Now Reading
De identidad latina a soundtrack de la protesta: la Nueva Canción Latinoamericana

De identidad latina a soundtrack de la protesta: la Nueva Canción Latinoamericana

Folk en español. VoxBox.

Música.- Nuevamente me embarqué en una valiente investigación para contestar las preguntas existenciales –y curiosidades– musicales más fascinantes. Esta vez la pregunta fue sencilla: ¿podemos hablar de folk rock o folk revival interpretado en español?

Bueno, la pregunta fue sencilla hasta que ya no lo fue, ya que de esta surgieron aún más preguntas que nunca me había planteado: ¿Será que la música folk en español es más que “el folk rock inglés cantado español”? Si la música folk es música folklórica tradicional de una región, creo que es obvio que no puede sonar igual. Antes de poder estudiar la versión latina de folk hay que tener esto claro.

Después de una pequeña investigación preliminar –fui a Wikipedia y cambié de inglés a español el artículo sobre música folk–, confirmé que la música folk hispana evocaba a la tradición de cada región. Para empezar hay que hacer una distinción: a este tipo de música se le conoce como Nueva Canción o Canto nuevo. La Nueva Canción es la versión hispana del folk revival.

En efecto, la música folklórica latinoamericana, y sus múltiples caras, no solo refleja nuestras raíces y tradiciones, sino que también fue la punta de lanza de un movimiento social que, como el folk rock, fue la banda sonora de la protesta de una generación.

Disfruta esta mini reseña histórica en forma de recorrido musical por la nueva canción.

1. Los ejes de mi carreta, de Atahualpa Yupanqui

El cantautor argentino Héctor Roberto Chavero, conocido mejor por su nombre artístico Atahualpa Yupanqui (que quiere decir «el que viene de lejanas tierras para narrar»), es sin duda un pionero de la música de folklore latinoamericano. Involucrado en revueltas políticas, manifestaciones y miembro del partido comunista de Argentina, Atahualpa le hacía honor a su pseudónimo, ya que su música –a veces censurada– servía de crónica de protesta sobre la vida que llevaban muchos argentinos en la primera mitad del siglo pasado.

Sin duda no suena como folk estadounidense, pero comparte todos los componentes narrativos y de protesta social de artistas como Woody Guthrie.

2. Volver a los 17, de Violeta Parra

Este es el siguiente paso obligado en nuestro recorrido, ya que tanto Violeta Parra, como Atahualpa Yupanqui son precursores del movimiento musical que se conocería como la Nueva Canción. Juntos definieron las reglas y pautas que muchos artistas de la región seguirían. Violeta hizo un gran aporte a la música tradicional chilena (su país natal), ya que aportó a la historia y tradición de su pueblo hasta popularizarla. Hecho que Chile ha honrado nombrando al 4 de octubre –día en que nació la folclorista– como “Día de la música y de los músicos chilenos”.

Sus últimas canciones, compiladas bajo el álbum con nombre “Las Últimas Composiciones”, fueron publicadas un año antes de su suicidio, lo que hace apreciar canciones como “Volver a los 17” sea más desgarrador.

3. El Derecho de vivir en paz, de Víctor Jara

La figura de Víctor Jara es una figura mitológica. Por un lado, es un referente internacional de la canción de protesta y de cantautor, y por otro es un mártir porque fue asesinado por sus letras contra el gobierno de turno. La ideología comunista, en la que creía fervientemente, era tema recurrente y central de muchas de sus obras, inclusive fue militante del Partido Comunista de Chile.

Aunque sus canciones evocaban la música tradicional de Chile, “El Derecho de Vivir en Paz” toma estos ritmos y arreglos tradicionales para mezclarlos con un poco de guitarra eléctrica, a pesar de que esta era considerada en los sesenta por muchos como símbolo del imperialismo.

4. El Barzón, de Amparo Ochoa

En México, la Nueva Canción también tuvo lugar, aunque es a veces conocida como Canto Nuevo, y fue ocupada por artistas y cantautores, como Amparo Ochoa, para denunciar injusticias sociales, tal como lo hacían los músicos del sur. En el caso de Ochoa, las injusticias que aborda en letras como las de El Barzón es la explotación sufrida por las mujeres y hombres que trabajaban la tierra, y no pareciera que es así si solo escuchamos la música, ya que suena como la que contemporáneamente relacionamos como música popular mexicana. En algún sentido lo sigue siendo porque es un canto del pueblo.

5.  Exiliada del sur, de Inti-Illimani

Para honrar las raíces indígenas de la región, este conjunto musical tomó la palabra quechua “inti” (Sol) y la aymara “illimani” (Águila dorada) para armar su nombre y, si este hecho no deja claro por qué son de los exponentes más icónicos y pintorescos del movimiento de la nueva canción, no sé qué lo pueda ser. Como muchos exponentes del género, Inti-Illimani no estuvo libre de persecución y exilio por cantarle sus verdades a gobiernos opresores, y esta canción –original de Violeta Parra– es parte de un álbum que es tributo a los artistas que fueron precursores de la Nueva Canción.

6. No soy de aquí, ni soy de allá, de Facundo Cabral

Existen pocos artistas que puedan considerarse como genuinos trovadores modernos y, aunque pocos, varios vienen a la mente, pero ninguno es tan pintoresco como Facundo Cabral. El autodenominado “vagabundo first class” ocupó sus narraciones para destacar críticas sociales con un estilo que, aunque tenía referencias claras al folk argentino, era su interpretación muy particular. Influenciado por artistas como Atahualpa Yupanqui, Cabral dejó su propia marca en la nueva canción y música folklórica tradicional con su estilo irreverente de contar historias.

7. Ojalá, de Silvio Rodríguez

El estilo musical que comanda Silvio Rodríguez suena diferente a la música tradicional folklórica que ha marcado este recorrido, y es porque es uno de los máximos representante de la música cubana. De hecho, Silvio es conocido por cantar sus canciones de protesta durante la Revolución Cubana y es, en ese sentido, que puede considerarse que la Nueva Trova es la versión cubana de la Nueva Canción. La importancia de sus contribuciones son tan grandes que el álbum, Al Final de Este Viaje –donde está Ojalá–, está dedicado a toda América Latina y se considera patrimonio de nuestra lengua [Redacción VoxBox].



Ahora vamos a hablar de la música: del racismo que existe en torno a los géneros musicales.

8. Pedro Navaja, de Rubén Blades

Cuando pensamos en salsa no pensamos en contenido social o de protesta, mucho menos pensamos en música folklórica tradicional. Esto es lo que para mí ha sido valioso de investigar la historia musical de la Nueva Canción. Cada país refleja algo de su identidad con su música. Si ya vas entendiendo el punto de esta playlist, creo que no vas a discutir que esta lista no estaría completa sin la “salsa intelectual” de Rubén Blades.

See Also

Pedro Navaja se desprende de Siembra una de las tantas colaboraciones de Blades con Willie Colón. Sus letras pintan el cuento y relato del titular Pedro Navaja, y lo hace con muchas referencia a la lucha de la vida de barrio con un estilo que me recuerda mucho a cómo Bob Dylan lo hace en su propio contexto.

Creo que por esto, Rubén Blades es conocido como el poeta de la salsa, lo que me parece genial.

9. Corrido de Juan Cortina, de Óscar Chávez

Conocido por ser partícipe de la nueva trova en México, Óscar Chávez es uno de los exponentes de la nueva canción de los sesenta y setenta en esa región. Como es evidente al escuchar canciones de su serie de álbumes que comprende varios volúmenes con el nombre de Parodia política, sus letras usualmente eran protestas contra el gobierno. Al escuchar la interpretación de Chávez del Corrido de Juan de Cortina, es fácil encontrar parecidos con la estética musical de un narcocorrido, lo que demuestra que en un momento los corridos fueron una noble arma de defensa social, y no una burda glorificación de la vida criminal.

Este corrido cuenta la historia de Juan Cortina, una suerte de figura heróica durante el conflicto entre México y Estados Unidos por el polémico tratado McLane–Ocampo, tratado de Tránsito y Comercio entre los dos países.

10. Todo cambia, de Mercedes Sosa

Esta artista necesita poca introducción porque es casi universalmente conocida como la exponente de la música folklórica argentina, y como una de las más importantes en América Latina. Tanto así que en 2009 un periódico español la nombró “La Voz de América Latina”. Para no ir muy lejos, Todo cambia es una elección lógica porque no solo es ejemplo perfecto del tango y folklore argentino, sino de unas de las características por excelencia de la Nueva Canción: el amor al pueblo y tierra de uno.

¿Listos para la playlist? Dele play:

VoxBox.-

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comment (1)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com
Scroll To Top