Leyendo actualmente
«Nosotros tendríamos que haber hecho veinte ‘Malditas'»: Entrevista con Adrenalina

«Nosotros tendríamos que haber hecho veinte ‘Malditas'»: Entrevista con Adrenalina

Adrenalina. VoxBox.

Música.- Adrenalina es una de las bandas con más trayectoria en El Salvador. Está compuesta por Carlos Galicia en la voz, Moisés Anaya y Carlos Walter en las guitarras, Aaron Sztarkman con el bajo y Hugo Fajardo en la batería. La banda nació en 1992 y ese mismo año debutaron en La Luna Casa y Arte. No tenían nombre, así que les dieron 10 minutos para pensar en uno: escogieron Adrenalina, porque acababa de salir el Adrenalize, quinto álbum de Def Leppard.

El segundo disco de la banda, Ni un pelo de inocente, figuró como número uno en la investigación “Los 10 mejores discos de la historia de El Salvador”, realizada por El Faro hace unos año.

Sus canciones hablan de todo (feo generalizar, pero aquí debo pecar): de todo. Sexo, mota, sexo bajo los efectos de la mota, burlas a líderes religiosos, la situación de violencia en el país, casos reconocidos de abuso a menores, actrices porno salvadoreñas, enfermedades de transmisión sexual, desamores y un larguísimo etcétera.

Se separaron en 2002. Volvieron a la escena en 2016 con un concierto en el auditorio de Fepade. En el 2017 estrenaron El Nues, y para este año planean sacar el siguiente disco: El Nies. Entre un disco y otro han habido toques, entrevistas, y nuevos sencillos. El último de ellos, El alacrán, es un tributo a la música de banda. El 4 de mayo, por culpa de una pasión desmedida de Walter por Star Wars, van a publicar («para la fanaticada») El blues de Boba Fett. Y si alguno todavía no conoce a esta banda, con el título de esa canción ya sabrán hacerse una idea.

El 31 de agosto cumplirán un sueño: tocarán en el Teatro Nacional de San Salvador, en un concierto conceptualizado como «Adrenalina en Tres Actos».

Conversamos con Carlos Galicia y Aaron Sztarkman sobre El Nues, El Nies, El alacrán, el proceso de creación de las canciones, Michael Jackson, Eugenio Chicas, los conciertos de Adrenalina (pasados y futuros), y algunos otros temas que surgieron en el camino.

Éntrenle:

Ricardo Corea: En una entrevista del 2017, Carlos Galicia describía El Nues como una talega: uno comienza hablando mierdas, luego se pone a hablar temas más serios como política o religión, pero siempre se termina hablando mierdas.

Carlos Galicia: Es que así es. De hecho, por su proceso fue así. Juntarnos para hacer El Nues fue una odisea, porque teníamos quince años de no tener contacto juntos.

Aaron Sztarkman: Entre varios nos hablábamos, pero no había comunicación entre todos.

CG: Si vos revisás El Nues, al principio era como cuando te juntás con tus cheros después de cierto tiempo y querés revivir esos momentos. Después dijimos «Nombre, hemos crecido, tenemos que hacer canciones que estén más acordes a quince años después». También te acordás de que nosotros hemos hecho esto siempre por divertirnos. Esa fue la conclusión a la que llegamos al final, luego de que todos estábamos con el estira y encoge de «Es que no me va a querer hablar, y que yo no le quiero hablar». Al final, gracias a que Aaron hizo entrar en razón a todo el mundo, nos acordamos: esto es divertido. Nos gusta hacerlo. Ya tenemos vidas apartes, ya no nos obsesiona la fama y el éxito, queremos hacer canciones y nos queremos divertir haciéndolas.

Es por eso que nos damos el chance de hacer una canción como El alacrán, por ejemplo, sin que nos importe qué puede pensar, o lo que quieran pensar. Si vos ves la letra, es una cuestión bastante fuerte, pero nosotros tenemos este tacto de hacerla divertida.

AS: Sí, siempre intentamos hacer como una crítica, pero con el piquete, aquello que te deje pensando… Y que sea medio graciosa también, que en el fondo te haga pensar, más si estás con un par de birrias adentro. Siempre hemos intentado ser como bien salvadoreños, y bien críticos de lo que pasa, sin perder la picardía. Yo quiero que Carlos Galicia pique el panal y de repente salimos todos a tirar ideas. Carlos Walter es genio también en eso. Y a veces ni siquiera hemos escrito la música, sino que solo estamos con el concepto de qué tipo de canción queremos hacer, y ya Carlos (Galicia) agarra el montón de ideas y se sienta, y escribe algo.

CG: Hay canciones que han nacido así, del mismo slang que nosotros ocupábamos para hablarnos entre nosotros. Hugo a cada rato decía: «Yo voy a hacer un día una canción que diga ‘escondan la mota que ahí viene la chota’». Siempre lo decía.

AS: Pasó años diciendo eso.

CG: Años diciéndolo y nunca le hicimos caso. Hasta que un día dijimos, vaya, sentémonos a hacer eso.

AS: Nos parecía una buena línea pero nunca nos habíamos sentado.

CG: Nos sentamos un día ya con Hugo, que era el que conocía el mundo ese, a ordenar las ideas: que la Tutu, la San Yon, que no sé qué… todo el mundo nos dice: «Ustedes son bien posers, porque ninguno de ustedes fuma». No importa, nos sentábamos a escribir…

AS: Igual con Mamassita, ninguno de nosotros se pone en la calle a cuentearnos bichas. Es solo una foto del momento.

RC: Creo que es una cosa importante en Adrenalina, que retratan bastante bien esa salvadoreñidad tan escurridiza.

AS: Sí. Vaya, la idea de Mamassita surgió porque yo trabajaba en la Calle Darío, en un almacén de electrodomésticos. Entonces yo veía a los otros vendedores, cuando pasaban las bichas decían todas estas barbaridades. Y de ahí salió… Yo les llegaba a contar: «Mirá, estoy trabajando con una mara más calle… Y se sueltan esto y lo otro»«. Y digan que son piropos tranquilos dentro de todo. No hay nada muy explícito. Hay mucho peores. Esto es como una probadita de lo que pasa allá abajo en el centro.

CG: Era esta lluvia de ideas. «Adiós mamasita, por qué tan solita…». El proceso es divertido. O sea, cuando nosotros nos volvimos a juntar a hacer música: A. Sabíamos que cualquier cosa que hiciéramos nos iba a brindar satisfacciones personales a todos. B. Que los procesos eran mucho más sencillos. C. Que el producto era bueno. Aaron a cada rato nos decía: «Miren, las rolas son buenas». Cuando estábamos en el proceso y a alguien se le pelaban los cables, Aaron decía eso: «Déjense de mierdas, las rolas son buenas».

AS: Yo me tragué tantos egos… Tantas peleas de egos en esos dos, tres años. Y yo solo veía el final. Y eso es lo que decimos siempre con cada disco, vos tenés que ver el final. Y trabajar para el final, y si tenés que tragarte el ego de todos estos hijosdeputa, bueno ni modo, sigamos adelante, y yo sé que la satisfacción será más grande que cualquier desvergue que se haya tenido. Entonces yo nunca perdí el norte. Había gente que decía «No, es que grabemos en no sé dónde…», o alguien hacía algo sin consultarle al resto de la banda… Pero el objetivo final nunca lo perdí. A mí me mandaron los demos, que eran solo de Galicia con Moisés, y cuando me mandaron Ralentí, yo dije «Voy a hacer lo que sea, pero esta mierda tiene que salir». Igual cuando me mandaron Pido Tai, yo dije que era algo que tenía que salir a la luz.

RC: Justamente por Pido Tai es que pienso en ustedes como la representación de la picardía salvadoreña, porque esa canción funciona en un montón de niveles. Además que el tema acaba de cobrar interés ahora que agarraron al pastor Carlos Rivas conduciendo en estado de insomnio.

AS: Nos vive dando material de gratis, lo adoramos, jajaja. De choto nos está dando de comer…

CG: Con Pido Tai, cuando llegó la idea, fue matado de la risa: «Pastor del TAI le reparte pipas a una bicha en un motel». Y yo pensé: a esta bicha le estaban dando y era como «Tiempo, tiempo, pido tai». Y de ahí salió la idea… Y así se llama la iglesia (Tabernáculo de Avivamiento Internacional, TAI).

Nosotros en El Salvador tenemos una memoria histórica bien corta, estas cosas se nos olvidan. Si este baboso no se vuelve a emborrachar, a la gente se le hubiese olvidado. Y la gente olvida, y perdona… Pero si no queda plasmado de alguna forma, como artista te sentís mal de que la foto del momento se perdió. Yo creo que en el teatro se ha hecho desde siempre, parodiar el momento.

AS: Uno no lo hace por dinero. Sabemos que de aquí no vamos a ser millonarios. Esto lo hace uno por diversión y, obviamente, por picar el panal. De decir: «Ey mara, ¿ven esto? Nos estamos riendo, pero esta mierda es seria».

CG: Las comedias en el teatro antes representaban tragedias de lo que estaba pasando en el momento. Entonces nosotros hacemos algo de eso. Nosotros nos divertimos haciendo las marionetas, tienen que salir al teatro para darse duro y que la gente se ría un poco, y que quede para más tiempo en el colectivo.

RC: Eso respecto a las letras, ¿cómo es el proceso para la creación de las melodías?

AS: Carlos Galicia tiene esa facilidad de sacar unas melodías que, por lo menos, a mí me gustan. Yo no puedo decir «esto va a ser un éxito o no», pero me da mucho gusto grabar una canción con este tipo de melodías. Por ejemplo, Ralentí a mí me sonaba con un arreglo como de Soda Stereo, pero al mismo tiempo es algo diferente. Si escuchás cada rola, es algo diferente, algo que nunca hemos hecho. Si escuchas Oscuridad, Ausencia y Ralentí no es que todas empiezan igual. Sí son baladas, pero son diferentes.

RC: Y en El Nues de pronto aparece una canción como En nombre del padre, con unos arreglos…

AS: Yo no me esperaba ese arreglo. Yo oí la melodía el día que este hombre la grabó, porque yo creí que iba a ser grabada como un poema, y de repente este sale con una melodía… Y después la máquina de ritmo, yo no me la esperaba.

CG: Los niños hablando… Eso lo termina haciendo Carlos (Walter). ¿Y de dónde sacó a los niños haciendo el Padrenuestro? Cómo lo hizo, a saber.

RC: ¿Él está en Estados Unidos?

AS: Él está en Wisconsin, es el que arma el muñeco al final. Yo sentía que las rolas no eran forzadas. Vos podés oír a unas bandas, ya con muchos años, y oís las canciones como que las han hecho a la fuerza, sin ganchos, las melodías son bien monótonas…

CG: Y es como querer replicar el éxito.

RC: Que es algo que ustedes nunca han hecho: replicar el éxito.

CG: No, nosotros tendríamos que haber hecho veinte Malditas.

AS: Que eso era lo que esperaba la mara. Después de la Maldita, salió HIV, que es algo diferente, es chistosa.

CG: Por ejemplo, de los primeros comentarios ahora que estaba viendo con El alacrán, un chavo escribe: «Yo estaba esperando los riffs de la guitarra».

RC: Estaba esperando la Maldita.

CG: ¿Por qué estabas esperando eso? Me alegra que todavía no somos la novia predecible que ya te aburrió.

AS: Cuando la gente escuchó la Maldita creyeron que éramos Café Tacuba. Creían que así es esta banda, rock con sonidos latinos. Y de repente salimos con HIV que era otra cosa, y después fue Oscuridad.

Karla Rauda: Yo los escucho desde el bachillerato. Y creo que lo que nos pasaba era que no sabíamos cómo encajar el golpe de Adrenalina. Estábamos bromeando, antes de empezar la entrevista, que una vez, en el Festival Verdad de la UCA, ustedes se subieron y tocaron Ojalá, empezó como siempre, y de pronto viene el cambio…

AS: Obviamente estábamos apuñalando a Silvio Rodríguez, pero lo que a la gente más le molestó es que nosotros nos empezamos a reír en el escenario, como diciendo «¿Y esta mara por qué nos están puteando?».

CG: Yo solo terminé diciéndoles: «Qué lástima que son ustedes los que no nos entienden».

AS: Porque se suponía que estaban los intelectuales de la izquierda, y gente de mente abierta y todo eso, y que te reciban así, te quedás como…

CG: La gente que decía «Oh sí, Woodstock, y la rebeldía y la irreverencia».

CG: Cabal, «pero no te metás con Silvio». Entonces yo estoy esperando que la gente en las cantinas se emborrache con El alacrán, por ejemplo.

RC: «Somos rebeldes, pero a Silvio no me lo toqués».

AS: Y siempre hubo gente que tal vez no les gustaban ciertas canciones, otras sí, y eso está bien. Eso es lo que te ganás cuando ofrecés variedad. Ya sabemos vivir con eso. Hay mara que ha sido bien respetuosa, que nos dice: «Esta no me gusta, pero igual voy a ir el 31 de agosto a verlos».

CG: Y se vale que no te guste. Lo que pasa es que, de repente, tienen cierto respeto por la banda, por la trayectoria, pero se vale que te digan que no.

AS: Esa es otra cosa que también la tecnología nos ha cambiado el chip. Antes uno tenía aquello de querer quedar bien con la radio, y querer hacer un éxito radial… Porque no había otro canal. Y hacer un video musical era mucho más difícil. Y después, aparte de que te costaba hacerlo, solo había un programa en la tarde, de una hora, para ver si te ponían. Eso era imposible. Hoy con los canales de transmisión, tenés más libertad. Hicimos una rola de 11 minutos. Si no la pasan en la radio, no hay problema. Siempre hemos sido irreverentes, siempre hemos dicho malas palabras y todo eso. Pero esta vez hay más tranquilidad. La radio nos decía «Cuidadito, sino no te vuelvo a poner». Así nos decía la Femenina, la YXY. «Si te portás mal, no te vuelvo a poner».

RC: Es que las radios podían matar un proyecto musical en ese momento.

CG: Pero fíjate que era bien chistoso porque, sin ser virales, porque no existía el término, habían canciones de nosotros que nunca sonaron en la radio y que llegaron al público.

AS: La bacha.

CG: La bacha nunca sonó en la radio, y si vos hubieras visto la gente cómo la cantaba… Yo siempre les decía «Si ustedes quieren ver a la banda desde otro punto de vista, vengan a ver a la banda», porque los conciertos son mitad la banda, mitad la gente que se involucra y vive los conciertos.

RC: Yo vi el concierto de Scenarium, y era básicamente una reunión de cheros.

AS: Era la mara. Son amigos que hemos ido haciendo en el camino. Intentamos tener ese contacto con el fan también, bien casual.

RC: Pero aun así, yo no he visto a una banda nacional que tenga tanta promoción como ustedes, que andan en radio, tv, están en redes sociales…

AS: No, pero eso es porque yo ando de visita y queremos meter todo lo que se pueda en una semana.

CG: Mirá, lo que pasa es que nosotros todo lo hacemos con base en conceptos. Y el concepto del próximo concierto es Adrenalina en Tres Actos. Entonces esta es la primera llamada. Toda esta semana es la primera llamada. El concierto es en agosto, pero estamos tirando la piedra desde mucho antes.

RC: Es en el Teatro Nacional, entiendo.

CG: Sí, en el Teatro Nacional. Si llenamos el Teatro, ese día voy a agarrar la pala…

AS: Ese día… Jajaja. Vamos a tirar todo.

CG: Imaginate llenar el Teatro Nacional. El Ático lo hizo en su momento, pero nosotros no hemos tenido esa experiencia.

RC: ¿Nunca han tocado ahí?

AS: Sí, tocamos una vez hace como 20 años.

CG: Estaba lleno, pero habían varias bandas… Te imaginás «A dónde ir, que huele a weed» en el Teatro Nacional…

AS: Lorena Cuerno creo que tocó esa vez… Y Nativa (Geranio), creo. Me acuerdo que tocamos, y el lugar es lindo, pues. Ahí lo que le pedimos a la fanaticada es comprensión.

RC: No hacer desvergue.

AS: Sí, no arrancar los asientos ni nada de eso jajaja. Pero siempre intentamos dar algo diferente en cada toque. No solo subirnos y tocar, sino que dar algo más. El de Acapella fue un íntimo, un barcito y poca gente. El de Scenarium si fue como «Vaya, hay guaro y hay espacio, mátense, esto es para ustedes».

RC: Mátense, jajaja.

AS: Es que es cierto. La mara nos había dicho, para el de Fepade, «Es que no había guaro». Sí, no se puede vender guaro en Fepade. En el de Acapella, «Es que no había espacio para armar desvergue». Vaya, en este de Scenarium hay guaro y hay espacio para hacer desvergue, mátense.

CG: Destrúyanse, quiébrense la cadera. Que se vea la osteoporosis ya pues. Lo que pasa es que esta seguridad que nos ves ahorita, no era la del día de Fepade. Ese día fue «¿Va a venir alguien, aparte de tu mamá y la mía?».

RC: Ese fue el primero después de quince años.

AS: Sí, después de quince años.

CG: Entonces cuando vas viendo aquel teatro, que es para graduaciones, lleno de gente, y cantando.

AS: Y cherada… Muchos djs de la época.

RC: Hablemos del nuevo disco. Tengo entendido que lo que pasó con El Nues es que sacaron un montón de canciones, y El Nies es esa segunda parte de lo que no quedó para el primero.

AS: Sí, es que ideas siempre hay. El pastor nos vive dando ideas cada cierto tiempo…

CG: Cuando nos sentamos, aprovechamos cualquier bayuncada que se sale del huacal, y entonces decimos: «Ese es el tema de una rola».

AS: De repente este sale con «Ey, acabo de hacer esta letra» y nosotros preguntamos «de qué se trata» y dice «es que hubo un desvergue aquí, no sé qué». Y bueno, ponele música.

RC: ¿Así salió Chicas?

CG: Lo de Chicas fue porque Roberto Díaz, el de Vibrass (Vibrass Ska Ensamble)… Bueno, salió la noticia de lo del pleito con Nayib. Y él puso un meme: «Dicen que a Eugenio le gustan Chicas». Entonces yo dije «Esto es una rola». Y de ahí salió Chicas. Ya cuando estaba escrita, salió lo del chavorruco con lo del Chavo del 8.

Ver también

RC: Por eso es que la canción hace un salto del Chavo del 8 hasta Becky G, con Mayores.

CG: ¡Sí! Lo que pasa es que no solamente es una crítica al señor (Eugenio Chicas), sino que también a esa onda de, cómo podés estar criticando cuando estás poniendo en la radio: «A mí me gustan mayores, de esos que llaman señores…».

AS: Nosotros criticamos a los medios, no a las bichas que se creen mayores ya.

CG: Decimos, es cierto, nosotros somos los que cantamos la Maldita, y Mamassita, y en Maldita dice que tiene 17 años, pero en aquel tiempo…

RC: Ustedes tenían 17 años jajaja. Esa es otra cosa que quería hablar. Cuando salió Maldita, no existía tanto interés por ese cuidar el contenido en este sentido. ¿Cómo han vivido este cambio?

CG: Nos han llegado un par de pedradas. Pero, de hecho, los acercamientos han sido bien polite. Nos dicen «Miren, hay canciones que ya no deberían de tocar… Ya no deberían poner calzones en los artes de los discos». Pero, ¿sabés qué? Como te dice Aaron: él nunca ha fumado, y toca La bacha. Yo tengo hermana, mamá, primas, sobrinas…

AS: Yo tengo una hija de 10 años.

CG: Si veo a un cabrón que le dice mamasita en la calle, por supuesto que me le voy a ir encima. Y no me gusta. Sin embargo, tampoco podemos tapar el sol con un dedo de quiénes somos, dónde estamos, y qué hacemos. Hay cosas que cambian, cosas que nunca van a cambiar.

AS: ¿Ustedes leyeron a Jacinta Escudos? El fin de semana pasado sacó lo de Caperucita. Y últimamente hemos hablado mucho con mi hija y mi esposa: qué hacer con Michael Jackson. Es un tópico bien difícil. Es bien difícil odiar algo así. Obviamente no él, pero su música. Nosotros servimos como antenas. Somos una canalización de arte, y hay que tomarlo como el arte y no como la persona, el vehículo que fue utilizado para crear este arte.

RC: Por otro lado, tenemos la postura de Café Tacuba, que dijeron que ya no iba a tocar Ingrata porque habla de balacear a una mujer.

CG: Nosotros podríamos dejar de tocar Mamassita. Creo que no nos dolería tanto. Pero, la verdad, es que yo cuando llego a un concierto no llego pensando en que, por culpa de mi canción, alguien va a violar a alguien. Pienso que en ese momento van a descargarse, se van a divertir, y ya. Entiendo a todos los que ya nos hicieron pensar distinto, que son temas complicados y repulsivos. Pero no sé si dejar de tocar la canción en el concierto sea un aporte totalmente significativo para eso. También que estamos hablando de un público de 80 millones de mexicanos, versus 600 personas que nos llegan a ver a nosotros.

AS: Eso creo que también lo tomamos en cuenta. No somos Café Tacuba. Sabemos cuáles son nuestros fans, sabemos hasta dónde llega. Yo sé que habrían fans que nos dijeran «Ey, por qué dejan de tocar esto, si es parte de nosotros también». Tal vez ellos nos entienden que no lo hicimos con el afán de «Ey mara, empiecen a cuentiarse bichas», sino que es una foto de lo que sucede.

CG: Nosotros podríamos dejar de tocar Maldita. Pero corro más peligro si yo llego a un concierto y les digo «Nosotros hemos tomado la decisión de ya no cantar Maldita», ahí sí me tiran piedras. Me dirían «Puta, rídiculo, cantala hombre, si solo queremos bailar…».

AS: Moisés, inicialmente, le había puesto Coqueta. ¿Qué tal esa mierda? Coqueta. Y yo últimamente pongo: «Esto es para malditas o malditos». Porque es cierto, sirve de dos maneras, para los dos géneros.

RC: Y ya hablando de El alacrán: ¿cómo salió esa canción?

CG: Lo que pasó es que yo tengo este guilty pleasure, a mí sí me gusta la música de banda. Yo oigo Ojalá que te mueras, de Pesado, me levanto y me pongo la mano en el pecho. Fue un reto, ver si podía escribir algo así. Entonces cuando la terminé de escribir dije «Mirá, no salió tan mal».

AS: Recuerdo que de repente mandaron el demo, hace años. Esta canción, fácil, tiene sus cuatro años. Mandaron el demo y no lo grabamos para El Nues.

RC: ¿Pero no hubo resistencia, no hubo nadie de la banda que dijera como ,y qué es esta mierda…»?

AS: No, para nada. Yo sí quería que la producción fuera lo más cercano a banda El Recodo. Yo soy fan de El Recodo, de los Tigres del Norte. Yo trabajaba en un restaurante mexicano, de camarero, y le daban verga a esa mierda, días enteros oyendo a El Recodo con Juan Gabriel. Pero la rola tiene sus cuatro años. Ya teníamos las que íbamos a grabar en El Nues, esa la dejamos para ver qué hacíamos con ella después. La grabamos con Galicia, creo que el año pasado, y solo le mandamos a Carlos (Walter) la voz, y le dijimos «Aquí hay un par de grabaciones de El Recodo, para que agarrés envión con esto».

CG: Cuando salió de la zumba, que lo logramos meter en rehabilitación…

RC: Jajaja, cuando ya tenía 3 meses en Alcohólicos Anónimos…

CG: «Soy Carlos Walter y tengo problemas con el alcohol porque me mandaron una rola…», jajaja. No, era un reto y un guilty pleasure. Y la verdad es que ya no nos da frío nada. Nos han maltratado tanto que hoy en la mañana nos dijeron que parecía de R.E.D.D., vaya.

RC: Jaja, la máxima ofensa.

AS: Un bicho nos puso ahí: «Ey, esto suena como R.E.D.D., pero yo sé que es mi culpa por oír a R.E.D.D.».

RC: Por lo menos es consciente, jajaja.

CG: Ya me cayó una crítica de alguien que sabe mucho de música, que me decía «Mirá, pero si van a hacer una cuestión de estas, tenían que acercarse lo más posible». No, para nada.

AS: Tenía que sonar como nosotros. Con las limitaciones de producción que tenemos. No podíamos meter a alguien con una tuba, no podemos meter las trompetas.

CG: No somos La Trakalosa de Monterrey. Nos hubiera encantado que sonara así, y que hubiera un viejo gordo bigotón con la tuba.

AS: Y botas picudas…

CG: Pero como te digo, ya no nos da frío nada. Ni nos molesta si alguien dice que esa canción no les gusta.

AS: Yo me acuerdo que eso pasó con la Maldita, que era una cumbia-rock, una cumbia–trash. Entonces era como que la ofensa… No, ahí estaba la mara feliz, bailando.

RC: Yo creo que eso va a suceder con El alacrán también.

AS: A la mayoría de gente le ha gustado. Acá solo estamos contando las críticas, pero a la mayoría de gente le ha gustado.

CG: Me acaba de escribir un tipo, un chero, que me dijo: «Mirá, yo oí El alacrán ayer. Me gustó», pero con displicencia. Y luego me pone: «Pero la volví a oír ahora, y analicé la letra. Sos el puto amo», y entonces yo dije «Vaya, este se va a emborrachar hoy en la noche. Y está bien».

RC: Me contaron que falta un sencillo más antes del lanzamiento oficial de El Nies.

AS: Sí, es más que todo para la fanaticada que está suscrita en nuestra lista de correos. Pensamos sacarla el 4 de mayo, que es el May the Fourth (Día de Star Wars), y tenemos una rola, que viene en El Nies, que se llama El blues de Boba Fett.

CG: ¿Has visto ese video donde salen las 6 pantallas, y podés ver las 6 películas (de Star Wars) al mismo tiempo? Carlos Walter puede recitar, al mismo tiempo, todos los diálogos de las 6 películas. Se puede los diálogos de memoria. Es loco Star Wars, entonces él hizo El blues de Boba Fett.

AS: Lo vamos a soltar ese día para los fans, y tal vez el lyric video, pero es como un dulcito para mientras llega el pastelón del disco.

RC: Y más o menos, para cuándo se viene el disco completo.

CG: Nadie sabe el día ni la hora.

AS: Nos estamos dando duro que tal vez en julio, pero creo que vamos a esperar que venga yo en agosto… Lo sacamos en septiembre y así podemos hacer un listening party para hacer una presentación en algún lado, y que en julio podamos sacar el íntimo de Acapella. Agosto el concierto. Septiembre, si se puede, el disco nuevo. Y hacer un par de toques acá en San Salvador, hacer un par de buenos toques.

Fotografía de cabecera: Ricardo Corea.

VoxBox.-

Ver comentarios (0)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

Dre'Mont Jones Womens Jersey 
© 2019 VoxBox, Todos los derechos reservados.   Contáctanos: info@voxboxmag.com