Corrupción, Política, Salud

Nacho Castillo y Gabriel Trillos: destape a la corrupción mediática

Nacho Castillo. VoxBox.

Política.- Da la impresión que nos hemos vuelto monotemáticos, pero no (tanto): el Caso Saca (también llamado “Destape a la corrupción”) está salpicando de porquería a muchísimas instituciones, comenzando por los partidos políticos y terminando, al menos hasta ahora, con los periodistas… Con los periodistas corruptos, para ser más específicos.

Según diversos medios, un testigo protegido de la fiscalía (también periodista), aseguró que recibió fondos de la partida secreta durante el gobierno de Mauricio Funes y sirvió de intermediario para pagar sobornos al director editorial de La Prensa Gráfica, Gabriel Trillos, y a Nacho Castillo, actual director de Canal 33.

“El testigo entregó personalmente USD 6 mil a Gabriel Trillos, gerente editorial del Grupo Dutriz y director editorial de La Prensa Gráfica; y otros USD 4 mil mensuales a Nacho Castillo, entonces director de canal 33”, se lee en la información brindada por El Faro.

A estos dos periodistas se le suman Jorge Hernández, quien ya fue señalado de  lavar USD 5.9 millones entre julio de 2006 y abril de 2008, y a quien Saca pagaba con USD 10 mil mensuales.

Nacho Castillo y los otros directores de medios

Lo que tienen en común los nombres mencionados es que son directores de medios importantes en el país y por tanto, con muchísima audiencia. Personajes que día a día, nota tras nota, se han querido forjar una credibilidad, que tan solo algunos sectores mínimos de la sociedad se atreven a cuestionar.

Para la gran mayoría de salvadoreños las personas que salen en la televisión o escriben en los periódicos tienen sobre sus cabezas aureolas sagradas que los vuelve inmunes a las corrupciones. ¿Cuántos salvadoreños han construido sus análisis de la situación del país, basados en la información maliciosa ofrecida por estos periodistas?

En el caso particular de Trillos y Castillo, su labor pasa no solamente por informar a la población sobre el quehacer político, económico y social, sino además por ser una especie de filtro de la información: líderes de opinión sobre los que recae la responsabilidad de orientar sobre a qué temas hay que prestarle más atención. Con la confesión del testigo protegido, ahora sabemos que su trabajo no era decirles a sus audiencias cuáles eran los temas importantes, sino exactamente lo contrario: desviar la atención sobre lo importante; hablar bien del gobierno.

Ahora la pregunta que sigue: ¿los dueños de estos medios no se enteraron nunca de estos tratos oscuros?

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *