Now Reading
Recorriendo “El Camino”: dos comentarios buenos sobre la película y uno no tan bueno

Recorriendo “El Camino”: dos comentarios buenos sobre la película y uno no tan bueno

Recientemente Netflix nos sorprendió con la noticia de que los rumores sobre la existencia de una película de Breaking Bad eran ciertos. Grabada con secretismo, El Camino es la película que sirve como epílogo de la serie y como el final que no sabíamos que Jesse Pinkman necesitaba.

Cargada con flashbacks que sirven para tener de regreso a varios personajes de Breaking Bad, El Camino se enfoca en contar la historia de qué pasó con Jesse justo después de su escape al final de la serie y es la excusa perfecta para que fans de la serie tengan la oportunidad de visitar nuevamente el universo creado por Vince Gilligan.

En VoxBox amamos Breaking Bad y amamos más discutir y hablar sobre la serie y sus personajes, así que te compartimos las cosas que más nos gustaron y una que no nos gustó tanto sobre El Camino: A Breaking Bad Movie.

Discusión sobre «El Camino» en el mini podcast de Opiniones Cuestionables.

Un final necesario

Jesse Pinkman es uno de los personajes principales de Breaking Bad. Más que eso: Jesse es uno de los personajes más entrañables de la serie. A diferencia de Walter White, Jesse siempre se presentó como el muchacho extraviado, que ha tomado malas decisiones y que, hasta cierto punto, es víctima de las circunstancias. Justo eso: víctima y no victimario. Mejor ajustado al estereotipo del hijo pródigo de la parábola de Jesús que a un antihéroe consumado como Rorschach o un, por qué no, Heisenberg.

Creo que en El Camino nosotros, los feligreses de Breaking Bad, pero también el propio Jesse, descubrimos algo que ya veníamos intuyendo desde el inicio de la serie: de víctima no tiene nada. Su no tomar decisiones ha sido su decisión. Su obstinación en desarrollar su negocio de la blue meth ha sido tan importante como el de Walter.

El final necesario de Jesse Pinkman en El Camino no fue escaparse para Alaska para comenzar una nueva vida, quizás como carpintero como sugirió el bueno de Mike, ni siquiera fue la carta que le envió a Brock Cantillo, cuyo contenido ni siquiera llegamos a ver. No, el final necesario fue el descubrimiento de cuánto pesaron sus decisiones en su vida. Dejarse llevar por el universo es una filosofía de mierda, parafraseando a Jane.

–Ricardo Corea

Jesse Pinkman encuentra la paz

Algo que nunca me llamó la atención del final de Breaking Bad fue que Jesse tuvo un cierre de su arco histórico, pero no un cierre de su arco narrativo. Es decir, sabemos que Jesse logró escapar después de que su intento de hacer pagar a Walter lo llevara a ser capturado por los neonazis, pero no sabemos exactamente qué pasó por la mente del personaje famoso decir “bitch” al final de cada otra línea.

En El Camino tenemos dos horas dedicadas a corregir esa omisión.

Para mí, uno de los puntos más importantes de la película para Jesse es cuando engaña a sus padres para que salgan de la casa y así poder robar sus pistolas. Durante la llamada que hace para sacarlos de la casa Jesse les pide disculpas a sus padres diciéndoles algo entre las líneas de “ustedes hicieron lo que pudieron”, dejando claro que, en algún nivel, Jesse ha hecho las paces con todas las decisiones que tomó durante la serie. Decisiones que, últimamente lo llevaron a tocar fondo una y otra vez. 

En el clímax de El Camino, Jesse, en un acto fríamente no característico para él, ocupa las pistolas para matar sin piedad a los mecánicos que colaboraron con los neonazis, acentuando que sí, Jesse finalmente aceptó que aunque quiere ser una mejor persona, realmente no puede escapar de que tomó voluntariamente malas decisiones.

See Also

La última escena muestra a Jesse perdiéndose en la blancura de Alaska en una escena que gráficamente nos confirma que el personaje encontró paz en El Camino. No porque encontró redención sino porque es libre de seguir adelante dejando finalmente su pasado atrás.

–Eduardo J. Umaña

Potencial desperdiciado

Si vamos a ser despiadadamente críticos con El Camino, lo que podemos decir es que lo más negativo de la película es que realmente no se siente como que fuera una película. El Camino funciona si y solo si has visto la serie y así no es como funciona una película. Es más, la película se siente como dos grandes capítulos puestos juntos y mientras es un fan service válido –y hasta gratificante–, cuesta justificar el hecho de llamarla “película”. 

Hubiera sido interesante que Vince Gilligan, creador, director y escritor de Breaking Bad y El Camino, se hubiera retado a realmente hacer una película basada en los personajes, conceptos e ideas de la serie. 

Mientras no hunde ni arruina la experiencia de ver El Camino si eres fan de el universo creado por Gilligan, es un hecho que no podemos dejar de objetar.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com
Scroll To Top