Derechos Humanos, Política

Tolerancia Cero: las medidas fascistas de Trump

Tolerancia Cero. VoxBox.

Derechos Humanos.- Se calcula que 2,800 menores de edad que han llegado a Estados Unidos, desde octubre de 2017, han sido separados de sus padres al llegar a la frontera, como parte de la política Tolerancia Cero.

Desde que Estados Unidos eligió como presidente a Donald Trump, las malas decisiones en materia política se han multiplicado. Su discurso cargado de odio ha salpicado al mundo entero. Su malsana concepción de la migración, lejos de plantear una solución viable, ha complicado las cosas para todos.

La decisión de separar a los niños migrantes de sus padres es el último gran desatino de su gobierno. Y ni siquiera es capaz de asumir la responsabilidad: Trump acusa al partido Demócrata por esta situación, acusándolo de haber creado una ley que establecía esas separaciones familiares.

Pero como ha pasado desde que asumió el cargo, lo que escupe el señor presidente desde su trinchera en Twitter no es más que una realidad paralela… Una mentira, pues: no existe ninguna ley que obligue a separar a los menores de sus familias en la frontera.

Como menciona el periódico El País, la separación de padres e hijos inmigrantes indocumentados se debe a un cambio de criterio del fiscal general: un criterio de tolerancia cero. Lo que significa esta “estrategia” es que se considera como delincuente a cualquier adulto que trate de entrar en Estados Unidos de forma irregular y se le procesa como tal, aunque no tenga antecedentes penales. Como a los menores que acompañan a sus padres no pueden ser puestos en prisión, simplemente se les aísla.

Tolerancia Cero

La política de Tolerancia Cero fue promulgada por el fiscal Jeff Sessions. La política incluye acelerar el proceso para determinar si las personas son elegibles para quedarse en el país, expulsar rápidamente a quienes se les niegue la permanencia y procesar penalmente a los inmigrantes que entren al país ilegalmente por primera vez, quienes antes eran procesados por la vía civil.

Pero las autoridades también están separando a los niños que llegan junto a familias solicitantes de asilo, pese a que solicitar este tipo de protección no es ilegal.

La idea es simple: disuadir a quienes piensen en emigrar ilegalmente a Estados Unidos.

“Si no quieres que te separen de tus hijos, entonces no los traigas ilegalmente a través de la frontera”, aseguró Sessions en su momento.

Pero este plan no es nuevo.

Ya en 2005, Bush inauguró una política con el mismo nombre, que básicamente respondía al mismo principio que el propuesto por Trump: esta política buscaba solucionar rápido el problema de los indocumentados, con juicios rápidos y, a veces, grupales.

Pero había una gran diferencia: los inmigrantes con niños eran tratados de forma distinta; es decir, no se separaba a los padres de sus hijos.

Barack Obama también se acogió a este programa en algunos momentos, pero no solía procesar a quienes entraban por primera vez y mantenía a las familias unidas, excepto en casos puntuales de tráfico de drogas o graves antecedentes penales.

¿Está Donald Trump promoviendo o evitando la Tercera Guerra Mundial?

¿Y qué pasa con los niños detenidos?

Un menor de edad separado de sus padres puede pasar hasta 72 horas en un centro policial. Cumplido ese tiempo, pasa a estar bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales. Este Departamento se encarga de buscarles una familia de acogida, donde la mayoría de veces se trata de un familiar en el país. Pero mientras encuentran una familia que los reciba, un niño puede vivir en un albergue para menores, subcontratado por Servicios Sociales, donde está un promedio de 56 días.

Actualmente el gobierno de Estados Unidos tiene bajo custodia a 11,351 menores inmigrantes, en un centenar de centros.

Si el panorama hasta acá les parece desolador, hay una cosa todavía más inquietante: en abril de este año, Servicios Sociales informó que se había perdido la pista de 1,475 niños que vivían con familias de acogida. Así, sin más, los más de mil niños desaparecieron del radar del gobierno, porque sus tutores dejaron de responder las llamadas. La explicación ofrecida dice que la mayoría de familias de acogida también se encuentran en situación de indocumentados y temen ser también deportados.

Tolerancia Cero y el fascismo

A pesar de que la política Tolerancia Cero funciona desde abril de este año, la indignación en los países centroamericanos como El Salvador se desató hasta hace poco.

La chispa que inicio todo fueron dos tuits del general Michael Hayden, antiguo director de la CIA y alto funcionario de inteligencia en los gobiernos de George W. Bush y Barack Obama.

Aunque no menciona directamente a Trump o Estados Unidos, el mensaje es clarísimo: las políticas migratorias de Estados Unidos se asemejan peligrosamente a las tomadas por los gobiernos fascistas.

Y aunque a algunos la comparación les parezca burda y hasta grosera, no deja de ser real: separar a niños de sus padres, sin importar la razón, es fascista, hitleriana y condenable.

Por si todo esto fuera poco, el fiscal Sessions tuvo el descaro de justificar estas medidas con un pasaje bíblico… Porque sí, todos los grandes dictadores de la historia han asegurado que lo que hacen, no importa qué tan atroz sea, tiene una base bíblica:

Las personas que violan la ley de nuestra nación están sujetas a enjuiciamiento. Te citaría al apóstol Pablo y su mandato claro y sabio en Romanos 13, de obedecer las leyes del gobierno porque Dios las ha ordenado para que haya orden.

Como cereza de este pastel de decisiones inhumanas, el gobierno de Trump anunció su retiro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de acuerdo con la representante estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, en conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo.

¿Por qué tomaron esta decisión? Porque el compromiso de Washington con los derechos humanos “no permite [a EE. UU.] seguir formando parte de una organización hipócrita que se preocupa solo por sus propios intereses y se burla de los derechos humanos”.

Los medios, las asociaciones, los civiles, los gobiernos y todo el mundo debemos de estar atentos a esta situación. No podemos repetir ese pasado asqueroso.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *