Diversidad, Sexualidad

La lucha LGBT: Stonewall y las primeras marchas

Lucha LGBT. VoxBox.

Diversidad.- Junio es el mes del Orgullo, y por eso mismo es un buen momento para recordar la historia de la lucha LGBT por sus derechos, por la diversidad y por un mundo más humano.

Como sucede con casi todas las minorías en el mundo, los homosexuales han debido recorrer un largo camino para lograr el reconocimiento.

Aunque en Europa las primeras luchas se dieron algunos años antes. Por ejemplo, en Alemania la despenalización de la homosexualidad se dio en 1929 (aunque el proyecto se frustró debido al ascenso del partido Nazi). Pero para efectos de esta nota, vamos a tomar de referencia lo ocurrido en Estados Unidos, lugar en el que la lucha LGBT se volvió global.

Stonewall: el génesis de la lucha LGBT

La historia registra que la primera lucha importante se dio en la madrugada del 28 de junio de 1969, en New York, en un bar conocido como Stonewall Inn: un bar donde era común encontrarse homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales. Aquella madrugada se dio una violenta redada policíaca.

Pero las redadas policiales no eran nuevas: el gobierno perseguía sistemáticamente a, básicamente, cualquier persona que no fuera blanca y heterosexual. El modus operandi de las autoridades era poner en fila a los clientes, revisar si llevaban identificación y llevar a los clientes vestidos de mujer al baño para comprobar su sexo, y arrestar a cualquier hombre vestido de mujer.

Aquella madrugada, sin embargo, las cosas cambiaron: los que estaban vestidos de mujer se negaron ir al baño y el resto de los presentes se negaron a enseñar su identificación.

Los disturbios que sucedieron la noche del 28 de junio de 1969 en el bar sentaron un precedente importante en la lucha LGBT: gracias a la oposición de los reunidos en Stonewall Inn, la comunidad comenzó a cohesionarse y el movimiento que reivindicaba sus derechos comenzaba a tomar forma.

De hecho ese mismo año, y como reacción a lo de Stonewall, se fundó la Gay Liberation Front (GLF). El nombre no fue inocente: se escogió por su similitud con el Frente Nacional de Liberación de Vietnam.

El GLF se constituyó como la primera organización LGBT que estaba dispuesta a una confrontación abierta, para luchar por la liberación de homosexuales y lesbianas, por lo que marcó un nuevo giro en la lucha.

La llama se encendió al punto tal que, apenas seis meses después de este incidente, cada vez más personas comenzaron a salir a las calles, a hacerle frente a la opresión.

La decisiva década de los setenta

La década de los setenta en Estados Unidos fue convulsa y un periodo crítico: las tropas estadounidenses sufrieron una estrepitosa derrota en Vietnam, en 1973. El presidente Nixon renunció a la presidencia un año después. En 1976, el país cumplió dos siglos de independencia. Malcom X y Martin Luther King ya habían pavimentado el camino por la lucha contra la segregación racial.

Y en medio de ese escenario surgía una pequeña pero vibrante comunidad LGTB (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), comenzaba a movilizarse y a sentir la necesidad de hacerse ver, de crear su seña de identidad.

Y así llegamos al 28 de junio de 1970 (sí, la misma fecha en la que se dio la represión de Stonewall), cuando se dan la primeras marchas del orgullo LGBT en New York y Los Ángeles.

La marcha de New York recorrió 51 manzanas, hasta Central Park. El permiso para esa marcha se envió dos horas antes del inicio de la misma. Mediáticamente no tuvo mayor impactó, aunque The New York Times sí informó (en su portada) que los manifestantes ocupaban toda la calle a lo largo de 15 manzanas.

A pesar de eso, esta primera marcha comenzó a ganar adeptos en todo el mundo y muchas ciudades se fueron uniendo.

Lucha LGBT por los Derechos Humanos de todos

La lucha de una minoría, cualquiera que sea, debería importarnos a todos: la comunidad negra, LGBT o las mujeres —por poner solo los ejemplos más paradigmáticos— no lucharon solo por sus derechos, sino por el de todos, porque la lucha por los Derechos Humanos siempre son universales.

Lastimosamente la historia nos ha demostrado que estos derechos nunca se obtienen con diálogos, argumentos o debates. Eso aplica también para nuestra región.

Pero no todo se trata de malas noticias: en materia de lucha LGBT, América Latina está al alza, aunque a simple vista no lo parezca. Cada vez son más los países que permiten el matrimonio igualitario, la adopción o las leyes dedicadas a proteger la identidad de género, entre otras cosas. Y aunque parezca una contradicción en nuestra región tan cargada de machismo, lo cierto es que es posible vislumbrar un futuro no muy lejano, en el que las leyes nos protejan a todos, sin distinción de ningún tipo, como debió haber sido siempre.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *