Disco latinoamericanos que debes escuchar antes que se acabe el mundo

Discos latinoamericanos. VoxBox.

Música.- El mundo está loquísimo y la naturaleza no ha ayudado demasiado, así que mejor aprovechemos el tiempo y disfrutemos lo más que podamos, y estos discos latinoamericanos son ideales para esos menesteres.

Aunque no podemos presumir de ser melómanos tan experimentados, algo de música de nuestra tierra hemos escuchado y hemos sacado esta recopilación de discos esenciales. Esta lista no es completa, pero reúne discos que son fundamentales para conocer lo que estamos produciendo.

Síganos, y trate de aguantarse la puteada hasta el final.

1. Fuerza natural, de Gustavo Cerati

“Se iba a llamar Viento, al final quedó Fuerza natural. No tiene un mensaje ecológico, pero habla justamente de las fuerzas naturales internas y externas, las invisibles y las cotidianas”. Eso dijo Cerati sobre su quinto y último trabajo. ¿Le dan la razón? Nosotros sí.

2. Bicicleta, de Serú Girán

En medio de la dictadura de Rafael Videla, en los locos ochenta, Charly García, David Lebón, Pedro Aznar y Óscar Moro publican este tercer álbum de su banda Serú Girán. Bajo un título inocente, García aprovecha para decirle un par de cosas al régimen. Como estos versos de Desarma y sangra: “La gente se esconde, o apenas existe: se olvida del hombre, se olvida de Dios”. Puto genio.

3. Eco, de Jorge Drexler

Era 2004 y Drexler presentaba su séptimo día. Eco, dijo su compositor, hace honor a la semántica de esta palabra y pretende reflejar “la presencia de una ausencia”. ¿Lo logró? Con increíble maestría, sí. Aunque no conozcas el álbum, seguramente reconocerás varias canciones del uruguayo.

4. El amor después del amor, de Fito Páez

Más de un millón de discos vendidos y el bien merecido treceavo lugar en la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino, según la revista Rolling Stone. Los más puristas dirán que no, pero es uno de los discos mejor logrados en la trayectoria del rosarino. Y eso ya es mucho decir.

5. El nervio del volcán, de Caifanes

Es el cuarto y último álbum de esta banda mexicana, con un rock más duro pero experimental, ya que mezcla con maestría ritmos latinos y ofrece fusiones exóticas incluso con el jazz. Esto dio un resultado que marcó a toda una generación. ¿No recuerdas a quienes se identificaban abiertamente con la banda en los noventa? Era toda una identidad. Afuera, Miedo, Aquí no es así siguen siendo himnos. Y mientras todavía sigan latinos escuchándolo, tendremos más generaciones que formarán parte de este sentir latino.

6. Siembra, de Willie Colón y Rubén Blades

Imposible dejar de lado este hito de la salsa. Es considerado como el álbum más vendido de la historia del género. Fue, además, precursor de lo que luego se le conocería como “salsa intelectual”. Al igual que con el de Drexler, tal vez el nombre del disco no te suene, pero contiene éxitos ineludibles como Plástico, Pedro Navaja y Buscando Guayaba.

7. Mi tierra, de Gloria Estefan

Gloria Estefan jamás olvidó sus raíces latinas, pero fue hasta este álbum que decidió hacer su tributo con toda esa mezcla de sonidos tropicales y unas letras que marcaron a fuego el corazón de quienes escucharon la producción de primera mano. Con los años que me quedan, Ayer, Mi buen amor, Mi tierra son solo algunos de los éxitos que se encuentran en este derroche de arreglos musicales y armónicos exóticos.

8. Al final de este viaje, Silvio Rodríguez

Puede que no te guste la trova o que te resulte un género poco habitual. O por el contrario: tal vez formas parte de los únicos y detergentes. Pero independiente de eso, este álbum es para toda América Latina y hay quienes piensan que es patrimonio mundial, y en particular patrimonio de nuestra lengua. Escuchar este álbum, independientemente de tu ideología política, es una forma de acercarte a una de las voces más sensibles que nos ha dado el continente, y que nos regaló piezas hermosas como Ojalá, La familia, la propiedad privada y el amor, La canción del elegido, Óleo de una mujer con sombrero… ¿mencionamos toda la lista del álbum? Casi todas las de este disco se volvieron icónicas del cantautor cubano.

9. Re, de Café Tacvba

Un abanico de géneros: así podríamos resumir este álbum. En él encontramos música regional mexicana, como el trío, el huapango, la música norteña y banda. Pero además punk, heavy metal, funk, grunge, mambo, samba brasileña y ska jamaiquino. Café Tacvba alcanzó el nivel de legendario con este su segundo disco. Algunos expertos lo compararon con el White Album de The Beatles. ¿Una comparación exagerada? Para nada.

10. Cantora I y II, de Mercedes Sosa

Mercedes Sosa fue tan importante para la música popular latinoamericana, que se dio el lujo de dejarnos un último regalo antes de partir: un álbum doble en el que reúne a las principales voces del continente. Jorge Drexler, Shakira, Calle 13, Vicentico, Franco de Vita, Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Charly García, Luis Alberto Spinetta, Diego Torres, Pedro Aznar, Gustavo Cerati… ¿A quién buscas? Seguramente tiene un dueto con la Negra Sosa. Una preciosidad de producción, un resumen exquisito de la música de América Latina. Un álbum doble que definitivamente tienes que escuchar antes de que el mundo se acabe. Hazte ese favor.

Sabemos que esto es Internet y que la gente tira bombas antes de preguntar. Esta selección es arbitraria y no busca abarcar todo lo que se ha producido. Antes de tirar la puteada, cuéntanos, ¿qué álbumes agregarías?

VoxBox.-

Rock chicano: la cultura latina en el seno del imperio capitalista

Rock chicano. VoxBox.

Los años dorados del rock no hubiesen sido iguales sin la influencia decisiva de los latinos en el corazón mismo del imperio capitalista. ¿No nos crees? Aquí una playlist con lo mejor de eso que se dio por llamar rock chicano.

Música.- ¿Cuál es el gentilicio por el que deberían de llamar a nuestros hermanos en Estados Unidos? Hay un todo un debate sobre eso, aunque no lo creas. Por lo general, si logras la ciudadanía o convertirte en alguien célebre, toman el gentilicio de tu país de origen, más el apelativo estadounidense: mexicano-estadounidense, cubano-estadounidense, etc. Pero esos son debates de nuestra propia gente, porque para los anales de la historia de EE. UU. simplemente nos llaman hispanos. Ya te hemos contado sobre ello.

Y es que americano debería de ser un gentilicio reconocido a nivel mundial para todos los habitantes de este continente tan rico en diversidad y cultura.

Pero por el momento olvidémonos de estas distinciones y pleitos políticos, porque no es lo importante en este post. Y antes que vayas a enojarte y pensar que por gusto mencionamos todo esto, no olvides que lo chicano hace alusión a lo mexicano-estadounidense, mientras que muchos miembros de las bandas que mencionaremos proceden de las más variadas nacionalidades. Así que, ¿no te parece que es problemático invisibilizar esos orígenes?

Además, aunque muchos hablan de rock chicano, ¿cómo englobamos toda esa mezcla de sonidos, sabores y cultura? Ya lo sabemos, son exquisiteces, pero ya vez que no fue fácil pensar en el titular para este post.

Esta breve lista es un homenaje a esos hermanos con raíces latinoamericanas, ya sea nacidos en el seno del imperio como hijos de inmigrantes o que nacieron en nuestros países y encontraron hueco en los oídos norteamericanos (y en el mundo… por qué no…). Su música se mezlcó y sofisticó, pero no perdió esa esencia tan nuestra, además que marcó un hito en ese terreno que fue tan fértil para los años dorados del rock and roll, la psicodelia, la rebeldía, y de todo aquello que era único y diferente, pero no pretencioso.

Ellos lo hicieron y la historia los absolvió.

La Bamba (1958), de Ritchie Valens

Es inevitable. No es precursor propiamente dicho, pero era necesario mencionarlo en este tributo: hizo bailar hasta a los sectores más racistas del país norteamericano.

Corazón de melón (1963), de Trini López

Hizo eco en su época, aunque los años no le han pagado como de verdad lo merece. Sin embargo, América Latina abrazó su éxito y creó escuelita que le ganó la posteridad en nuestros corazones.

Black Magic Woman (1970), de Carlos Santana

Hay personas a quienes se les eriza la piel con solo escuchar el inicio. A ellos va dedicada esta obra de arte.

Guajira (1974), de Carlos Santana

Mencionar a Santana y no incluir este éxito era olvidar el propósito del post: recordar que lo latino puede dar golpe.

Europa (1976), de Carlos Santana

Vaya, como tenemos lectores sofisticados, para ellos va una pieza de puro deguste musical y relajación. ¡Hey! Es muy temprano para buscar bebidas recreativas.

Viva tirado (1970), de El Chicano

Esta canción va in crescendo, pero sin dejar de relajarte. Podrás sentir cómo te llenas de energía latina.

Tell Her She’s Lovely (1973), de El Chicano

Derroche instrumental. América Latina extraña con toda seguridad esos tiempos.

Woman (1971), de Barrabás

Sí, no son radicados en EE. UU., ya sabemos. Pero ¿cómo olvidar el tremendo aporte de estos hermanos españoles?

Wild Safari (1971), de Barrabás

Y como somos caprichosos, añadiremos este segundo éxito, de los tantos que tuvieron y que nos tocó dejar fuera de este tributo.

Suavecito (1972), de Malo

¿Cómo podían faltar? ¡Vamos! Si estás en la oficina basta con que bailes en un solo ladrillo. Es perfecta.

Café (1972), de Malo

Y para dejarte con más ganas de buscar su música, te dejamos este segundo sencillo.

Can’t Make It (1974), de Sapo

Esta es una de esas canciones que te hacen sentir que todo está en su lugar: un placer auditivo en lo instrumental y vocal.

Ritmo del corazón (1974), de Sapo

¿No te dan ganas de bailar? Nosotros en la Redacción de VoxBox nos dejamos llevar un rato por estos ritmos tan exóticos y tan nuestros. ¿Qué opinas?

Watcha Gonna Do (1973), de Azteca

Conocemos testimonios de gente que recuerda con mucha nostalgia esta bella pieza. Les evoca un mundo menos hostil (bueno… salvando las distancias propias de la época) con los hermanos latinos.

Someday We’ll Get By (1973), de Azteca

Una fusión de ritmos latinos demasiado bien lograda como para no mencionarla.

We Belong Together (1987), de Los Lobos

¡Ya lo sabemos! La original es de Ritchie Valens. Pero, ¿no te parece que esta versión vale la pena escucharla?

Canción del Mariachi (1995), de Los Lobos

Bueno, bueno, nos pasamos por varias décadas. Pero queríamos que vieras que hay tributos relativamente recientes al género. ¡Disfruta!

Ya sabemos que se nos escaparon muchas en esta lista, pero tú tienes la última palabra. Cuéntanos, ¿qué otras merecen ser recordadas?

VoxBox.-

Chillout: La playlist para aguantar a tu jefe – segunda parte

Chillout. VoxBox.

Música.- El chillout es perfecto para oír sin escuchar, para cantarlo sin pensar, y para realizar actividades sin desconcentrarse. Así que por eso te traemos esta segunda parte, porque esta semana de principio de mes no ha sido tan benevolente, y no está de más un poco más de relax.

Aunque en esta ocasión solo serán voces masculinas (¡vamos! Ya dimos un buen muestrario de las gloriosas voces femeninas y esperamos haber complacido a los amantes de los agudos y armónicos tipludos en la primera parte). Desde lo más grave a lo más experimental, desde lo acústico e instrumental hasta las modificaciones electrónicas, pasando un poco por sonidos a veces pesados, pero sin perder el concepto esencial del chillout: ser una composición armoniosa y relajada, cuya finalidad es la exaltación de los sentidos y una sublime forma de sentir la música.

¿Te parece la propuesta? Entonces sigamos con el viaje. Aquí te va la lista…

Heartbeats, de José González

Es cierto que el sencillo original le pertenece a The Knife, pero este argentino-sueco nos ofrece el tono reflexivo y relajante que necesitamos para esta ocasión.

Live it Up, de John Legend

Pero ¿y por qué no mostrar también que las voces masculinas pueden hacer gala de ser portentosas? Bueno, tenemos aquí a una de las grandes voces de nuestro tiempo.

Waves, de Mr Probz

¿Y si a una buena voz le colocamos arreglos instrumentales más sofisticados? Bueno, suponemos que eso te dará minutos más placenteros. ¿Qué te parece esta propuesta?

Wires, de Athlete

Aceleremos un poco. Este pedazo de pieza musical ronda entre el rock indie y britpop, sin comprometer los armónicos propios del chillout. Eso la vuelve única, ¿no te parece?

La Ritournelle, de Sébastien Tellier

¡Vamos! Teníamos que incluir un clásico propio del género. Y qué mejor que una que te ayude a seguir con tu labor, mientras la tienes de fondo. Es suave pero energizante.

The Otherside, de Breaks Co-Op

Pasemos a algo más acústico y con sus clásicos coros. Cae bien como una buena bebida fría a esta hora.

Invisible, de Infusion

Pero probemos también algo más espiritual, de tono sublime. Al fin y al cabo, estamos en un momento de relax, pero también de reflexión. Eso sí: tampoco es una canción para meditar. Así que, ¡chill, chill!

Corner of the Earth, de Jamiroquai

Después de un estilo solemne podemos pasar a uno más romántico, sin perder las armonías. Y para eso no hay mejor ejemplo que esta pieza de esta banda británica.

Feeling Oblivion, de Turin Brakes

Subamos el tono y pasemos a algo dulce, suave y alegre a la vez. ¡Vamos! No es libreto de superación, pero nos equilibrará un poco los chacras.

My Vision (Summer in White Edit), de Jakatta feat. Seal

Volvamos a las voces graves pero sin caer en la exageración. Seal ofrece ese equilibrio, al mismo tiempo que nos recuerda a algo. ¿American Beauty? No sabemos… algo así…

Porcelain, de Moby

Pasemos a algo más electrónico. En la primera parte te mostramos un sencillo de Moby con la preciosa voz de Jennifer Price. Ahora toca una versión con la voz del propio Moby, porque este es el post que le corresponde.

Forever and a Day, de The Dissociatives

Ahora corresponde algo un poco más pop, antes de ir cerrando esta compilación. Este sencillo ofrece las bondades del pop y el estilo chillout.

Holding On, de The Beauty Room

Volvamos a las raíces del género: romántico, suave, reflexivo, para oír sin escuchar. Puedes tomarte unos minutos para sentir cada armónico, cada combinación de voces junto con la parafernalia instrumental y electrónica.

Lovin’ You More, de Steve Mac vs. Mosquito feat. Steve Smith

Y como ya estás emocionalmente involucrado, toca el momento melancólico. ¿Qué mejor ejemplo que esta pieza de arte que nos habla de cómo el amor te quema? ¡Vamos! Nadie te está viendo. Disfruta este acústico.

This Old Love, de Lior

Pero no queremos que te vayas triste ni melancólico. Cerraremos esta sesión de relax con este sencillo que elogia el amor duradero, las cosas esenciales que queremos llevar con nosotros en nuestro camino de la vida. ¡Relax! Tienes camino por delante y mucho por vivir.

Como advertimos en la primera parte, se nos quedaron las instrumentales, las minimal, las consideradas demasiado experimentales y electrónicas (como algunos sencillos de Mylo o Sounds Like Water). Pero esperamos que tu momento de relax haya sido justo y que esta melodías te hayan acompañado bien.

Pero cuéntanos, ¿qué otras agregarías?

VoxBox.-

Chillout: La playlist para aguantar a tu jefe – primera parte

Chillout. VoxBox.

Música.- Primero lo primero: el chillout es más un estado musical que un género concreto (VoxBox siempre de único y detergente). Es decir, es más fácil decir qué NO es chillout a definirlo mediante parámetros musicales concretos, ya que el género comparte características con otros estilos relacionados, como el downtempo, progressive house, electrónica suave, ambient o el trip hop. Así que en esta lista encontrarás variedad que quizá en principio te parezca confusa. Pero síguenos un poco la corriente y tal vez te sientas recompensado.

Todos de alguna manera hemos escuchado chillout. En los establecimientos que ponen música tranquila, en la sala de espera de alguna oficina importante (algunos lo llaman música para esperar en la fila del banco o el ascensor), en los momentos ambient de algunas películas, etc. El chillout ha estado ahí como un género menor, como algo que oímos sin poner demasiada atención.

Te traemos una muestra de lo más comercial y menos underground, para que al menos no salgas espantado con las más curiosas rarezas que se pueden encontrar en este género tan rico, ya que hay desde solo instrumentales, hasta las que parecen demasiado electrónicas: la idea es que el encuentro musical sea delicioso para la mayoría de gustos.

Así que para complacer la mayoría de gustos y presentar un cuadro equilibrado y variado, hicimos una lista con voces femeninas y otra con voces masculinas. Ahora te presentamos las de las mujeres, haciendo honor de aquel viejo cliché falocéntrico y heteronormativo de “las mujeres van primero”.

Pero esta lista tiene otro propósito: que la pongas en el trabajo cuando estés a punto de colapsar por culpa de tu jefe. Respira, contrólate y dale volumen.

¡Disfruta el viaje! (Y de verdad, no putees a tu jefe).

Destiny, de Zero 7

La explosiva combinación de Sophie Barker y Sia. ¡Que empiece el relax!

All I Need, de Air

Uno de los grandes hits del poderoso dúo francés. En la actualidad es considerado un clásico del género.

Nine Million Bicycles, de Katie Melua

Con su voz enternecedora y espiritual, Katie nos lleva a todas partes y al mismo tiempo a lo más básico.

Wonders Never Cease, de Morcheeba

Y como es tiempo de relajar un poco la mente, no podía faltar esta pegajosa canción que nos recuerda que la vida es caótica, pero que las maravillas no dejan de ocurrir.

Azul de você, de Audio Lotion

Y si llevamos al extremo nuestro lado íntimo, comenzaremos a extrañar un poco esos instantes que compartimos con esa persona especial.

Strong, de London Grammar

Pero que no decaigan los ánimos. Es hora de relajarse pero al mismo tiempo estremecerse con una voz portentosa.

Everyone’s Waiting, de Missy Higgins

Ahora que ya recibiste una descarga de energía, pasemos un poco a la nostalgia o al sentimiento básico que nos llene.

Wildest Moments, de Jessie Ware

Ya que estamos bien encaminados, podemos mantener el tono y estilo enérgico.

What He Wrote, de Laura Marling

De nuevo un descanso, con un estilo más lento y denso. Vamos, que dejar fluir los sentimientos cercanos a la melancolía también resultan liberadores.

Killing Me, de Slovo

Pero volvamos al sentimiento de relax. Hay que cerrar por un momento los ojos e imaginarnos que al menos por un momento estamos en la playa.

Neopolitan Dreams, de Lisa Mitchell

El viaje fue breve pero bueno. ¿Y qué tal si escuchamos un estilo más enternecedor?

Sunny Road, de Emilíana Torrini

Vaya, vaya, aumentemos la apuesta: ¿tierno y reflexivo? Tal vez te guste esta propuesta islandesa.

Diamonds In The Sky, de Husky Rescue

Si necesitas algo todavía más suave, esto te puede interesar: es perfecta para manejar en una noche lluviosa.

Waltz 4 Koop, de Koop

Pero volviendo al tono íntimo, también puedes disfrutar esta extraña mezcla de jazz, sonidos electrónicos y una voz delicada e íntima.

6 Underground, de Sneaker Pimps

Y como ya casi se termina esta sesión de relajamiento, te dejamos con un clásico inolvidable del siglo pasado.

In This World, de Moby

¡Espera! No te vayas sin escuchar esta última, cuya voz gloriosa sensibiliza a los más estresados. El video también es enternecedor.

¿Qué otras voces femeninas conoces? ¡Cuéntanos!

Y no lo olvides: chill, chill…

VoxBox.-

Disney: El arma secreta para conquistar al mundo

Disney. VoxBox.

La gira de Walt Disney como enviado del presidente Franklin Roosevelt a Latinoamérica, en septiembre de 1941, marcó el inicio de la conquista cultural gringa.

Detalles.- En septiembre de 1941, en el propio apogeo de la Segunda Guerra Mundial, Walter Elias Disney visitó cuatro países de Latinoamérica, por encargo directo del presidente Franklin  Roosevelt. Aquel viaje es considerado un punto de partida de la colonización cultural de la región.

“Ocurrió en vísperas de la Guerra Fría, cuando se estaba estableciendo la disputa cultural por los imaginarios colectivos. Disney es una figura central en este enfrentamiento, ya que el cine es una herramienta fundamental para el canon occidental. Las producciones culturales de esta industria comienzan a masificarse en esta época”, aseguró el sociólogo Miguel Ángel Contreras Natera, profesor investigador de la Universidad Central de Venezuela a Sputnik.

Estados Unidos había comprendido la eficacia de las pantallas del cine y la televisión para influir en las personas, así que Roosevelt decidió que lo mejor era enviar a su principal embajador cultural.

Los cuatro países elegidos fueron Chile, Argentina, Brasil y Uruguay.

Disney mantuvo reuniones con altos representantes de todos los gobiernos, incluidos presidentes, para transmitir el mensaje del mandatario estadounidense.

En diciembre de ese año Uruguay rompió su neutralidad, cortó relaciones diplomáticas con los sucios comunistas e intentó influir para que otras naciones hicieran lo mismo.

Tres años después llegaría el corto de Disney El pelícano y la agachadiza. Los pájaros protagonistas se llaman Monte y Video, palabras que unidas forman el nombre de la capital uruguaya.

Así, después de aquella gira, el creador del Ratón Mickey comenzó a producir personajes estereotipados de la región, enamorando así a las audiencias latinas.

“Mickey Mouse es una marca que conformó imaginarios basada en prejuicios de cómo EE. UU. mira a la región. Disney pasó a ser uno de los embajadores culturales en la guerra blanda contra América Latina y el mundo”, continúa Contreras.

La guerra psicológica

Algunos años después de la gira de Disney, el presidente gringo Dwight Eisenhower dijo que la guerra más importante era la psicológica.

Muy sospechoso, ¿no?

No. Para nada sospechoso. De acuerdo con el académico, los vínculos entre cine y política se vuelven evidentes cuando uno observa el papel que cumplió el senador Joseph McCarthy en la conformación de espacios de censura. Aquella época oscura del cine, conocida como macartismo, de la que nos buena cuenta la película Trumbo.

Cine, política y Disney

Pero la relación solapada entre cine y política en Estados Unidos se vivió en muchas otras etapas: Fiebre de sábado por la noche, dice el sociólogo, es una película que muestra el modelo del nuevo joven, un individuo de clase obrera que trabaja de lunes a viernes y que utiliza los fines de semana para bailar música disco. Una vida desenfadada, sin muchas preocupaciones, sin mucho interés político o social. Ideal para los gobernadores.

Ha sucedido más recientemente con películas como Contacto, en las que Estados Unidos nos quiere demostrar lo importante que son la seguridad nacional y así excusarse de los muchos atropellos que cometen.

¿Ven cómo todo lo que consumimos, vemos o escuchamos siempre lleva un trasfondo político?

Lo mejor para evitar la manipulación masiva es y será siempre la educación de los pueblos y de los individuos.

VoxBox.-

Ir a la escuela ya no sirve de nada, según Banco Mundial

Escuela. VoxBox.

¿De qué sirve ir a la escuela si no se obtienen las herramientas básicas para defenderse en la vida? De nada. Así de simple.

Detalles.- ¿Recuerdan aquel épico momento cuando una youtubera mexicana dijo que dejaba la “pinche escuela porque no servía de nada” (o algo así)? Pues resulta que el Banco Mundial le ha dado la razón: la escuela ya no es sinónimo de aprendizaje.

Y es que el Banco Mundial ha presentado su Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación, y en él revela que, aunque millones de niños en el planeta van a la escuela, no aprenden ni siquiera lo básico para escapar de la pobreza.

El Informe llama a esto una “crisis de aprendizaje”. Pero eso ya lo veníamos intuyendo desde hace varios años.

Los profesores universitarios lo saben: cada año, cada nueva generación de nuevos ingresos llega con más deficiencia, con más problemas para aprender, con menos capacidades de análisis. Y esos los que logran entrar a un aula universitaria.

Millones de jóvenes de países pobres

Por supuesto, como todo lo que sucede en el mundo, este problema es más grave en los países más pobres.

¿De qué sirve ir a la escuela si no se obtienen las herramientas básicas para defenderse en la vida? De nada. Así de simple.

Es decir: ir a la escuela nunca ha sido más inútil como ahora.

En casos concretos como Nicaragua, el Banco Mundial dice que solo la mitad de los escolares de tercer año (de primaria) sumaban correctamente cuánto es 5 + 6.

El dato da para un sinfín de memes y carcajadas, pero viéndolo detenidamente es bastante preocupante.

Sin aprendizaje la educación no podrá ser el factor determinante para poner fin a la pobreza extrema, generar oportunidades y promover la prosperidad.

¿Qué puede significar a futuro que los niños no estén aprendiendo?

Fácil: más pobres, más pobreza, más profundidad en la brecha. Más de todo lo malo que ya hemos vivido.

Otras variantes

En América Latina, en especial en zonas como Centroamérica y parte de México, el problema de la educación es mucho más profundo en zonas donde las pandillas o el narcotráfico han acaparado todo.

Imaginemos entonces el panorama: niños en zonas vulnerables que hacen un esfuerzo supremo por ir a la escuela, sorteando todas las trampas que su contexto les impone, para que al final no puedan aprender nada útil.

En El Salvador, por ejemplo, 7,900 niñas desertaron de la escuela en 2015, por embarazo. Únicamente 2,231 se mantuvieron en la escuela.

Una desgracia, un problema moral que ningún país está enfrentando como se debe.

Así es cómo las sociedades modernas han terminado por darle la razón a La Mars: estamos hasta la madre del “pinche sistema pendejo retrógrada en el que hemos estado sumergidos por toda nuestra vida”.

Así de desgraciados deberíamos sentirnos.

VoxBox.-

Muere a los 91 años Hugh Hefner

Hugh Hefner. VoxBox.

Hugh Hefner, el empresario fundador de la famosísima revista para caballeros PlayBoy, falleció este día a los 91 años, según reportan diversos medios de comunicación.

Noticias.- El fundador de la revista Playboy, Hugh Hefner falleció este día a los 91 años.

Hugh Marston Hefner fundó la revista Playboy en los años cincuenta, convirtiéndose en un abanderado de la revolución sexual.

La fundación de Playboy

Fundada en Chicago en el año 1953, Playboy se financió con un préstamo de mil dólares proveniente de la madre de Hefner, y al poco tiempo se transformaría en mucho más que una revista picaresca, con celebridades de todas las procedencias disputándose las codiciadas portadas, las cuales se convertirían en un símbolo de consagración para actrices, modelos y otras personalidades del mundo del entretenimiento.

Hugh Hefner rompió tabúes sexuales mientras que Estados Unidos se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial y conquistó el mundo con sus famosas conejitas y su famosa mansión.

Para muchos, un villano que se aprovechó de la sexualización y cosificación de las mujeres. Para otros, un héroe que supo desmitificar la vida sexual de una sociedad todavía muy conservadora.

VoxBox.-

La playlist new age para sobrevivir mitad de la semana

New age. VoxBox.

La mitad de la semana suele ser calamitosa y caótica, y el estrés en niveles estratosféricos: los científicos de VoxBox prepararon esta playlist new age para sobrevivir.

Música.- Es miércoles y el estrés lo sabe. No podemos bajarte la carga de trabajo que de seguro te mantiene en un estado de enojo permanente, pero al menos podemos regalarte música.

El equipo de investigadores científicos de VoxBox ha determinado que la mejor forma música para bajarle al estrés y las ganas de putear al jefe es el new age.

Así que dele volumen y disfrute el viaje:

Adiemius, de Karl Jenkins

Esta canción fue utilizada para la película Avatar, tal como se puede ver en el video. Una pieza ideal para comenzar a relajarse.

Now We Are Free, de Lisa Gerrard

De esas canciones que uno las escucha y comienza a preguntarse: ¿A dónde la he oído antes? La respuesta es sencilla: Gladiator. Recomendada por los expertos para agarrar valor hasta que llegue el viernes.

Only Time, de Enya

Una de las máximas representantes de este género. Su nombre completo es Eithne Pádraigín Ní Bhraonáin. La conocemos simplemente como Enya:

Orinoco Flow, de Enya

No nos gustan los títulos, pero casi estamos seguros de que ella sería la reina de este género. Así que van dos:

Nightingale, de Yanni

Y ya que estamos con las etiquetas, si Enya es la reina, sin duda Yanni es el rey. Esta canción es solo una de las muchas obras maestras que este griego nos ha regalado:

Within Attraction, de Yanni

Habría que añadir que Yanni también fue conocido en América Latina, porque sacó un par de álbumes con algunas voces famosas del continente como José José, Cristian Castro y Olga Tañón:

Until The Last Moment, de Yanni

La idea de esta lista es que sea música para relajarse, pero si pueden echarle una vista a este video no estaría nada mal:

Return To Innocence, de Enigma

Otro de los grandes favoritos de este género. Si alguna vez has escuchado este tipo de música, de seguro los conoces aunque no te sepas el nombre.

Sadeness, de Enigma

No por gusto este sencillo vendió 5 millones de copias (SOLO el sencillo) a nivel mundial.

Don’t Go Away, de Era

Directito desde 2003, desde el álbum The Mass, llega Era. Un momento muy plácido, una canción ideal para casi todo:

Ameno, de Era

La letra está escrita en latín macarrónico… sí, eso existe y sí, no podemos agregar más nada: a darle volumen. La vida es efímera, relájate:

¿Cuál otra agregarías?

VoxBox.-

Ayotzinapa: 3 años de recuerdos dolorosos

Ayotzinapa. VoxBox.

Los padres de los jóvenes de Ayotzinapa que estudiaban para ser maestros han seguido una ardua lucha para esclarecer la masacre: han recorrido barrancos, zanjas y morgues.

Opinión.- Hace exactamente 36 meses desaparecieron 43 jóvenes de Ayotzinapa. Solo uno ha logrado ser identificado y declarado muerto y los restantes 42 son aún un recuerdo doloroso, una causa angustiosa, una pregunta sin respuesta.

¿Dónde están los normalistas?

Esto pasó en México, pero esto puede pasar en cualquier país de Latinoamérica; Honduras, El Salvador, Chile, Colombia, Venezuela, todos esos países tiene en común algo con México: el alto índice de desaparecidos por diversas causas.

Pero el caso de Ayotzinapa es peculiar. Esta masacre ha enlodado al Gobierno mexicano y ha puesto al país en el ojo al sistema judicial, que a esta fecha no ha enjuiciado a nadie y no ha declarado a ningún culpable.

Treinta y seis meses de búsqueda de jóvenes en delegaciones policiales, hospitales, en morgues. Luego búsqueda de cadáveres, de testigos y de culpables. Treinta y seis meses de búsqueda de justicia y de esperanza, de vida.

Los padres de los jóvenes que estudiaban para ser maestros han seguido una ardua lucha para esclarecer la masacre. Han recorrido barrancos, zanjas y morgues, cárceles y hospitales. Han recorrido el país entero. Mucha gente los ha apoyado desde redes sociales. Epigmenio Ibarra, productor de televisión mexicano, durante cada noche, desde hace tres años, hace un recuento de los nombres de las víctimas de este evento atroz, junto a otros casos de muerte y desaparición forzosa por parte de las fuerzas armadas del país.

A esta iniciativa se han sumado actores, artistas y la población que aún lucha por condiciones justas, donde se puedan expresar libremente opiniones opuestas a las del gobierno.

Cuarenta y tres jóvenes no están con sus familias desde hace tres años. En esos tres años casi nada ha cambiado en México y tampoco en el resto de Latinoamérica, donde a diario siguen desapareciendo jóvenes en manos de la delincuencia, del narcotráfico o del gobierno, haciendo cada vez más difícil seguir luchado por un mundo más justo, un lugar dónde manifestarse. Decir que no se está de acuerdo con el sistema solo te lleva a la muerte, a la exclusión social o al ridículo.

VoxBox.-

Top 15: Canciones para comunistas de redes sociales

Comunistas. VoxBox.

Porque todos hemos tenido nuestra etapa de pseudorevolucionarios, de chairos o mamertos, como gusten llamarlo. Aquí dejamos esta lista de canciones que nos llenan de orgullo proletario.

Música.- Progres, chairos, mamertos, pseudorevolucionarios, antisistemas de restaurante, comunistas de centros comerciales: no importa cómo los llames. Todos conocemos a uno que siempre busca plantear una cómoda oposición al sistema actual que rige al mundo.

Pero no nos tomen a mal, porque en el fondo casi todos padecemos de esa enfermedad extraña de querer curar al mundo, pero sin dejar de ser parte de la enfermedad.

Para todos los que alguna vez tuvimos el ideal de cambiar al mundo (¡ternuritas!) desde nuestra cuenta en Twitter, y para todos los que nos emocionamos cuando alguien se atreve a cantar lo mal que está el mundo, para todos, es este top.

¡Revolución o muerte!

15. Gimme tha Power, de Molotov

Cómo no, mi gente, cómo íbamos a comenzar esta lista que busca derrotar al sistema con la canción de hastío clasemediero por excelencia. No se sienta mal, dele volumen y cántela. Sabemos que, como nosotros, se la saben completita.

14. Frijolero, de Molotov

Bueno, ya que estamos en estas, pasemos a la siguiente canción chaira (término acuñado por los hermanos mexicanos) por excelencia. Una canción que parece haber rejuvenecido con la llegada de Trump a la silla presidencial más importante de Babilonia.

13. La carencia, de Panteón Rococó

Un fantasma recorre el cuerpo de los progres: el fantasma del ska. ¿Quién dice que no se puede hacer conciencia social mientras se disfruta de una merecida bailada?

12. Matador, de Los Fabulosos Cadillacs

Todos conocemos el ritmo, todos hemos intentado imitarlo con nuestras palmadas azotando alguna superficie. No conocemos de quién habla exactamente esta canción, pero sin duda era un revolucionario con todas las credenciales, igual que nosotros los que la cantamos.

11. Mal bicho, de Los Fabulosos Cadillacs

Esta canción trae consigo una profundidad semántica que solo los más revolucionarios somos capaces de comprender, así que si no entiendes por qué está aquí, debes de ser un maldito reformista.

10. Latinoamérica, de Calle 13

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que Calle 13 es el gran heredero de Molotov en el imaginario progre. “Mano de obra campesina para tu consumo. Frente de frío en el medio del verano. El amor en los tiempos del cólera, mi hermano”. Imposible no henchir el pecho con fervor revolucionario, con esas referencias literarias latinoamericanas.

9. Alto al fuego, de Alux Nahual

Y nos vamos directo a Guatemala. Esta vez se trata de una banda no tan conocida internacionalmente, pero para los guerrilleros tardíos de Centroamérica esta canción es una oda al martillo y a la hoz que tanto amamos.

8. Si el norte fuera el sur, de Ricardo Arjona

Sabemos que todo pseudorevolucionario es por descontado un pseudointelectual. Sabemos, además, que a este último espécimen le resulta traumático que le mencionen al guatemalteco, pero seamos honestos: los versos que componen esta canción alguna vez avivaron la llama de la revolución. Si la deuda externa le robó la primavera, cántela:

7. Latinoamérica, de Reincidentes

¿Quién dice que las grandes revoluciones no pueden llevar un buen rock? Estos españoles le cantaron a la liberación del pueblo contra la opresión del “gran vecino cerdo asesino”. Y eso que no habían visto a Donald Trump.

6. América Latina ¡Libre!, de Ska-P

Hermano peruano, hermano colombiano, hermanos latinoamericanos: esta canción (también de unos españoles) nos recuerda que con nuestra sangre hicimos la revolución… tal vez no tanto con nuestra sangre como con nuestros tuits, pero se entiende la idea.

5. ¿Dónde están los ladrones?, de Shakira

A ver, camaradas, no se enojen con nosotros. La Shakira que hizo dueto con Maluma no tiene nada que ver con la Shakira de ¿Dónde están los ladrones? Para la generación que conoció a aquella rockerita antisistema, saben que esta canción es importante en su conciencia de clases.

4. Las casas de cartón, de Los Guaraguaos

Clásico de clásicos: “Viene bajando el obrero, casi arrastrando sus pasos por el peso del sufrir”. Marx llora de felicidad cada vez que uno de sus seguidores entona esta canción.

3. Huracán, de Pedro Aznar

“Pero lo que ellos no saben, lo que no sabrán jamás es que aquí en nuestra tierra, de la montaña hasta el mar, sopla una brisa ligera que va a volverse huracán”. Aznar hace este poema/canción para recordarnos que esa brisa canción es el comunismo que un día triunfará.

2. Somos Sur, de Anna Tijoux

Esta canción es más nueva, y muchos comunistoides de hueso colorado no la reconocerán, pero las nuevas generaciones proletarias ya las aceptamos como un himno más de nuestra lucha.

1. Sr. cobranza, de Bersuit Vergarabat

¡Adiós el muro, Estalinista! Los demócratas de mierda y los forros pacifistas: Señor Cobranza, como lo señala algún camarada en Youtube, debería ser el himno oficial de Latinoamérica (por favor, ténganlo en cuenta cuando triunfe la revolución en la Patria Grande)

BONUS TRACK SOCIALISTA: Los dinosaurios, de Charly García

Esta canción la metimos, porque se nos pegó la gana y no por una razón estrictamente revolucionaria, debemos admitirlo. Pero es que a Charly García no lo podíamos dejar de lado, sobre todo con esta canción que tiene un mensaje claro pero encriptado, para que la burguesía no la comprenda. Los Dinosaurios VAN a desaparecer, ergo gobernará la dictadura del proletariado. Gracias, camarada.

BONUS TRACK COMUNISTA: Amor prohibido, de Selena

Una canción que haría sonrojar al mismísimo Karl Marx. La conciencia de clase expuesta de forma magistral por la camarada Selena no tiene desperdicio. Una crítica profunda al sistema capitalista, a la represión de la superestructura encabezada férreamente por la burguesía voraz contra el glorioso pueblo, y un señalamiento enfático y clarividente hacia el patriarcado opresor de las causas feministas. Selena no dejó cabo suelto con esta obra de arte.

VoxBox.-