Leyendo actualmente
Adiós VoxBox: Cómo terminé Donde Estoy

Adiós VoxBox: Cómo terminé Donde Estoy

VoxBox Tres.

«Donde Estoy» no es un lugar, es un estado. Es una forma de vida, una manera de entender la vida, una manera de ver el mundo. «Donde Estoy» es solo una forma de decir que he caminado mucho y he aprendido mucho también. Esto significa que además he tenido que desaprender un par de trucos para hacer espacio a trucos nuevos.

Hace tres años, cuando conceptualicé esta revista, no es que no tuviera fe en ella, sino que el rumbo no lo puse yo, ni Ricardo, mi sempiterno compañero, ninguno de nosotros se imaginó lo que implicaría este camino. Coincidimos los dos en algo: ha sido maravilloso.

De alguna manera, escribir siempre me ha salvado. Desde que tengo memoria me he dedicado a esto, a escribir, me paguen o no, siempre he escrito y espero seguir haciéndolo el resto de mi vida. A los 14 años lo decidí, quería escribir y he tratado de hacerlo a diario, a veces me atraso, a veces me detengo, pero siempre hay algo que me regresa a esa promesa adolescente: escribir.

Escribir no es fácil, soy mala para los titulares, soy distraída y dispersa, pero a pesar de todo esto, ya había tenido intentos de hacer esto, tener un espacio donde poder ser yo, con mi blog La Siguiente Accidentalidad o en espacios comunitarios como Non-girly Blue; pero acá, en VoxBox logré lo que siempre quise: tener un lugar, un «Donde Estoy». Que este espacio siga acá significa una tan sola cosa: era el lugar a donde yo debía llegar. Tarde o temprano. Bien o mal. Sola o acompañada. VoxBox es ESE lugar, no es una revista, es mi hogar.

A este lugar han llegado otras personas, nos ha dirigido a nuevas experiencias, pero también nos ha exigido, me ha exigido, a manera personal, cosas que pensé nunca realizar: moverme.

No, no me voy de acá, solo cambio de lugar dentro de esta revista.

Desde hace más de un mes ya no soy La Editora, ese puesto ahora le pertenece a Ricardo Corea, este muchacho al que conocí en un taller de literatura hace 4 años. Ese mismo muchacho que nunca me interrumpió los silencios, ni invadió mis ganas de soledad cuando me pongo parca; ese mismo que ha sido solidario, aliado y amigo durante todo este tiempo. Ahora es el que está a cargo de la revista.

¿Yo? Yo sigo acá, escribiendo, viendo oportunidades, apoyando e ideando nuevos planes, para que la vida (que a veces es bien cabrona) nos los bote y nos haga hacer otras cosas.

VoxBox nos pertenece a nosotros dos, pero también a los que han ido llegando poco a poco. Ahora también nos acompaña Eduardo J. Umaña, el Ingeniero Oficial de la revista, ese tipo rudo, punkero y que siempre pregunta por qué. Los tres somos el equipo editorial, ese mismo que vamos a seguir escribiendo de lo que creamos que sea necesario.

Ver también

Vamos a seguir escribiendo porque nos interesan algunos temas en particular; porque hay que ser críticos; porque hay que estar vigilantes de lo que hace el Estado; porque hay tantos datos importantes que dar a conocer; porque siempre habrá una serie, un álbum, una receta que debemos probar; porque vendrán tempestades; porque queremos seguir leyendo libros hermosos; porque vamos a seguir invitando a otros a escribir en esta revista.

Vamos a seguir escribiendo porque es lo que hacemos.

Porque escribir, y esto lo sé por experiencia propia, nos salva la vida.

VoxBox.-

Ver comentarios (0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Dre'Mont Jones Womens Jersey 
© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com