Réquiem para 2016

Opinión.- He leído varios artículos este día sobre el paso del 2016 y casi todos se quejaban… que si terremotos, que si Trump, que si los reguetoneros, que si los famosos muertos, que si la crisis, que si la violencia, la guerra en Siria y los 3,600 muertos en el Mediterráneo. Todo es tan desolador. En un momento hasta pensé en que todo mundo temía al fin del 2012 con el susodicho fin del mundo predicho por los mayas. Nadie se esperaba tanto en solo 366 días, porque para rematar a este año se le ocurrió ser bisiesto.

¿En verdad fue tan terrible el 2016? Me atrevería a decir que no. Por ejemplo, en mi país hubo más de 6,640 homicidios durante 2015, pero a un día de terminar el 2016 se reportan poco más de 5,600 homicidios en este pequeño pedazo de tierra; eso sí, no puedo omitir el dato de que los reportes de desapariciones sigue en alza.

El panorama es desalentador. Agregue a que yo soy una pesimista profesional, pero ¿qué sería de nosotros sin el internet? Ahí encontramos una válvula de escape y a base de memes y guerras cibernéticas (entre insultos y otros menesteres) logramos superar tanta tragedia. De pronto algo sucede y nos relajamos, y de pronto estamos haciendo Manniquies Challenges, o cualquier otro reto que nos proponga internet.

Con todo esto, ¿qué hacemos desde esta revista digital? No damos noticias, damos de qué hablar.

VoxBox nació el 4 de julio de este año, apenas tenemos 6 meses en línea y cada día se ha convertido en un reto y una meta a la vez. El equipo ha dado lo mejor de si: “Esperamos darlo todo en la cancha y seguiremos las direcciones del profe, esperando una victoria más en el terreno de juego”. Nos hemos divertido y hemos llorado viendo las estadísticas. Hemos aprendido. Mucho.

En este trayecto se nos han unido colaboradores que con arte e ingenio se dieron a la tarea de darnos un poco de sus escritos, pero también se nos acercaron personas que nos dieron ideas, enlaces, noticias y ánimos. Todo lo que pudo haber fallado, falló. Como 2016 nunca nos decepcionaste. Pero también todo lo que pudo ser enmendado, se enmendó. Y a pesar de mis impaciencias, acá estamos. Ricardo, Ximena y el resto del equipo se merecen un descanso después de estos meses de vorágine, solo para regresar renovados y listos para seguir en 2017. No importando lo malo, lo triste o lo trágico, hemos sido curiosos desde siempre y prometemos seguir siéndolo para seguir dando de qué hablar.

¡Feliz año nuevo, queridos lectores!

VoxBox.-

Propósitos de año nuevo, acá vamos de nuevo

Opinión.- La gente habitualmente hace propósitos para cada año que inicia. En lo personal no le veo sentido, porque siempre me ha parecido que un propósito es como el primo lejano y vago de una meta. Una meta me parece algo más formal, algo más medible y real. Algo palpable. Aun así… respeto los propósitos de los demás, aunque no los entienda. Supongo que es una forma de avanzar en algunos aspectos de la vida y hay que ser honestos, todos nos los hemos planteado en algún momento de la vida.

Aun así, hago la elección acá de los propósitos que más he escuchado en estos casi cuarenta años de vida:

Bajar de peso

Esta empieza a aparecer allá por el 12 de diciembre, cuando todo mundo anda atiborrado de fiestas y salidas, y por supuesto, toda esa comida y bebida va a dar a algún lugar exacto: caderas, panza, glúteos, papada. Según estadísticas, enero es el mejor mes para los gimnasios, pero hay que ir en febrero para comprobar que el propósito no prosperó. Además, los chicharrones no son tan exitosos si no fueran tan sabrosos.

bajar-de-peso

Acercarse más a la familia

Con la independencia económica y emocional del nido primario se va haciendo este propósito en tiempos festivos, porque se nos echa en cara que solo para estas fechas (en diciembre) hacemos apariciones en la casa de los padres. La culpa es poderosa y simplemente prometemos mantener contacto. Por experiencias cercanas hemos comprobado que eso dura aproximadamente dos semanas, con suerte.

Conseguir pareja

¡Ah, el amor! La soledad no es buena, por eso muchos alrededor del mundo hacen el propósito de encontrar al partner adecuado para las aventuras que se acercan en el año nuevo. Créanlo o no, es un propósito muy común entre los hombres casados también.

Ser mejor persona

Enmendar errores, pedir perdón, realizar caridad, ir a la iglesia, portarse bien, ya no contestar esas llamadas en medio de la madrugada, no burlarse de los compañeros de la oficina, adoptar una mascota, regresar a los boy scout… elija la que más le guste, todas son camino para ser mejor persona en el año nuevo.

screen-shot-2016-12-30-at-09-33-08

Dejar el tabaco (o cualquier otro vicio)

La salud siempre es importante para la realización de un año exitoso. Por eso es importante el abandonar actitudes autodestructivas como los vicios, en los que habitualmente la gente la agarra contra el tabaco. Al final creo que la publicidad da resultado (sí, esa que viene pegada en las cajetillas y muestran órganos en estado de descomposición gracias a los cigarros). Por supuesto, siendo la cínica que soy, no le doy más de dos meses de INTENTO de dejar el vicio que sea (cigarro, alcohol y otros demonios).

Ahorrar

A veces no se sabe para qué, pero es importante ahorrar. Hay gente que hasta abre una cuenta de ahorros exclusiva para no tocar esa plata durante el año. Incluso yo lo hice una vez. A un año, es comprobado, que se ha metido y sacado varias veces el mismo dinero. Todos queremos dinero, solo que a veces es tan difícil tenerlo junto a nosotros durante varios meses.

Conseguir trabajo (mejor)

Ya sea para mejorar económicamente, para aprender más o nuevos conocimientos, para alejarte de gente tóxica, no importa la razón, siempre queremos un (mejor) empleo. Los desempleados son los más constantes en este propósito, es la base para otros. Los que tenemos empleo, nos quedamos en la ensoñación.

Viajar

Ver nuevas culturas, probar nueva comida, sorprenderse con paisajes hermosos, perderse varios días en un país desconocido. Viajar siempre abre los ojos a nuevas cosas, es una forma de crecimiento humano y habitualmente nos da talante para seguir pa’delante. Este propósito sí me lo he tomado con seriedad: no viajo todo lo que quisiera, pero habitualmente busco la manera de pasarme aunque sea una frontera al año. Es una cuestión de salud mental.

screen-shot-2016-12-30-at-09-34-18

Terminar la carrera

Este propósito empieza a saltar en nuestras narices ahí por los 25 años, y no vemos claro el final de camino académico de la universidad. Vi a varios proponerse terminar la carrera en VARIOS años consecutivos. Hay que dar mérito sobre el intento, bueno… de la intención.

Mudarse

A otra ciudad o al menos de casa. El cambio siempre es beneficioso, aunque a veces no cueste. En mi juventud me mudé mucho, y cuando llegué a los 30 empecé a pensar que quería descansar un poco de tanta mudanza, y así me fui quedando quieta. No solo yo: lo noté con la gente que me rodea, pero los cambios fueron mutando, porque ahora el propósito era o mudarse a otro país o comprar casa propia, y no volverse a mudar en el resto de la vida.

No importa lo que suceda, no importa si me burlo un poco, en serio, si tiene un propósito trate de cumplirlo, véalo como una cuestión de honor.

VoxBox.-

David Alfaro Siqueiros: 120 años de revolución muralista

Opinión.- El 29 de diciembre de 1896 nació en Chihuahua José de Jesús Alfaro Siqueiros, conocido después como David Alfaro Siqueiros, uno de los tres más grandes muralistas mexicanos, un título que comparte con Diego Rivera y José Clemente Orozco.

Siqueiros militó en la política desde muy joven, estando aún en la Escuela de Bellas Artes. Participó en protestas estudiantiles y esto lo llevó a conocer más de cerca la realidad que vivía el pueblo mexicano sumido en años de guerra por la Revolución. Aunque muchas veces se ha dicho que esta participación política “interrumpió” su producción artística, el propio Siqueiros siempre dijo que ambas estaban absolutamente enlazadas, y sin una no podía existir la otra.

screen-shot-2016-12-29-at-09-35-59
Retrato actual de México.

En los años veinte fue a Europa y fue allí donde tuvo obtuvo la influencia de los movimientos artísticos y de grandes artistas, pero además fue la ocasión en la que empezó a escribir. En la revista Vida Americana presentó un manifiesto titulado Tres llamados a los artistas plásticos de América, en el que escribe sobre las propuestas artísticas que tenía pensada y que creía convenientes para América. Para entonces, Siqueiros ya había estado expuesto al marxismo y visto la vida cotidiana de los pobres. En Una nueva dirección para la nueva generación de pintores y escultores americanos pidió una renovación espiritual, al tiempo que el regreso de las virtudes de la pintura clásica, mientras infundía este estilo con nuevos valores. El manifiesto también reivindicaba que un “espíritu constructivo” es esencial para un arte con sentido, que se alza por encima de la mera decoración o temas falsos o fantásticos.

A través de este estilo, Siqueiros tenía la esperanza de crear un estilo que enlazara el arte nacional con el universal. En su obra así como en su escritura buscaba un realismo social que aclamara a los pueblos proletarios de México y el mundo, al mismo tiempo que evitaba los clichés del primitivismo y el indianismo a la moda.

dsc04366
Detalle exterior de Poliforum Siqueiros – fotografía propia.

Por encima del arte, Siqueiros fue un militante comprometido con las luchas de reivindicación del pueblo pobre. En marzo de 1924 fundó el periódico El Machete, publicación oficial del Sindicato de Obreros, Técnicos, Pintores y Escritores, junto con Diego Rivera, José Clemente Orozco, Xavier Guerrero, entre otros. Durante la protesta del 1.º de mayo de 1930 fue encarcelado por un año (sería encarcelado 6 veces más a lo largo de su vida). En 1932 organizó el Sindicato de Pintores, Escultores y Grabadores Revolucionarios junto con Diego Rivera, y de 1936 a 1939 luchó como voluntario en la Guerra Civil Española. Participó en uno de los atentados contra León Trotsky y en 1941 partió a Chile exiliado debido a eso. En 1962 fue encarcelado de nuevo, por organizar disturbios estudiantiles de extrema izquierda. Recibió el indulto dos años después. Fue militante del Partido Comunista Mexicano hasta su muerte.

dsc04372
Fragmento de la obra La marcha de la Humanidad – Fotografía propia.

Para mí, pensar en David Alfaro Siqueiros es pensar en las tomas realizadas en el Polyforum Siqueiros en la Ciudad de México hace más de 20 años, en el video de La célula que explota, del grupo Caifanes. Pero además es descubrirme a mí misma rodeada de la magnificencia de su obra La marcha de la humanidad, precisamente esa obra que te envuelve y te lleva por un recorrido histórico de búsquedas interminables de miles de civilizaciones, y es darte cuenta que todos tuvimos el mismo origen. Todos somos humanos y necesitamos caminar para evolucionar.

Descubrir la Ciudad de México es descubrir los hermosos murales de los tres grandes. La obra de David Alfaro Siqueiros puede ser apreciada en el palacio de Bellas Artes, en el Colegio San Ildefonso, en la Universidad Nacional Autónoma de México, y por supuesto, en el Polyforum Siqueiros, el cual precisamente es considerado el mural más grande del mundo.

dsc04378
Otro fragmento de La Marcha de la Humanidad – Fotografía propia.

Les dejo acá el video de Caifanes, donde se ven tocando en el Polyforum. Desde el minuto 1:45 pueden apreciar mejor la obra de este magnífico muralista.

VoxBox.-

Joan Manuel Serrat, el anarquista de corazón

Música.- Juan Manuel Serrat Teresa nació un 27 de diciembre, allá por 1943, en el barrio barcelonés de Pueblo Seco, en una familia obrera. Su infancia estuvo muy ligada al ambiente de las calles, y esto lo marcó tanto que años después en sus canciones narra la cotidianidad de Cataluña tras la Guerra Civil Española. Luego fue rebautizado en los escenarios como Joan Manuel Serrat. Su obra tiene influencias de grandes poetas, como Mario Benedetti, Antonio Machado, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Pablo Neruda, Joan Salvat-Papasseit y León Felipe.

En su voz hemos escuchado versiones de canciones de Violeta Parra y de Víctor Jara. Es uno de los pioneros de lo que se dio en llamar la Nova Cançó catalana. Serrat, conocido también como El noi del Poble-sec (“el chico del Pueblo Seco”, su barrio natal) es uno de esos artistas que no se limitan a la fama de su esencial y melódica voz, sino también por sus luchas, sus creencias y sus causas.

En 1965 realizó sus primeras presentaciones y el éxito vino pronto, pero también los problemas. El primero fue el conflicto cuando fue elegido el representante español para participar en el festival de Eurovisión en 1968. Participaría con la canción La la la. En esta canción, Serrat quería interpretar al menos un verso en catalán, pero no se lo permitieron. No participó.

Luego, en 1975 tuvo que exiliarse durante un año en México. En aquel año condenó el asesinato de cinco militares durante la dictadura del General Franco. La dictadura española emitió una orden de búsqueda y captura contra el artista. Por supuesto, en España su discografía fue retirada de venta y de las radios.

Serrat siempre ha sido congruente con sus convicciones, desde darse el lujo de tener éxitos en sus discos cantados en catalán, hasta hacer declaraciones a favor de sectores desfavorecidos y trabajar por cambiar las realidades dolorosas. Eso admiro mucho de un artista, ya que son personas que bien podrían ignorar lo que sucede en el mundo y todos se lo perdonamos, solo por el placer que nos otorga escucharlos. Él no. Él nos da una bofetada con su música, nos dice cómo ser una buena persona, desde lo cotidiano, desde lo normal, desde la casa, donde vemos a diario a nuestros seres amados.

No podría terminar este breve recorrido por la vida del catalán, si no les compartiera mi selección muy personal de sus 5 canciones fundamentales para sobrevivir en este mundo:

  • Conocí a Serrat, claro está, gracias a que mi padre, quien siempre me mantuvo cerca de la música desde mis tiernos días de infante. Ese hombre, en aquel entonces, me cargaba en sus brazos y bailábamos al ritmo de ¿Qué va a ser de ti?, en una irrefutable premonición de que 24 años después agarraría mis pocas cosas en un “hatillo y cantando quiero ser feliz”. Me fui a vivir sola, sin que mi pobre viejo entendiera por qué no concretaba la vida “normal” de la mayoría de salvadoreñas que buscaban marido y se ponía a criar niños a lo desmedido. Aun así, cuando así lo decidí, fue precisamente él quien me ayudó a cargar mis cosas a mi primera casa vacía. Aquella noche lluviosa de octubre volvimos a bailar aquella canción de Serrat, antes de que se despidiera, sin antes decirme que cerrara bien las puertas y revisara las ventanas, costumbre que aún tiene, aún ahora que tengo familia propia y que ya es imposible estar sola en esta casa.

  • Indudablemente la música que uno escucha en casa, cuando los papás andan ocupados hacendosos, mientras una está parada en un corral de madera cruda, queda en algún punto de la memoria pegado y sale cuando una menos lo espera. Me ha pasado. Me pasó. Iba por el largo pasillo del colegio, no recuerdo qué edad tenía, pero sí estoy segura que pasaba los 9 años cuando sucedió. No recuerdo hacia donde iba, pero iba tarareando Tu nombre me sabe a hierba, cuando me escuchó una maestra, me detuvo y me preguntó dónde había escuchado aquella canción. Le dije la verdad: no sabía. Por supuesto no me creyó y me castigó dejándome sin recreo y escribiendo en el enorme pizarrón de mi salón la frase: “No debo decir mentiras” cien veces, mientras… por supuesto… seguía tarareando la canción.

  • Como lo he dicho antes, una de las cosas que admiro de Serrat es su capacidad de solidaridad con causas serias. Mediterráneo es una de sus grandes y emblemáticas canciones, escrita hace más de 30 años, pero este año, tuvo un giro muy interesante. En una campaña sobre la concientización de la migración de refugiados de Medio Oriente, el mar Mediterráneo es una puerta a una libertad tan ansiada, y precisamente en ese paso es donde han muerto más de 15,000 personas que buscan escapar de la guerra. Les dejo acá el video.

  • Llegué a la adultez pensando que conocía la obra de Serrat: era tan insulsa. Hasta que mi marido me mostró esta canción que es una preciosura, saca lo cursi de mi y me deja… como dice la letra… pensando que tengo quince años y que sigo enamorada. Creo que nadie se salva de eso en algún momento de la vida: Palabras de amor es bella en su original catalán y bella también en español.

  • Antonio Machado, el gran poeta español, no ha muerto gracias a Serrat. Los que andamos siempre en búsqueda de algo en la vida, nos encontramos en esta canción Caminante no hay camino, un verdadero aliciente para seguir, a pesar del cansancio, del enojo o de las frustraciones. Hay mucho que agradecerle a este hijo de anarquista, porque la música es el transporte más maravilloso para el pensamiento.

VoxBox.-

Hogar de mis recuerdos: la promesa de trascender a través de la memoria

Opinión.- Todos tenemos un ser querido que nos dejó esa semillita para que nos dediquemos a lo que ahora nos dedicamos, dice Javier Méndez Lafón. Y sabe de lo que habla: cuando tenía 8 años le ayudaba a su abuelo en su taller de carpintería y juntos hacían casas. Casas de madera, en miniatura. Su abuelo fue ese ser querido que sembró esa semilla.

Aquel pasatiempo se convertiría —años después— en una idea más grande: un cortometraje animado que rescata la melancolía de aquellos años, la cercanía con el abuelo y la forma en la que aprendió a construir poco a poco (que es, al fin y al cabo, como se construyen las grandes obras).

Javier Méndez Lafón estudió animación y arte digital en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Tuvo la oportunidad de comenzar su carrera profesional como parte del equipo del largometraje de Ana —el primer Largometraje realizado en México— y luego estuvo involucrado en la película de Huevocartoon, Un gallo con muchos huevos. Fue ahí donde comenzó a realizar el cortometraje Hogar de mis recuerdos.

imagen_proyecto

“Estuvo padre —asegura Méndez—, porque conocimos a los 150 artistas que pasaron por ahí. Fue cuando les platiqué la idea de este proyecto. Muchos me apoyaron. En las horas libres trabajamos de vez en cuando en el cortometraje”.

Javier lleva cuatro años metido de lleno en ese proyecto, su primero como director. Pero el camino es difícil, cuesta arriba desde donde se quiera ver. Se requiere de muchos artistas, mucho trabajo y mucho dinero. Sobre todo dinero.

¿Cómo se consigue el dinero para un proyecto así?

Méndez asegura que es un trabajo durísimo, que es casi imposible. “La gente ve los cortos y no ve forma de hacer negocio”, afirma.

librero_retrato_sticker

La solución que encontró entonces fue Kickstarter, una plataforma de financiamiento para proyectos creativos de todo tipo: desde películas, juegos y música, hasta arte, diseño y tecnología.

La plataforma funciona así: el creador de cada proyecto fija una meta y un plazo de financiamiento. Si a la gente le gusta el proyecto, puede contribuir con dinero para hacerlo realidad. Si el proyecto alcanza su meta de financiamiento, se realizará el cargo a las tarjetas de crédito de los patrocinadores cuando finalice el plazo. El financiamiento en Kickstarter es: “Todo o nada”; es decir, si el proyecto no alcanza su meta de financiamiento en el plazo determinado, no se realiza ningún cargo.

Si el proyecto se financia con éxito, Kickstarter deduce una comisión del 5 % de los fondos recaudados.

Javier lo explica así: “Estás pagando un boleto para una función y eres parte de ella. Es la parte más padre de esto, porque tomas en cuenta al público para llevarlo a cabo. Hay personas que nos han apoyado desde Rusia, Inglaterra, la India, eso lo vuelve enriquecedor”.

Javier habla de su proyecto con la misma devoción que un padre narraría las primeras palabras de su hijo. Cree firmemente que su cortometraje podría ser un éxito, porque el mensaje es universal: trascender a través del recuerdo. La vital importancia de no olvidar las enseñanzas de nuestros abuelos, a pesar de que el mundo haya cambiado tanto (o quizás precisamente porque ha cambiado tanto).

Pero Hogar de mis recuerdos, el primogénito, no se proyecta como el único. Al preguntarle a Javier qué vendrá después, responde sin titubear que, una vez terminado (espera que esté listo en octubre de 2017), planea llevarlo a festivales y presentarlo en la mayor cantidad de escenarios posibles.

Y luego vendrá el sueño de crear un estudio de animación.

Hacer cosas distintas, contar otras historias, desde otras perspectivas. Dejar de ver la animación como mero entretenimiento comercial y apreciarlo como una poderosa pero sutil forma de comunicar valores, verdades y alegrías. Algo que le vendría bastante bien recordar al mundo, en especial a América Latina.

¿Hay alguna forma de ayudar? Sí, tú puedes patrocinar este proyecto desde un dólar en adelante y ser parte de este hogar, que de seguro nos dará muchas gratificaciones. Puedes entrar a la página del proyecto haciendo click aquí.

VoxBox.-

El paraíso de la intolerancia: matrimonio igualitario en El Salvador

Opinión.- El Salvador es el paraíso de la intolerancia. No puedes ser “distinto” a la media, no puedes salir del gusto generalizado, no puedes levantar tu voz por una causa, porque entonces la sociedad ultraconservadora levanta el peso de la ley y te aplasta. No hay respeto.

Para una muestra: en mi país, este que tanto amo y del que me he negado a irme en varias ocasiones, uno de los mayores insultos  a un hombre que muestra ternura o debilidad es que le digan que “parece mujer”. Ser mujer es un insulto.

Otro ejemplo es cuando, para insultar a alguien, se hace uso de alguna discapacidad mental cuando se equivoca en algo o cuando simplemente no se ha entendido algo a la primera. Pero la intolerancia no acaba ahí, va más allá del día a día y en cuestiones cotidianas y menor importancia. También hay un irrespeto e intolerancia en el momento de hablar de familia.

Existen dos temas que son innombrables en El Salvador: el aborto y el matrimonio igualitario.

Este día, la Sala de lo Constitucional de El Salvador rechazó la demanda sobre el matrimonio igualitario que un ciudadano presentó. Esto significa algo bien claro y puntual: si usted es de la comunidad LGBTI, no puede casarse en mi país.

El problema, según mi opinión, no está en el amor. El problema es jurídico. Pensemos en una pareja heterosexual (hombre y mujer), se unen en matrimonio y construyen un plan de vida, uno muere y el otro, ante la ley, queda protegido (junto a los hijos que tuvieran). Nadie puede arrebatar la herencia. ¿Qué pasa con las parejas homosexuales que viven juntas y construyen un plan de vida en conjunto? Si uno de los integrantes de la pareja muere, sencillo, el otro queda desprotegido ante la ley, pierde derecho de herencia. Súmele (ahora sí) el dolor emocional de haber perdido a su pareja.

Es injusto. Es discriminativo y profundamente inhumano negarle un derecho humano a una persona, no importando su preferencia sexual.

El otro tema del que no se habla en mi país, el aborto, lo abordaremos otro día, cuando logre digerir este nuevo golpe a una comunidad que tiene derecho al amor, tanto como nosotros, los heterosexuales. Hay que tener un poco de respeto, todos lo merecemos.

VoxBox.-

El sueño de libertad: Simón Bolívar

Simón Bolivar. VoxBox.

“El verdadero destino del hombre es la libertad” – Simón Bolívar

Opinión.- A Simón Bolívar se le conoce en quinto grado de primaria, cuando las disciplinadas profesoras lo ponen a uno a recitar los hechos históricos de América Latina. Bueno… al menos yo ahí lo conocí, y es el recuerdo que tengo como primer contacto con este hombre. Por supuesto, uno entierra esos conocimientos para ir adquiriendo otros, pero Bolívar se queda por ahí agazapado, esperando el momento adecuado para resurgir, como cuando se habla de Bolivia, o de la República Bolivariana de Venezuela o tantos logros a posteriori.

15220101_1864396430458576_4648719492978105777_n

Pero resulta que Bolívar también se queda en la mente por su sueño de unificación. Algo así soñaba Morazán en nuestra Centroamérica, tan lejana de aquellas montañas y llanuras suramericanas.

Pero ¿por qué hablar de Simón ahora? Hoy se celebra su aniversario luctuoso. En 1830, el 17 de diciembre, moría el Libertador, título que había sido otorgado durante su lucha independentista. La versión oficial dice que fue una tuberculosis la que apagó esa vida con apenas 47 años de edad. La vida sigue y siglos después Netflix subió una película verdaderamente hermosa sobre este prócer.

Libertador, película de 2013, narra la vida de Bolívar, con una espectacular fotografía y una dirección muy limpia que nos muestra un inicio de la vida bastante idílica para Simón, el amor profundo entre él y su maestro, Simón Rodríguez, precisamente una figura paterna que lleva a un disipado Simón a tomar una decisión: seguir una vida de burgués luego de la muerte de su esposa, María Teresa Rodríguez del Toro, quien enfermó de fiebre amarilla y murió en su primer año de casados, o tomar parte en las gestas independentistas de Suramérica.

screen-shot-2016-12-17-at-08-31-23

En esta producción venezolana, pero con apoyo de Estados Unidos, España y Alemania, podemos ver maravillosas interpretaciones actorales de Édgar Ramírez, quien encarna a Bolívar, y le acompañan Danny Huston, Gary Lewis, Iwan Rheon, Juana Acosta y María Valverde. Como dato importante, hay que destacar la actuación de 400,000 extras, quienes encarnan a diversos pueblos liberados del yugo español en el siglo XIX.

Como es lógico, en la película no todo es maravilloso y fácil: saltan a los ojos del espectador los diversos conflictos que se  dieron entre los independentistas, que no siempre estaban de acuerdo con la visión de Bolívar.

En la dirección de la película está Alberto Arvelo y para la musicalización se contó con el director de orquesta Gustavo Dudamel.

En lo personal, la película me parece muy buena y con una visión un poco distinta a la versión oficial, y la escena final es muestra de ello. No se las cuento para que la disfruten de cabo a rabo. Les dejo el tráiler:

En la infancia, además de enseñarme historia me enseñaron a ser desconfiada, en especial de los que se presentan como salvadores y libertadores. Durante años siempre he pensado que los próceres, al menos en Centroamérica, fueron gente que querían el poder que la corona española tenía, solo para tenerlo ellos. El pueblo siguió y sigue pobre.

No sé si eso pasó en Suramérica, pero al parecer es una constante histórica. Aún así… es bueno poner atención a este hombre, que siempre ha sido mostrado muy humano, muy solidario, muy lleno de esperanzas y de importancia para sus pueblos. Hasta donde estés, Simón… regálales un poco de tino a los actuales gobernantes de América Latina.

VoxBox.-

10 años después: “Gilmore Girls” regresa

Gilmore Girls duró siete temporadas y finalizó en 2007, luego de que la creadora Amy Sherman-Palladino no participó en la última temporada por problemas con el canal. La serie no fue renovada.

Opinión.- Hoy se estrena una de las continuaciones más esperadas.

A principios de 2000, Gilmore Girls era una de esas series clásicas del canal de cable Warner Channel. La pasaban en horario central y luego la repetían millones de veces durante el día. Para las adolescentes de 2000, Gilmore Girls era (y más ahora, nueve años después de su final) una de las series favoritas.

Algunas de las razones porque la serie tuvo tanto éxito es por sus dos personajes femeninos principales, mamá e hija (Lorelai y Rory Gilmore) teniendo una relación aspiracional, atravesando entre ambiciones profesionales e intereses románticos. Stars Hollow es un pueblo pequeño lleno de historias con personajes que crean un ambiente muy cálido, invadido por el café y las infinitas referencias a la cultura pop.

Gilmore Girls duró siete temporadas y finalizó en 2007, luego de que la creadora Amy Sherman-Palladino no participó en la última temporada por problemas con el canal. La serie no fue renovada.

Aunque durante todos estos años se hicieron sucesivas repeticiones de la serie para los fanáticos que vieron a Rory pasar del colegio privado hasta la universidad, o los que compartían su vocación de periodista, su pasión por la lectura, o estaban pendientes del desenlace en sus romances.

Gilmore Girls
Nueve años después, Netflix revive la serie con cuatro capítulos de hora y media inspirados en las estaciones del año y con Lorelai y Rory. Todos los personajes siguen viviendo sus vidas en Stars Hollow casi 10 años después. Pero antes de ver Gilmore Girls: A Year in the Life, te recomendamos repasar esas siete temporadas.
Ver 153 capítulos de Gilmore Girls de 40 minutos cada uno —102 horas en total— es un gran reto, pero te ayuda a entender una trama complicada con altibajos en cada temporada. Aun si ya la viste hace años, es necesario someterse a una larguísima segunda visualización.

Gilmore Girls

 Desde la primera temporada es muy fácil engancharse con la historia de Rory y Lorelai. Gilmore Girls es una historia de crecimientos personal, intelectual y profesional. Rory quiere ser periodista y estudiar en Harvard. Lorelai sueña con abrir su propio Inn.

Le escritora Sherman-Palladino logró que las Gilmore fueran personajes con aspiraciones. Hoy, con una mirada feminista más abierta, se disfruta de esta característica de mujeres seguras e independientes muchísimo más.

Gilmore Girls: Un nuevo año tiene un total de cuatro episodios. Este será el final que la escritora le quiso dar a la serie, pero que no pudo por diferencias con el canal.

Ver Gilmore Girls es casi como un escape a la realidad, sin realmente escapar de ella. Rory y Lorelai se enfrentan a problemas cotidianos, cada una con su personalidad hace de la serie algo intrigante, emocionante y hasta algunas veces decepcionante de las decisiones que toman. Así como en la vida real, en Gilmore Girls hay desilusiones, fracasos y peleas. Te hacen sentir que quizás su vida no es tan diferente a la tuya, y que si ellas pueden sobrevivir, vos también podés.

Sin duda, quiero ver el rumbo que tomó la vida de los personajes con los que tanto me involucré.

GILMORE GIRLS

VoxBox.-

Cómo tener esperanzas en la humanidad, aun sabiendo que no tiene remedio

Opinión.- Esta semana ha sido rara, cansada y dolorosa. Posiblemente sea que me estoy poniendo vieja y ahora todo me cansa. Todo. La gente, los inconvenientes mínimos, los comentarios irracionales, el clima sofocante de mi país al mediodía, los desacuerdos con mis hijos, mis achaques de salud. Todo.

Sumado a todo esto, nunca he tenido paciencia, y la poca tolerancia que he ido adquiriendo se me va con todo lo oscuro que puedan traer los días.

Primero, ganó Trump… me dirán: “Pero si usted no vive en Estados Unidos, pertenece a un pequeño y tercermundista país en Centroamérica, en el que no se sabe si se regresará bien al salir de casa cada mañana”, pues si. La noticia me empezó a golpear el martes a eso de las 9 p. m. Para cuando anunciamos acá el gane del hombre, a eso de la 1 a. m. del miércoles, mi ánimo ya se me había ido al piso. Aclaro, no es que Hillary sea santa de mi devoción, nunca he confiado en la gente que tiene demasiado que ocultar, pero entre ambos, creo que prefería el mal menor. Luego me pregunté, ¿de verdad era el mal menor?

El miércoles hice lo que no debía: empecé a leer noticias en los periódicos de mi país. Lloré leyendo la muerte de un par de salvadoreños: un anciano fue asesinado por pandilleros que violaban a su vecina, a la cual quiso ayudar. Le reventaron el cráneo con una enorme piedra. Luego llegué a la historia de Armando, un niño de 13 años que fue asesinado por pandilleros, porque no quiso integrarse a la estructura criminal. ¿Qué pasa con el mundo?

Esta semana he querido gritar a los cuatro vientos que no quiero tratar de entender a la gente joven y entendí al fin a mis viejos cuando yo era una adolescente. He caído en el círculo eterno de la inagotable pérdida de tiempo de tratar de entender a la nueva generación, sea como se llame, ahora se dicen millenials. No quiero entenderlos, me parecen optimistas en exceso e indiscriminadamente carentes de esencia, bulliciosos y con el terrible estigma de pensar que han venido al mundo para no hacer nada. Están huecos. Los siento huecos. No me generan ternura, ni empatía. Son pocos los que logro aceptar cercanía e intercambiar palabras. Yo me he vuelto un monstruo, lo sé. Ellos no tienen la culpa.

Para coronar mi semana, anoche me llegó la noticia de la muerte de Leonard Cohen. ¿Por qué su muerte ahora es importante para mi? Siempre lo escuché mencionar, pero no llegué a sus canciones hasta hace poco, y de alguna manera, justo ese día, me convertí en fan de sus líricas, porque al final alguien describe cómo me siento, cómo se llena mi alma de oscuridad, pero que… de alguna manera… sigue siendo alma. Me hizo entender que en medio del dolor, de la oscuridad, de la decepción, del cansancio, existe una luz. Su luz. Su voz rasposa cantándome que no importando cuánto duela la vida, hay que seguir teniendo esperanzas.

Gracias Leonard, no importa dónde estés, siempre te recordaré, especialmente en mis día más oscuros.

VoxBox.-

 

Doctor Strange y el extraño triunfo de la psicología barata

Vamos directo al grano: Doctor Strange vale la pena. ¿La recomendaría? Sí. Es entretenida. Es quizás de las películas de Marvel que más he disfrutado.

Opinión.- Vamos directo al grano: Doctor Strange vale la pena. ¿La recomendaría? Sí. Es entretenida. Es quizás de las películas de Marvel que más he disfrutado. Además, soy fanático de Cumberbatch desde que protagoniza a uno de los mejores Sherlocks Holmes que se han visto en el cine o televisón.

(Acá comienza el spoiler)

Como punto fuerte de la cinta voy a rescatar a Tilda Swinton.

Sí, como ya lo saben, Swinton hace cualquier película un lugar mejor, un lugar extraño y un poco lúgubre, pero bello. Lo hizo incluso con Narnia. El hecho de que interpretara un personaje que —de acuerdo al comic— le correspondía a un hombre, hace su trabajo todavía más genial, aunque los puristas digan lo contrario. Ningún hombre habría podido darle el toque justo de excentricidad a ese personaje. Y verla sin cabello solo resalta el punto inicial: Swinton hace todo más extraño, pero más bonito.

Pero Doctor Strange no es perfecta. Los efectos especiales no son los mejores y, quizás por eso, las escenas de las peleas en los que todo el mundo visible da vueltas, y los edificios se vuelven engranajes gigantes de una máquina psicodélica, tienden a cansar un poco.

Otra debilidad tremenda son los diálogos. Aunque la trama me pareció interesante —un poco trillada, pero interesante— los diálogos me provocaron mucha pereza: básicamente se resumió toda la literatura de autoayuda y motivación en un par de horas de película. En serio, muy mal todo con este punto.

Para ser justos, debo decir que el sentido del humor estuvo bien utilizado. Los chistes eran contundentes y la mayoría de veces bastante oportunos.

Y por último, como dije al principio, está la gran fortaleza de la película: Benedict Cumberbatch. Junto con Swinton, uno de los excéntricos favoritos de todo. Uno de los líderes indiscutibles de la larga y noble tradición de actores nerd. Pero no nerd/playboy al estilo Robert Downey Jr. Nerd normal. Nerd más real. Aunque el doctor Stephen Strange se parece más a Tony Stark, Cumberbatch logra hacer que el personaje muestre sus radicales diferencias con el resto de superhéroes de la franquicia —después de todo se trata de un hechicero— y abre toda una gama de nuevas posibilidades. Tal vez en un futuro no tan lejano ya no hablemos de un «universo Marvel» sino de un «Multiverso Marvel».

Ojalá que así sea.

VoxBox.-