana, y yo estaremos viendo todo aquello con una sola idea: Al fin lo logró.

No me mal interpreten, estoy feliz por mi hermanita, aún la recuerdo jugando con sus muñecas a la boda, o dando sus primeros pininos en las relaciones amorosas, o viendo miles de vestidos de novias aún sin tener novio. La recuerdo en esas épocas en las que no tenía la menor idea de qué quería hacer con su vida al salir del bachillerato, o cada vez que cortaba con el novio de turno. Debo reconocerlo, ha sido una mujer valiente, aún con todo nunca dejó de creer en el amor. Me alegra tanto eso.

Ayer estaba hablando con ella por whatsapp, ella vive a más de dos horas de viaje en carro de San Salvador y eso ha hecho que la logística del magno evento sea más complicado y me había estado resistiendo a inmiscuirme, porque me conozco, sé que esto es importante para ella y quisiera estar con ella para coordinar y que ese día sea en verdad, uno de los más felices de su vida. Pero no puedo, no podemos estar juntas como me lo pedía cuando ella era una niña de 6 años y yo una mujer de 20 años. Lamentábamos estar tan lejos en la distancia, pero coincidimos en que con cada envío de fotografías del vestido, del pastel, de las flores para la iglesia era una manera de estar juntas. Me dieron ganas de llorar, llorar de esa felicidad que solo es explicable porque amas a otra persona. Gabriela además de ser mi hermana menor ha sido como mi hija. Me sentí tonta mientras retenía esas lágrimas.

Le pregunté si ya tenía la canción que bailará con Melvin, mi flamante cuñado, me dijo que si, pero que le buscara música para novias. Gabriela tiene razón, ese día debe estar lleno de música, música que deje recuerdos, que nos traiga memorias de cuando era una niña traviesa y algo caprichosa, una adolescente coqueta y una mujer que un día dijo que quería vivir con un hombre al que a penas conocíamos, pero que ha luchado durante dos años por amar y que lo aceptemos, así Melvin ahora será parte de esta familia de locos.

Posiblemente mi hermana no leerá esto, no importa… acá le llevo estas cinco canciones para ese día y la comparto con ustedes para cuando se casen o encuentren una novia tan feliz como mi hermana:

Going to the Chapel of Love: Parte del soundtrack de la película “El padre de la novia”, una del repertorio cinematográfico preferido de mi hermana.

My girl: Mi papá me dijo una vez, siendo yo una muchachita, que el día que me casara quería bailar esta canción conmigo, no sabía el pobre que eso no sucedería. Aún así, esta es la ocasión para desempolvarla y que la baile con Gabriela.

Always on my mind: Esta canción siempre ha estado presente en nuestra historia de hermanas, recuerdo que siempre le ponía música para dormirla mientras la cargaba en brazos, siempre me pareció que se quedaba dormida más rápido con esta.

Dancing queen: Recuerdo que en uno de los simulacros de fiestas que tuvimos mientras éramos muy jóvenes, nos encontramos las tres hermanas bailando esta canción, prometimos en aquel entonces, que en cada boda, la bailaríamos las tres juntas. Esta será la primera vez.

Nothing else matters: No podía terminar esta lista de cinco canciones para una novia sin esta, es una recomendación básica de mi cosecha personal. Aunque he estado clara que no me quiero casar por la iglesia, me parece que esta no puede faltar en una boda. Y, por supuesto, crecí escuchándola.

Felicidades Gabriela, en unos días estaremos escuchando y bailando estas canciones.