Política

TSE prioriza viajes y no a la juventud: ¿a quién le conviene que no voten los jóvenes?

TSE viajes. VoxBox.

Política.- A los magistrados del Tribunal Supremo Electoral no le interesó que los jóvenes supieran cómo, cuándo y dónde empadronarse para las elecciones presidenciales del 2019: eso, al menos, es lo que podemos pensar al ver los resultados de su pobre campaña. Pobre no como algo despectivo, sino literal: no había presupuesto, dijeron.

El periodo para que los jóvenes que cumplirán 18 años entre el 6 de agosto de 2018 y el 2 de febrero de 2019 pudieran tramitar su Documento Único de Identidad (DUI) finalizó el pasado 6 de agosto. De acuerdo a los datos del Registro Nacional de las Personas Naturales (RNPN) tan solo 2,149 realizaron este trámite. Apenas el 4.9 % de los jóvenes que podían empadronarse lo hicieron.

¿Qué falló? Lo que siempre parece fallar en el país: falta de fondos económicos. Pero si algo nos han enseñado los últimos sucesos es que “falta de fondos económicos” no quiere decir que “no haya dinero”, sino simplemente que no se utiliza bien.

El TSE y los viajes

El portal de transparencia del TSE, de hecho, contradice lo de “la falta de dinero”. El magistrado presidente, Julio Olivo, junto a la magistrada Ana Guadalupe Medina gastaron USD 14,834.20 en un viaje del 23 al 30 de marzo pasado a las Islas Fiji. El motivo del viaje era asistir a la sexta reunión de junta directiva de la Asociación Mundial de Organismos Electorales.

Entre agosto de 2017 y junio de 2018, la magistrada Medina gastó USD 21,223.17 en viajes. En el mismo período, Olivo realizó cuatro viajes, con un gasto de USD 17,430.90. Y así, del mismo presupuesto salió dinero para 29 viajes más.

Hay que aclarar una cosa: el dinero para la campaña de los jóvenes y el de los viajes sale de presupuestos diferentes (el primero sale del extraordinario y el segundo del ordinario). Pero eso no hace que las cosas estén mejor: ¿qué le conviene más al país, que viajen los magistrados o que más jóvenes participen del proceso electoral?

Ahora bien: ¿a quiénes les conviene que no haya votantes jóvenes, sino que se mantenga el mismo porcentaje de “voto duro” de siempre?, ¿se lo han preguntado?

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *