Now Reading
¿El conocimiento es democrático en El Salvador?

¿El conocimiento es democrático en El Salvador?

Conocimiento-Democratico_VoxBox

Tal como dice el excelentísimo diccionario de la Real Academia Española… mentiras. Esta vez vengo a tratar un tema social, podría decirse que es de corte autopedagógico (¿?). Antes de ir al grano del tema, expongo un breve ensayo relativo a la educación en El Salvador. Si no se desea leer, se puede bajar y empezar a leer un párrafo antes de donde se mencionan distintas instituciones.

Como sea, la primera parte del título hace referencia a lo que ya muchos conocemos hasta la saciedad desde el colegio (en Estudios Sociales): etimológicamente, democracia viene del griego demos:pueblo, y kratos: poder. O sea, el “poder del pueblo”.

Ciertamente, creo que eso de poder popular es ambiguo: una forma de claroscuro; algo poco diáfano, poco palpable.

Concatenado con lo anterior, tenemos la segunda parte del título, de la que nada diré porque es obvio a lo que hace referencia. Juntando ambas partes, a lo que quiero referirme es a una forma de poder popular EN el conocimiento.

Creo que muchos de los que me lean estarán de acuerdo conmigo en lo siguiente: estudiar cuesta, y no solo desgaste físico y mental, sino un montón de dinero. En la medida en que el acceso al conocimiento sistematizado —hago referencia a la educación formal— se ve mediatizado por la capacidad económica, creo que estamos hablando de que de democrático eso tiene poco.

Aunado a lo anterior, y en una dinámica de potencialización, tenemos que el acceso al conocimiento sistematizado es tanto más caro cuanto mayor es su calidad, y tanto más caro cuanto más superior (es más barato un estudio de kínder que una carrera universitaria). Entonces… ¿esto es democracia del conocimiento? No, ¿esta es la sociedad educada de la que tanto se llenan la boca los gobiernos? Tampoco.

Yo creo que en el conocimiento sistematizado (o formal) salvadoreño subyace, en la base profunda, un fenómeno elitista que comienza desde el gobierno. Trataré de hacer el análisis a través de la lógica de los silogismos (A+ B = C) —espero no ser calificado de falaz—: si la educación salvadoreña pública es —por puro empirismo creo que todos los sabemos— de mala calidad (A +), y como la mayoría de la población no tiene suficiente para pagar educación de calidad (B =), entonces los gobiernos buscan tener a una mayoría de la población en condiciones deplorables de conocimiento (C). El correlato: como en El Salvador somos menos —aunque sea a “coyol quebrado, coyol comido” — los que tenemos acceso a una educación de calidad (A +) —independientemente de los medios por los que lo hayamos logrado—, y como la educación de calidad se encuentra fuera de la educación formal pública (B =), entonces los gobiernos buscan que una minoría de la población se encuentre en condiciones educacionales relativamente óptimas (C) [1].

Indudablemente, he de acotar que no toda la educación privada es buena; ni toda la pública, mala. Lo que trato de exponer es que se suele asociar —y creo que, lastimosamente, en la mayoría de las veces sí se cumple la correlación— lo privado con la calidad; y lo público con la carencia de esta. Pero esto ya es un poco afuera del tema que pretendo tratar, y vendría bien un análisis a través de La sociedad del espectáculo y de Acción e Ideología. Psicología Social desde Centroamérica —quizás lo haga— para esta cuestión.

Como muchos habrán inferido antes de leer esto, la educación tiene una dinámica clasista y de mercancía, con una posible función social —igualmente ya inferida por muchos—: es más fácil manejar a masas sin educación porque es más fácil alienar a cabezas que están relativamente vacías; no así a cabezas que están llenas de conocimiento: no dejan entrar la información así por así, sino que la examinan, la analizan, la filtran y sacan sus propias conclusiones de forma crítica (esto es la función social). Lo clasista se visibiliza al relegar a los grupos con menor poder económico a la peor educación y a las peores condiciones materiales de esta.

Por otra parte, sobre lo mercantil, si todo en este mundo tiene un precio, ¿por qué no la educación de calidad y por qué no puede ser mercancía? No, no estoy en contra de que la educación —aunque parezca un poco salvaje esta afirmación— sea vendida. Es decir, cada quien con su riqueza invierte en lo que quiere [2]. Allá quien pueda y quiera comprar la educación. Sobre lo que sí estoy en contra y que me parece execrable, es que los gobiernos [3], premeditada e intencionalmente, no imparten y no se preocupan por impartir una educación de calidad gratuita y al alcance económico y geográfico de todos los salvadoreños [4]. Es una forma de confabulación gubernamental al servicio del mercado con una utilidad alienadora sociopolítica perversa.

Y todo esto que he dicho, ¿para qué? Realmente para lo que sigue, no necesitaba decirlo, pero me salió. Estoy seguro que muchos comparten mi opinión desde antes de leerme y que seguramente muchos igualmente tienen un alcance de análisis aún mayor a lo que he dicho. Escribí esto más por aquellos que posiblemente no alcanzaban a visibilizar esta parte de la política que supone la educación; y que es hasta donde yo alcanzo de forma relativamente resumida. Ojalá a alguien le sean útiles mis palabras.

Aclarado esto, voy con lo medular, después de este ensayo-propuesta.

Dado que ya dejamos claro que la educación no es democrática, aunque parezca imposible, hay salidas, y muy buenas a mi parecer.

Esta vez, y por lo que tengo en conocimiento, expondré una de las salidas sobre cómo se puede acceder a educación formal acreditada, de calidad y la mayoría de las veces gratis. Varios son de “educación” superior, pero ese es más bien un calificativo limitante. Aquí que estudie y se siga formando quien quiera.

De lo que quiero hablarles —bueno, escribirles—  es sobre el Instituto de Altos Estudios Universitarios en Abierto (IAEU), Oye Juanjo, Amnistía Internacional y Organismo Internacional de juventud para Iberoamérica (OIJ), Aprende y Capacítate. Como un plus: La biblioteca de Juanjo, Cevipsi, Atlas de México y el Nuevo Mundo y Sociología ICSHu-UAEH. OJO: todos los nombres tienen hipervínculos, al clicarlos o tocarlos serán redirigidos a los sitios web en cuestión; pero antes, recomiendo seguir la lectura.

Trataré de ser breve. De todo lo que escribiré a continuación es sobre cursos gratis, muchos de educación superior, otros, no. Todos pueden ser cursados sin tener necesariamente estudios de educación superior como requisito, hasta donde sé.

IAEU en Abierto

Es una red de universidades españolas con un campus universitario virtual, que se basa en ofrecer distintos cursos gratis; creo que la mayoría, si no es que todos, enfocados en Ciencias Sociales. La cuestión aquí es que, por ejemplo, si alguien estudia o ha estudiado Ciencias Jurídicas y se mete a estos cursos, no será educación perdida; porque la idea de los cursos es que les sirvan a personas de todo el mundo y que estudien las carreras en las que cada curso se enfoca. Son algo así como materias cortas extra de una carrera de forma gratuita. Sin embargo, también pueden estudiarlos personas que no tengan estudios de educación superior. Todos tiene un tiempo máximo de 90 días para ser completados. La acreditación sí es pagada, pero cursarlos y finalizarlos, no [5]. El menú está a la izquierda de la página. Para resolver más dudas, ver las preguntas frecuentes.

Oye Juanjo

Es una página de Facebook. Se dedica a divulgar, en su mayoría, cursos universitarios gratis impartidos por diversas universidades latinoamericanas —al menos hasta donde me he dado cuenta—. Los procesos de inscripción varían según la universidad. Como son tantos, sobre la acreditación, no sé si se tenga que pagar; pero cursarlos entiendo que es gratis —digo que entiendo, porque no he revisado todos—.

Amnistía Internacional

Es una organización y movimiento internacional que se dedica a la defensa de los Derechos Humanos y, además, promueve cursos gratis para las personas que deseen formarse más. Son, a mi parecer, sumamente útiles, sobre todo, para sensibilizar a la población en el enfoque de género, en dejar de lado los estigmas hacia minorías como los LGTB+, o en la cultura. Tienen también una página en Facebook.

OIJ

“Es un organismo internacional de carácter gubernamental, creado para promover el diálogo, la concertación y la cooperación en materia de juventud entre los países iberoamericanos” (citado de la información de su fan page). Tienen también página en Facebook. Sus cursos se orientan en diversos temas.

Aprende/ Capacítate

Son similares. El primero es financiado por la fundación del magnate Carlos Slim, el segundo se financia por la fundación del magnate, por la fundación Gloria Kriete y por INSAFORP. Aprende es mexicano; Capacítate, salvadoreño. No sé si lo que hay en Aprende tenga validez en El Salavdor, lo aclaro. Tampoco sé si todo lo que ofrecen es gratis. Pero sí sé que lo que ofrecen en Capacítate, que sí es salvadoreña, es gratis. De esto, ¿qué más decir? Es increíble la cantidad de cursos, diplomados, etc. que hay, sobre todo en este último.

See Also
Madre Teresa de Calcuta. VoxBox.

La biblioteca de Juanjo, Cevipsi, Atlas de México y el Nuevo Mundo y Sociología ICSHu-UAEH

Son páginas de Facebook que, entre otras cuestiones, se dedican a difundir una infinidad de libros en PDF por esa plataforma, y de las más variadas temáticas.

Como hemos visto, pues, el conocimiento y la información están allí. Lástima que no todos conocen estos sitios. Por eso, si has llegado hasta aquí, te pido difundir este escrito, para que la democratización del conocimiento llegue a cuantos sea posible. Si el gobierno no nos da lo que necesitamos, busquémoslo. Que la carrera política de la educación como mercancía no nos gane.

Solamente me queda instar a todos a buscar, en estas páginas que he expuesto, los conocimientos que deseen o que les llamen la atención con suma minuciosidad. Estoy seguro que todos encontrarán algo que les llame la atención y que les sea útil a su formación.

Agrego que, si alguien quiere, puede agregarme como amigo en mi Facebook y le puedo compartir diversas carpetas que tengo hechas en la plataforma, con cientos de cursos, libros y diversos materiales enfocados en la información y la educación; y a las que constantemente agrego material cuando encuentro. Agradecería que, antes o al momento de enviarme una solicitud, si llegan a hacerlo, me escriban un mensaje para saber que vienen de este escrito.

Notas

[1] En esto hay también una cuestión de mercado, pero eso lo trato más abajo.

[2] Claro, no todos pueden hacer esa clase de inversiones; y el hecho de que muy pocos puedan tiene su genealogía en el sistema social salvadoreño, con la falta de educación de calidad como uno de los pilares principales, por cierto.

[3] Hasta ahora, todos los gobiernos de todos los presidentes de todos los partidos que han gobernado; con Bukele, veremos…

[4] Esto es, en buena parte, una de las causales de las faltas de oportunidades que vivimos y de la violencia estructural que sufrimos; y, además, el verdadero motivo de la educación clasista-mercantil.

[5] O sea, cursarlos, finalizarlos, y pasarlos, si se obtiene la puntuación necesaria, es gratis; recibir una acreditación de la universidad es lo que se paga.

Referencias

Sobre las condiciones desiguales de riqueza: Oxfam. (2015). Un acercamiento a la desigualdad en El Salvador. Recuperado de https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/media-briefingdesigualdades19052015_0.pdf.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com
Scroll To Top