Leyendo actualmente
Por el camino más largo: Los 3 de VoxBox

Por el camino más largo: Los 3 de VoxBox

3 años de VoxBox

Como todo en esta vida, Internet nos ha traído cosas buenas y cosas malas, a partes casi iguales.

Del lado bueno está la posibilidad infinita de acceder a información de todo tipo. No siempre le ponemos atención a eso porque lo hemos normalizado, pero hace unos días estaba viendo un video en Youtube sobre cómo mandar un mensaje secreto con física cuántica, y aunque no entendía todo lo que Crespo explicaba, reflexioné sobre lo que estaba pasando, sobre el milagro moderno de estar aprendiendo de física cuántica, desde mi computadora, a la hora que yo quisiera, sin haber terminado ni siquiera mi puta tesis, sin tener la más mínima idea de las nociones más básicas de la física cuántica. Ni Jesús hizo algo así de sobrenatural.

En la otra esquina, representando lo malo que trae Internet (que no es todo y ni siquiera lo peor), están las Fake News. Así como la información ahora es más libre, la desinformación también sobreabunda. No es fácil detectarla o evitarla, pero aunque no siempre somos capaces de dimensionarlo, nos hace muchísimo daño. Algunos dirán que las Fake News son inevitables, que ese es el precio que tenemos que pagar por los videos de gatitos y los memes que nos alegran un día de mierda, pero nosotros creemos que debemos insistir en que desaparezcan.

Entre lo positivo, sin embargo, se haya un punto esencial para que todo esto funcione: las facilidades para levantar un medio de comunicación digital.

Porque sí, crear un medio de comunicación en Internet (llámenlo revista, periódico, noticiero…) es fácil, es rápido y es barato. No se necesita demasiado equipo técnico para alcanzar productos de calidad. No se necesita más que ingenio para entretener. No se necesita más que un Smartphone decente para hacer maravillas…

O eso parece. Eso nos han dicho y lo creemos. Lo de barato es cierto. Lo de rápido digamos que también. Pero fácil no es. No es nada fácil. Porque la oferta de contenido ahora es más grande que nunca en la historia, y posicionar un medio en la mente de las personas es mil veces más difícil que antes.

Además de eso, en este huacal todos tenemos voz, por lo que un experto en una materia, digamos en economía, que decide crear sus espacios para hablar desde la experticia y con la legitimidad que les otorgan sus años de estudio, compite con los youtubers cuyo contenido se basa en hacer retos virales como el del condón por la nariz. O con Walter Araujo y Marcelo Larín.

No me estoy quejando de esa realidad, y tampoco suscribo la versión fatalista de que eso nos está convirtiendo en seres estúpidos. Simplemente lo expongo porque es parte de la realidad de la que tenemos que partir. Y es de lo que vengo a hablar: de los 3 años que llevamos sacando adelante una revista digital, esta revista digital.

Hoy se cumplen 3 años de VoxBox

En estos 3 años, hemos pasado por un sinfín de experiencias, buenas y malas. En un inicio no sabíamos muy bien qué hacer, a quién hablarle ni cómo hablarle. Intentamos ser como Playground pero en versión tercermundista-escasa-de-recursos (¿quién se acuerda de Playgrpund ahora?) Y tuvimos éxito. Nos comenzó a seguir y a “consumir” muchísima gente de habla hispana. Pero nos perdimos. Pensamos por un momento que nuestro único objetivo debería ser conseguir visitas y hacernos multimillonarios. Por suerte desistimos. Porque nunca logramos ser multimillonarios, pero también porque, a pesar de las circunstancias, Karla siempre tuvo la visión de dar valor al contenido. No vender espejitos cual conquistadores, sino aportar un micrófono a las cosas que nos importan, que nos duelen y que nos incomodan. Y ver cómo sacamos dinero pa’los frijoles, por supuesto.

“De nada sirve tener una plataforma comunicacional, si no tenemos un propósito”, escribió Karla. Y el propósito que nos trazamos fue este: en una mano, el contenido pop sobre cosas que nos interesan, nos gustan y nos hacen sentirnos bien, siempre tratado con la mayor calidad posible. En la otra mano, el contenido que el gran público no quiere leer, pero es necesario. Porque tener un medio de comunicación conlleva responsabilidades frente al público, de las que no siempre los medios digitales estamos conscientes.

Entonces quizás debería matizar. Es fácil crear un medio digital, si lo que se quiere es vender basura. No los vamos a mencionar por pudor, pero ustedes saben de cuáles estamos hablando. Es fácil volverse viral con Fake News. Es fácil ponerse el disfraz de periodismo y decir que una nota de dos párrafos, sin contexto, es noticia. Eso es facilísimo.

Pero en VoxBox no nos gustan los caminos fáciles. O eso nos gusta pensar. No pretendemos hacer periodismo. Pero tampoco queremos seguir contribuyendo a este ambiente hostil y apocalíptico de la desinformación, aunque en más de una ocasión hemos caído en ese juego macabro (herrar es de humanos, acuérdense)

Lo que queremos, lo que soñamos, además de tener patrocinadores que nos den mucho dinero, es crear un medio de comunicación que hable como vos, como yo, como la mayoría de nosotros. Un medio de comunicación que no se dirija a sus lectores como si fueran estúpidos, pero que tampoco pretenda arroparse en una falsa aura de intelectualidad.

Queremos hablar de las series, películas y canciones que nos gustan. Pero también buscamos no ser complaciente con ninguna postura, ni siquiera con las de nosotros mismos. Traer a la palestra los temas que son incómodos, que todavía no tienen cabida en la mentalidad de muchos salvadoreños y salvadoreñas.

En ese camino, y aunque estamos siempre dispuestos al debate, consideramos que algunas posturas no son negociables: las que tienen como principio y fin la humanidad misma.

Defendemos el matrimonio igualitario, la despenalización del aborto y la aprobación de una ley de identidad para las personas trans. Defendemos el derecho a la memoria histórica, a la innegociable reparación a las víctimas de crímenes de lesa humanidad y condenamos las acciones arbitrarias de las autoridades, sean del gobierno que sean.

Y no, no defendemos criminales ni terroristas, pero creemos que para que una sociedad funcione, para acercarnos lo más posible a esa utopía llamada democracia, es necesario que exista el debido proceso y que los castigos a los criminales no impliquen sacrificar, precisamente, nuestra humanidad.

Ver también

No van a encontrar aquí a expertos que van a hablar desde la rancia sapiencia y la arrogancia, sino gente como ustedes, que estamos en la constante lucha por comprender qué sucede, cómo sucede y, lo más importante: Qué significa lo que sucede.

Esperamos que para celebrar los cuatro años, podamos consolidar nuestra misión, y ser para entonces el medio que quisiéramos leer, escuchar y observar siempre.

De parte del equipo que hacemos VoxBox, agradecemos a todos nuestros colaboradores, a los que estuvieron, a los que están y a los que vienen. Agradecemos a nuestros lectores por su confianza.

Se vienen grandes proyectos que incluye un podcast y, si todo sale bien, producciones audiovisuales, siempre con el estilo de VoxBox.

Este es nuestro compromiso: A diferencia de un medio periodístico, no queremos vender la idea de imparcialidad ni objetividad. No lo hemos sido, no lo somos y no lo vamos a ser. No busquen aquí verdades incontrovertibles sino Opiniones Cuestionables, pero informadas.

Esto es lo que somos, esto es lo que hacemos: por el camino más largo, por ahí nos vamos.

¿Nos acompañan?

VoxBox.-

Ver comentarios (0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Dre'Mont Jones Womens Jersey 
© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com