Política

La verdadera edad de El Salvador

Edad de El Salvador. VoxBox.

Política.- Dice Hernán Casciari, en uno de sus más célebres cuentos, que para conocer la edad de los países tenemos que aplicar una fórmula simple: tomamos los años que tienen y los dividimos entre catorce.

Para que estemos en sintonía, se los dejo por acá:

La prosopopeya es interesante y entretenida: Casciari la ocupa para hacer una crítica más o menos decente del escenario político internacional.

Por supuesto que sin han sacado Doctorados de Geopolítica, carreras similares o simplemente son unos cultillos insufribles, el chiste del escritor argentino les parecerá vacío y burdo. Si además del Doctorado tienen una sensibilidad/paranoia por las palabras altisonantes, considerarán también que el cuento es políticamente incorrecto.

Tal vez ambas cosas sean verdad: burda e incorrecta, pero no deja de ser divertida. Y por divertida la retomo como punto de partida para escribir este esperpento que lleva ratos rondándome la cabeza.

A El Salvador lo botaron de chiquito

Tomando como la fecha de nacimiento 1841 (y no 1824) tenemos que la edad de El Salvador es de 12.6 años.

Según fuentes del Interné, estaríamos justito dejando atrás la niñez (que va de los 6 a los 12) y entrando en el complejo mundo de la adolescencia.

En esta edad ¿maravillosa?, El Salvador ya lleva un par de años en la escuela, conviviendo con niños de su edad y estimulando las funciones cognoscitivas, que tan útiles son en la adultez… a veces.

Pero yo tengo una teoría, que no deja de ser una atrevida especulación, tomando en cuenta que no existen fuentes históricas que den fe de ello: a El Salvador lo botaron de chiquito. Y no, no lo atraparon al primer rebote, ni al segundo ni al tercero.

Como nadie sale indemne de una cosa así de grave, El Salvador quedó con un desfase en el desarrollo normal, que con el tiempo no ha hecho sino agravarse. Entonces sucede que la partida de nacimiento no se corresponde con lo que está pasando realmente en la cabeza (estoy haciendo un gran esfuerzo por no escribir “retrasado”, porque esa palabra no es correcta), y así descubrimos que no estamos saliendo de la niñez para entrar en la adolescencia, sino justo en el medio de una tremenda y mal elaborada infancia.

¿Qué características tiene la infancia? Tomando en cuenta que solo soy una persona con acceso a Google, voy a destacar cinco características interesantes de la infancia, que básicamente nos describen como país.

Por favor, si usted es psicólogo y ha descubierto algún error imperdonable en mi planteamiento, absténgase de corregirme: ni siquiera lo voy a leer.

Características de la edad de El Salvador

Creatividad

Es normal que a veces los más pequeños confundan la realidad con la fantasía, o con lo que dicen los medios de comunicación, para el caso.

Egocentrismo

El niño-país solo percibe el mundo a través de sus propios ojos. Todavía no es capaz de ponerse en el lugar de los demás, ya que esta habilidad se adquiere poco a poco en el camino. ¿Pensar en una situación distinta de la propia? ¿Crear leyes para todos los que se parezcan a mi? No sean ridículos, eso no se puede.

Control de las necesidades fisiológicas

Este es un avance importante en la autonomía del niño-país. No se le debe regañar si el control de esfínteres se retrasa ni por pequeños accidentes, ya que puede sentir frustración e inseguridad. Ahora, el exceso de violencia y las bartolinas llenas tienen más sentido, ¿no es cierto? Mucho regañan al pobre El Salvador cuando no controla los esfínteres y ahí tienen las consecuencias: se pone nerviosito y mata.

¡No quiero! ¡Yo! ¡Mío!

No es egoísmo ni mal genio, sino que el niño-país está buscando cuáles son los límites de su voluntad. Fútbol, deporte o religión: no hablen de esos temas con este niño-país, que es incapaz de pensar que alguien piense o sienta diferente.

A estas cosas deberé agregar una que es de mi propia cosecha, y que no responde tanto a la psique como sí al contexto:

Ausencia de responsabilidades

El niño-país no sabe ni ir al baño solito, ¿creen que va a poder con alguna responsabilidad, por mínima que sea? Dejen de pretender que lleve la basura a su lugar, que no haga desvergue en el tráfico o que se comporte como adulto cuando incumpla con alguna norma.

Así que suplico a los lectores que se exima de cualquier responsabilidad social, económica, fiscal o de cualquier índole a este país que nos tocó por patria (matria, dicen aquellxs): solo es un niño, ¿qué culpa puede tener de nada? Dejemos esos temas para otra edad más avanzada.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
A los locos no nos quedan las biografías, diría Roque Dalton. A veces escribo sobre literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *