Ricardo Corea

Forma de vida basada en cafeína, series y películas. Escribir era lo mío hasta que me comenzaron a pagar por hacerlo. Un día adopté a un gato que resultó ser una galleta.

Escribir por las mañanas podría mejorarnos la vida

Opinión.- La escritura se ha considerado siempre un ejercicio reservado a unos cuantos “iluminados” en la historia de la humanidad. Y aunque su uso haya incrementado notablemente en la era del Internet, la mayoría de veces la usamos solo con fines prácticos: escribir un tuit, un estado en Facebook o un mensaje por WhatsApp.

Pero ¿tiene algún beneficio escribir para uno mismo? ¿Escribir por escribir? ¿Por el simple desahogo personal? ¿Por placer?

En los últimos meses han circulado reseñas sobre una práctica que al parecer es común entre personas de muy distintos ámbitos: actores, empresarios, periodistas y otros.

El hábito es sencillo: poco después de despertar por la mañana, tomar lápiz y papel y escribir hasta completar cerca de tres páginas, lo cual equivale más o menos a 750 palabras, mismas que se completan en un promedio de media hora. Escribir lo primero que venga a la mente. Escribir sin censura. Escribir sin pensar que alguien más va a leer el resultado final. Escribir y ya.

¿Por qué algo tan simple puede tener tanta importancia? La respuesta puede ser variada. Podríamos decir que, como otros hábitos, este enseña también el valor de la disciplina y la constancia.

De acuerdo con quienes hacen esto que se ha dado en llamar Páginas matutinas es que, de inicio, escribir conlleva la cualidad de la conexión. Como han descubierto muchos escritores en la historia de la literatura, paradójicamente escribir sin rumbo definido casi siempre conduce a algún lugar. Podemos comenzar con un recuerdo, con el sueño que tuvimos la noche que recién terminó, con una idea que quisiéramos desarrollar e incluso con algún pendiente del día. Si continuamos sin reservas, movidos únicamente por el impulso de escribir, con toda seguridad terminaremos en un punto que aunque no imaginábamos, de algún modo ya conocíamos.

Por otro lado, escribir de la nada, llenar una página en blanco con lo primero que se nos ocurra, también nos enseña al menos dos cosas: una, nuestros propios límites. ¿Qué podemos decir? ¿De qué manera lo hacemos? ¿Con cuánta dificultad? En segundo lugar, también nos hace escuchar a nuestro crítico interior. Todos tenemos esa voz que nos señala nuestros errores, a veces con severidad excesiva. Conocer a ese juez pequeño pero terrible también es importante para nuestro desarrollo personal, pues no pocas veces es el orquestador del autosabotaje en que incurrimos.

Finalmente, y aunque no es menor, la escritura también tiene efectos positivos en aspectos específicos de nuestra salud física y mental, pues puede contribuir a reducir las nocivas consecuencias del estrés y mejorar la memoria, por ejemplo.

Y si todo esto resultara ser una mentira, ¿qué tienes que perder? ¡Intentálo y cuéntanos los resultados!

VoxBox.-

Abbey Road, el legendario disco de Los Beatles llega a los 47

Abbey Road es el duodécimo álbum de estudio publicado por The Beatles. Como todo lo que estos 4 muchachos de Liverpool hicieron, este disco rompió esquemas y dejó un nuevo estándar para la música en el mundo.

Fue lanzado el 26 de septiembre de 1969 en el Reino Unido, y el 1 de octubre del mismo año en los Estados Unidos. Las grabaciones de Abbey Road comenzaron en abril de 1969, haciendo de este el último álbum grabado por la banda (ya que Let It Be, lanzado en 1970, había sido grabado con anterioridad).

¿Y quién no conoce el famoso cuadro donde John, Paul, Ringo y George caminan en fila sobre las líneas blancas en la esquina del estudio de grabación? No creo que exista nadie que lo desconozca: está presente en un sinnúmero de referencias en toda la cultura pop.

47 años después, este disco sigue siendo una experiencia deliciosa para todos aquellos amantes de la buena música. Y para celebrarlo, te dejamos las versiones que hicieron otros grandes músicos de las canciones que componen este ya mítico disco:

  1. Come Together, Michael Jackson.

  1. Something, Elvis Presley.

  1. Here come the sun, Pharrel Williams and Brad Paisley

  1. The End, Phil Collins

 

 

¿Son estas las mejores series de televisión de todos los tiempos?

Las series de televisión han comenzado a ganar terreno. Casi sin titubear podemos jurar que vivimos en la era dorada de las serie de televisión. Gran culpa de este auge lo tienen los sitios web de contenido online —Netflix el principal referente— que no solo permiten ver series de forma más cómoda para los usuarios —a la hora y el día que cada quien desee verlas— sino que han contribuido a mejorarlas en cuanto a la calidad.

Por eso, la revista Rolling Stone ha hecho un repaso a la historia de la televisión estadounidense y ha elaborado una lista de los 100 mejores programas –y por lo tanto series– de todos los tiempos. El trabajo lo hizo consultando a un sinfín de personas directamente relacionadas al negocio de las series y críticos especializados.

El resultado fue fascinante, aunque no ha sido tan inesperado: en primer lugar se ubica The Sopranos, la serie de seis temporadas (1999 – 2007) ambientada en la mafia de Nueva Jersey. En segundo lugar se encuentra The Wire (de 2002 a 2008), la serie de de HBO que refleja la vida en Baltimore a través del tráfico de drogas. Basada en historias reales de la ciudad, la serie se infiltra en todos los aspectos del narcotráfico para establecer una amplia panorámica de la situación. Y —como no podría ser de otra forma— en el tercer puesto se encuentra Breaking Bad (2008 – 2013), la obra maestra de AMC que duró al aire cinco temporadas y fue una de las grandes precursoras en cambiar nuestra forma de consumir series y en convertir un producto televisivo en un fenómeno social.

De cerca a los tres primeros lugares le siguen otras joyas como Mad Men, Seinfield y Los Simpson.

100- Eastbound and Down

99- Oz

98- The Golden Girls

97- Portlandia

96- Gunsmoke

95- Key and Peele

94- Jeopardy

93- Mystery Science Theatre 3000

92- American Idol

91- Broad City

90- The Dick Van Dyke Show

89- Homeland

88- Party Down

87- Doctor Who

86- Good Times

85- The Real World

84- Real Time With Bill Maher

83- House of Cards

82- The Jeffersons

81- Dallas

80- The Fugitive

79- In Living Color

78- Thirtysomething

77- The Walking Dead

76- Late Night With Conan O’Brien

75- American Crime Story: The People vs. OJ Simpson

74- The Ren & Stimpty Show

73- Transparent

72- Girls

71- Mr Show

70- Roseanne

69- The Ed Sullivan Show

68- The State

67- The Odd Couple

66- Dowton Abbey

65- Happy Days

64- Chappelle’s Show

63- The Wonder Years

62- Sex and the City

61- Your Show of Shows

60- Beavis and Butt-Head

59- Hill Street Blues

58- Roots

57- Fawlty Towers

56- 24

55- Six Feet Under

54- The Muppet Show

53- The Bob Newhart Show

52- The Colbert Report

51- Fargo

50- ER

49- Taxi

48- The Office (USA)

47- The Rockford Files

46- The Mary Tyler Moore Show

45- Battlestar Galactica

44- Columbo

43- The Americans

42- NYPD Blue

41- The Honeymooners

40- The Shield

39- Lost

38- Buffy the Vampire Slayer

37- Orange Is the New Black

36- Law & Order

35- My So-Called Life

34- 30 Rock

33- South Park

32- I Love Lucy

31- Sesame Street

30- The Tonight Show With Johnny Carson

29- Monty Python’s Flying Circus

28- The X-Files

27- Arrested Development

26- Friends

25- Veep

24- Friday Night Lights

23- Deadwood

22- Louie

21- The Office (UK)

20- Cheers

19- Curb Your Enthusiasm

18- Star Trek

17- Twin Peaks

16- M.A.S.H.

15- The West Wing

14- The Larry Sanders Show

13- Late Night with David Letterman

12- Game of Thrones

11- Freaks and Geeks

10- The Daily Show

9- All in the Family

8- Saturday Night Live

7- The Twilight Zone

6- The Simpsons

5- Seinfeld

4- Mad Men

3- Breaking Bad

2- The Wire

1- The Sopranos

Apología de la cursilería: Jorge Drexler

Encontré a Jorge Drexler hace unos años, me encontraba en una gasolinera de la capital, creo que era de madrugada y me tomaba un café. Nunca lo había escuchado pero su voz me resultaba familiar, así que en ese momento pensé que sí lo conocía pero que había olvidado su nombre. Sonaba una de las canciones que más le han pegado en las radios, Mi guitarra y vos. Tuve suerte de que el estribillo fuera tan sencillo porque no me costó recordarlo después para googlearlo. Desde ese momento hasta la fecha es uno de mis músicos de cabecera, a veces lo dejo de escuchar, pero inevitablemente termino volviendo a él.

Sería difícil explicar las razones por las que algunas cosas te terminan gustando más que otras: por qué algunos poetas, algunos músicos, algunos pintores, algunos actores nos atraviesan la piel y nos hacen quedarnos con sus obras por muchísimo tiempo. Sería difícil y un tanto ridículo. Pero en el fondo creo que Drexler le ha devuelto a la música latinoaméricana esa tradición milenaria que por momentos parece haber perdido: la belleza de las composiciones sencillas y la preponderancia de las letras, de las palabras, bien ejecutadas. Y sí, a veces sus canciones pueden fácilmente calificarse como cursilerías, pero ya lo decía Joaquín Sabina en algún momento: la canción, a diferencia de la poesía, puede darse el lujo de ser cursi.

Ayer el uruguayo cumplió 52 años, y aunque es difícil hacer un resumen de sus «mejores» canciones, aquí hice una playlist para intentarlo. Y que sea lo que sea.

Game of Thrones podría extenderse en forma de precuela

«Tengo más de 1.000 páginas de historias con todo lo que llevó a Game of Thrones, así que hay muchísimo material y estoy escribiendo aún más»  con estas palabras, el autor de Game of Thrones, George R. R. Martin, avivaba las llamas de los millones de seguidores de la serie (y de los libros).

Game of Thrones es un fenómeno de la televisión actual y cuando hay una temporada andando en el cable, es imposible escapar cada domingo de la oleada de conversación (y spoilers) en Twitter. Y aunque la serie ya tiene fecha de vencimiento, con no más de dos temporadas a su haber en el futuro, de acuerdo a su creador podríamos tener más muertes de nuestros personajes favoritos, pero en formato de precuela.

Pero despacio, todavía es muy pronto para emocionarnos. El material base está, pero Martin tiene otros trabajos que terminar antes de siquiera ponerse a pensar en producir contenido completamente nuevo.

«En estos momentos aún tenemos que terminar este show y dos libros más, así que por ahora la posibilidad de una precuela la dejaré como especulación» ha dicho.

Parece que a Martin le gusta coquetear con su público, pero cuando ya ve la cosa seria se arrepiente…

Game of Thrones se llevó tres estatuillas en los Emmys de este año, incluyendo Mejor Serie Dramática, sumando 38 premios de esta ceremonia en seis años, lo que la convierte en la producción televisiva más galardonada de la historia.

Si la patria es mentira

El 15 de septiembre en mi país se celebra el Día de la Independencia (junto con algunos otros países de Centroamérica). Este año, dicen, la patria cumple 195 años de haber nacido. A mí no me consta, pero digamos que fuera cierto.

Hoy, por primera vez en mi vida, asistí al desfile que se hace desde la oficialidad para celebrarle el cumpleaños a la patria. Lo hice por razones ajenas a mí, debo aclarar, y me era imposible zafarme del compromiso. Así que bueno, me guardé mi tedio hacia las grandes aglomeraciones de personas, mi horror hacia los símbolos patrios, y mi profundo asco hacia los discursos oficiales y me fui. Al menos podría hacer algunas fotografías.

Nunca había estado en uno de esos desfiles. Son aburridos, hay que decirlo. A menos que a uno le guste escuchar hablar al presidente sobre lo maravilloso que es todo en este país —los problemas sociales no existen en los discursos presidenciales— y ver cómo marchan obligados estudiantes, policías y militares, no hay nada que ir a hacer a una de esas celebraciones.

Como dije, nunca había estado en esos desfiles. Mi familia nunca me inculcó ese tipo de cosas y yo se los agradezco de todo corazón. Pero fuera de lo aburrido, debo admitir, las cosa no iban tan mal. Al discurso del presidente apenas le puse atención y el día estaba opaco y me encontré a varios amigos y salir de la rutina casi siempre cae bien y habían muchos colores y muchas estampas bonitas, que no representaban en nada la realidad del país, pero que de todas formas eran bonitas.

Y sí, en medio de toda aquella parafernalia también recordé esa crítica común que mis amigos más «letrados» lanzan cada 15 de septiembre: ¿Independencia de qué?, No hay nada que celebrar, Este país es un chiste, Seguimos siendo esclavos de… y ese tipo de reflexiones bastante simplistas. Pero en ese momento uno lo piensa de verdad: hay un estadio lleno de personas vestidos con los colores de su bandera; a menos de 20 metros se encuentra el presidente con su gabinete, y todos los más altos líderes del país, celebrando esto a lo que llamamos patria. Hay gente de todas partes del mundo. Hay prensa de todas partes del mundo. Hay niños con la cara ilusionada. Hay gente que sin dudarlo daría la vida por su tierra… ¿Es mentira la patria? ¿De verdad estamos tan jodidamente equivocados? ¿Es tan descarada la historia oficial? ¿Por culpa de la patria es que hay más militares que estudiantes?

Sí, la respuesta a todo es sí. Un desfile me bastó para saberlo: la patria que nos enseñaron en la escuela no existe.

Pero un desfile también me bastó para entender que hay gente allá afuera, muchísimo menos afortunada que yo, que necesita creer en su patria con la misma devoción con la que necesitan creer en su dios. Solo había que ver algunos de esos rostros para saberlo. Gente a la que le hace muchísima ilusión pensar que existe algo más grande que nosotros que le da propósito a todo esto: que el sufrimiento, la violencia, la sangre y la paranoia algún día puede terminar. Porque la patria —su patria— prevalecerá. Y eso les da fuerzas.

Y creo que eso está bien. Si la patria es una mentira, ojalá que por lo menos sirva para eso: para darnos fuerzas.

(Algunas fotos)

«Kurt Smells Like Teen Spirit»: El día que nació el grunge

Veamos primero la historia: El grunge surgió a mediados de los 80 como un subgénero del rock. Combina sonidos setenteros tan dispares como Led Zeppelin, Black Sabbath y Black Flag.

El término «grunge» viene de una autocrítica del cantante Mark Arm alias Mark McLaughlin que describió la música de su antigua banda —Mr. Epp and the Calculations— como «pure grunge!», basándose en la palabra inglesa «grungy», que significa «sucio».

Pero a mediados de los 80 las bandas «grunge» todavía buscaba su sonido. Nada estaba definido totalmente. El grunge buscaba una identidad, y aunque ya existían esbozos, todavía no terminaba de cocinarse.

Algunos distinguen dos momentos (olas) de este género: la primera, más parecida al metal, se incluyen grupos como Green River, Mudhoney y Soundgarden. La segunda comenzó con Nirvana y un sonido más melódico, por lo que se suele considerar que, a partir de ahí, el grunge dejó atrás sus raíces punk y se volvió más mainstream.

Y es ahí donde entra en juego la primera empresa discográfica que comenzó a impulsar este nuevo movimiento musical, —encabezado por muchachos que no solo cantaban de forma sucia, sino que además se vestían y vivían con esa misma suciedad— Sub Pop, que será recordada por haber apoyado a bandas fundacionales de este género como Green River, Soundgarden y al mismísimo Nirvana.

Y precisamente sobre este último es donde nos vamos a centrar.

El grupo encabezado por Kurt Cobain ya había publicado un disco (Bleach) allá por 1989 con un éxito, en términos comerciales, modesto —5 millones de discos vendidos—. El éxito suficiente como para que todos los involucrados pensaran en sacar un segundo álbum.

En 1991 ese segundo disco estaba terminado. Nadie se imaginaba lo que aquel disco iría a representar para la banda, para su líder, para Seattle y para la música en general. El Nevermind se daba a conocer al público un 24 de septiembre de aquel año. Vendería 30 millones de discos, sería #1 en interminables listas y posicionaría a Cobain como una de las máximas estrellas del rock de todos los tiempos.

Pero para el momento en el que Nevermind veía la luz, el grunge ya había nacido: tenía 14 días de vida, para ser exactos.

Teen Spirit

Teen Spirit es una marca de desodorantes estadounidense que vende la empresa Colgate-Palmolive. Kathleen Hanna, cantante de la banda de punk Bikini Kill y por entonces novia del baterista Dave Grohl, pintó con spray «Kurt Smells Like Teen Spirit» en el muro de Cobain. El significado verdadero del mensaje de Hanna era que Kurt olía como una mujer. Pero en ese momento él no lo sabía y lo tomó como un slogan.

Un slogan que se convertiría en un himno y en una fecha de nacimiento.

Si los géneros musicales tuviesen una partida de nacimiento, la del grunge diría 10 de septiembre de 1991. En esa fecha salió a la luz «Smell like Teen Spirit» (dicen que Cobain se fastidió cuando supo que su canción incluía el nombre de una maraca de desodorante).

Un estallido se produjo en el mundo. La Generación «X» se hacía de un himno, de una canción, de una banda y de un género que los representaba porque los comprendía.

(Por cierto, el Lado B de aquel sencillo fue esta maravillosa canción)

Cesare Pavese: el tímido homicida

El 27 de agosto de 1950 se suicidó tomando diez dosis de somnífero en un hotel de Turín. El 16 escribió: «Un clavo saca a otro clavo, pero cuatro clavos hacen una cruz» y «mi obra pública está acabada en lo que me es posible. He trabajado, he dado poesía a los hombres, he compartido la pena de muchos». El 17 escribió: «No deseo nada más en esta tierra. Este es el balance del año no acabado, que no acabaré». El 18 acaba: «No escribiré más». Y en el cajón de esa habitación encontrarán un poema: «Vendrá la muerte y tendrá tus ojos».

Cesare Pavese nació un 9 de septiembre de 1908, en Santo Stefano Belbo, Italia. Hoy lo recordamos extrayendo de su poética algunas frases que nos siguen estremeciendo.

«¡A quien no se salva por sí sólo, nadie lo puede salvar!»

«Los suicidas son homicidas tímidos.»

«No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos.»

«Uno no se mata por el amor de una mujer. Uno se mata porque un amor, cualquier amor, nos revela nuestra desnudez, nuestra miseria, nuestro desamparo, la nada.»

«¿Te asombras de que otros pasen junto a ti y no sepan, cuando tú pasas junto a tantos y no sabes, no te interesa, cuál es su pena, su cáncer secreto?»

«Con amor o con odio, pero siempre con violencia.»

«Amor es deseo de conocimiento.»

«La lección es siempre una sola: lanzarse de cabeza y saber aguantar el castigo. Es mejor sufrir por haberse atrevido a obrar en serio, que no haberse atrevido»

«El arte de vivir es el arte de aprender a creer en las mentiras.»

«El dolor es una cosa bestial y feroz, trivial y gratuita, natural como el aire»

El milagro de Pink Floyd

Parece que septiembre se ha propuesto a recordarnos algunos de los nombres más grandes que ha dado la música en todo el mundo. Ayer celebrábamos el 70 aniversario de nacimiento de Freddie Mercury, y hoy otro monstruo cumple 73: Roger Waters.

Pink Floyd —la banda de la que Waters fue uno de sus fundadores— igual que cualquier otra banda a la que le quepa el calificativo de «legendaria» no envejece. Ni lo hará nunca. Yo nací, por ejemplo, casi 30 años después de que la banda se formara. Como en mi casa nadie escucha rock, tuve que llegar casi a tropezones a él, un poco más tarde de lo que me gustaría admitir. Pero a los 18 un amigo me invitó a un bar en la ciudad en el que se le rendiría tributo a esa banda de la que yo conocía tan poco… Y aquella música me embelesó de la forma más terrible. Creo que pasé los siguientes 5 años escuchándolos a diario. Si eso no es un milagro, no sé qué lo podría ser.

Waters ha sido, sin lugar a dudas, uno de los pilares fundamentales de la historia del rock (si es que podemos hablar de solo «una» historia del rock), y por eso quise hacer esta lista de las veces que Waters colaboró con la más variopinta gama de músicos y banda más jóvenes, y siempre sonó genial:

  1. Yo tampoco entiendo qué hizo Shakira en esa fórmula, pero quitándola a ella, esta colaboración es demoledora: Roger Waters, Gustavo Cerati y Pedro Aznar. Nada menos.

  1. El 12/12/12 fue el concierto que nos dejó algunos conciertos memorables; combinaciones de músicos de distintas generaciones y estilos. Pero ninguna como esta: Pink Floyd y Pearl Jam. Psicodelia y grunge. Waters y Vedder:

  1. Otra vez tuvo lugar este salto generacional increíble. Dave Grohl ha tenido muchos aciertos en su carrera, este quizás sea uno de los más afortunados.

  1. Esta colaboración va por partida doble: fue compuesta por Roger Waters y Ennio Morricone para la banda sonora de la película de 1998 The Legend of 1900 y, además, en esta versión el guitarrista fue Eddie Van Halen.

  1. Desde Irlanda, Sinéad O’Connor cantó junto a Waters esta maravilla:

  1. Sí, y esta canción con Cyndi Lauper es genial de una forma muy extraña.

No es soberbia, es amor: gracias Cerati

«Para mí Gustavo siempre va a ser el chico que un día vino y me dijo que quería ser músico» así lo dijo Lilian Clark, la madre de Gustavo Cerati en un programa radial argentino, a dos años del fallecimiento del músico.

En una entrevista para The New York Times, Juan Morris, periodista y biógrafo de Cerati, decía que el líder de Soda Stéreo en realidad no había sido un niño genio (como sí lo fue Charly García, por ejemplo) «Cerati era uno de nosotros: fue alguien que trabajó duro y le puso toda su energía a crecer como artista. No la tuvo fácil» aseguró.

Pero finalmente lo hizo: se convirtió en músico, como muy pocos. Fundó una de las bandas que revitalizaron por completo el rock en América Latina, primero, y luego se dedicó a componer, tocar y cantar en solitario. Y nunca el título de músico estuvo mejor utilizado.

Gustavo Adrián Cerati Clark falleció el 4 de septiembre de 2014 a consecuencia de un paro respiratorio, tras permanecer más de cuatro años en estado de coma en una clínica de Buenos Aires, a la edad de 55 años.

Desde la ciudad de la furia, seguimos tristes por su partida —por supuesto que sí— pero los músicos nunca mueren, solo se separan de la raza por algo superior. Y sí, Gustavo, sabemos que no es soberbia, es amor.

Aquí algunas frases que explican por qué nunca lo olvidaremos:

  1. «Si no olvido, moriré» (Crimen)
  2. «Este amor es la mejor cara del poder» (La excepción)
  3. «Cruza el amor, yo cruzaré los dedos» (Puente)
  4. «Es amor lo que sangra» (Lo que sangra. Soda Stereo)
  5. «Suelto el puño para no ver mi mano vacía» (Rapto)
  6. «Si el lenguaje es otra piel, toquémonos más con mensajes de deseo» (Otra piel)
  7. «Lo terrible del mar es morir de sed» Nací para esto
  8. «Un suave corazón, una premonición, dibujan llagas en las manos» (Corazón Delator)
  9. «Sé que huyo porque amo» (Prófugos. Soda Stereo)
  10. «Pronto saldrá el sol y algún daño repondremos» (Me quedo aquí)
  11. «Creo en el amor porque nunca estoy satisfecho» (Pulsar)
  12. «Mereces lo que sueñas» (Beautiful)
  13. «Sé que el diablo frecuenta soledades» (Bocanada)
  14. «Me pondré el uniforme de piel humana, no esperaba tanto resplandor» (Vivo)
  15. «Me resisto a empujarte a otro juego de azar» (Planta)