Ximena de la Fuente

En los veinte. Mi examen vocacional decía maestra. Terminé estudiando Marketing y aún no tengo ni la menor idea de qué hacer de mi vida pero mientras tanto escribo.

Solas, olvidadas y violadas: nos faltan 36

Ayer en Guatemala frente a Casa Presidencial, los guatemaltecos gritaban: ¡Estado fallido, sos un asesino! ¡Estado fallido, sos un asesino!

Nos faltan 36.

Como guatemalteca, me duele mi país. Como mujer, me duele que niñas hayan sufrido el infierno.

El infierno de vivir en un lugar sin su familia, solas, sin ser escuchadas, abusadas y violadas constantemente, maltratadas y castigadas. El Estado lo sabía. (Puede leer la crónica aquí)

No me imagino el dolor de esas niñas, la desesperación y la impotencia de no tener control de sus vidas. Ellas no veían un futuro. Prefirieron realizar un último intento de escape que seguir viviendo como esclavas de una institución que les prometió seguridad y a cambio las mató. 

El Estado fue. Estado asesino.

El martes anterior a la tragedia, unas niñas no perdieron la esperanza. Escaparon alrededor de 60 niñas en la noche. Ojalá hayan encontrado un refugio seguro. Escaparon de su infierno.

El presidente sabía y estaba informado de lo que sucedió el martes. Su decisión fue no hacer nada. Dejó morir a las 36 niñas que no lograron escapar. 

“No les gustaba la comida”, esa fue la versión oficial que manejó el gobierno la noche del miércoles.

Este Gobierno nos miente. Las condiciones y tratos del Hogar Seguro ya habían sido expuestos. Nadie hizo nada. 800 niños aproximadamente vivían en un Hogar con capacidad para 400 pero no era eso. No era la comida, la falta de espacio, higiene, vestimenta, educación  o entretenimiento. Lo que llevo a las niñas a querer escapar del lugar fue los abusos sexuales y psicológicos. 

Una vecina cuenta como las niñas el día anterior, en el patio tiraban piedras a sus maestros. Las niñas gritaban: “Violenos aquí pues, enfrente de todos. Eso es lo que quieren, violarnos otra vez”.

Ni una menos. Ya no más. Las niñas fueron castigadas y asesinadas por hablar y denunciar lo que vivían. Eran obligadas a hacer favores sexuales a sus maestros y a abortar. 

¿Dónde está la dignidad para estas niñas? Las trataban como objetos sexuales.

Quemar los colchones para poder salir de ahí, ese fue su plan. No sabían que las iban a encerrar y dejar morirse. Nadie las sacó y nadie les abrió.

Cuando los bomberos llegaron, la policía no los dejó entrar. Rescataron a todos los niños, menos a las niñas que estaban encerradas en los cuartos. Ningún maestro o policía las llegó a rescatar. No fue un accidente, fue una ejecución.

En la mañana del jueves, en Casa Presidencial, colocaron muñecas en carbón. En homenaje a ellas con un cartel que decía: Guatemala no es un hogar seguro.

En la noche, cientos de personas protestaron antes y después de la vacía conferencia del Presidente. Un chiste para la magnitud de la tragedia.

“Esta mierda no es normal”, gritaron juntos los guatemaltecos. Exigiendo justicia y culpables.

El gobierno no ha querido buscar culpables porque dice que fue rebeldía de las niñas. Hay una investigación pero todos sabemos cómo va terminar. Impunidad. Otro acto más de abuso y corrupción que nos dejará un sabor amargo. Una tragedia sin justicia. 

Basta ya. No deberíamos esperar hasta que 36 niñas mueran calcinadas para entender que nuestros derechos están siendo violentados. 

Este cuerpo es mío. No se toca, no se viola, no se quema. 

¡Vivas nos queremos!

Por favor: no me felicites…

Día Internacional de la Mujer. VoxBox.

Estamos conmemorando el Día Internacional de la Mujer y todavía tenemos que luchar.

Opinión.- Hoy es el Día de la Mujer.

No quiero que me feliciten, ni que me etiqueten en sus post de Facebook junto a todos sus contactos con una imagen bonita.

No quiero flores ni regalos por este día, no quiero abrazos por ser mujer.

No quiero que me digan que ser mujer es algo maravilloso y que somos lo más lindo del mundo.

Este día no quiero celebrar. Quiero pelear, exigir y denunciar.

La sociedad nos quiere hacer olvidar el pasado con un día bonito en donde las mujeres se llenan de felicitaciones y flores sin recordar la verdadera razón de este día.

El 8 de marzo es un día para reflexionar sobre las luchas pasadas de las mujeres.

Recordar a las 120 mujeres que murieron en una fábrica de Estados Unidos en 1908, al declararse en huelga por la falta de igualdad, las extensas jornadas y la explotación infantil. Estarían ofendidas de saber que estamos celebrando algo que no hemos logrado, algo por lo que todavía hoy en día tenemos que luchar.

Yo no quiero celebrar.

Quiero caminar con libertad en las calles sin que me griten cosas obscenas. Quiero usar la ropa que se me dé la gana sin que me pregunten por qué me visto para provocar a los hombres. Quiero saber que me pueden pagar el mismo salario o más que a un hombre.

Y eso es en mi contexto porque en otras partes del mundo, miles de mujeres están sufriendo la desigualdad de derechos en diferentes aspectos y dimensiones. Discriminación, feminicidio, violación y abusos.

Las mujeres debemos hacer esta lucha nuestra y seguir defendiendo nuestros derechos. Pelear todos los días contra el machismo y los estereotipos de género.

No celebremos porque aún nos falta mucho.

Así que este día no me feliciten, no hay nada que felicitar.

VoxBox.-

El síndrome de burnout: ¿cómo hacer que te vuelva a gustar tu trabajo?

El trabajo que no se disfruta, es una carga. Se llama Síndrome de burnout: cuando trabajas por obligación y rutina.

Opinión.- ¿Síndrome de burnout? Pasar horas frente a la computadora y sentir que no avanzas ni un poquito en tu trabajo. El tiempo se vuelve eterno y las ganas de trabajar brillan por su ausencia.

Hay días que te has llegado a cuestionar si este trabajo es lo tuyo. Te levantas desganado y te manejas una vibra en la oficina que nadie quiere hablarte. La inspiración se te ha ido y cada vez es más difícil cumplir con tus obligaciones.

Incluso, te da un poco de envidia por esas personas que hablan de lo mucho que aman su trabajo, cuando tú solo te pasas quejando del tuyo.

Ya has pensando en renunciar porque te está consumiendo la vida, estás en un lugar que no te inspira nada más que ganas de regresar a casa. Mi diagnóstico es que estás sufriendo el síndrome de burnout: estrés laboral. 

Si te sientes agotado, cansado y desgastado emocionalmente en tu trabajo, algo no anda bien. Esto es como una luz amarilla en el semáforo.

Te doy algunos tips para evitar llegar a la luz roja y colapsar en tu trabajo:

  • Organización

A veces las exigencias y cargas de trabajo se hacen pesadas. La organización adecuada no solo del trabajo sino de nuestro espacio de trabajo, nos ayudará a ser más eficientes.

Si tienes un espacio de trabajo que te inspira y te motiva a trabajar, podrás tener más ánimo en el momento que tengas presión. Aunque sea un espacio pequeño, lo puedes personalizar.

Además trata de tener una agenda en la que puedas tener claridad de las tareas más urgentes o que ya realizaste. Ver el avance de tu trabajo te ayudará a aliviar el estrés.

  • Aprende a decir “no”

Esta es difícil, nos cuesta decir: no puedo. Al ver tu lista de tareas y sentirte sobresaturada, debes aprender a priorizar y decir que no cuando tu capacidad ha llegado a un límite. No sacrifiques la calidad de tu trabajo por tratar de salir a tiempo con metas irreales.

  • Descanso entre horas

Trabajar ocho horas seguidas en la misma posición, no motiva a nadie. La efectividad se va perdiendo a medida pasa el día, por eso es recomendado descansar durante las horas laborales: caminar, tomar agua, salir un rato y despejar la mente. Relajarse inspira a la creatividad y eficiencia.

Hazte el hábito de llegar descansado a la oficina, dormir 8 horas es importante para poder rendir y poner tu cerebro a trabajar. Si tu cuerpo está cansado, difícilmente podrás concentrarte.

  • Actualizarte

Mantenerte al tanto de las nuevas tecnologías y actualizaciones, te hará sentirte motivado y además podrás mejorar tu eficiencia a la hora de realizar tus obligaciones. Encontrarás nuevas formas y aprendizajes que te ayudarán en el día a día.

y quien sabe…quizás hasta te promuevan por tu proactividad y dinamismo.

Pero sobretodo, encuentra un trabajo que te apasione y que te haga levantarte de la cama como si todos los días fueran viernes.

Cuando lo halles, habrás descubierto lo que muy pocos han logrado: cuando el trabajo se disfruta, no es trabajo. 

5 cosas que te están arruinando la vida sin darte cuenta

vida

Dicen que la vida es difícil. Dicen que la felicidad es un ideal inalcanzable, ¿y si la vida no fuera tan complicada?  

Opinión.- Llega una etapa en que todo cae por su propio peso y te das cuenta que tu vida ha perdido su encanto. ¿Se está arruinando la vida? No. Algunos dicen que es madurar y otros que es el proceso natural de la vida. Te dejamos unos tips para la vida.

Nos ahogamos en la rutina, nos enfermamos con dudas sobre nuestra existencia y poco a poco la vida se nos va poniendo agridulce. Más agría que dulce, por desgracia.

Dejamos de disfrutar y solo nos levantamos para sobrevivir a un día más.

¿Cuál es el sentido de vivir sino estás viviendo de verdad?

Hay algo o varias cosas que no te están dejando vivir, póngale el nombre que quieran: problemas, deudas, trabajo, enfermedad, desamor, soledad, lo que sea que te quitó las ganas de vivir.

Nadie nos enseña a vivir, no hay manual o reglas que seguir pero quizás aquí puedes encontrar algunas actitudes o acciones que te están matando lentamente.

Lo bueno de la vida es que siempre hay segundas oportunidades para reflexionar y cambiar:

1. Vivir en el pasado.

Si hay algo que nos destruye, es constantemente estar pensando en lo que hubiéramos hecho o hubiera pasado. Vivir el hoy es lo más importante. Hoy puedes cambiar y hacer algo diferente pero el pasado no se puede cambiar.

 

2. Quejarte todo el tiempo.

Siempre tendemos a quejarnos, a buscar lo malo en todo. Lo curioso es que pareciera que tenemos la claridad de todo lo que está mal y aún así no hacemos nada más que quejarnos. Eso nos intoxica porque nos vivimos recordando constantemente nuestros problemas.

Hey, un pequeño tip de la vida: si no haces nada por cambiar, no va pasar nada. Aunque quisiéramos, las cosas no se resuelven por arte de magia.

Intenta ver las cosas buenas que te pasan cada día, no todo es tan malo como uno piensa.

3. Dejar de seguir tus sueños.

Hay sueños y metas que nos hemos rendido de alcanzar porque sentimos que somos una nada en el universo. Cierto, quizás nuestro sueño es difícil de alcanzar pero cuando lo logres, te vas a sentir mucho más satisfecho porque te costó de verdad. Nadie aplaude los logros fáciles.

Si mezclamos pasión con trabajo será mucho más fácil alcanzar eso que sueñas. Los límites los ponemos nosotros.

Vida

4. Querer tener el control de todo. 

La vida es impredecible. Nunca sabemos que es lo que nos va traer la vida, por eso es tan difícil querer tener el control de las situaciones. Hay cosas de las que simplemente no tenemos control, deal with it.

Hay que dejar fluir a la vida y adaptarnos a lo que venga. No podemos llorar por cada vaso de leche que se derrame.

5. Tener miedo a probar cosas nuevas. 

Vivir con miedo nos cohíbe, nos quita vida. Dejar de probar experiencias nuevas en la vida es una forma muy rápida de quitarle sabor a la vida. No hay nada más aburrido y depresivo que hacer lo mismo todos los días. Conocer la rutina y no cambiarla. A veces que hay que crear un poco de caos en la vida.

No hay mejor locura que querer vivir la vida al máximo. Vale la pena.

Arruinando la vida.
¿Arruinando la vida? No.

 

 

 

VoxBox.-

La incertidumbre de los 20

Cuando se tienen 20 años, uno cree haber resuelto el enigma del mundo…

Opinión.- A los 15 soñamos con el día que tuviéramos 20. Las cosas que nos imaginábamos que íbamos a poder hacer. Nos íbamos a comer el mundo.

Ahora me da risa pensar que antes creía que al cumplir 20 de alguna manera la vida se resolvía y me volvía por arte de magia en una mujer exitosa, como Jennifer Garner en Si tuviera 30.

Nunca pude estar más lejos de la realidad. En mis 20 nunca me sentí más endeudada, sin rumbo profesional y sin ninguna idea de qué será de mi vida.

Por alguna razón, cuando haces dinero por tu cuenta te enteras que no es suficiente. Las responsabilidades se hacen más grandes cada vez: pagar la universidad, el alquiler, la comida y el transporte parecen un gran monstruo, a la par de la miseria de salario que recibes.

Tu vida social es una montaña rusa. Hay días que prefieres quedarte viendo Netflix con pizza, a tener que socializar. Las amistades del colegio son cada vez menos recurrentes. Todos han tomado rumbos diferentes. Te das cuenta que hay pocas personas con las que de verdad puedes contar en los momentos críticos de tu vida y ya no tienes las energías para fingir amistades.

El trabajo de tus sueños de pronto se convirtió en una pesadilla. Te levantas cada mañana pensando si de verdad eres bueno en eso o si mejor te deberías de dedicar a algo más. No has conseguido el puesto que querías y pareciera que eres el último en la cadena alimenticia de tu trabajo.

Y bueno… ni mencionar la vida amorosa. Eso es cosa del pasado. Ahora eres más realista. Te has dado cuenta de lo que de verdad significa estar en una relación y que no es todo color de rosa. No es una película de Nicholas Sparks. Algunos hasta han optado por la soltería, porque en estos valiosos años es mejor estar solo que mal acompañado. No hay tiempo para tonterías de relaciones.

Mantener el equilibrio en tu vida nunca pareció más difícil que cuando tienes 20. La seducción de estar en los “mejores años de tu vida” te hacen creer que eres invencible. Tienes al alcance todo y a la vez nada. La independencia tiene un costo y lograr una estabilidad en todos los aspectos de tu vida es confuso y desesperante.

Estos son cinco consejos para aquellos veinteañeros que no entienden su existencia en este momento. Bienvenidos a la incertidumbre de la vida.

1. Abraza el caos

Tu vida es un desastre, pero así se supone que son los 20. Esta es la edad en donde aprendes las valiosas lecciones que nadie más te puede enseñar. Aquí es donde creas las anécdotas de tu vida. Vive. Despreocúpate del futuro. No necesitas tenerlo todo resuelto en este momento. A veces el caos también es parte de la vida. Abrázalo.

2. Aprovecha toda esa energía

Sí, es cierto, ahora tenemos menos energía y tiempo que cuando teníamos quince, pero nunca tuvimos tantas posibilidades y opciones que hoy. Usa tu tiempo para aprender cosas nuevas. En vez de estar acostado en tu sillón, ve y haz algo que nunca has hecho. A veces con poco dinero se pueden tener las mejores aventuras de la vida. No desperdicies la oportunidad de vivir. Antes de casarte y tener hijos, es hoy cuando puedes disfrutar.

3. Sé generoso

Justo ahorita, cuando sientes que tu vida no tiene sentido, es el momento para hacer algo por alguien más aparte de ti mismo. Cuando comienzas a pensar en las demás personas y generar acciones de generosidad, te das cuenta que tu vida sí tiene sentido. Ama, ríe y ayuda a otros. En este mundo egoísta falta gente que se una para ayudar. Ayudar te va a ayudar a ti.

4. Apasiónate por lo que haces

Este es el pedazo de tu vida para tomar decisiones importantes. Aprende y estudia todo lo que puedas. Haz un plan, lo vas a cambiar en el camino, pero piensa en lo que en realidad quieres hacer en esta vida. Enfócate en eso que deseas. Sea lo que sea que hagas, apasiónate. No hay nada mejor que hacer lo que uno ama. Todo requiere esfuerzo y paciencia, no te desesperes. No te dejes guiar por la presión. Al final quien va vivir tu vida eres tú. Nadie más.

5. Aún falta mucho por aprender

Aunque creamos que a los 20 ya lo sabemos todo, no tenemos ni la menor idea de muchas cosas. Lo más importante es aprender todo lo necesario en cada etapa de nuestra vida. Siempre necesitamos de alguien más que nos ayude a superar las pequeñas crisis que atravesamos en los 20.

Apenas estamos aprendiendo a vivir. Falta mucho que recorrer.

Vamos a cometer muchísimos errores y eso está bien. También se aprende.

Los 20 son un caos y una incertidumbre, pero vamos a sobrevivir.

VoxBox.-

Croquetas anticonceptivas para perros callejeros

Los perros callejeros son una de las tantas pruebas del clima social y cultura que se vive en nuestros países. Y si esos animales viven en un infierno, el signo más claro es qué tan enferma puede estar la sociedad en la que estamos.

Detalles.- Mientras caminamos en la calle, nos dan una mirada con ojitos llorosos. Es casi como un grito de auxilio, mezclado con resignación de la vida callejera que tienen por delante. Alguien los abandonó. Alguien los dejó de amar.

***

Siempre le he tenido un cariño especial a los perros. He tenido dos perros en mi vida. Una perrita a mis 9 años, que duró una semana en mi casa, porque mi mamá la devolvió. Las razones son obvias: yo era muy pequeña para cuidarla.

Después tuve mi segunda perrita a mis 12 años y aún está conmigo. Es el amor de mi vida, ella ha estado ahí conmigo en todos los momentos importantes de mi vida. Cada día, durante los últimos nueve años, me ha esperado en la puerta cuando llego. Ella es parte de la familia.

No me imagino como alguien puede deshacerse de ellos. ¿No se les hace el corazón chiquito de pensar en los perros que se pasean solos en las calles?

Cuando era chiquita siempre soñaba con comprar un camión y recoger a todos los perritos que veía en la calle. Me imaginaba que los cuidaba y alimentaba.

***

Hoy en día hay millones de perros vagando en las calles y sin un rumbo. Algunos huyeron de casa, otros fueron abandonados y quizás otros solo se perdieron en un paseo. También están los que nunca han conocido un hogar más que la calle.

Rescatarlos es una tarea ardua y costosa. Algunos refugios y personas han tratado de acogerlos y brindarles calidad de vida; sin embargo, es casi imposible rescatarlos a todos. Aún más cuando los perros callejeros se han multiplicado en los últimos años.

Algunos datos de perros callejeros en tres ciudades de Latinoamérica:

Ciudad de México

Por cada siete personas, existe un perro callejero. Hay al menos 1,200,000 perros callejeros. Existen casi la misma cantidad de niños que de perros.

vovven2

Santiago, Chile

Se calcula que hay 214,933 perros abandonados.

perros_callejeros

Buenos Aires, Argentina

Hay 100,000 perros y gatos abandonados en las calles. Si cada uno de 30 habitantes adoptara uno, no habría animales abandonados.

perro-en-la-calle

***

Los perros han seguido un ciclo de reproducción en las calles que no se ha logrado controlar. Hasta el momento no ha habido una forma de controlar su natalidad a través de castraciones y por tanto no ha habido una forma de darles la atención requerida.

Pero la natalidad canina callejera no es el único problema. Hay estudios que demuestran que los perros callejeros defecan 400 gramos y orinan 800 mililitros todos los días: es casi media tonelada de desechos diarios. Anualmente son 182 toneladas. Esto tiene consecuencias negativas, tanto a las ciudades en su imagen como a las personas que transcurren por las calles.

Con todo este panorama, debemos reconocer que diferentes personas han buscado métodos para poder controlar la situación. Desde medidas del gobierno hasta castraciones y esterilizaciones por parte de veterinarios voluntarios.

Pero esta mañana encontré esta buena noticia: la estudiante mexicana Sheila Irais Peña busca un método que no sea invasivo y que no tenga efectos negativos. Un producto natural en las croquetas de los perros que funcione como control para la reproducción.

Los gobiernos no hacen absolutamente nada por ellos. No les interesa. Si apenas hacen algo por nosotros, no podemos esperar que hagan algo por los animales.

Aún así es claro que la mejor manera de evitar la sobrepoblación de perros en las calles es no abandonarlos y adoptar de los refugios.

Los animales nos hacen más humanos. Nos hacen pensar en alguien aparte de nosotros mismos. Nos hacen saber que la vida es mejor si tenemos con quien compartirla.

VoxBox.-

Calentamiento global: ¿mito o realidad?

Recientemente hemos escuchado al futuro presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, diciendo abiertamente que el calentamiento global es un invento.

Opinión.- Hay tanta información y opiniones generadas alrededor de este tema: ¿cómo saber cuál es la verdad?

Se ha vuelto controversial este tema y hasta ha llegado a la política. Recientemente hemos escuchado al futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, diciendo de manera abierta que el calentamiento global es un invento.

Hace poco iba en el carro con un estadounidense y mientras nos dirigíamos a nuestro destino, él me comentaba su opinión al respecto: “El calentamiento global es una mentira. El cambio climático siempre ha existido y no es culpa de las personas lo que está ocurriendo en el mundo. Es un proceso natural”.

Existen dos lados opuestos: unos argumentamos (me incluyo) que el calentamiento global sí existe y sí es un fenómeno ocasionado por la alta producción de CO2 en las diferentes actividades humanas. El otro lado argumenta que el cambio climático existe, pero que no es por la actividad humana y que no tenemos ninguna repercusión en los cambios que se han visto en los últimos años. El CO2 no influye de manera drástica la atmósfera.

“Los expertos en el asunto nos aseguran que el clima del planeta Tierra jamás ha sido estable, aun en épocas en que no existían emisiones de dióxido de carbono (CO2) por la combustión de hidrocarburos”, escribe un teólogo en su blog, Guido Félix Castellanos.

contaminacion-calentamiento-global-600x400

Claro, el planeta siempre ha estado en constante cambio, eso se ha visto reflejado a lo largo a la historia, pero ¿no será cierto que nosotros hemos acelerado el proceso e incluso agravado los cambios drásticos que hemos visto?

Yo estoy del lado de la moneda en donde creo que todo lo que hacemos tiene una consecuencia. Es la ley de la vida. Simple.

Si tiramos toneladas de petróleo en un mar, este tiene que reaccionar de alguna manera. Es una simple lógica. No creo que tengamos la libertad o el derecho de hacer lo que queramos sin tener una consecuencia que sea buena o mala.

La idea de que nuestros actos o actividades no cambian o alteran el planeta es un tanto egoísta, a mi parecer. Hay evidencias claras de las actividades que el ser humano han afectado no solo la calidad de vida, sino la fauna y flora del mundo.

Aumento del nivel del mar

2486-600x450

El aumento del nivel del mar es casi el doble que el del siglo pasado.

Aumento de la temperatura global0010804149

La mayor parte de calentamiento se dio en 1970, cuando se vivieron los 20 años más calurosos desde 1981 y los diez más calientes en los últimos años.

Los océanos se calientan el-planeta-se-calienta-y-sus-aguas-se-expanden

Los océanos han absorbido el calor aumentando su temperatura a los 0.302 grados Fahrenheit desde 1969.

Las placas de hielo disminuyen cambio_climatico-noticia-723168

Las masas de hielo han perdido volumen en grandes cantidades.

Hielos del Ártico disminuyen520126

Retroceso de glaciarespolarbearheat

Eventos meteorológicos extremos fenomenosmete

Se han vivido las épocas de temperaturas más extremas de calor y ha disminuido el frío extremo.

Acidificación de los océanos acidificacion1

Los océanos han absorbido el CO2 y aumentado su acidificación en un 30 %

En países como China los efectos ya se hacen presentes y afectan la vida de millones. La polución que atormenta a este país los ha obligado a cerrar escuelas, prohibir la circulación de vehículos y cerrado fábricas. Las personas utilizan mascarillas para evitar repercusiones en su salud.

china-crisis-polucion-6

Es cierto que el planeta siempre ha estado en constante cambio y que ha se ha ido adaptando, pero hoy en día el planeta se adapta a nuestras actividades y constante contaminación. Los resultados son obvios. No podemos negarlos para siempre.

VoxBox.-

Los regalos que no quieres recibir en Navidad

Estilo de vida.- Si algo es cierto es que todos hemos recibido alguna vez un regalo que no queríamos ni necesitábamos, pero que de todos modos tuvimos que sonreír y fingir que nos gustaba.

Este es un homenaje a los peores regalos de Navidad.

1. Calcetines

y de todos colores…

calcetines-con-divertidas-formas-de-animales-011

2. Suéteres navideños

Y que nunca te vas a volver a poner…

screen_shot_2014-12-04_at_6-32-54_pm

3. Perfumes baratos 

Probablemente los vas a terminar regalando a tu primita…

bamboo-rosita-fresita

4. Electrodomésticos 

No falta la persona que te regala licuadoras y planchas…

los-peores-regalos-de-navidad-jamas-recibidos

 

5. Ropa usada

Sí, ellos no lo quisieron y te lo regalaron a ti. Es el ciclo de los malos regalos.

el-peor-regalo

 

En fin, hay muchas probabilidades de que esta Navidad termines con un regalo no útil o que no querías. Empieza a practicar tu sonrisa fingida.

 

 

 

Alepo: antes y después de la guerra

Fotografías.- Alepo es un ciudad histórica y una de las caras de la guerra en Siria.

Era una bella ciudad, hasta que los estragos de la guerra la convirtieron en escombros. Cinco años después, la ciudad ha sido objetivo de los ataques por parte del Gobierno sirio.

Se puede ver la transformación del lugar, al comparar las fotografías antes y después de la guerra.

La Gran Mezquita Omeya 

o-ciudadela-900

El Zoco

o-zco-900

Ciudadela 

o-torre-900

La ciudad ha sido destruida por completo y se ha convertido en una víctima más de la guerra.

VoxBox.-

El país donde pasan solos la Navidad

Estilo de vida.- Por muy raro que suene, hay un país donde la tradición en Nochebuena es pasar solos. Islandia tiene una rara forma de celebrar la Navidad y es leyendo.

Al parecer la cultura de la lectura es muy importante en este país. Aquí se publican más libros por habitante en todo el mundo. Los islandeses tienen el hábito de la lectura muy metido en la cultura.

Su tradición es regalarse libros en Nochebuena (bueno, al menos no obtienen regalos que no les gustan), y esto se llama Jólabókaflód, lo que en castellano significa algo así como “Inundación de libros en Navidad”.

En los meses previos a la Navidad, todas las editoriales publican sus novedades y estos salen en catálogos de libros que son repartidos de casa en casa y les ayuda a elegir su compra.

El día previo a Navidad, las personas disfrutan de entregarse sus regalos (libros, por supuesto) y después se van a la comodidad de sus casas, a leer su libro en su cama.

Es una forma extraña pero no del todo aburrida, ya que ellos disfrutan de la lectura y qué mejor que pasar el día más feliz del año haciendo lo que los hace felices a ellos.

Quizás deberíamos optar por esa tradición de Islandia, en vez de quebrarnos la cabeza pensando qué regalar cada Navidad.

3-sus-habitantes

VoxBox.-