Ambientalismo, Política

El Salvador y los culpables del maltrato animal

Maltrato animal. VoxBox.

Política.- Según diversas fuentes del internet, fue Mahatma Gandhi quien dijo que la grandeza y el progreso moral de una nación se miden por cómo trata a los animales… No sabemos si la frase es o no realmente de él, pero ni cómo dudar de que la frase tiene razón: el maltrato animal es un problema real de las sociedades modernas.

Pareciera que en un país como El Salvador, donde los problemas sociales, la corrupción, la falta de interés de la ciudadanía y la violencia estructural y social son el pan de cada día, hablar del maltrato animal es hasta ridículo. Pero no: los temas urgentes no pueden seguir postergando a los temas importantes. Y el trato que les damos a los animales es un tema importante.

Historia del maltrato animal

En el siglo XVII, René Descartes, el padre de la filosofía moderna, afirmaba que solo los humanos tenían la capacidad para sentir y anhelar. Para él, todos los demás animales son autómatas mecánicos, parecidos a un robot o a una computadora.

Si seguimos esa lógica, podríamos decir que cuando un hombre golpea a un perro, este no siente nada. El perro se encoge y aúlla automáticamente del mismo modo que, por ejemplo, una máquina expendedora zumba y prepara un vaso con café, sin sentir dolor ni desear una vida mejor.

Esa idea estaba ampliamente difundida en ese siglo, por lo que médicos y estudiosos diseccionaban perros vivos y observaban el funcionamiento de sus órganos internos, sin anestesia. Ahora nos parece un crimen horrible que merece la pena máxima, pero en aquel momento no lo veían como algo malo, igual que nosotros no vemos nada malo en abrir una computadora y ver sus circuitos y maquinaria.

Aunque las cosas han cambiado bastante desde ese siglo, lo cierto es que en pleno siglo XXI muchas personas, inspiradas en el antiguo testamento bíblico, en donde dios le dijo al hombre que se enseñoreara sobre todos los demás animales, siguen considerándolos como seres inferiores en relación con nosotros los humanos.

Pero para las sociedades más avanzadas esa idea es una falacia. En mayo de 2015, por ejemplo, Nueva Zelanda se convirtió en el primer país del mundo en reconocer legalmente a los animales como seres sensibles, cuando el Parlamento de Nueva Zelanda aprobó la enmienda a la Ley de Bienestar Animal. Esta ley declara que es obligatorio reconocer que los animales son sensibles y conscientes, y que por lo tanto hay que atender adecuadamente a su bienestar. Otros países se han sumado a esta iniciativa y han aprobado leyes similares.

¿Y El Salvador?

En 2016, la Asamblea Legislativa aprobó la Ley de Protección y Promoción del Bienestar de Animales de Compañía. Aunque se trata de una buena iniciativa para la protección de las mascotas, todavía tiene serias fallas: no prohíbe la comercialización de animales de compañía, ni tampoco ofrece penas de cárcel para quienes cometen maltrato animal, sino solo multas.

Estas omisiones en la ley permiten que existan situaciones como la de Petland, en San Salvador.

El caso de Petland

En El Salvador hay una franquicia llamada Petland, una tienda de mascotas y accesorios que se define a sí misma como “la más importantes en el rubro a nivel mundial, fundada en Ohio en el año 1967 y actualmente presente en más de 11 países”.

Contra esta tienda se ha creado una campaña en redes sociales llamada Stop Petland El Salvador, que consiste en denunciar las malas prácticas que tienen con los animales domésticos que venden, en específico contra los perros. De hecho, en esta fan page se ha lanzado una iniciativa en Change.org para cerrar la tienda, que hasta el momento en el que se redacta esta nota lleva 1,500 firmantes.

Aquí se pueden leer varias experiencias que los compradores han tenido con sus mascotas: enfermedades, malas condiciones, insalubridad y una larga lista de problemas.

En VoxBox conversamos con un antiguo empleado de la tienda, quien no quiso dar su nombre, pero que narró algunas historias que presenció mientras trabajó en este lugar:

Todos los perritos venían con tos de la perrera. Al principio no se les daba ninguna cuarentena ni nada, simplemente se les dejaba como quince días sin mostrarlos para la venta. Después el doctor dijo que no, que había que tenerlos en cuarentena y que los perros enfermos no podían estar con lo que estuvieran sanos, porque la tos de perrera es como un virus que se le puede pasar a cualquiera, sobre todo cuando están cachorros. Viendo ese caso mandaron a hacer unas jaulas, que no estaban dentro de las tiendas, sino en la casa del dueño o en algún terreno. Allí estaban en cuarentena. Algunos estaban libres, me refiero a que pasaban afuera todo el día. Era un buen ambiente, de los videos que vi, aunque nunca fui. Ya después se iban a la tienda, y así tenías como un filtro para tener sanos a los perros de tienda.

Pero un tiempo después lo dejaron de hacer. El veterinario que estaba en ese momento hizo de todo, pero los pobres perros venían bien enfermos del virus. Ya venían decaídos, con las plaquetas bajas, con anemia, ya casi que solo se llegaban a morir.

Mi experiencia era que había una boston terrier. Valía como USD 1,800. Se le preguntó al doctor si daba el aval para venderla y dijo que sí. Se vendió. Pero sucedió que al poco tiempo se enfermó y los dueños la llevaron a una veterinaria. La perrita estuvo como una o dos semanas en pronóstico reservado (o sea que no se sabía bien cómo estaba). Los gastos médicos ascendieron a USD 1,200. Al final de todo, la perrita se murió. Los dueños de la boston llegaron a hablar con el dueño de la tienda. Tuvieron reuniones con el veterinario ellos. Eran una familia con dos niñas. Fue bien complicado psicológicamente, porque las hijas ya tenían un perrito y al poco tiempo se lo quitaron.

La Ley contra el maltrato animal

En este punto, algunos se preguntarán si vender mascotas es ilegal en este país. La respuesta es no.

La Ley de Protección y Promoción del Bienestar de Animales de Compañía, en su artículo 21 solo especifica las condiciones en las que deben estar los animales que estén destinados a fines comerciales. Sin embargo, la misma ley estipula que:

Toda persona natural o jurídica, que se dedique a la cría, venta, hospedajes, guarderías y centros de adiestramiento de animales de compañía, está obligada a contar con las autorizaciones correspondientes conforme a lo establecido en la presente Ley y su Reglamento, y a valerse de los procedimientos más adecuados y disponer de todos los medios necesarios, a fin de que los animales mantengan un estado de bienestar.

Es decir: si las acusaciones que se hacen contra la veterinaria resultan ser ciertas, los dueños de la tienda deberán responder ante la Ley, por no contar con las condiciones adecuadas para los animales.

¿Quién es el culpable del maltrato animal?

Hay razones de peso para creer que las denuncias contra Petland son verdaderas. El mismo empleado con el que conversamos nos dio una pista de cómo está la situación de esta tienda: ninguna veterinaria de prestigio de El Salvador quiere trabajar con ellos.

Sin embargo, aquí habrá que introducir un pequeño matiz: aunque la ley no prohíbe la compra y la venta de animales domésticos, no podemos negar que se trata de una práctica que raya en lo moral y éticamente reprobable. Comprar la vida de otro ser vivo no debería de ser una opción para ninguna persona, sobre todo cuando se vive en un contexto como el nuestro, en el que los animales abandonados o callejeros abundan.

La idea de adquirir un perro de raza a un precio alto, además de llevar un implícito clasista en la forma de ver el mundo, también da cuentas del estado lamentable en el que se encuentra nuestra consciencia como sociedad.

Rescates en Sivar

En El Salvador existen varias iniciativas privadas para el rescate y adopción de mascotas. Para mencionar solo una, conversamos con Lucía Patiño, quien está detrás de la página en Instagram @rescatessivar.

Rescates Sivar nació como una pagina de motivación para que la gente se anime a hacer rescates independientes, que no todo es tristeza, sino que, siguiéndonos a nosotros, podés tener un shot de amor diario y no ver solo cosas de perritos/gatitos en mal estado.

Nosotros en los post ponemos cosas sobre educación, post informativos, y en su mayoría historias de rescates independientes. Nuestra pagina fuerte se llama Dame tu Pata, que solo estamos en Facebook, ya que por ese medio es donde nosotros coordinamos y rescatamos perritos. No tenemos refugio, sino que los vemos en una veterinaria donde nos dan precios de rescate. Los animalitos que rescatamos los ponemos en los Stories también. La gente nos mandan sus rescates y los ponemos ahí. En el mes de junio dimos en adopción 7 perritos, gracias a los compartidos de las personas.

En lo que más pedimos ayuda es que nos compartan para poder dar en adopción a los perritos. Ahorita hemos puesto a la venta unos stickers, para poder solventar la deuda del veterinario y así poder conseguir el equilibrio de rescatar-curar- esterilizar/castrar- adoptar and repeat!

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *