Now Reading
Los Ofendidos: Las historias que habitamos

Los Ofendidos: Las historias que habitamos

Los Ofendidos. VoxBox.

Publicado originalmente el 12 de mayo de 2016, en Escenario Escrito. El documental está disponible en la página de Vimeo de Kino Glaz, hasta el 5 de marzo.

No he visto todos los documentales de Marcela Zamora. De hecho, creo que hasta ayer en la noche solo había visto dos. Ni siquiera he visto todavía María en tierra de nadie que es, hasta donde entiendo, su mejor trabajo hasta la fecha. Pero fui al estreno de su más reciente producción, Los Ofendidos, y quedé conmovido. Sí, desde mi postura de estudiante empírico y bastante irregular del cine; desde mis 24 años que no vivieron la guerra civil; desde mi familia que no tuvo torturados o muertos que lamentar; desde mis padres que nunca abanderaron ninguna de las dos causas; desde mi profunda pereza por el maniqueo devenir político pleca partidario guiño de este país: me conmovió. Eso, como mínimo, me parece una hazaña.

Para la noche del estreno se había programado una sala de uno de los principales cines de la ciudad, pero el éxito publicitario fue rotundo y los organizadores terminaron abriendo tres funciones más. Me atrevería a decir que el setenta y cinco por ciento de los que asistieron eran señores y señoras adultos mayores. Vi a algunos de ellos llorar, llorar mucho. El otro veinticinco por ciento, según mis ligeros cálculos, eran jóvenes, nacionales o extranjeros, pero jóvenes cuya volátil atención fue secuestrada durante todo el documental. Esa es, para mí, otra hazaña inestimable.

El documental es ambicioso, pero no en un sentido tradicional, en el que ambicioso es sinónimo de costar mucho dinero. Es ambicioso porque resulta íntimo en extremo. Íntimo y doloroso. Para comenzar la historia es dirigida en primera persona por Marcela, quien entrevista a cuatro señores mayores que durante el conflicto armado fueron torturados por alguna fuerza represiva del Estado. Uno de esos señores es uno de los antiguos líderes políticos del Frente Democrático Revolucionario, Rubén Zamora y, además, es su padre.

La temática resulta lacerante en extremo: las torturas, los torturados, los torturantes, las pilas, los calabozos, los grilletes, los gritos, los muertos, las justificaciones y, sobre todo, las admirables fuerzas para seguir adelante, lo que sea que eso signifique.

See Also
Canciones sobre Roque Dalton.

Me gustó el documental porque pese a todo no cae totalmente en la visión patética del asunto que aborda, aunque tampoco escapa de ese desafortunado recurso de poner música dramática en momentos donde sería más oportuno un elocuente silencio, pero está bien, se lo disculpo. Creo que fue un esfuerzo satisfactorio de contar esas historias sin deshumanizar a los sujetos; sin añadirle más drama que el inherente a las escalofriantes anécdotas de los personajes. Creo, sinceramente lo creo, que cuando alguien toca estos temas dolorosos, algún proceso, alguna herida, alguna malformación invisible comienza a sanar en silencio y despacio. Creo que darle la oportunidad a la gente que vivió historias parecidas a esas, y quizás peores, para que lloren a gusto es una cura poderosa. Y darnos la oportunidad a los que no la vivimos para que sepamos que la guerra, más que un concepto frío en un libro de historia, es un ser vivo que todavía habita en las esquinas rotas de este mesón llamado El Salvador.

Finalmente creo que, en el fondo, Los Ofendidos es un recordatorio: los salvadoreños tenemos temas pendientes con nosotros mismos. Es hora de comenzar a tratarlos, uno por uno, despacio porque todavía duelen, pero hay que comenzar. Las torturas y los asesinatos del pasado siguen pesándonos tanto, o quizás un poquito más, que los de ahora. Las razones que impulsaron los años sangrientos de la guerra siguen justificando los años sangrientos de la paz. Los ofendidos somos nosotros, los ofensores somos nosotros. Entre más rápido lo aceptemos, más rápido podemos comenzar a sanar.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com
Scroll To Top