Corrupción

Despreciamos y denunciamos los actos de corrupción casi tanto como amamos el sexo. Sí, es una mala comparación, pero es peor la corrupción.