Now Reading
Anne with an E: Una mezcla de bondad, aventura y literatura

Anne with an E: Una mezcla de bondad, aventura y literatura

Anne-With-An-E_VoxBox

Mientras escribo esta nota la mayoría de países del mundo se encuentran en un confinamiento por pandemia. Reconozco que para muchos esta situación es difícil de forma emocional. Muchos están pasándolo lejos de sus hogares, de su familia, de las personas con las que habitualmente conviven, sumándole, por supuesto, la presión de un contagio. 

Es por ello que creo que lo mejor que podemos hacer para calmar la ansiedad es ver o leer cosas que nos devuelvan la fe en la humanidad, pero no de forma superficial, sino que además de entretenernos nos reten, nos muestren que hay muchas formas de pensar, de ver el mundo, de ser nosotros mismos. 

Mi recomendación es una coincidencia literaria, pues se trata de la serie canadiense Anne with an E, que está basada en los libros Anne of Green Gables, de la escritora Lucy Maud Montgomery. La serie tiene como premisa la vida de una huérfana muy peculiar, Anne con E, que es adoptada por Marilla y Matthew Cuthbert, una pareja de hermanos que por cuestiones de la vida nunca se casaron. 

Toda la historia transcurre en un pequeño poblado agrícola ubicado en la Isla Príncipe Eduardo, de Canadá. Nos encontramos a finales de 1800, por lo que los habitantes de dicho lugar son sumamente conservadores, lo que hará que Anne se vea metida en una sucesión de aventuras. 

La serie es maravillosa de principio a fin, tiene uno de los intro más hermosos que he visto en mis 29 años, además la fotografía es impecable, las actuaciones coherentes con lo que deben transmitir, los diálogos son literarios y los personajes en su mayoría, entrañables. 

Pero vamos más allá, la serie no es buena solo por ese listado de cosas, sino porque nos habla de muchas realidades, que, aunque estemos en pleno 2020 seguimos viviendo. Desgloso a continuación los puntos más interesantes acá: 

¿Cómo criar a un niño? 

Los Cuthbert son unas personas bastante rígidas y hasta antisociales. Con la llegada inesperada de Anne a sus vidas, se plantean muchas cosas y viven situaciones que nunca se habrían imaginado antes. Anne es una niña de 13 años que ha vivido de hogar en hogar, la mayoría del tiempo sirviendo a las familias que la adoptaban de forma temporal. Eso le ha forjado un carácter determinante, le ha dado un espíritu interesante y sobre todo el deseo de luchar siempre por lo que es justo. 

A lo largo de la serie vemos cómo los Cuthbert aprenderán que un hijo no necesariamente es una figura miniatura de los padres, que la importancia de criar a otra persona es mostrarle las opciones que existen y que él, o ella, se encarguen de averiguar el camino que realmente le corresponde, es así como, tanto Anne como sus padres adoptivos, evolucionan a lo largo de 27 capítulos. 

La familia sobre todas las cosas

Esta serie nos muestra valores familiares y sociales, al estar ambientada en el siglo XIX vemos cómo la familia es un concepto meramente biológico para la mayoría. Sin embargo, Anne y sus nuevos padres forjan vínculos mucho más importantes que la sangre, una familia de verdad, donde el apoyo y el amor nacen de la convivencia y de la amabilidad. 

La Literatura está en todas partes

Anne es una chica inquieta e inteligente, a lo largo de su infancia, los pocos libros a los que tuvo acceso fueron lo que la mantuvieron con vida, pues la violencia a la que se vio sometida desde temprana edad pudo robarle cualquier ápice de sueños o esperanzas. Sin embargo, libros como Jane Eyre, incrementaron su imaginación, convirtiéndola en una contadora de historias innata.

Todos tenemos derecho a ser tratados por igual

En esta historia convergen muchas situaciones sociales que la enriquecen en cuanto al planteamiento de derechos y, sobre todo, de igualdad. 

El primer planteamiento es en cuanto a la educación. Sa serie plantea y defiende la idea de que niños y niñas tienen el mismo derecho al acceso a la educación, y no solo a la elemental, sino también a la universitaria. Las niñas no nacen para convertirse en esposas, madres y cuidadoras, sino para cumplir con sus sueños y metas, para encontrar su verdadero lugar en el mundo, no uno que la sociedad arcaica le asigne. 

El segundo es sobre la igualdad de raza, Anne with an E nos muestra cómo el racismo es una condición que no debemos permitir por ninguna circunstancia; que la nobleza, la astucia o cualquier característica, sea buena o no, no son determinantes por nuestro color piel. 

El tercero es que la serie presenta de forma impecable un enfoque orientado a la diversidad sexual, la cual ha existido siempre, pero se ha visto acallada a lo largo de la historia. Para la época en que se desarrolla, la homosexualidad era un delito (en pleno 2020 aún existen países donde lo sigue siendo), además de una aberración social. Pero nos muestra dos posturas, a través de dos figuras muy importantes en la vida de la protagonista y cómo, a pesar de las dudas y el temor, buscan ser ellos mismos. (El capítulo 7 de la segunda temporada es una belleza). 

El matrimonio no es lo mismo que el amor

Conforme la serie avanza observamos cómo los protagonistas pasan de ser niños a personas con expectativas propias de la época, muchos desean comprometerse y formar una familia. Es ahí cuando vemos la disyuntiva que se presenta ante aquellos que ven más allá de lo habitual. 

See Also
Vicente Sibrián

Anne siempre ha querido ser novia, sin embargo, considera que no ha nacido para ser esposa, sus deseos van más allá de los de formar una familia y vivir a la sombra del hombre que la haya “elegido”. Sus ambiciones son académicas, llenas de conocimiento y aventura más que de romance. 

El manejo de esta idea se vuelve tan bien planteada, que muchos de los argumentos que se vierten en los capítulos me recordaron, sin exagerar, a las palabras de la propia Simone de Beauvoir en El segundo sexo

¿Qué significa lo anterior? 

Básicamente que estamos ante una serie que maneja de forma convincente el feminismo, que no es exagerada. No pretende venderse como tal, es una historia de adolescentes valientes, pero también de niñas y mujeres que responden a la defensa de su voz, de sus cuerpos y de su autonomía como personas. 

Anne with an E es una serie que mezcla bondad, pasión por la aventura y la literatura, pero, además, trae consigo una variedad de temas sociales importantes. Ojalá hubiera más series que reflejaran la diversidad y la importancia de las luchas sociales como lo hace esta. 

Así que, sin más, háganle un hueco en su programación de cuarentena, les prometo que no se arrepentirán. 

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com
Scroll To Top