Cujo: o cómo Stephen King vacila entre la pesadez y la genialidad

Cujo. VoxBox.

Una vez más, King toma de pretexto al “monstruo” de la historia para darnos un trasfondo de las relaciones humanas, y cuán endebles pueden ser.

Opinión.- Castle Rock es un pueblo tranquilo en Maine, la gente no es asombrosamente inteligente, pero al menos es pacífica. El neoyorkino Vic Trenton ha llegado a la ciudad, después de una larga estadía en su ciudad natal, ahora ha venido a estos parajes para disfrutar un poco más a su familia y un ritmo menos ahogado. Su esposa Donna y su hijo Tadder parecen sobrellevarlo bien… parecen…

Para Donna nada funciona, el ritmo de un pueblo tranquilo no le funciona, y cuando Tadder no está en casa ella se ve aburrida y sin nada que hacer, así que tendrá que buscar algunas actividades extra maritales para pasar el tiempo.

Vic necesita viajar a Boston para un asunto primordial de trabajo, pero el auto de Donna tiene un pequeño problema mecánico. Vic le recomienda que lo lleve con el mecánico del pueblo, Joe Camber propietario de un San Bernardo llamado Cujo de más de cien kilos, pero que es manso y alegre… hasta que un ataque de rabia lo hará una gigantesca máquina de matar.

Según yo esperaba algo ligero de King, que pudiera concluir en dos días, me sentía capaz de devorar el libro entero, pero la verdad fue muy diferente. En lo personal aquellos libros que no se separan por capítulos o algo definido me cuestan más trabajo que los demás, supongo que es una manía lectora que tengo. Y de por sí la narrativa de King es abultada.

Una vez más, King toma de pretexto al “monstruo” de la historia para darnos un trasfondo de las relaciones humanas, y cuán endebles pueden ser. Además se enfoca en lo que las familias tienen que sacrificar para llevar el día a día. El punto fuerte de la historia es que se abordan dos perspectivas diferentes: por un lado, la familia rica y con problemas de comunicación en su matrimonio; y por el otro, la familia pueblerina con carencias económicas y aún más problemas de comunicación. Lo interesante es ver cómo King mezclará ambas.

Sí, la historia es abultada y cansada. Las primeras cuarenta páginas me causaron pesadillas, pero las restantes trescientas me causaron sopor, de hecho todo el inter del libro es para tres estrellas, pero… las ultimas treinta o cuarenta lo salvan del precipicio. Es un final al estilo King.

A mi parecer es un libro fuerte y directo que toca temas difíciles, el cuidado animal, la familia, el matrimonio, la violencia y el adulterio, pero una vez más King nos hace ver los puntos negativos y positivos para que no fallemos nosotros. Por supuesto que me causó un ataque de estrés y de paranoia, creo que no querré ver a un San Bernardo en unos días… meses.

Los comentarios están divididos, a muchas personas no les encantó porque es pesada y no tan fácil de digerir, y a otras sencillamente les fascinó el hecho de que King hiciera un esfuerzo y se metiera a la mente de Cujo antes y después. En mi caso diré que es un buen libro, cansado, pero bueno al final y con una conclusión abrumadora.

Cujo… ¿soy al único al que le recuerda un nombre indio?

 

Título: Cujo

Autor: Stephen King

Editorial: Debolsillo/Proceso

Género: Terror, Suspenso

País donde sucede: Estados Unidos

País de origen del autor: Estados Unidos

Año de publicación: 1981

Páginas: 393

Días para acabarlo: 5

Calificación personal: 4.61/5

 

 

VoxBox.-

Mi segundo viaje al Macondo de “Cien años de soledad”

Cien años de soledad. VoxBox.

A pesar de que Cien años de soledad es considerada como la novela más conocida y mejor llevada del Gabo, me he tardado aproximadamente trece años en poder leerla.

Opinión.- Gabriel García Márquez fue un escritor y periodista colombiano. Premio Nobel de Literatura y héroe literario de muchos. Dentro de su legado se encuentra una extensa lista de libros que van desde crónica, pasando por cuentos y llegando hasta la novela, donde popularmente destaca Cien años de soledad, la obra cumbre del mítico escritor.

Sin embargo, y a pesar de que Cien años de soledad es considerada como la novela más conocida y mejor llevada del Gabo, me he tardado aproximadamente trece años en poder leerla, sorteando cualquier encuentro furtivo con la historia, evitando spoilers e incluso evitando al propio libro. ¡Pero no me malinterpreten!, García Márquez es un referente especial para mí, lo considero uno de mis autores favoritos. No obstante, a los 12 años tuve un acercamiento pasajero con su obra, para ser específica con su máxima obra (o eso dicen).

Debo ser honesta, creo que a los 12 años no tenía la madurez para tomar una historia como Cien años de Soledad y leerla de un tirón. O bueno, ni siquiera para leerla. La leyenda cuenta que no solo dejé el libro apenas lo inicié, sino que además lo perdí. Pero es a raíz de las recomendaciones de amigos y colegas, que este año lo tomé como resolución y el resultado ha sido positivo. ¡Por fin!

Ahora bien, ¿qué es lo más importante sobre esta historia y por qué yo, que me tardé tantísimo en leerla, te la estoy recomendando?

La respuesta es fácil: “Es una historia mágica, pero llena de simplezas”. Los que hemos leído el libro, o incluso aquellos que conocen la trama a grandes rasgos, sabemos que durante su desarrollo García Márquez creó la famosa genealogía de la familia Buendía, a través de la cual llevará al lector a descubrir un mundo mítico que va desde el asentamiento en Macondo, descubriendo cómo transcurren diversas historias, hasta que al final convergen en una sola.

Y es aquí donde entra el personaje más emblemático de la lectura, el pilar de la familia, y quizás el menos reconocido popularmente: Úrsula Iguarán.  Para mí, la matriarca de los Buendía. Sin tratar de hablar más de lo debido sobre esta historia, es mi deber agradecer a Úrsula —sí, agradecerle— por haber resistido tanto, por haber amado tanto, por haber roto sus propios paradigmas y seguir luchando, por ser ella a pesar de tanta oscuridad.

Y es que a pesar de tantos nombres —es una familia grande—, y a pesar de tantas historias, es ella la que capta mi entera atención. Y es esa cotidianidad que le aplica a las cosas lo que me hace incluso recordar a mi abuela materna, a las mujeres que luchan y vencen el tedio de sus propias familias tristes. Porque sí, para mí los Buendía son una familia triste, ya me entenderá el lector cuando los conozca.

En cuanto a la lectura misma, la considero fácil en relación con la sencillez del lenguaje, pero compleja por sus personajes y el desarrollo de cada una de las historias. Es un libro que debe leerse a conciencia, disfrutable, pero no de aquellos que se leen de una sentada, o en un fin de semana aburrido. Considero a Cien años de soledad un libro para alguien que en serio quiera meterse entre sus páginas y encontrarle un sentido a la historia, porque de lo contrario les pasará igual que a mi hace trece años.

A pesar de haber disfrutado mucho las semanas que pasé entre sus páginas, Cien años de soledad, para mí, no logra meterse al top de mejores libros del Gabo. Creo que la razón fundamental es que no sentí empatía por la historia en sí: me duele admitirlo, pero no me la creí. García Márquez fue un exponente maravilloso de la literatura latinoamericana; sin embargo, me vi dentro de historias de personajes planos, o con historias que pudieron ser mejores, pero se les dio un término fatal. No obstante, recomiendo su lectura, ya que considero que gran parte del mundo literario de García Márquez gira en torno a Macondo y a ciertos personajes: por ende, es una lectura necesaria.

Puntuación: 3/5

Autora: Vanessa Ramos. Abogada y lectora asidua.

VoxBox.-

La actriz de “Jessica Jones” presenta su primera novela

La conocemos como Jessica Jones, pero su verdadero nombre es Krysten Ritter y ahora nos sorprende con su nueva faceta de escritora.

Literatura.- La vimos meterse drogas hasta morir en Breaking Bad —nos regaló una de las escenas más conmovedoras de toda la serie— y conquistó nuestros corazones en unos cuantos capítulos. Después, Netflix la convirtió en Jessica Jones y fue entonces que la actriz Krysten Ritter desarrolló una fuerza que le llevaría a convertirse en una de las heroínas más raras del mundo de los superhéores.

Apática, alcohólica, rabiosa, brutal: quizá precisamente por haber tenido que representar papeles de esas características, Ritter sintió que había llegado el momento de construir su propia historia. Y así es precisamente como nació la idea de Bonfire, el debut literario de la actriz cuyo lanzamiento está previsto presentarse para el próximo noviembre.

Según su sinopsis, Bonfire es un thriller psicológico ambientado en el Estados Unidos rural y con una investigación periodística de fondo, que llevará a su protagonista a descubrir el lado más oscuro de su ciudad.

En palabras de Ritter, y como gran fan del suspense psicológico: “Tenía ganas de abordar el reto de escribir mi primer libro”, algo que en cierto modo le resultaría fácil, porque para ella crear un personaje de la nada tiene mucho en común con “estudiar para prepararse un papel”.

¿Podrá conquistarnos en su nueva faceta de escritora? Tendremos que esperar para saberlo, pero desde ya nos morimos de ganas por leerla.

VoxBox.-

Con el tiempo que pasas en redes sociales al año podrías leer 200 libros

Literatura.- A pesar de las supertecnologías que rodean este tiempo, los libros todavía son capaces de almacenar y condensar experiencias de vida que solo son accesibles bajo ese formato, y que solo al leer podemos aprovecharlas. En los libros encontramos una posibilidad de desarrollo que no se encuentra en ningún otro lugar. Desde esa perspectiva, todas las recomendaciones que se hacen para leer más tienen sentido, si bien en muchas ocasiones se olvida hacer explícita dicha ventaja.

Con todo, no menos cierto es que en la forma de vida contemporánea parece que cada vez hay menos tiempo para leer libros. Y no porque no leamos, pues en realidad leemos continuamente (mensajes, artículos web, etc.), sino simplemente porque la lectura de libros requiere de otras prácticas: cierto grado de paciencia, una forma más pausada y paciente de experimentar el tiempo, cierta sensibilidad y otros rasgos que no tenemos del todo cultivados en nuestra época.

Tomando en cuenta esto, recuperamos un sencillo cálculo realizado recientemente en el sitio Quartz, a propósito del tiempo que se dedica en promedio a las redes sociales y si este mismo podría ser empleado en leer.

Como promedio, una persona lee entre 200 y 400 palabras por minuto y, por otro lado, un libro de lo que en el mercado anglosajón se conoce como de “no ficción” (ensayos, estudios, biografías, etc.), tiene aproximadamente 50,000 palabras. A partir de esto se tiene que:

200 libros × 50,000 palabras = 10 millones de palabras

10 millones de palabras / 400 palabras por minuto = 25,000 minutos

25,000 minutos / 60 = 417 horas (un poco más de 17 días al año)

417 horas en un año para leer 200 libros

Ahora bien, como dice Charles Chu, este número parece no decir mucho. Unas 417 horas en un año parece un período corto, nada extraordinario, pero al mismo tiempo un tanto vacío o insignificante.

Por otro lado, el estadounidense promedio pasa 608 horas al año (25 días al año) en redes sociales y 1,642 horas por año (más o menos 68 días) viendo televisión. Esto es 2,250 horas (casi 3 meses) o, dicho de otro modo, aproximadamente el mismo tiempo que se podría emplear en leer más de mil libros.

Aunque puede ser un poco un tanto neurótico, tú puedes hacer tu cálculo personal: haz un cálculo aproximado de cuánto de tu día empleas en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube e incluso WhatsApp.

Recuerda que obras como Crimen y Castigo, los cuentos de Borges, la poesía de Wisława Szymborska o El Banquete no se encuentran en un post de Facebook.

VoxBox.-

Los libros que vas a amar si odias San Valentín

San Valentín es un día cansado para aquellos que no romantizamos la idea del amor. Algunos insisten en que se trata de una celebración inventada para hacernos consumir más.

Literatura.- Febrero. Mes del amor. Mes de los corazones. de los regalos y de las frases más tontas y básicas que se puedan encontrar en Internet.

San Valentín es un día cansado para aquellos que no romantizamos la idea del amor. Algunos insisten en que se trata de una celebración inventada para hacernos consumir más. Tendrán razón o no, pero lo cierto es que muchas personas no odiamos el amor, odiamos la idea tonta que nos han querido enseñar.

Y la literatura está plagada de escritores que también odiaron esas ideas, y que escribieron novelas no con el corazón, sino con el hígado.

Así que sí, febrero será un buen momento para encerrarse en la habitación y degustar de esos libros que nos hacen replantearnos las ideas más intrincadas del amor. Libros que no tienen finales felices y en los que los personajes no terminan amándose sin condición. Libros que nos recordarán que pocas cosas hay mejores que NO estar enamorado.

Las alas de la paloma, Henry James

En el siglo XIX había una multitud de problemas amorosos que hoy nos parecen totalmente innecesarios. Pero estar a punto de morir y que un desalmado te engañe para llevarse su herencia, y después poder casarse con la que realmente ama, no tiene perdón de Dios.

Hablando del asunto, Julian Barnes

El clásico triángulo amoroso. Tú estás felizmente casado y llega un amigo, más guapo, más bohemio y más inteligente que tú, y se enamora de ella. Y lo que es peor, ella también se enamora de él. Cuando estás soltero la única opción es ser ese amigo, que según el libro es también dolorosísimo, pero todos sabemos que no tanto.

El mundo en que vivimos, Anthony Trollope

Eres guapo, amable, listo y estás enamorado. Lo tienes todo para conseguir la mano de la chica que te gusta. A ella también le agradas y piensa que eres una persona fantástica. Pero va y se enamora de tu mejor amigo y no de ti. Conclusión: el amor da problemas, pero los mejores amigos también. Mejor prescindir de ambos.

Cyrano de Bergerac, Edmond Rostand

Otra vez tenemos un amor no correspondido. En este caso, eso sí, ni siquiera eres guapo. Para compensar, el destino te ha dotado de ingenio y talento, que utilizas para mandar fantásticas cartas de amor en nombre de una persona que es más guapa que tú y a la que ella sí corresponde. Eso sí, aquí ninguno acaba bien…

Grandes esperanzas, Charles Dickens

El amor es ilógico, y puede hacer que te encapriches absurda pero profundamente de alguien que en el mejor de los casos no te hace mucho caso, y en el peor se ríe de ti. Mientras tanto, hay otra persona que sí está enamorada de ti, pero es más práctica que tú y sabe cuándo tiene que dejarte ir.

Anna Karenina, León Tolstoi

Si algo nos deja claro Karenina es que los amores no correspondidos dan menos problemas, en especial cuando estás casada y tu amor no es tu marido (y vives en el siglo XIX, claro, ahora probablemente el final fuese más dramático, pero en todo caso, seguro que mucha gente sufriría).

Cumbres borrascosas, Emily Brönte

El amor de Cumbres borrascosas es como deberían serlo todos en teoría: intenso, salvaje, incondicional. Pero eso solo sería bueno si ese amor fuera entre dos personas sanas y equilibradas, y en condiciones que permitieran dar rienda suelta al amor. No es el caso aquí, y no suele serlo en ningún libro. Las pasiones devastadoras son de lo más destructivo.

Tokio Blues, Haruki Murakami

Te pasas años, años y más años deprimido por una historia de amor que ya acabó y que nunca más podrá ser. Pierdes tiempo, energía y vida real lamentándote. Todo alérgico a San Valentín, tendrás claro que para eso más valía no haberse enamorado en su momento.

El túnel, Ernesto Sábato

Enamorarse obsesivamente es terrible: te vuelves una persona horrible, te das a la bebida, y pierdes el rumbo de tu vida. Aunque mil veces peor es que se obsesionen contigo: te persiguen, te hacen chantaje psicológico y hasta te matan. Aunque la desgracia abarca a muchos más personajes. Y todo por algo que al principio podría haber parecido una historia de amor.

Romeo y Julieta, William Shakespeare

Que esta sea considerada la historia de amor por excelencia es un ejemplo de lo malo que tiene que ser el amor (o de lo estúpido que han sido los lectores). Te gusta quien no debe, enfadas a tu familia, provocas una avalancha de muertes y por si fuera poco acabas suicidándote. Una obra maestra del desamor.

VoxBox.-

Murakami: el escritor sobrevalorado llega a los 67 años

Haruki Murakami es un escritor y traductor japonés nacido el 12 de enero de 1949, en Kioto, Japón.

Literatura.- Cuando 1Q84 fue publicado en Japón hace algunos años, los ejemplares casi se agotaron en un día. La librería más grande de Japón, Kinokuniya, vendió más de uno por minuto. Millones de copias salieron en el primer mes. En Francia, se imprimieron 70,000 copias en agosto, pero en el espacio de una semana tuvieron que volver a encender las rotativas. Y en Amazon.com figura entre los 20 más vendidos. De ahí los planes de lanzar la novela a medianoche, tanto en territorio británico como en Estados Unidos, de Nueva York a Seattle. “La última vez que hicimos esto fue para Harry Potter”, señaló Miriam Robinson, de la londinense librería Foyles. “Es difícil encontrar un libro que amerite este tipo de evento”. “Este es el tipo de despliegue que normalmente se utiliza para literatura adolescente”, dijo Paul Bogaards, de Knopf, editor de la novela en Estados Unidos. Es algo sin precedentes en el caso de una obra traducida al inglés.

El libro en cuestión es de autoría de Haruki Murakami, un escritor y traductor japonés nacido el 12 de enero de 1949, en Kioto, Japón.

Pero a pesar de lo apabullante de sus números, de su incalculable fama y del rumor de que será el próximo Nobel de Literatura —rumor que viene desde hace varios años—, no he logrado hacer que la literatura de Murakami me guste.

He intentado infructuosamente leerlo. La última vez lo intenté con Tokio blues (Norwegian Wood): me quedé dormido en las primeras páginas más de 3 veces.

Lo siento, estoy seguro de que a muchos les gusta, pero a mí me parece un escritor sobrevalorado, de los muchos que hay por ahí.

De todas formas, para seguir dando de qué hablar, aquí hay algunas frases extraídas de sus libros que me parecen  dignas de traer a colación, aprovechando el cumpleaños 67 del escritor:

“Las heridas emocionales son el precio que todos tenemos que pagar para ser independientes”.

“Lo que para una persona puede ser una distancia prudencial, para otra puede ser un abismo”.

“Cuando uno se acostumbra a no conseguir nunca lo que desea, ¿sabes qué pasa? Que acaba por no saber incluso lo que quiere”.

“Lo que importa no son las grandes ideas de los otros, sino las pequeñas cosas que se te ocurren a ti”.

“A fin de cuentas, pensar libremente significa también distanciarse del cuerpo. Salir de esa jaula que te limita. Romper las cadenas y simplemente darle alas a la mente”.

“Como vivimos en un mundo tan cómodo, nuestra sensibilidad ha languidecido”.

“Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos”.

VoxBox.-

¿Qué puedes hacer para leer más este año?

Literatura.- Es probable que con el inicio del año hayas decidido comenzar a plantearte nuevos propósitos: comer más sano, hacer ejercicio, conseguir un mejor trabajo y ese tipo de cosas. También hay un propósito que se repite casi cada año en muchísimas personas: comenzar a leer más.

Pero es difícil, lo sabemos. Por eso te traemos estos 10 consejos de Verne que te ayudarán a sobrellevar esa ardua pero gratificante (y beneficiosa) actividad:

leergif

1. No conviertas la lectura en una obligación. Uno lee para divertirse, no porque tenga que leer este libro del que todo el mundo habla. Si un libro aburre, se deja.

2. A veces no te queda otro remedio que leer. Porque tu pareja te ha regalado un libro con toda su ilusión o te lo ha mandado tu profe de literatura sin ninguna ilusión. El consejo es que te lo tomes en pequeñas dosis y, sobre todo, no lo dejes. Nada hay peor que leer por obligación y que encima no te acuerdes de si el protagonista se llama Federico o Doctora Malvad. Altérnalo con otro libro que sí te guste.

3. Ten un programa de lectura. No tienes que respetarlo estrictamente, pero conviene que tengas al menos una serie de prioridades. El programa puede ser un género, un lugar geográfico, un tiempo. Con esto entenderás mejor los temas. También te lo puedes plantear como un reto, como hace Zuckerberg: un libro cada dos semanas.

leeeegif

4. Alterna temas, tipos de libro, longitudes. Tras un libro enjundioso sobre la historia del Khanato de Crimea, algo ligero, como un thriller con mucha violencia y giro inesperado al final de Harlan Coben. Tras Crimen y castigo (y sí, deberías leer Crimen y castigo), algo de Robert Sheckley. Alta cultura, baja cultura, cultura pop, ¿qué más da? Una desengrasa a la otra y mantiene tus ganas de leer vivas y hojeando.

5. Ve a la librería de tu barrio y déjate aconsejar por tu librero. La mayoría es gente muy leída y si apareces por allí con cierta frecuencia conocerá mejor tus gustos que tu expareja, a la que has dejado por no acertar con los mismos.

6. Esto es muy importante. Es el consejo más importante de todos: No dejes que tu pareja que sí comparte los gustos literarios contigo, tu librero con quien has comenzado la relación tras, despechado, dejar a la anterior, se lea los libros antes que tú. No ayuda a una (nueva) pareja ir gritando por la casa, con las manos en los oídos: “¡No espoilers! ¡No espoilers!”.

leeeeergif

7. Explora nuevos temas, autores, periodos. Lee a alguien a quien sabes que solo ha leído el editor y a veces ni eso, porque es un libro autoeditado. Las recomendaciones de las librerías en internet a veces son una buena guía, pero navega por ellas, lee la sinopsis, lee siempre las peores críticas (nunca las mejores) y déjate llevar. Te llevarás muchas sorpresas agradables.

8. Escribe una pequeña reseña de cada libro en tu blog, en Twitter, en Goodreads, en el apartado de reseñas de la librería online donde has comprado el libro, donde sea. ¿Has cogido a veces un libro de la estantería, empezado a leerlo y pensado: “Esto me suena”? Es que te lo has leído ya. Las reseñas te ayudan a reflexionar sobre el libro, sus temas, sus contenidos y sobre todo a recordarlo con más nitidez para que no agarres el mismo libro de nuevo, a quién se le ocurre, con la pila de libros que tienes… Sitios como Goodreads (una división de Amazon) te permiten introducirte en comunidades de lectura y compartir lo que quieres leer, lo que estás leyendo y una breve reseña de lo escrito, o al menos unas simples estrellitas.

9. Busca tu tiempo, ajusta la lectura a tu rutina. Porque tienes rutina. Todos la tenemos. Si tu tiempo de sofá no es suficiente y vas andando a trabajar, siempre puedes escucharlo en audiolibro. Y fíjate que digo el tiempo, no el lugar. Se puede leer de pie en el bus, esperando en la cola de la frutería, entre clase y clase, con la tele puesta, en la playa, en silencio, escuchando música, con té y sin té. Bueno, sin té es complicado, pero sé de gente que lo ha conseguido.

10. Busca libros gratuitos. Seguro que hay una biblioteca a unos pasos de tu casa. Si estás estudiando, la de tu centro. También tienes el proyecto Gutenberg y Archive.org.

VoxBox.-

6 libros terroríficos para vivir el espíritu de Halloween

Literatura.- El espíritu del terror de Halloween ya está entre nosotros. Y aunque no a todos les gusta ese ambiente, a algunos de nosotros nos gusta ver, escuchar y leer toda clase de historias que puedan ponernos los pelos de punta y dejarnos un par de noches de pesadillas.

Y si bien es cierto que puede ser tentador buscar alguna de tus películas más terroríficas, existen también muchas novelas que sin duda te mantendrán sin dormir por algunas noches.

Hay que decir que uno de los autores más citados en estas fechas es Stephen King, y no es por gusto. King es el heredero de grandes maestros del terror como Lovecraft o Poe. Pero quisimos armar esta lista sin recurrir directamente a él:

1. El sustituto, por Brenna Yovanoff

Qué pasaría si tú fueras el tema principal de los rumores en tu barrio, esa sombra que todo el mundo siente, pero que nadie quiere admitir. The Replacement se desarrolla en un pueblo en donde, cada cierto tiempo, un bebé es secuestrado y reemplazado por una especie de doble, el cual se muere poco después del intercambio. Toda la historia es contada desde la perspectiva de uno de los reemplazos, quien misteriosamente ha logrado llegar a la adolescencia.

replacemen

2. Cuernos, por Joe Hill

Esta novela fue escrita por el hijo mayor de Stephen King. Hay que decir que ya se hizo una película de esta novela —interpretada por Daniel Radcliff—, pero te recomendamos más el libro (la película es francamente mala). Esta historia es una prueba de que las criaturas más tenebrosas de la ficción no son los fantasmas o los vampiros, sino que son los personajes que están tan torcidos por el dolor y la rabia que se vuelven irreconocibles.

cuernos

3. La oscura verdad de Mara Dyer, por Michelle Hodkin

Cuando las personas hablan del tipo de superpoderes que les gustaría tener, los más comunes son el poder volar, la invisibilidad y el leer los pensamientos. Mara tiene el poder de su miedo y su rabia, y no es hasta que entra en un cuarto lleno de insectos vivos, dentro de jaulas, y sale de él lleno de insectos muertos, que entiende qué tan poderosa realmente es.

la-oscura-verdad

4. Descansa en paz, por John Ajvide Lindqvist

A los lectores de hoy nunca les falta una nueva novela de zombies, y cualquier historia acerca de una sociedad cayendo bajo el peso de los muertos vivientes comecerebros está destinada a ser aterradora. Lo que hace que Handling the Undead sea particularmente terrorífica es la esperanza de los personajes de que sus seres queridos, transformados en zombies, realmente no les quieren hacer daño.

descansa-en-paz

5. The Coldest Girl in Coldtown, por Holly Black

Los mejores thrillers apuntan a un miedo específico (y realista). The Coldest Girl in Coldtown comienza al término de una típica fiesta. Pero cuando la joven heroína despierta, en lugar de encontrar a un grupo de jóvenes ebrios, se encuentra rodeada de gente muerta. Y solo se pone más escalofriante desde ahí.

Coldest-Girl-in-Coldtown1

6. La maldición de Hill House, por Shirley Jackson

Lo más turbador de este clásico de Shirley Jackson son todas las preguntas sin responder que le quedan al lector. Al final de la mayoría de los thrillers, al menos se sabe qué es lo que debería causarte un miedo irracional. Con esta novela no sabrás si temerle a la casa embrujada en la esquina, o a la misteriosa mujer que vive al lado.

la-maldicion-de-hill

7. Anna vestida de sangre, por Kendare Blake

Cas ha estado matando fantasmas desde que puede manejar el cuchillo cazafantasmas de su fallecido padre. Es una vida solitaria, pero una que ha aceptado por completo, hasta que conoce a Anna, el fantasma asesino de una adolescente muerta que quiere irse y no puede. Anna no quiere matar, pero debe hacerlo, y aterra a Cas no por sus ojos negros, o su vestido manchado de sangre, sino porque lo hace titubear.

anna-vestida-de-sangre

VoxBox.-

10 novelas breves para leer a la hora del almuerzo

Literatura.- Leer demanda tiempo y a nadie le sobra. Cada vez llegan a nosotros más necesidades creadas y actividades impuestas que nos impiden entregarnos a los verdaderos placeres de nuestra vida. Leer es un placer, pero también es un placer demasiado costoso.

Los escritores saben que narrar historias cortas es una de las tareas más difíciles de cumplir. Todo un universo debe caber en apenas algunas decenas de páginas y el tiempo debe detenerse en medio de todas ellas. Para los lectores, las novelas cortas son esos libros que nos permiten robarle un poco de tiempo a la modernidad y ser eternos por al menos unas cuantas horas.

Estas son algunas novelas cortas que pueden ser leídas en una sentada, con un café, un cigarro y tal vez un disco de poca duración. Estas novelas son las que pueden llenarnos de mucho placer en un descuido: durante el trayecto hacia el trabajo, mientras se espera a alguien o simplemente a la hora del almuerzo.

1. Nocturno de Chile

Autor: Roberto Bolaño

Año: 2000

Roberto Bolaño llegó a México por vez primera el mismo año en el que ocurrió la matanza estudiantil en Tlatelolco. Después de un breve regreso a Chile, y a raíz del golpe de Estado de Pinochet, Bolaño regresa a Norteamérica en lo que sería su partida definitiva de su tierra natal. Bolaño añora su país en esta novela, en la que indaga la historia del olvido en voz del cura Sebastián Urrutia Lacroix y, sobre todo, la historia de una ideología olvidada que tanto terror y muerte ha causado en todo el mundo.

2. Hijo de Dios

Autor: Cormac McCarthy

Año: 1973

Lester Ballard es un hombre como cualquiera, otro hijo de Dios, como tú o como yo. Aunque Lester no tiene madre, ni padre, ni esposa, ni hijos y mucho menos amigos. Lester no tiene a nadie. Su vida transcurre como la de un animal, en una casa a punto de caerse, robando gallinas y cazando ardillas. Este tipo de vida al margen conduce a Ballard a desarrollar tendencias hacia el homicidio y la necrofilia, en un intento de McCarthy por investigar los límites más perversos de los hijos de Dios.

3. Jakob von Gunten

Autor: Robert Walser

Año: 1909

La novela más amada de Robert Walser es una historia sobre la servidumbre. El joven Jakob von Gunten proviene de una familia bien establecida, pero desea escapar de su padre. Jakob encuentra en el Instituto Benjamenta el lugar ideal para seguir su propósito, convertirse en un sirviente, una profesión cuyo futuro no es muy prometedor, al menos para los jóvenes ambiciosos. Sin embargo, para Jakob von Gunten servir es la mejor forma de permanecer en silencio y pensar. Quizá por esta razón esta novela fue considerada por tanto tiempo como una novela para escritores.

4. El amante

Autor: Marguerite Duras

Año: 1984

Esta novela otorgó a Marguerite Duras el prestigiado premio Goncourt. Después de un proceso de desintoxicación alcohólica, Duras narra a manera de novela un episodio fundamental de su vida cuando, con tan sólo 15 años de edad, su familia se muda a Indochina y ella conoce a un hombre chino de quien se enamora. El amante es una novela sobre el recuerdo del amor y cómo cambian el horizonte al mismo tiempo que cambia la vida y el mundo.

5. La pasión según G. H.

Autor: Clarice Lispector

Año: 1964

¿Quién es G. H? G. H. es una mujer exitosa, una escultora que convive con las élites económicas e intelectuales de Brasil. Un día, G. H. decide hacer la limpieza y se encuentra con una cucaracha en el cuarto de limpieza. Del susto, G. H. cierra la puerta y hiere al pequeño bicho. Es en ese momento cuando ocurre toda la historia de esta novela. Un momento de epifanía en el que una mujer de mundo se identifica con el sufrimiento de un animal tan insignificante. Todos compartimos la pequeñez de una cucaracha.

6. Crónica de una muerte anunciada

Autor: Gabriel García Márquez

Año: 1981

Una de las novelas más conocidas del premio Nobel de Literatura colombiano indaga en una mezcla de géneros bastante peculiar. García Márquez utiliza la novela policiaca, la novela de costumbres latinoamericana y la novela romántica para construir un relato cuasiperiodístico que, como su nombre lo indica, habla sobre una muerte que ya ha sido anunciada. En realidad, todas las muertes son anunciadas, aunque nunca hablan de la fecha y uno solo se entera minutos antes de morir.

7. La amortajada

Autor: María Luisa Bombal

Año: 1938

Tanto la inteligencia como la belleza son razones suficientes para leer a María Luisa Bombal. Sin embargo, su tercera novela es un relato corto de alcances insospechados. Una mujer fallecida contempla todo lo que ocurre a su alrededor mientras su familia la está velando, al mismo tiempo que recuerda los momentos más bellos de su vida con una sensibilidad surrealista. Lo último que ve la protagonista de esta historia son las estrellas, mientras vuelve a formar parte de la tierra.

8. Matadero 5

Autor: Kurt Vonnegut

Año: 1969

La muerte y la destrucción son los protagonistas de esta novela, que a la vez es hilarante y abrumadora. Esta historia se convirtió en la década de los 70 en un relato antibélico, que desde una perspectiva autobiográfica del propio Vonnegut retrata los horrores de la Segunda Guerra Mundial en un tono satírico. Esta es una de esas novelas que te harán llorar después de matarte de risa.

9. La narración de Arthur Gordon Pym

Autor: Edgar Allan Poe

Año: 1838

La única novela de uno de los padres de la literatura estadounidense. La historia de Arthur Gordon Pym es un relato de aventuras que se mezcla con lo tétrico y grotesco de la pluma de Poe. Lo más importante de esta historia de aventuras en el mar es que todos los sucesos, naufragios y encuentros terminan por provocar una epifanía en el protagonista y que nunca se revela dentro de la historia, lo que permite al lector terminar él mismo la novela a su antojo.

10. El corazón de las tinieblas

Autor: Joseph Conrad

Año: 1899

En una noche que parece sumirse en el fondo del mar, un grupo de marineros cuentan historias para dejar pasar el aburrimiento de las pequeñas corrientes que lleva el río Támesis. Uno de ellos comienza a hablar de uno de sus viajes hacia el interior de la selva africana, en donde las tribus aborígenes aún no permiten que su territorio sea desolado. En este viaje, Conrad pone a prueba la distancia que separa a los hijos de la civilización de la barbarie, y cómo en realidad la formalidad de las sociedades civilizadas es solo un disfraz de la perversión y la codicia humanas.

VoxBox.-

El rey del terror: Stephen King

Literatura.- Stephen King es un referente de la nueva literatura de terror, ya que durante más de 40 años dedicó su vida a una amplia producción que ha llenado de miedo a millones de personas.

Vivo en el pasado y siempre trato de recordar cuándo me he encontrado con la obra de los escritores que me gustan. En este caso, no fue muy agradable. Fue con It, tenía apenas 13 años.

No, no leí la novela: mi primer encuentro con Stephen fue con la adaptación al cine de su novela homónima. No la vi completa, me moría del miedo de solo ver a Pennywise, así que hice lo más sabio que encontré… me fui a mi cama a tratar de dormir.

Screen Shot 2016-09-21 at 10.33.19

Lo he dicho antes, el cine de terror no es mi género favorito. Aun así, en mi adolescencia me aventuré a rastrear los libros de este hombre que hoy llega a los 69 años, todo gracias a que Aníbal, mi profesor de expresión literaria, me puso varios ejemplos de sus novelas adaptadas al cine. Decidí no ver las películas que mencionó y mejor me fui a la biblioteca del colegio a prestar algunos. Me encantaron: su calidad de detalles, la continuidad en sus historias y todas las referencias internas. Me gusta mucho que sus historias están ligadas a pueblos ficticios o eventos de libros pasados. Me recordó mucho a Lovecraft.

De aquella época recuerdo haber leído El resplandor, Carrie, y Misery. Cuando superé el miedo inicial en la lectura, decidí enfrentarme a las adaptaciones cinematográficas. Triunfé.

Siempre me ha llamado la atención lo prolijo que es Stephen King. Ha escrito más de 40 novelas e innumerables relatos cortos, y no solo de terror: hace poco cayó en mis manos la novela 22/11/63, que es un relato de un viajero en el tiempo que trata de evitar un suceso trascendental en la historia de Estados Unidos. Una mezcla de ciencia ficción con novela histórica. Me pareció interesante, aunque no es su mejor trabajo.

Ahora bien, hay que decirlo, en lo personal creo que su mayor virtud es la construcción de grandes personajes. Aunque sus descripciones son muy buenas, a veces se nota el agotamiento en su narrativa; es decir, en cuanto más avanza el libro, se pone un poco lento y hasta predecible, hasta que toma un nuevo respiro y termina sorprendiendo al lector. En otras palabras, a Stephen hay que aprender a apreciarlo, y como a la mayoría de las mentes creativas, no siempre se le comprende desde un inicio.

Si usted quiere estrenarse con este autor le recomiendo leer primero El misterio de Salem’s Lot, luego pasar a conocer a Carrie y coronar con Misery. Recomendación extra: vea las películas después de leer sus libros. Un dato que le puede resultar interesante: Kathy Bates (si, una de las protagonistas de American Horror Story) dio vida a Annie Wilkes, la villana de esta novela. Bates ganó un Óscar por su actuación en esta película.
Screen Shot 2016-09-21 at 11.21.43

VoxBox.-