Así viví la celebración del Niñopa en Xochimilco

Niñopa. VoxBox.

Opinión.- En mis dos años de estar en la CDMX, había escuchado hablar en muchas ocasiones del Niñopa: una imagen del Niño Jesús venerada en el barrio mágico de Xochimilco.

Es considerada una de las imágenes de culto más antiguas de América Latina. El Niñopa no tiene un templo, sino que se encuentra bajo la custodia rotativa de las familias de los barrios de Xochimilco, que fungen como sus mayordomos. Este ciclo comenzó apenas en el siglo XIX. Por la magnitud de sus festividades, el Niñopa es el centro de la vida religiosa de los barrios históricos de Xochimilco.

El origen de su nombre, según la etimología popular, debe entenderse como Niño del Pueblo, donde el “pa” es el apoco de la palabra pueblo.

Los evangelizadores españoles utilizaron la imagen del niñopa para representar las Posadas y la Nochebuena, para que de este modo la comunidad comprendiera cómo fue la Natividad de Jesús, y posteriormente su vida y obra. Luego de un tiempo, su custodia pasó a manos de los caciques de Xochimilco y los posteriores encomenderos españoles.

Un breve recorrido por la casa de Frida Kahlo

El 2 de febrero me dirigí temprano al barrio de Tacubaya, donde hacen una celebración a la Virgen de Candelaria, ya que es su día. Luego un amigo me invitó a ir a Xochimilco, y para sorpresa de ambos, ese día era el cambio de mayordomía del Niñopa. Fue así como pude disfrutar por un momento de esta celebración. La ceremonia iba acompañada de “chinelos”, que son unos danzantes de Tlayacapan, Morelos, los cuales tienen su origen etimológico en el idioma náhuatl, y significa algo así como “el que mueve bien los pies y la cadera”.

Cada año permiten fotografiar al Niñopa, sin flash, y venerarlo mediante besos o tocar su vestimenta, ya que se trata de la figura que data de 1575, y es restaurada para su preservación.

La celebración del Niñopa

La celebración comienza con una misa al mediodía, en la parroquia de San Bernardino de Siena, en la que un nuevo residente se convierte en mayordomo.

Ser “mayordomo” consiste en darle entrada a todo aquel que quiera visitar al Niñopa, y ofrecerle una comidita (lo que significa ser el anfitrión de más de mil personas en los 365 días que dura el honor, pero también una retribución de paz, armonía, felicidad y abundancia para su familia).

En el lugar de residencia de los próximos 365 días, el santo debe de disponer de espacio para recibir flores, juguetes, pompones, etc.

Fue una tradición que me dio mucho gusto conocer. Por supuesto, pude ver la imagen del Niñopa: mide 51 centímetros de largo y pesa 598 gramos sin vestir, con ojos de vidrio y pestañas naturales, tiene el brazo derecho en alto, como bendiciendo, el izquierdo con la palma de la mano extendida en actitud dadora, y las piernas están ligeramente flexionadas.

Gracias a una muestra milimétrica extraída de un orificio que la imagen tiene desde su origen en la parte trasera, se sabe que fue hecha de madera de colorín (tzompantli), árbol de la familia de las leguminosas que se encuentra en el Distrito Federal y en los estados de México, Michoacán, Guerrero, Morelos, Puebla y Veracruz.

Así que después de pasar tan agradable Día de la Candelaria (me recordé de una imagen muy venerada, de plata, en el pueblo de Chiantla en Guatemala, muy cerca de la frontera con Chiapas) pude disfrutar de una nueva tradición de la cual me siento orgulloso de haber vivido.

VoxBox.-

Un breve recorrido por la casa de Frida Kahlo

Frida Kahlo. VoxBox.

El Museo Frida Kahlo está ubicado en la calle de Londres 247, en uno de los barrios más antiguos y bellos de la Ciudad de México, el centro de Coyoacán.

Viajes.- La llamada Casa Azul Museo Frida Kahlo es el lugar donde los objetos personales develan el universo íntimo de la artista latinoamericana más reconocida a nivel mundial.

También conocido como la Casa Azul, es de los sitios turísticos y culturales más representativos de la zona. El inmueble perteneció a la familia Kahlo desde 1904, y cuatro años después de la muerte de la pintora, en 1958, fue convertida en museo.

En esta casona se encuentran algunas de las obras importantes de la artista: Viva la vida (1954), Frida y la cesárea (1931), Retrato de mi padre Wilhem Kahlo (1952), entre otras

Este es un pequeño recorrido fotográfico por esta famosa casa, pero no solo por los grandes espacios, sino además por los pequeños detalles, esos mismos que alguna vez habitaron Diego Rivera y Frida Kahlo.

Si quieres ver más de las #FotoMochilera puedes revisar el Instagram de JonMochilero:

VoxBox.-

Así se vivió el #Pride2017 en la CDMX

#Pride2017 en la CDMX. VoxBox.

Viajes.- Marcas comerciales, partidos políticos y miles de personas se reunieron y desfilaron el sábado, para celebrar el desfile del #Pride2017 en la CDMX.

Todos mostraron su apoyo con la comunidad.

Aquí, algunas imágenes de lo que se vivió.

Recuerda que puedes seguirme en mi cuenta en Instagram @JonMochilero.

#lovewins🌈 Tirando imperio pride

Una publicación compartida de jonmochilero (@jonmochilero) el

VoxBox.-

El señor de los clones fotográficos

Manwe clones. VoxBox.

En todos estos meses he conocido nuevos usuarios de Instagram, y he podido apreciar sus trabajos fotográficos y, en algunas ocasiones, he podido salir a tomar fotografías y aprender de ellos.

Opinión.- A mi llegada a México, hace poco más de un año, estaba por realizarse el meet nacional de Instagram en la CDMX, en los Viveros de Coyoacán. Me invitaron a ir dos iggers —de los cuales ya hablé antes en una publicación—, pero no pude ir.

En todos estos meses he conocido nuevos usuarios de Instagram, y he podido apreciar sus trabajos fotográficos y, en algunas ocasiones, he podido salir a tomar fotografías y aprender de ellos. En alguna ocasión me han permitido aparecer en sus galerías y me he sentido muy honrado por ello.

Me detendré a hablar en esta ocasión de Ángel Castillo, cuyo usuario de Instagram es @yosoymanwe. En agosto de 2015 pasó a ser un usuario sugerido. Para esos días, su galería contaba con fotografías de fachadas de edificios o cualquier tipo de arquitectura, siempre acompañadas de todo el cableado que una gran urbe como la CDMX —o cualquier otra— pueda tener.

En noviembre de 2016 @instagrames (la cuenta de Instagram para los países de habla hispana) publicó una fotografía de Ángel Castillo, en cuyas galerías se puede conocer más de los orígenes de las fotografías con clones.

 

(Le pregunte ese día del origen de su nickname, “Manwe”, y me comentó que es uno de los personajes creados por Tolkien para El Silmarillión).

En estos últimos meses, Manwe ha ido evolucionando su trabajo, ya que ha hecho que los clones fotográficos interactúen entre ellos en situaciones un poco usuales: que se carguen entre ellos mismos, se ayuden a levantarse para tomar impulso y dar una vuelta en el aire, etc. Todo esto a medida de ir experimentando hasta dónde puede llegar su creatividad.

Puedo decir que colaborar con él ha sido una experiencia gratificante. Le he tomado fotografías que posteriormente ha editado y publicado en su galería. Más honrado me he sentido cuando he posado para su lente y he sido yo quien ha aparecido en una de sus fotos en su galería.

En una plática, mientras bebíamos café, me comentó que tarda entre dos y cinco horas aproximadamente en la edición y todo depende de la complejidad de la interacción de los clones. Le pregunté que si antes de tomar una fotografía se imaginaba la escena o si todo iba surgiendo en al momento de tomarla, y me contestó que depende de la situación, que en algunos casos sí lleva la escena ya planeada.

Al final, puedo decir que de lo mejor de esto ha sido aprender, ver y compartir el trabajo con uno de los grandes iggers mexicanos. Ver dirigir las escenas de las pequeñas historias que cuenta en cada una de sus fotografías (la pueden ver aquí: @yosoymanwe)

Alguna vez le pregunté: “¿Qué sientes cuando ves un trabajo terminado?”. A lo que me respondió que, si le gusta como ha quedado, sabe que esta lista para ser publicada en su galería.

🔹🔷🍃🌾🌵🌾🍃🔷🔹 • In cuix oc no ihuiyan, canon ye yuhcan. ¿Cuix oc no ihuiyan canon ximohuayan? Ma tihuiyacan… yece ye nican, in cuicanahuatilo, tlalticpac. Ehuaya xi mocuiltonocan, xi moquimilocan a in tocnihuan. • ¿Acaso ahora con calma, así ha de ser allá? ¿Acaso también hay calma, allá donde están los sin cuerpo? Vayamos… pero aquí, rige la ley de las flores, pero aquí, rige la ley del canto, aquí en la Tierra. ¡Sed felices, ataviaos oh amigos! • “En el mundo rigen las Artes.” NEZAHUALCÓYOTL —El guerrero, el ingeniero, el poeta—. • Náhuatl \ Español. • Zona arqueológica de Tetzcotzinco. Se le conoce como “Los baños de Nezahualcóyotl”, porque así nombró a una de sus pinturas del lugar, el paisajista José María Velasco. Sin embargo, este cerro, lleno de acueductos, fuentes y pilas, era el espléndido Jardín Botánico de Nezahualcóyotl. • Texcoco, Estado de México.

Una publicación compartida de YoSoyÁngel (@yosoymanwe) el

De paso, yo no soy un gran fotógrafo ni el mejor igger, pero pasen a mi galería @JonMochilero y regálenme aunque sea un insulto.

Gracias por la fotografía Ángel Castillo conocido en el bajo mundo cómo @yosoymanwe. Casi que voy a estar sentado así en el Trono de Hierro.

Una publicación compartida de jonmochilero (@jonmochilero) el

Manwe también es un gran ilustrador. En su galería también hay fotografías donde ha puesto sus ilustraciones de fondo, a modo de que parezcan grafitis en las paredes, y en otras ha hecho que grafitis reales interactúen con las personas que aparecen en la fotografía.

VoxBox.-

Las efímeras procesiones de la Antigua Guatemala

Antigua Guatemala. VoxBox.

Fue precisamente en ese año, 2008, que dejé una nota en el carro en que viajábamos para escaparme e irme a Antigua Guatemala, no porque fuese Semana Santa, sino porque quería conocer.

Opinión.- La Semana Santa recién acaba de pasar y este año me sentí triste: en parte porque no la viví como la había estado viviendo desde 2008, en el que cada Domingo de Ramos significaba un viaje familiar a Esquipulas.

Fue precisamente en ese año, 2008, que dejé una nota en el carro en que viajábamos para escaparme e irme a Antigua Guatemala, no porque fuese Semana Santa, sino porque quería conocer. Para mi sorpresa, me encontré con la Procesión de la Reseña, que sale del templo de La Merced tipo once de la mañana y entra casi a la medianoche, un recorrido de un aproximado de doce horas.

El delicado rostro de Jesús con la cruz y el colosal cortejo procesional hicieron que el siguiente año decidiera regresar, pero no solo a ver y a tomar fotografías, sino que también a participar de sus tradiciones. Y así lo hice. Tras varios días en Antigua Guatemala, regresé a El Salvador a pasar los días mayores de esa semana en mi pueblo, y a seguir suspirando por no haberme podido quedar más tiempo en La Antigua.

Se llegó la Semana Santa de 2009 y llegué a Guatemala desde el Viernes de Dolores. El sábado pude disfrutar de la procesión de la iglesia de La Recolección, que también hace un recorrido bastante largo: con un cortejo kilométrico y decorados de andas, tanto de Jesús como de María, que recrean algún pasaje bíblico.

Ya era Domingo de Ramos y partí muy temprano a la Antigua Guatemala a esperar el sonido de la granadera (marcha procesional guatemalteca con la que inician todas las procesiones), que suena cuando el anda está saliendo por la entrada principal del templo. En ese momento todos los miembros cargadores que cargarán el anda de Jesús y las mujeres que cargarán el anda de la Virgen María se arrodillan. Así comienzan los recorridos por las empedradas calles de la Antigua Guatemala. Las calles, a su vez, están decoradas con alfombras e impregnadas del humo del incienso, que en ocasiones es aromatizado con mirra.

Aclarando, como lo he dicho antes, que no me considero católico ni religioso, pero me gusta el folklore que esta religión ofrece. Y si puedo participar de ella y vivir la experiencia, para mí, es algo aún más sublime.

Me estuve en La Antigua durante toda la semana y así pude disfrutar de todas estas tradiciones y aprender más de ellas, pues cada hermandad tiene un traje de cucurucho (los que cargan del anda) diferente. Y aunque en los recorridos casi todas llevan las mismas marchas, en las entradas y salidas cada una tiene su marcha propia.

Lo interesante de estas tradiciones es que son inculcadas a las personas desde niños: es común ver a hombres y mujeres llevando el anda en hombros y en brazos a sus hijos o a su lado tomados de la mano. A ellos se les llama aspirantes. Estos aspirantes ya llevan el uniforme de su hermandad y el turno en hombros, porque sí tengo que contarles que para poder cargar no solo se necesita el uniforme de cucurucho, sino que también hay que comprar el turno que indica en dónde tocará cargar y qué número de brazo del anda será el que le corresponde a cada quién.

Las procesiones son por lo menos una al día, hasta que llega el Jueves Santo, donde se pueden apreciar las de Jesús Nazareno de la Hujildad, que sale de la aldea de San Cristóbal el Bajo a eso de las once de la mañana y entra casi a la medianoche; la procesión del Templo de San Francisco El Alto, que le corresponde a la imagen de Jesús Nazareno del Perdón, con un recorrido de casi doce horas.

Así es como cada Jueves Santo la Antigua Guatemala se inunda de turistas y feligreses para poder apreciar estas obras de arte en movimiento que son tan efímeras, porque cada año cambian el decorado de las andas y el vestuario a las imágenes: eso las hace todavía más memorables.

El Jueves Santo, entre otras actividades, hay que ir a visitar los Siete Sagrarios, y de paso ver la proclama donde declaran culpable a Jesús. Se dice que esa es la noche que Antigua Guatemala no duerme, ya que hay que estar a las  tres de la mañana a las afueras del templo de La Merced esperando que a las cuatro suene la “granadera” anunciando la salida de Jesús, acompañado de la imagen de la Virgen Dolorosa en el recorrido de su viacrucis. En muchas casa se pueden apreciar cortinas en color purpura. Esta procesión entra a las dos de la tarde, que es cuando la ciudad se vuelve de luto para dar paso a las tres procesiones: la del Santo Entierro o Señor Sepultado de las Iglesias de San Felipe de Jesús, que es la más larga, porque sale a las 2 de la tarde y entra a las 6 de la mañana del siguiente día con 100 cargadores; la procesión de San José Catedral, que es la más corta y en la que solamente en 2016 he podido cargar con turno de salida; y, finalmente, a las cuatro de la tarde sale la de la Escuela de Cristo, y en este lugar he podido cargar desde 2009 hasta 2016 y tuve el honor de los últimos tres años tener turno de entrada.

Sobre mis experiencias cargando, debo de decir que cada año ha sido única y he tenido experiencias muy personales. Pero el primer año que estuve, que fue en 2010, no pude contener las lágrimas de emoción al entrar con la imagen en hombros y escuchar el tema oficial de la hermandad, que es Cruz Pesada, y luego ir a ver pasar por las calles coloniales la imagen de Jesús Sepultado de San Felipe de Jesús a eso de las cinco de la mañana, para luego dormir y salir a otro destino.

Puedes encontrar más imágenes en mi Instagram: Jon Mochilero

VoxBox.-

De corazones mochileros y pies descalzos

Corazón de mochilero. VoxBox.

Me fui un día a dar un recorrido por la ciudad de Taxco de Alarcón, ubicado al norte del estado de Guerrero, en México.

Opinión.- Me fui un día a dar un recorrido por la ciudad de Taxco de Alarcón, un pueblo que tiene la categoría de “Pueblo Mágico,” ubicado al norte del estado de Guerrero y a unas dos horas aproximadamente desde la Terminal del Sur en la CDMX.

Raras veces viajo acompañado y esta vez me permití ir a conocer una ciudad por alguien que ya la conocía antes, alguien que sería mi guía turístico, así que acepté ir.

Salimos alrededor de la una de la tarde de la CDMX, para llegar allá alrededor de las dos y registrarnos en nuestro hotel (sí, me tocó hotel y no uno de los hostales con dormitorios compartidos que me gustan… pero bueno).

Comenzamos a recorrer la ciudad. El primer punto que visitamos fue la imponente iglesia de Santa Prisca. Esta iglesia data de 1750 y al verla, desde la pequeña terraza del balcón de mi habitación en el hotel, no dejé de sentirme en un escenario de Juego de Tronos —para ser más preciso: en la escena donde Cersei hace destruir el septo—, y cuando caminaba por aquellas calles y callejones, con escaleras para arriba y para abajo, no dejé de imaginarme a más de alguna persona haciendo la caminata de la vergüenza, y yo sonando detrás de ellos la campana y gritando: “¡Vergüenza!”.

Pero volviendo al tema, Taxco es un lugar donde se puede encontrar mucho trabajo de orfebrería en plata —ya que el lugar cuenta con minas de dicho metal—; de hecho, la corona española durante sus siglos de reinado hizo un gran negocio allí.

Entre los muchos atractivos que tiene la ciudad está el subir al cerro que tiene la escultura de Cristo y apreciar la belleza del lugar, ya que todas sus casas están pintadas en blanco y con techos de teja roja. Y en medio de ese paisaje, sobresale Santa Prisca, con sus imponentes campanarios en cantera, con estilo churrigueresco.

Uno de los grandes personajes de Taxco es Juan Ruiz de Alarcón, quien fue un dramaturgo de las letras novohispanas. Si algo me han afamado de este lugar son las celebraciones de Semana Santa, que dicen que son preciosas.

En fin, viajar a Taxco representa una experiencia que te hace viajar en el tiempo. Cuando caminas en aquellas calles angostas, entre las paredes blancas de todas las construcciones de la ciudad, y los callejones con escaleras que suben y bajan por mágicos rincones.

En fin, viajar a Taxco es un viaje mágico, y si es acompañado es aún mejor, porque pueden disfrutar de una cena en alguno de los restaurantes con balcones que hay cerca de la plaza central o beber un café, disfrutar de una comida corrida en una de las fondas de la ciudad y caminar por aquellas calles donde puedes descubrir pequeñas iglesias, como la de San Miguel, que a simple vista me pareció un escenario de algún western. San Miguel es el lugar ideal para tener una buena conversación con alguien.

Recomiendo visitar Taxco. Con la mejor compañía, el viaje será más memorable.

Dedicado a A. Castillo.

Gracias por llevarme a Taxco.

VoxBox.-

Disfrutar de la gastronomía: otro de los placeres de mochilear

Mochilero. VoxBox.

Uno de los placeres que da viajar no solo es conocer lugares interesantes, sino también disfrutar de la gastronomía de cada país.

Opinión.- Recuerdo en mi primer viaje a Perú, probé la carne de alpaca y me pareció una exquisitez, al igual que la quinua como guarnición de algunos platillos. Pero lo que sí me costó atreverme a probar fue el cuyo o cuy porque vi que era una ratota gigante, aún así decidí probarlo y lo disfruté mucho, realmente sabe muy rico.

Sí disfruté de algo esa vez fueron, aparte de los tragos de pisco sour, las pizzas artesanales hechas en hornos de barro que comí en Cusco. Agradezco a Victor Esqueiros que me invitara a probarlas. (Si no lo recuerdan, Victor fue una de las personas que me ayudo en Perú cuando perdí mis documentos y dinero).

Si de delicias gastronómicas hablamos —y tocando el tema de las pizzas en Manhattan— me pude dar el lujo de comer hot dog en la calle, comer pizza en Little Italy y comida china en Chinatown, y si es cierto que estas cosas no son descubrimientos culinarios para nadie, pero son una experiencia comerlos en La Gran Manzana.

Volviendo a los descubrimientos gastronómicos, si hubo un país que me encanto fue Guatemala. Primero, en uno de mis tantos viajes alguien me invitó a pasar un treinta y uno de octubre a su casa porque tenía una cena donde servirían el fiambre; al final, a pesar de que estaba como a seis hora de distancia, acepté en ir y fue la mejor opción, desde ese 2009 fui varias veces un 31 de octubre y primero de noviembre a comer fiambre porque es la comida típica de esos días que es una ensalada.

Un poco mediterránea con carnes frías las cuales tienen una forma especial de prepararlas al igual que todas la verduras que se le puedan poner y que al final es un verdadero orgasmo al paladar al igual que otras delicias gastronómicas que se encuentran en La Antigua Guatemala como la piloyada antigüeña que son unos frijoles que les llaman piloyes y los preparan con carne de cerdo.

Guatemala tiene otras delicias culinarias por todo su territorio como el jocón, el pepián y el kak ik, este último originario de Cobán.

Mochilero en gastronomía.
Mochilero en gastronomía.

No se queda atrás la comida nicaragüense que es deliciosa porque tiene su toque caribeño pero en especial los quesillos de Granada; o la gran variedad de quesos que se pueden encontrar en Chinandega; o el fresco de grama y el de arroz que probé en León; o delicias como el vigoron o los nacatamales.

Algo que me llamó la atención fueron las “güirilas” y me decidí a probarlas cuando iba camino a El Rama y para mi sorpresa tras unas cuatro o cinco horas en autobús en un pueblo, que no recuerdo como se llama, las probé y eran las que en El Salvador llamamos rigüas y por supuesto que las disfrute.

Si de mi país hablamos no hay exquisitez más rica que las pupusas en especial cuando estas llevan loroco y son de masa de arroz pero en general, todas son ricas. La cuajada es algo que siempre me gusto, que también es llamada como mamiya, kallatua o gaztambera en algunos países.

Mochilear.
Mochilear.

De mi actual país, México, lo primero que me gusto y fue en un viaje a una parte de Yucatán en el 2010 fue la cochinita pibil y quede enamorado de ella y ahora que vivo acá hasta tamales he encontrado (me quedo con los oaxaqueños que son envueltos en hojas de plátano al igual que los salvadoreños) y del resto de comida mexicana mejor ni digo, porque hay variedad de tacos y muchas otras delicias para probar como el caldo, el pozole, las variedades de enchiladas, las tortas de tamal y de su pan dulce ni se diga.

Aunque extraño mucho de El Salvador como las quesadillas y semitas horneadas, en especial las de oriente, las de acá, que son alimentos salados también son una delicia pero como estoy hablando del pan dulce, tengo que decir que me quedo con toda la variedad que hay acá en México, aunque extrañé todo el que se hace en mi país.

Y las gorditas aunque parezcan no son iguales a las pupusas; parecidas tal vez, pero iguales jamás.

VoxBox.-

Consejos prácticos para comenzar a mochilear

Mochilear. VoxBox.

Mochilear no es solo de salir y viajar: también hay consejos útiles que se pueden tomar en cuenta. ¿Quieres conocer algunos consejos para ser un mejor mochilero?

Opinión.- Muchas veces me han preguntado qué se necesita para viajar y mochilear. Lo primero que les puedo decir es: valor, pues a muchas personas les da miedo viajar solas. Pero lo que más suele asustarlos es, sobre todo, el tener que viajar con recursos limitados y sin comodidades.

En un post anterior ya me habían preguntado: ¿Cómo puedo mochilear?

Como primera recomendación les diría que comience en su propio país, y de fines de semana, para ir tomando un poco de experiencia. Luego, si desean salir de su país y de su zona de confort, hay que informarse primero del país al que se va a visitar, sobre los documentos migratorios que estos piden y, en algunos casos, algunos requisitos de salud como la vacuna de la fiebre amarilla. Es importante también saber en cuánto está la divisa de la moneda de tu país con respecto a la del sitio o los países a visitar. Con base en eso se hace un presupuesto diario, tomando en cuenta la duración que va a tener tu viaje.

Si es un viaje de tiempo indefinido, se vuelve necesario pensar en algunas formas de generar ingresos durante el viaje; por ejemplo, hacer malabares en las calles, llevar artesanías de tu país —o elaborarlas tú mismo— para vender. La verdad es que es muy divertido hacerlo. También pueden cambiar trabajo por alojamiento y alimentación. Te recomiendo el sitio http://www.workaway.com/ donde se pueden registrar y conseguir albergues u hostales que brinden esos beneficios. También se puede viajar y conseguir trabajo en algún bar o cualquier negocio que te permita trabajar un par de días a la semana. En tus ratos libres ve a conocer un poco del lugar en donde estás.

En cuanto a conseguir alojamiento gratis, también puede hacerse por medio de grupos de mochileros en Facebook, o usar páginas como Couchsurfing. Yo sigo prefiriendo llegar a un hostal y compartir dormitorio con hasta nueve personas diferentes y hacer buenos amigos, con quienes se pasa un día o varios, y recorrer algunos lugares juntos, para después despedirnos y quizás reencontrarnos en el mismo viaje, en viajes futuros, o ser anfitriones o invitados en nuestras casas, para conocer nuestros respectivos países y ciudades. Eso es algo que me encanta y lo he hecho en varias ocasiones.

En cuanto al transporte, siempre lo hago en el transporte público y si se puede me encanta pedir aventón. En El Salvador me iba de aventón entre San Martín y San Miguel. Lo hice así una vez también al cruzar Honduras y luego otra vez desde la frontera de Nicaragua con Costa Rica, hasta la capital, San José. Como ayuda extra no está mal llevar un pequeño cartel donde pides que te lleven a tu destino, y ya con eso te ahorras un poco de dinero. La ventaja del transporte público es que te das la oportunidad de ir viendo el paisaje y aprovechas para comprar antojos típicos que se suben a vender en las paradas de buses —así conoces un poco más de la gastronomía local—, o descubrir cosas interesantes como que a las riguas de El Salvador en Nicaragua les llaman güirilas. Eso me pasó cuando hice un largo viaje de ocho horas entre Managua y El Rama, en mi búsqueda de las Islas de Maíz. 

En cuanto al equipaje, es bueno tener siempre una mochila con soporte metálico. Yo recomiendo siempre una de noventa kilos. Algunos podrían pensar que es una mochila muy grande, pero a veces es mejor, porque te sobra mucho espacio dentro de ellas, y aunque no la llenes con tu ropa o cosas básicas como las de aseo personal, te da la posibilidad de llevar tu bolsa de dormir, tienda de campaña y hasta un trípode para tus fotos, por si acaso eres de los que lo usan.

El vestuario es importante. Hay que ser selectivos en lo que se va a llevar, porque al final el exceso de ropa genera peso innecesario. Con un par de pantalones, un short, dos camisetas, una camisa formal, un buen suéter y ropa de playa —si es el acaso—, y unos tres cambios de ropa interior, son suficientes. Así puedes lavarla, si el lugar donde te hospedas te lo permite, o llevarla a la lavandería unas dos veces por semana. A menos, claro, que te guste andar un poco apestoso… Como siempre lo he dicho: “Un mochilero lava su ropa hasta que le huele mal”. Pero yo no huelo mal, porque siempre la llevo a lavar y me baño.

El calzado también es importante. Es bueno que sean unos zapatos para todo terreno y cómodos a la vez, por si toca dar grandes caminadas o escalar un volcán. Un par de sandalias, por si vas a la playa o eres de los que no le gusta andar descalzo dentro del hostal.

Sobre el aseo personal, siempre llevar champú, desodorante, cepillo y pasta de dientes, jabón de baño, jabón para ropa, alcohol en gel y pastillas para alergias y dolores de cabeza, y si padeces una enfermedad llevar los medicamentos que requieren tu cuidado, y por último papel higiénico, porque nunca sabes dónde lo vas a necesitar, y condones, obviamente.

Y por último, recalco que es importante hacer un presupuesto diario y así manejar mejor tus gastos. Si de este presupuesto te sobra dinero, ahórralo y luego prolonga unos días más tu viaje. Cómprate algún suvenir o date el gusto de ir a comer a un buen restaurante. Lleva una mochila pequeña extra, aunque te toque cargarla en el pecho, para que ahí lleves tus cosas de valor. Lleva un par de candados, para que dejes bajo llave tus cosas en los hostales. Siempre tienen lockers para los huéspedes.

Nos vemos en el próximo post, que será sobre las delicias gastronómicas que se conocen al viajar.

VoxBox.-

 

Haciendo amigos y aprendiendo de los buenos fotógrafos en Flickr e Instagram

Estilo de vida.- El uso de redes sociales me ha hecho conocer a muchas personas, con las que ahora puedo contar como amigos. Desde que estaba en El Salvador hice grandes amistades en las reuniones tuiteras de antaño y la pasé muy bien en las Tweet Party que algunas personas, marcas o periódicos patrocinaban para reencontrarnos con viejos tuiteros conocidos —o con algunos otros simplemente era forjar más la amistad que había comenzado en un par de tweets—.

Cuando comencé con el mundo de la fotografía pude conocer y aprender de grandes fotógrafos a través de sus cuentas de Flickr y luego en las foteadas que se organizaron y los photowalks. Flickr fue una gran escuela para mí, porque pude aprender de fotógrafos salvadoreños como Miguel Servellón y Miguel Rivas, y de fotógrafos guatemaltecos como Nelo Mijangos e Iván Castro Peña, a quienes ahora sigo también en Instagram.

Gracias a Flickr pude conocer al flikero salvadoreño René Aguiluz, quien hora vive en San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas, en México, y con quien tengo ahora muy buena amistad, la cual comenzó en El Salvador y ahora se ha hecho más fuerte acá. Con él me hospedé unos días en su departamento al pasar por su ciudad actual y tuvimos la oportunidad de salir a tomar fotos. Nos hemos reencontrado cuando ha venido a la CDMX y les recomiendo ver su galería de Instagram: @raguiluz.

 

Si de Instagram hablamos, he podido conocer y también aprender de muchos iggers salvadoreños y extranjeros. A mi llegada a México pude conocer a Aldair Fernández de Lara, cuyo usuario de Instagram es @Caos_dla y quien me dio un tour por Tlaxcala y ciudades aledañas como Ocotlán, cuando fui de visita por sus tierras.

|| Ayer que llegue a Cuautla ||

Una foto publicada por Aldair Fernández de Lara (@caos_dla) el

Otro iggers es el poblano @Danoaguiza, con quien estoy en deuda porque siempre me invito a ir a Puebla, pero nunca pude y ahora vive en Zamora, en el estado de Michoacán, y creo que allí está el pretexto para conocerlo no solo a él, sino también a su nueva ciudad y hacer buenas fotos.

No quería pasar en la CDMX el fin de año, así que estuve pensando en ir a conocer algún lugar cercano, ya fuera montaña o playa. En un primer momento pensé en ir al estado de Veracruz. Para ello le pedí asesoría a otro IG —que no conozco, pero se los recomiendo porque tiene buenas fotografías de la gastronomía—, @Arodiorea_mx, con quien estoy en deuda de ir a darme una vuelta por su querida Xalapa.

Al final mi decisión fue ir al estado de Querétaro, ya que @Miguelcanseco se ofreció en hospedarme en su casa y así fue. El primer día me llevó por un recorrido a La Peña de Bernal, el cual me pareció bellamente mágico. El día 31 de diciembre se unieron al road trip otros dos iggers que viven en CDMX: @Luisalbercas, conocido por su HT #ElChicoConSombrero —y por sus características fotografías de su típico zarape, con el que anda recorriendo los pueblos mexicanos—, y @Adrianc1to. Con estos tres iggers pasé las fiestas de Fin de Año y nos fuimos a dar una vuelta por San Miguel de Allende, que cuenta con una arquitectura barroca mexicana, gracias a la cual la UNESCO la declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad. Es un deleite para el ojo fotográfico, ya sea con cámara de cualquier tipo o con celular. Es un lugar perfecto para hacer fotografías. No dejaré de mencionar que caminar por sus calles en más de algún momento me hicieron suspirar de nostalgia al recordar a mi amada Antigua Guatemala.


En fin, a través de las redes sociales en especial de Twitter —y en los últimos años por Intagram— he podido conocer a muchas personas, de las cuales he aprendido mucho, no solo por los recorridos y explicaciones arquitectónicas e históricas que han hecho algunos como Aldair Fernandez de Lara  (@caos_dla), sino por los recorridos de Querétaro, San Miguel de Allende y La Peña de Bernal, con Miguel Canseco (@miguelcanseco) y Luis Alberto Castañeda (@Luisalbercas) y Ángel Adrián Rivera (@adrianc1to), con quienes despedí 2016 y recibí 2017, unidos por la pasión de tomar fotografías, cada quién con su propio estilo y a quienes agradezco también la compañía en esas fechas en que a veces queremos pasar con nuestras familias. Los amigos se convierten en una cuando estamos lejos.

Iniciamos 2017 en los viñedos de Quéretaro, en La Redonda para ser específicos, donde disfrutamos de un buen vino, brindando por los mejores deseos de 2017 y porque no falte la buena luz (ni los filtros) en nuestras fotografías, porque el mundo de la fotografía y las redes como Flickr e Instagran me lleven a conocer a personas que aman este bello arte y a lugares fotogénicos, y para hacer nuevos amigos.

No olviden ver sus galerías y visitar la mía en Instagram @JonMochilero y mi flickr https://www.flickr.com/photos/jmilla/

#BarquitosPorAquí #BarquitoPorAquí #BarquitoMochilero  Catedral de San Miguel.

Una foto publicada por jonmochilero (@jonmochilero) el

VoxBox.-

Vivir la fiesta guadalupana

Viajes.- Vivir la fiesta guadalupana es una gran experiencia, pero voy a comenzar admitiendo que soy un blasfemo y que nunca he podido dejar de hacer chistes ante las celebraciones de cualquier religión. Hacer una que otra publicación sacrílega en algunas de mis redes sociales y ese tipo de cosas. Pero tengo que decir que ante el arte, cultura y folclore de la Iglesia católica tengo una gran admiración, y no por haber sido criado en esa doctrina, sino que en lo personal opino que dicha religión aporta mucho a la idiosincrasia de los pueblos de Latinoamérica y, en muchos casos, son celebraciones llenas de mucho sincretismo, como la celebración decembrina de Santo Tomás en Chichicastenango en Guatemala, que viví en 2012, colorida y preciosa; o la majestuosidad monumental de la Semana Santa en Antigua Guatemala, en donde, durante varios años, hasta he cargado sus procesiones. Y no se diga en la ciudad salvadoreña de San Miguel, en donde cada 21 de noviembre estaba presente en la procesión de la Virgen Reina de la Paz (o en la de la Candelaria, en mi pueblo Osicala, departamento de Morazán, El Salvador).

Noche del 11 de diciembre de 2016 en la Basílica de Guadalupe. #FotoMochilera

Una foto publicada por jonmochilero (@jonmochilero) el

La carne es débil y la mía aún más, por lo que nunca he podido resistirme ante el encanto seductor de las celebraciones católicas, y este año en la Ciudad de México estuve presente el 11 de diciembre por la noche, en las celebraciones marianas a la Virgen de Guadalupe… en su Basílica, cuyo Atrio de las Américas y Plaza Mariana estaba rebosante de tiendas de campaña o de personas durmiendo a la intemperie, pues habían llegado desde lejos en peregrinación, movidos por su fe a la Morena del Tepeyac.

#FotoMochilera

Una foto publicada por jonmochilero (@jonmochilero) el


Era un mar de gente, aunque yo pensaba que sería más. Resulta que muchas personas llegan, presentan sus respetos y luego se retiran. Yo, en cambio, fui a vivir esta experiencia no por fe, sino porque me gusta este tipo de tradiciones y, como siempre lo he dicho, mi Dios está en el arte y la cultura. Y qué momento más cultural que este, para sentir esa manifestación divina.

La noche estuvo llena de muchos peregrinos que llegaban, en su mayoría a pie, y se retirarían el siguiente día. A mí me terminó venciendo el cansancio y me retiré casi a la medianoche. Pensé regresar antes del amanecer, pero me ganó nuevamente el sueño, por lo que regresé hasta casi el mediodía del 12. En la noche del 11 pude ver muchas manifestaciones artísticas, personas de México y el extranjero que llegaban a cantarle a la Virgen de Guadalupe y, aclaro, que el programa que ese día algunos canales de televisión transmiten no es en vivo, se graba días previos, por lo que no pude ver ni a Lucerito ni a María Victoria cantar, pues lo hicieron el siete de diciembre o días siguientes, dependiendo de la televisora.

Gran parte del Atrio de las Américas, a pesar de las tiendas de campaña y la gente durmiendo, también estaba lleno de persona que tocaban la guitarra o hacían pequeños altares en el piso para rezar y agradecer, según su fe, de esta forma. Al día siguiente, con todos los campamentos levantados, se hicieron presentes muchos danzantes que, supongo, representaban danzas mexicas en honor a Cuatlicue, el cual sería el equivalente a la Virgen de Guadalupe. Según tengo entendido, pero no estoy muy seguro, en el Tepeyac se encontraban dichos templos de la diosa mexica.

#FotoMochilera

Una foto publicada por jonmochilero (@jonmochilero) el

Los bailes folclóricos me parecieron de lo más atractivo y mostraban el sincretismo religioso que no transmiten los canales de TV de dicha celebración. Los penachos de plumas y tocados de animales eran hermosos, y a pesar de que iba nada más un momento, me estuve casi toda la mañana apreciando ese pedazo de cultura que identifica mucho a los mexicanos: ya sea a su patrona la Virgen de Guadalupe o Cuatlicue, los cultos a esta diosa en su día son impresionantes. Y ya sea para una persona católica o no, es algo que vale la pena ver —por religión o cultura— en general, porque no hay nada mejor que participar en las celebraciones culturales de un pueblo que te hacen sentir el momento en carne vivía. Y poder decir que no lo has visto: lo has vivido.
Sin título

VoxBox.-