Karla Rauda

Escritora amateur, planificadora compulsiva, dueña de tres gatos, madre a posteriori. Un poco cínica, un poco distraída.

Sobrevivir a la temporada de NFL y no morir en el intento

Lo confieso, no me gustan los deportes. En mi adolescencia por cuestiones escolares practiqué basquetbol, no era mala jugando, pero nunca he sido amante de sudar en una cancha. Podrán imaginarse que tampoco de ver gente sudando en las canchas.

En un tiempo me interesaron los play off de la NBA, como era lógico. Pero fuera de eso mi acceso a la televisión se limita a series y alguna que otra película. Hasta que Miguel apareció en mi vida.

Mi marido, Miguel es fan deportista. Ve de todo: fútbol soccer, tenis, bascketbol, la fórmula uno… golf! Pero lo que en realidad le apasiona a él y a mis hijos es el fútbol americano. Durante 6 meses al año, de septiembre a febrero en nuestro hogar se toman medidas serias para estar al tanto del desarrollo de la temporada anual. Tenemos en la familia toda una variedad de aficionados: los tenemos de los Dolphins, los Steelers, los Chicago Bears, de los Falcons y por supuesto… de los Patriots.

Hace un año me di a la tarea de comprarles en Amazon las camisetas a mis chicos. Yo no sé nada de fútbol americano, ni de yardas, ni de pañuelos lanzados al aire, ni de taqueadores… pero ver el rostro de mis hijos cada uno con su camiseta del equipo de su preferencia fue maravilloso.

¿Cómo he sobrevivido este año a esta temporada? Debo admitir que intenté comprender las reglas básicas y con cada partido de domingo, lunes y jueves, mantuve a Miguel repitiéndome los nombres de las jugadas, de los jugadores y de los logros más importantes de éstos. Al final del super bowl 50 yo era un prodigio de datos y con propiedad pude mantener una conversación más o menos decente y de calidad sobre el tema con cualquiera. Por supuesto, todo eso se me olvidó en los siguientes 6 meses y para cuando inició la nueva temporada en septiembre pasado yo había vuelto a ser una ignorante del fútbol americano. Me rendí. No tengo ánimos, ni fuerzas, ni convicción para aprender de nuevo, así que este año, hoy que es el super bowl me dedicaré a hacer lo que mejor hago: cocinar y escuchar los mejores shows de medio tiempo.

Es indispensable hablar de este momento tan esperado para los que no sabemos ni pepa del fútbol, ese momento en el que la música, el lenguaje universal al fin nos habla y los espectadores por antonomasia despertemos y digamos… qué espectáculo!

Me dediqué a recordar algunos y esta es mi selección de 5 espectáculos de medio tiempo que más me han impresionado:

 

  • Por supuesto: Madonna, nadie… o casi nadie se puede comparar a esta mujer que cada cierto tiempo se reinventa y no deja de ser un referente para cientos de nuevos artistas.

  • Los Rolling Stones: No son norteamericanos… pero igual, se sumaron por el amor al deporte en 2006, ya eran una leyenda y pues, los que amamos la música hicimos una pausa en la pausa de medio tiempo del super bowl de ese año para darnos el lujo de escucharlos en vivo.

  • Michael Jackson: corría 1993 y el rey del pop iniciaba su show con las notas de Thriller, este medio tiempo no lo vi en vivo, era una adolescente que no tenía acceso a tradiciones estadounidenses y que en un tercermundista país tuvo que esperar a que alguien inventara youtube, para que otro buen  samaritano subiera el video.

  • Beyonce-Bruno Mars-Coldplay: Yo a este arroz con mango, nunca me lo imaginé, pero si resultó interesante, posiblemente ha sido de los aciertos más grandes en los espectáculos de medio tiempo. Siendo que el super bowl 50 era importante históricamente, combinar ritmos, estilos e incluir hasta una declaración política fue una manera de hacerlo aún más memorable.

 

  • Prince: el inigualable cantante antes llamado Prince hizo su aparición en el medio tiempo del super bowl en 2007, dando un espectáculo difícil de olvidar mientras cantaba Purple Rain… bajo la lluvia.

El Super Bowl LI ha terminado, la comida fue un éxito, mi pobre Alejandro lamenta la derrota de los Falcons y Gerardo ostenta el ego de los campeones. Miguel hace el análisis y consuela a nuestro hijo menor.

Un año más ha terminado la temporada y yo sobreviví, aún no me decido si me gustó la presentación de Lady Gaga, pero al menos ahora tendré seis meses de silencio deportivo.

Futuro y otras cosas que nos da Café Tacvba

La primera vez que escuché a Café Tacvba fue en 1992, me sorprendieron. Han pasado 25 años y siguen sorprendiéndome.

Empecé este 2017 escuchando “Fvturo”, el sencillo que lanzaron el 31 de diciembre pasado. Desde ese día me quedé a la expectativa del video de la canción, porque yo soy así… visual. Me gusta ver la música y ellos siempre han tenido esa manera tan maravillosa de poner ante nuestros ojos historias bien ensambladas, estéticamente impecables y explosivamente poderosas. Amo sus videos. Amé sus ensambles en el MTV Unplugged que hicieron, amé sus sonidos en el Re y por supuesto nunca han logrado decepcionarme. Tampoco en esta ocasión.

Ayer estrenaron el videoclip en MTV, por supuesto me lo perdí. La vida adulta me atrapa en la redacción de documentos un poco más fríos que me otorgan el pan de cada día y fue hasta esta mañana, cuando luchaba contra la marejada de gente para abordar la 101D, que me acordé de los primero acordes de la canción y de que debía venir a la oficina a ver el video.

Café Tacvba me ha gustado no solo por su música, sino que también me ha encantado ese inmenso respeto por la cultura de su país. Con el pasar del tiempo han traído a la actualidad los sonidos aztecas, las tradiciones prehispánicas y la visión de un universo en armonía para esta humanidad que lo menos que tiene es armonía.

En el video vemos una serie de personajes entrelazados con el futurismo-ciencia ficción. Los que viajamos en transporte urbano colectivo entendemos ese ambiente neón, colorido y lleno de iconografías de ayer, ahora y siempre. Ese inescrutable universo de personajes entre la muerte y el tiempo; personajes urbanos y estéticamente incomprensibles, pero siempre presentes en cualquier ciudad latinoamericana: Ciudad de México, San Salvador, Managua, Lima, Santiago de Chile. Todos tenemos futuro.

En esta canción se muestra esa contradicción que es la vida. Esa necedad y necesidad de seguir viviendo, de encontrar esperanza aún sabiendo que nada es cierto en el tiempo que nos toca vivir. Gracias Café Tacvba, no me arrepiento de haber cumplido ya 25 años escuchándolos.

 

5 canciones para una novia

Mi hermana Gabriela se casa, es la menor de mis hermanas. Ella llegó a nuestras vidas hace 25 años, yo acababa de cumplir 14 años cuando eso pasó. Parece que fue ayer cuando la conocí con apenas de 12 horas de haber nacido.

Sabía que esto iba a pasar, no solo porque desde hace meses estoy escuchando la cantaleta de los preparativos para la boda, sino porque Gabriela sabía que se casaría por la iglesia desde los 6 años, así es… ella tenía como uno de sus grandes objetivos casarse. Desde esa época nos ha preparado a la familia para lo que ella ha denominado “el día más feliz de su vida”. Yo no soy tan romántica, creo que transité la adolescencia sin esa ilusión de un día hermoso dedicado a mi exclusiva felicidad, vestida de blanco y rodeada de flores. Siempre he sido la desamorada de la familia y nunca di muestras de estar ilusionada con un tema como este. Gabriela si, ella ha vivido para este día. Nunca la entendí.

A pesar de todo esto y de nuestras diferencias, con todo y los enojos que han venido ahora que ambas somos adultas, con sus respectivas reconciliaciones, de pronto me cayó el cinco, como diríamos en mi país, de que ahora es un asunto irreversible. No hay vuelta atrás, ella entrará a la iglesia, del brazo de nuestro padre, en un par de sábados más. Mi madre estará feliz y se le saldrán las lágrimas al ver entrar a la iglesia a la menor de sus tres hijas, mi sobrino llevará en una almohadita los anillos y las arras y Lorena, mi otra hermana, y yo estaremos viendo todo aquello con una sola idea: Al fin lo logró.

No me mal interpreten, estoy feliz por mi hermanita, aún la recuerdo jugando con sus muñecas a la boda, o dando sus primeros pininos en las relaciones amorosas, o viendo miles de vestidos de novias aún sin tener novio. La recuerdo en esas épocas en las que no tenía la menor idea de qué quería hacer con su vida al salir del bachillerato, o cada vez que cortaba con el novio de turno. Debo reconocerlo, ha sido una mujer valiente, aún con todo nunca dejó de creer en el amor. Me alegra tanto eso.

Ayer estaba hablando con ella por whatsapp, ella vive a más de dos horas de viaje en carro de San Salvador y eso ha hecho que la logística del magno evento sea más complicado y me había estado resistiendo a inmiscuirme, porque me conozco, sé que esto es importante para ella y quisiera estar con ella para coordinar y que ese día sea en verdad, uno de los más felices de su vida. Pero no puedo, no podemos estar juntas como me lo pedía cuando ella era una niña de 6 años y yo una mujer de 20 años. Lamentábamos estar tan lejos en la distancia, pero coincidimos en que con cada envío de fotografías del vestido, del pastel, de las flores para la iglesia era una manera de estar juntas. Me dieron ganas de llorar, llorar de esa felicidad que solo es explicable porque amas a otra persona. Gabriela además de ser mi hermana menor ha sido como mi hija. Me sentí tonta mientras retenía esas lágrimas.

Le pregunté si ya tenía la canción que bailará con Melvin, mi flamante cuñado, me dijo que si, pero que le buscara música para novias. Gabriela tiene razón, ese día debe estar lleno de música, música que deje recuerdos, que nos traiga memorias de cuando era una niña traviesa y algo caprichosa, una adolescente coqueta y una mujer que un día dijo que quería vivir con un hombre al que a penas conocíamos, pero que ha luchado durante dos años por amar y que lo aceptemos, así Melvin ahora será parte de esta familia de locos.

Posiblemente mi hermana no leerá esto, no importa… acá le llevo estas cinco canciones para ese día y la comparto con ustedes para cuando se casen o encuentren una novia tan feliz como mi hermana:

Going to the Chapel of Love: Parte del soundtrack de la película “El padre de la novia”, una del repertorio cinematográfico preferido de mi hermana.

My girl: Mi papá me dijo una vez, siendo yo una muchachita, que el día que me casara quería bailar esta canción conmigo, no sabía el pobre que eso no sucedería. Aún así, esta es la ocasión para desempolvarla y que la baile con Gabriela.

Always on my mind: Esta canción siempre ha estado presente en nuestra historia de hermanas, recuerdo que siempre le ponía música para dormirla mientras la cargaba en brazos, siempre me pareció que se quedaba dormida más rápido con esta.

Dancing queen: Recuerdo que en uno de los simulacros de fiestas que tuvimos mientras éramos muy jóvenes, nos encontramos las tres hermanas bailando esta canción, prometimos en aquel entonces, que en cada boda, la bailaríamos las tres juntas. Esta será la primera vez.

Nothing else matters: No podía terminar esta lista de cinco canciones para una novia sin esta, es una recomendación básica de mi cosecha personal. Aunque he estado clara que no me quiero casar por la iglesia, me parece que esta no puede faltar en una boda. Y, por supuesto, crecí escuchándola.

Felicidades Gabriela, en unos días estaremos escuchando y bailando estas canciones.

A 85 años del genocidio de 1932

“El Salvador será la tumba donde los rojos terminarán”

Fragmento del himno de ARENA Alianza Republicana Nacionalista, partido de ultraderecha salvadoreño

Debo empezar diciendo que mi país es una tumba. Una enorme y terrible tumba. Un pedazo de tierra que se ha ido comiendo a cientos y cientos de muertos.

Esto no es de ahorita, cuando a diario desaparecen un promedio de 8 personas, ni tampoco data de tiempos de la guerra en la década de los ochenta, cuando cientos de salvadoreños ya no regresaron a sus casas, aún después de haberse firmado la tan anhelada paz.

Esto empezó hace muchos años, 85 años al menos.

En enero de 1932 se dio el levantamiento campesino. El pueblo estaba cansado de las condiciones infrahumanas de vida  y con el liderazgo de varios líderes indígenas, trabajadores y estudiantes universitarios, en diversos puntos del país se dio esta revuelta. Todo en total desorganización y desvinculados unos grupos de otros. El levantamiento pronto fue reprimido y los primeros en ser capturados fueron juzgados y hallados culpables de insurrección, fueron condenados a muerte, ya sea en la horca o al fusilamiento.

Con los líderes asesinados no acabó. El gobierno que acababa de asumir el poder en El Salvador, justo en diciembre de 1931, encabezado por el General Maximiliano Hernández Martínez inició 13 años de dictadura militar, llamada “martinato”. Fue él quien dio la orden: asesinar a más de 35 mil indígenas.

La versión oficial fue que los pocos fusilados eran comunistas, inconformes con el resultado de las elecciones de enero, pero que como rebeldes habían recibido justicia, los líderes muertos fueron: Feliciano Ama, Agustín Farabundo Martí, Alfonso Luna y Mario Zapata.

Después de eso, durante más de un mes, el ejercito salvadoreño persiguió y exterminó poblaciones enteras de pipiles, indígenas originarios. Además de la muerte, imperó en el territorio el terror, las violaciones sexuales y la humillación de toda una cultura. Se prohibió el uso de los trajes típicos y se implementó el uso de ropa de manta para los campesinos. Las familias con apellidos indígenas buscaron la manera de cambiar sus apellidos por apellidos “castellanos”, se destruyeron valiosos elementos de la cultura originaria y se dejaron de recitar los poemas que habían sobrevivido a base de tradición oral.

La vida de El Salvador cambió en esa semana. Para mi familia no fue distinto. Yo soy nieta de una indígena de la zona de Panchimalco, mis tíos abuelos que en aquel año eran adolescentes murieron en un fusilamiento en el pueblo, tenían 13, 15 y 16 años. No eran comunistas. Solo sobrevivieron mis bisabuelos, mi abuela y  mis tías abuelas. Ese fue el común denominador de aquellos días de terror: las familias se quedaron sin hombres jóvenes, sin adolescentes. También murieron ancianos, mujeres y niños, pero en menor escala.

Mi bisabuelo decidió hacer lo único que pudo: huir y cambiar nuestro apellido, desde aquel año nuestro apellido original se perdió. Era Tecpan. Ahora mi apellido por parte de mi madre es Palacios. Tecpan en nahuat significa palacio. Yo no soy yo. Así lo siento. Esto que siento cuando recuerdo los sucesos del 32, es una especie de falta de identidad, una falta de algo que nos define como nación. No conocí a mi abuela, es una figura mítica para mi, ella murió a los 38 años a causa de cáncer de útero. Mi mamá tenía 4 años. Era la única que pudo haberme contado lo que vivió a los 12 años durante esa semana en que se quedó sin hermanos. Durante mi adolescencia me obsesioné y busqué respuestas, todos los caminos me llevaron a las ancianas de Panchimalco, fueron ellas las que me contaron parte de lo que se vivió en aquel entonces, fueron ellas las que me han dicho algo muy cierto: un parte de nuestro país se murió en aquel año y nunca hemos podido recuperarnos de esa pérdida.

Logan, la película que estamos esperando

Esta mañana salió el nuevo trailer de ‘Logan‘, la última película de la saga de X-men que se estrenará el 3 de marzo.

En esta ocasión vemos una muestra de los poderes y habilidades de la pequeña y silenciosa X-23, la nueva compañera de Wolverine. Por supuesto no puede faltar  la sabiduría y serenidad del Profesor Xavier.

Les dejamos el trailer para que se emocionen, como nos emocionamos nosotros.

Janis Joplin, la gran bruja cósmica

Cuando pienso en los sesenta, pienso en Janis Joplin. Sí, lo sé… existieron grandes músicos en esa época, que también admiro, pero ella, la reina de los hippies tomó un lugar impensable para una mujer en plena contracultura de la década de los 60’s.

Cuando pienso en Janis Joplin pienso en su timidez, en sus soledades y en su forma de superarlas y entender que más que encajar debía tomar toda la valentía de la que fue capaz y plantarse ante el mudo tal como es, no tratar de encajar en un mundo que exige, hasta el sol de hoy, ciertos comportamientos a las mujeres. La he amado por eso desde que la conocí. No cambió su personalidad por ningún tipo de presiones sociales.

Cuando pienso en el rock and roll y en el famoso club de los 27, que me perdone Dios, en la primera que pienso es en ella. Me encantan las mujeres que se atreven a entrar en el mundo del rock, un mundo profundamente masculino, como el resto del mundo, a pesar de poseer las mismas capacidades y  talentos. Janis rompió todos los estereotipos existentes, dentro y fuera de la música y se constituyó como la primera mujer reconocida en el género del rock and roll.

Janis Lyn Joplin nació un día como hoy, 19 de enero de 1943, en Porth Arthur, Texas, en el seno de una estricta familia con firmes y a veces desmesuradas convicciones religiosas. La música fue el contrapunto que le hizo romper sus lazos familiares, el blues y jazz que escuchaban sus amigos y amigas eran inaceptables para su familia, para colmo no solo le gustaba escucharla, se descubrió facilidades para interpretarla, cambiando el coro de la iglesia por los oscuros escenarios del rock & roll.

Sus padres intentaron que estudiara en el Lamar State College of Technology en Beaumont pero ella insistió en cursar Bellas Artes en la Universidad de Texas en Austin, allí comenzó a beber en exceso. Pronto se mudó a San Francisco, la meca del movimiento hippie.

Conoció al productor Chet Helms que la incluyó en el proyecto “Big Brother and the Holding Company”,  en 1966 grabó su primer disco. El éxito de esta agrupación elevó la autoestima de Janis que comenzó a cuidar su aspecto y aceptar presentarse en vivo acompañando a sus viejos amigos de The Grateful Dead y Jefferson Airplane.

En 1967 se presentó en el festival de Monterrey, el público esperaba ver a The Who, Mamas and The Papas, Otis Redding y Jimi Hendrix, pero cuando esta desconocida y tímida joven comenzó a cantar “Ball And Chain” el público estalló, fue su consagración. La crítica coincidió que la banda no estaba a la altura de semejante talento, Chet Helms le armó otra banda “Kozmic Blues Band” con la que grabó su segundo disco.

Luego de una exitosa gira por Europa, regresó a los EE.UU. para lo que sin saberlo sería la cima de su carrera, Woodstock 1969, de la que fue una de sus figuras principales. Janis inició una desintoxicación de la heroína que fue un éxito, por ello generó confianza en otros productores, Albert Grossman le propuso una nueva banda integrada por músicos virtuosos, nacía “Full Tilt Boogie Band”.

El 4 de Octubre de 1970, cuando las grabaciones de un nuevo disco culminaron fue a una fiesta con su pareja, Seth Morgan, allí sobraba la heroína, Janis alcoholizada sucumbió ante la droga que esta vez no la perdonó, cuando la ingresaron en el hospital, ya estaba muerta. El disco póstumo “Pearl!” fue un éxito de ventas y se mantuvo 14 semanas en el Nº1.

Sus cenizas fueron esparcidas desde un avión en el Océano Pacífico a lo largo de Stinson Beach.

En 1995 entró en el Salón de la Fama del Rock; en 1999, fue elegida como la tercera mejor artista femenina del rock en la lista 100 Greatest Women in Rock realizada por VH; en 2004 la revista Rolling Stone la colocó en el lugar 46 de los 100 mejores artistas de todos los tiempos; mientras que en 2008 la ubicó en el puesto 28 de los mejores cantantes de todos los tiempos. En 2013 recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Cuando pienso en lo increíble que parece ser tan triste y solitaria, pero a la vez tener tanta alegría y emotividad en un escenario, pienso en Janis, la reina de los tímidos que como yo solo nos queda la música para salvarnos de este mundo que siempre espera que nos adaptemos, que cumplamos nuestro papel histórico como mujeres.

Cuando pienso en Janis y todo lo que hizo por mujeres como yo, que ni siquiera habíamos nacido cuando ella se fue solita contra el mundo, no puedo hacer nada más que compartirles 5 canciones, no solo para mantener su legado, sino también para sobrevivir, agarrarse los ovarios y plantarse con coraje contra el mundo.

Piece of my heart

Cry Baby

Little Girl Blue

A Woman Left Lonely

Maybe

Muhammad Ali, el luchador incansable

Cuando nació le dieron un nombre, Cassius Marcellus Clay, Jr., aterrizó a esta vida en un día como hoy, en Kentucky. Le tocó crecer en los difíciles barrios de Louisville, que poco a poco moldearon su carácter.

A los 12 años un grupo de pandilleros le robaron su bicicleta, al llegar a la comisaría para hacer la denuncia, fue atendido por el oficial Joe Martin, quien le aconsejó entrenarse para poder defenderse, le ofreció entrenar gratis en el prestigioso gimnasio Columbia del que era dueño, así nacío la leyenda. Lo que empezó como una actividad recreativa se transformó en obsesión, en solo 2 años ya era un boxeador reconocido en el circulo amateur.

Fue escalando notoriedad hasta ganarse el derecho a competir en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960, donde obtuvo la medalla de oro. Su amistad con Malcolm X lo acercó al Islam, que abrazó en 1961, abandonando el nombre de Cassius Clay, entonces el mundo lo conoció como Muhammad Ali. Comenzó una meteórica carrera profesional, el 25 de Febrero de 1964 la coronó cuando le ganó a Sonny Liston por Knock Out obteniendo los títulos de la Asociación Mundial de Boxeo y del Consejo Mundial de Boxeo.

En la cima de popularidad nunca se olvidó de sus raíces, por ello se convirtió en un ícono de la comunidad afroamericana. En 1966 fue convocado para servir en Vietnam, Ali se negó alegando “objeción de conciencia”, y pronunciando una frase que lo enemistó con el departamento de estado “No tengo problemas con los Viet Cong, porque ningún Viet Cong me ha llamado un nigger”.

Por su decisión, en 1964 le fueron retirados todos sus títulos, esto lo acercó más al público que lo vio como un hombre de principios. La revancha llegó 10 años después, allí recuperaría su título frente a George Foreman, en 1978 perdió de nuevo el título frente a León Spinks, pero en la revancha los recuperaría nuevamente, convirtiéndose en el primer boxeador en lograrlo en tres oportunidades.

Alejado del boxeo su figura siguió creciendo, con una altísima popularidad, su opinión siempre fue tomada en cuenta por el público. En las últimas peleas, su entrenador notó una falta de reflejos notoria para un hombre con esa disciplina física, Ali le confesó que le habían diagnosticado “Mal de Parkinson”. Ali murió el 3 de Junio de 2016.

Ese día mi celular sonó y vi que era mi papá, yo acababa de leer la noticia y sabía que él también sabía de la muerte de Muhammad Ali. Cuando le contesté me dijo: “Se murió Muhammad Ali, el único campeón que ha luchado de verdad por la verdad”.

Mi padre ha admirado a este hombre desde hace años, me contaba que con sus amigos y vecinos se reunían en la única casa de la colonia San Judas, allá en el centro de San Salvador, para ver las peleas para defender su título. Siempre me habló de su valentía y sus ganas de joder al gobierno. Aquel día mi padre estuvo muy triste, supongo que se siente feo ver morir a la gente que admiras, que te han influenciado, que te dan una especie de ejemplo.

En lo personal creo que Muhammad, fuera de ser el mejor boxeador de todos los tiempos, tuvo una enorme influencia en su generación, sin proponérselo generó una mirada crítica a la política, giró el timón para sumergirse en las luchas sociales a favor de las minorías.

Justo después de su muerte vi un documental de su vida; en este, sus hijas hablaban de su padre, de sus vicios y virtudes, de las cosas maravillosas que vemos las hijas en sus papás, y en los errores que vemos en ellos cuando crecemos. Solo queda mantener esa memoria, tratando de ser una pizca de coherentes como lo fue este hombre.

Lo que hay que comprender de la Trata de Personas en El Salvador

Esta semana fueron capturados en El Salvador cuatro hombres acusados de Remuneración por actos sexuales o eróticos con menores de edad. Entre esos hombres están un empresario y un reconocido locutor, de los otros dos solo se saben sus nombres.  Debo decir que esto no es nuevo en mi país, las capturas están en el marco de una investigación que inició en 2009, pero la verdad es que este delito tiene raíces profundas en el alcance, tanto de tiempo, como de territorio. Que haya prostitución infantil en mi país no es nuevo.

¿Por qué ha sido tan sonado esto ahora? Posiblemente sea porque no es primera vez que Maximiliano González aparece mencionado en este tipo de delitos, conocido como “El Gordo Max”, había sido parte de la investigación en 2014, por alguna razón que se desconoce hasta el momento, la fiscalía salvadoreña le otorgó, en ese entonces, criterio de testigo y no fue acusado formalmente, sino que en el proceso se juzgó y sentenció a condenas a 11 proxenetas dedicados a captar a niñas y adolescentes para lucrarse de la prostitución.

El martes 3 de enero, luego que se dieran a conocer las capturas, el escándalo reventó en redes sociales. Cientos de personas protestamos, me incluyo, por la decisión de la fiscalía y de la policía de establecer el delito que ya les dije: Remuneración por actos sexuales en menores de edad; me pregunté por qué razón el sistema no agregaba delitos como estupro o trata de personas. Más adelante también me pregunté por qué nuestra indignación se montaba sobre la figura (casi exclusivamente) del locutor involucrado.

screen-shot-2017-01-06-at-15-31-16

Fotografía de los acusados del caso, tomada de la cuenta de Twitter de la Fiscalía General de la República de El Salvador

Se lo dije a mi esposo, es buen momento para hacer una lectura de las leyes salvadoreñas y pedir reformas que: 1. Protejan a las víctimas y 2. que no desestime la participación de adultos en este tipo de delitos, dándoles criterios de protección solo por testificar en un delito que ellos también han cometido.

La trata de personas es de los flagelos más dolorosos que pueda haber, en mi perspectiva es una forma de esclavitud que debe ser combatida, más y en especial cuando involucra a menores de edad, no importando el género, porque sépanlo, la prostitución infantil no es exclusiva de niñas, también hay niños.

No soy abogada, solo una mujer curiosa de un fenómeno que nace de la exclusión social y económica, así que me fui a consultar a la Secretaria del Consejo Nacional contra la Trata de Personas, Fátima Ortiz, quien me comentó que en el sistema judicial de El Salvador ya existen leyes que protegen a la infancia de este crimen, como la Ley Especial contra la Trata de Personas y que también hay tipificación en el Código Penal y en el Código Procesal Penal y que la sanción por la trata de personas es de hasta 14 años.

Como les conté antes, me sumé a la preguntadera en redes sociales de porqué delitos como estupro y violación en menor incapaz no aparecía en la lista de delitos de los cuatro adultos detenidos, hay que decir que fue la subinspectora de la Policía Nacional Civil (PNC), Ana Herrera, quien contestó que no se acusaría a los detenido por estupro, pues cuando estos hombres pagaron por tener sexo con las adolescentes ellas iban con consentimiento. Esta mujer le dijo al mundo que niñas de 13, 14, 15, 16 años, que venían de estratos sociales muy bajos, eran prostituidas por una red de trata de personas con su permiso. Para el delito de estupro se da de 6 a 12 años de cárcel.  Debo decirles que el estupro se debe juzgar aún si la menor de edad de o no de su consentimiento.

screen-shot-2017-01-06-at-15-15-44

El panorama en toda Centroamérica es el mismo, todos los países de la región tienen este tipo de leyes, aún así el problema de la trata de personas es igual… regional, no es de ahorita, es un problema que sus tiene orígenes desde tiempos de la colonia. ¿Por qué sigue si se están ejecutando programas y leyes para evitarlo? En mi opinión es porque los Estados no están dando solución al caldo de cultivo que lleva a niñas, adolescentes y adultas a optar a trabajo que ofrecen ser meseras, o edecanes, o displays, o modelos y que son solo una pantalla: la pobreza, la exclusión y sobre todo, el no querer ver que este fenómeno existe.

En uno de los relatos de las niñas involucradas se lee que uno de los lugares donde se tejía la red de prostitución infantil es un restaurante de comida rápida en un centro comercial muy popular de San Salvador, en ese mismo lugar nos hemos sentado a comer mis hijas adolescentes y yo. Nunca, nunca, nunca, nunca vimos nada sospechoso. Cuando leí el relato de esta niña pensé en la inmensa cantidad de personas que nos hemos sentado con nuestros seres queridos (familias o amigos) en ese lugar y no vimos nada. No vemos. Estamos acostumbrados a estar ciegos.

La Ley Especial contra la Trata de Personas es nueva, a penas en 2014 fue aprobada, desde entonces solo se han procesado 47 casos. ¿Cuántos casos existirán? Hay que decirlo, en este país, una niña prostituida, de 13 años de edad, ha atendido hasta 30 adultos en un día. En un día.

Hay que ser demasiado insensible para no sentir indignación. El otro lado de la moneda, son aquellas personas que defienden a los adultos, frases como “ellas son las putas”, “pisar les gusta a esas bichas”, “pisto querían, por eso dejaban que las vendieran”, “las bichas son las que sonsacaban a los hombres” solo fueron la confirmación de un hecho aún más atroz, en nuestros países la prostitución infantil se da como normal.

Actualmente el Instituto Salvadoreño de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) tiene un albergue especializado para menores de edad que han sobrevivido a la trata de personas, ¿qué posibilidades de reinserción tienen estas menores de edad?, cuándo salen de ahí, ¿a dónde van?, ¿el estado les da opciones para ganarse la vida en algo distinto a la prostitución, o simplemente regresan a ella?

Fátima Ortiz me dio una respuesta fría y dura cuando le pedí que me explicara que en un país tan propenso a la violencia, como El Salvador, haya tardado tanto en tener una ley como esta, fue simple su respuesta: por el desconocimiento de su importancia y además por razones culturales.

Esas razones culturales son las que propiciaron las reacciones en redes sociales, a favor o en contra de los acusados, esas mismas razones culturales son las que nos hacen fijarnos más en el show mediático del reconocido locutor involucrado y no en la realidad de este país: la pobreza y la exclusión deja muy pocas opciones para la adolescencia. Este pecado es inmenso y tenemos participación casi todos: los que defienden a los adultos que promueven la trata de personas (ya sea proxenetas o clientes), los que no queremos enterarnos de esta realidad cotidiana, el Estado que no cumple metas fundamentales de educación, trabajo y oportunidades de vivir sin violencia.

La indignación ha sido tanta en esta ocasión, que al parecer puede ser el momento más justo para protestar y pedir justicia, no solo para este caso, desde ayer circulan en redes sociales la convocatoria para una protesta en los juzgados de San Salvador. Espero que al fin se pueda hacer algo concreto, no solo tuitear de manera iracunda.

screen-shot-2017-01-06-at-16-36-23

Tina Modotti, la pasión por la vida

Assunta Adelaide Luigia Modotti Mondini le pusieron cuando nació allá en Italia hace 120 años, con los años llegó a ser  Tina Modotti, la fotógrafa de la revolución.

Fue una adelantada de su tiempo y desde muy joven luchó por los derechos de la clase desposeída en varios países, los cuales se convirtieron en su patria. Tina Modotti es italiana, pero también mexicana, española, alemana o rusa.

Trabajó desde los 12 años en una de las fábricas textiles de su ciudad natal, tratando de ayudar a la economía familiar; en 1913 la familia tuvo que emigrar a San Francisco (Estados Unidos), donde se empleó en una fábrica de seda y después como modista.

screen-shot-2017-01-05-at-10-38-00

Tenía 21 años cuando se casó con un artista llamado Roubaix de l’Abrie Richey “Robo”. Al año siguiente de su matrimonio incursiona en Hollywood como actriz de películas mudas. Robo iría a México primero que ella y le escribiría en sus cartas maravillas sobre el exquisito país, mismas que más tarde motivarían a Tina a viajar a tierras mexicanas.

Tina comenzaba a interesarse en la fotografía, y para ese momento estaba enamorada de Edward Weston, amigo de su esposo, fotógrafo estadounidense, a quien admiraba plenamente.

Robo muere de viruela en México en 1922, Tina tiene su primer contacto con México en ese año, pero no sería hasta agosto de 1923 cuando se establecería en el país, acompañada por Weston.

Tina estaba en plenitud de su sexualidad, no se inhibía por su desnudez, en un tiempo y una sociedad profundamente puritana y moralista, le molestaban las ataduras, los botones, los cinturones o cualquier prenda que le estorbara para moverse. Tenía una forma muy especial de caminar, de hablar, todo en ella era llamativo, y más para los mexicanos poco acostumbrados a una mujer con esas características.

Tina se impresionó tanto con México, que quiso plasmarlo en imágenes fotográficas como un homenaje, aunque no solo captaba sus formas estéticas, sino que retrataba la visión de un país lleno de miseria e injusticia.

screen-shot-2017-01-05-at-11-06-26

Conmovida por la explotación en la que vivía la clase trabajadora de la post revolución mexicana, Tina se convierte en activista de izquierda, desde principios de los años veinte, desarrollando fuertes lazos con miembros del grupo de la Unión Mexicana de Artistas, entre los que se encuentran Manuel Álvarez Bravo, Diego Rivera, Orozco y Siqueiros.

En 1927 se afilió al Partido Comunista Mexicano y desde ese año hasta 1940 trabajó como editora colaboradora y fotógrafa de la revista Folklor Mexicano.

screen-shot-2017-01-05-at-11-05-33

Durante su estancia en México escandalizó a la mojigata sociedad de aquella época por ser una mujer que vivía bajo el mismo techo con un hombre que no era su marido ni su hermano, que salía a la calle después de las ocho de la noche y compartía la mesa en lugares públicos con varios hombres; además de tener la costumbre de bañarse desnuda en la azotea de su casa cuando llovía. En 1928 comienza un romance con el revolucionario cubano Julio Antonio Mella, pero este muere asesinado en 1929 y la acusan de ser cómplice del asesinato. Sin embargo, se le declara inocente poco después del crimen. Al año siguiente la acusan de haber tomado parte en el intento de asesinato de Pascual Ortiz Rubio, presidente de México, por lo que es expulsada del país. De allí salió acompañada del líder comunista Vittorio Vidali, rumbo a Alemania.

screen-shot-2017-01-05-at-10-39-09

Su trabajo continúa en el exilio en Berlín, donde se hace miembro de la Unión de Fotógrafos de Prensa y publica sus imágenes en Der Arbeiter-Fotograf. Abandona la fotografía por el activismo político mientras se encuentra en Moscú trabajando para la Cruz Roja Internacional de la URSS.

Al comenzar la Guerra Civil se trasladó a España para formar parte del Quinto Regimiento. Cuando llegó, renunció a realizar una sola fotografía. para ella no era compatible el arte con la violencia de los acontecimientos. Se sentía incapaz de retratar lo que veía y optó por la lucha armada. No, obstante, Vidali, como dirigente de las Brigadas Internacionales, le ordenó cambiar las armas por el espionaje, ya que sus conocimientos de italiano eran muy beneficiosos dada la nacionalidad de las fuerzas que apoyaban a los franquistas. También colaboró en los hospitales con el Socorro Rojo. Tuvo que colaborar escribiendo los acontecimientos sucedidos en España y sus reportajes se publicaban en Ayuda, órgano de prensa del Socorro Rojo Internacional y los firmaba con alguno de los pseudónimos que utilizó en aquel entonces: María, Carmen Ruiz o Vera Martini.

screen-shot-2017-01-05-at-11-05-54

En 1939 regresó como asilada a México, donde continuó su actividad política, a través de la Alianza Antifascista Giuseppe Garibaldi. En 1940, el presidente Lázaro Cárdenas anuló su expulsión. Murió de un ataque cardíaco el 5 de enero de 1942 en el interior de un taxi.

Requiem para 2016

He leído varios artículos este día sobre el paso del 2016, casi todos se quejaban… que si terremotos, que si Trump, que si los reggetoneros, que si los famosos muertos, que si la crisis, que si la violencia, la guerra en Siria y los 3,600 muertos en el Mediterráneo. Todo es tan desolador. En un momento hasta pensé en que todo mundo temía al fin del 2012 con el susodicho fin del mundo predicho por los maya. Nadie se esperaba tanto en solo 366 días, porque para rematar a este año se le ocurrió ser bisiesto.

¿En verdad fue tan terrible el 2016? Me atrevería a decir que no. Por ejemplo, en mi país hubo más de 6,640 homicidios durante el 2015, a un día de terminar el 2016 se reportan poco más de 5,600 homicidios en este pequeño pedazo de tierra, eso si, no puedo omitir el dato de que los reportes de desapariciones sigue en alza.

El panorama es desalentador, agregue a que yo soy una pesimista profesional, pero ¿qué sería de nosotros sin el internet? Ahí encontramos una válvula de escape y a base de memes y guerras cibernéticas (entre insultos y otros menesteres) logramos superar tanta tragedia. De pronto algo sucede y nos relajamos y de pronto estamos haciendo Manniquies Challenges, o cualquier otro reto que nos proponga internet.

Con todo esto, ¿qué hacemos desde esta revista digital? No damos noticias, damos de qué hablar.

VoxBox nació el 4 de julio de este año, a penas tenemos 6 meses en línea y cada día se ha convertido en un reto y una meta a la vez. El equipo ha dado lo mejor de si, “esperamos darlo todo en la cancha y seguiremos las direcciones del profe, esperando una victoria más en el terreno de juego”. Nos hemos divertido y hemos llorado viendo las estadísticas, hemos aprendido. Mucho.

En este trayecto se nos han unido colaboradores que con arte e ingenio se dieron a la tarea de darnos un poco de sus escritos, pero también se nos acercaron personas que nos dieron ideas, enlaces, noticias y ánimos. Todo lo que pudo haber fallado, falló. 2016 nunca nos decepcionaste. Pero también todo lo que pudo ser enmendado, se enmendó; y a pesar de mis impaciencias acá estamos. Ricardo, Ximena y el resto del equipo se merecen un descanso después de estos meses de vorágine, solo para regresar renovados y listos para seguir en el 2017. No importando lo malo, lo triste o lo trágico, hemos sido curiosos desde siempre y prometemos seguir siéndolo para seguir dando de qué hablar.

¡Feliz año nuevo queridos lectores!