Corrupción, Política

Lo que sabemos sobre el caso de corrupción de Mauricio Funes

Corrupción de Mauricio Funes. VoxBox.

Política.- Que si la privatización del agua es una cortina de humo para tapar el caso de corrupción de Mauricio Funes. Que si el caso de corrupción de Mauricio Funes es una cortina de humo para tapar el caso de la privatización del agua.

Los dos grandes partidos políticos de El Salvador se han estado achacando mutuamente los intereses de la población. Viéndolo desde afuera (aunque eso sea imposible), podríamos afirmar que ninguno de los dos casos es cortina de humo. Ambos son importantes, ambos son prioridad. En la misma medida en que no es negociable la privatización del agua, tampoco lo es que un político corrupto se salga con la suya.

Pero estamos en época electoral —nos guste o no— y estas cosas pasan.

Como el asunto de la privatización ya te lo explicamos, hoy vamos a tratar de guiarte a través de lo que se conoce de la Operación Saqueo, la investigación de la fiscalía que da cuenta del caso de corrupción de Mauricio Funes.

La corrupción de Mauricio Funes

En mayo de 2014, el periódico digital El Faro publicaba un reportaje en el que se daba cuenta de cómo Funes habría lavado dinero con ayuda de Miguel Menéndez Mecafé, a través de un spa.

Esa era la primera vez que, desde el periodismo, se abordaba el tema de la corrupción en el primer gobierno del FMLN.

En agosto de 2016, dos meses antes de que el expresidente Elías Antonio Saca fue capturado, los fiscales detectaron que el círculo del expresidente Mauricio Funes estaba haciendo movimientos bancarios.

Para este momento, Funes ya estaba tramitando asilo en Nicaragua, para él y para su familia. Aunque lo intentó negar, unos días después se supo que Daniel Ortega se los concedió.

En ese momento, el fiscal general, Douglas Meléndez, ordenó que se allanara las propiedades del expresidente Funes y varios de sus amigos más cercanos.

La fiscalía calcula que Funes lavó USD 10 millones a través de la compra de vehículos y de inmuebles, alquiler de inmuebles para sus amigos, viajes de placer, compras de armas de fuego por medio de prestanombres, pago de hospital no solo para familiares, sino que para otro tipo de personas cercanas, compra de artículos de lujo, dinero en efectivo, pago de impuestos y de construcciones, transferencias de dinero sin justificación legal.

Pero ese primer cálculo resultó conservador: en los últimos días se conoció que el caso que presenta la fiscalía es por el desvío de USD 351 millones de las cuentas públicas.

Treinta y tres personas están vinculadas a la red de corrupción del expresidente Mauricio Funes.

La partida secreta y las bolsas de basura

Entre 1993 y 2016, la Presidencia de la República tuvo una cuenta secreta (secreta, porque no tenían que rendirle cuentas a nadie de lo que se hacía con ella). En ese período de tiempo se calcula que, a través de esta cuenta, se gastaron más de USD 1,000 millones.

A Funes se le acusa de destinar más 50 % del presupuesto de Casa Presidencial para gastos secretos. Fue el presidente que tuvo la partida secreta más grande. Los fondos sustraídos se depositaron en ocho cuentas bancarias, de donde salieron 5,858 cheques.

Según El Faro:

83 de cada 100 dólares de la partida secreta de Funes (292 de 351 millones de dólares) salieron en efectivo del Banco Hipotecario, según el fiscal Douglas Meléndez en “bolsas negras de basura”, del 1 de junio de 2009 al 1 de junio de 2014.

En agosto de 2010 la Sala de lo Constitucional publicó una sentencia en contra de la cuenta secreta (“partida secreta”, le llaman). Antes de esta sentencia, el presidente en turno podía reorientar fondos del Estado hacia Casa Presidencial, sin tener que pedirle permiso a la Asamblea Legislativa.

Pero la gestión de Funes no hizo caso de esta sentencia, y así fue como tuvo a su disposición una partida secreta de USD 80 millones que, en teoría, era para todo su mandato. Pero de acuerdo con la acusación fiscal, a través de mecanismos fraudulentos se movieron USD 264 millones, lo que dio como resultado una “partida secreta” de USD 351 millones.

Ese dinero fue disperso entre amigos y familiares de Funes. Por ejemplo, Miguel Menéndez, “mecenas” y amigo de Funes, habría recibido USD 3.1 millones de eso USD 351 millones.

Los acusados por la Fiscalía

Aquí la lista de los implicados que dio a conocer la Fiscalía General de la República:

Carlos Mauricio Funes Cartagena, expresidente de la República (prófugo).

José Miguel Menéndez, expresidente CIFCO, dueño de COSASE (capturado).

Francisco José Cáceres Zaldaña, exsecretario Privado.

David Marciano Rivas, ex secretario de Comunicaciones.

Manuel Rivera Castro, expresidente del Banco Hipotecario (capturado).

Manuel Arturo Ayala, ex director ejecutivo de la Presidencia de la República.

Francisco Rodríguez Arteaga, ex gerente financiero institucional de la Presidencia de la República.

Rigoberto Palacios, jefe contador de la Presidencia de la República (capturado).

Ana Elizabeth Coto, exsecretaria de la Presidencia de la República  (capturada).

Jorge Alfredo Rodríguez Mendoza  (capturado).

Pablo Gómez, ex asistente técnico financiero.

Jorge Alberto Herrera Castellano, exjefe de Tesorería.

José Armando Escobar Barrillas, exjefe de presupuesto.

Rigoberto Palacios Panameño, exjefe de contabilidad.

Joaquín Eduardo Cárdenas Cárdenas, ex oficial de cumplimiento del Banco Hipotecario.

Nelson Antonio García.

Hugo Alfredo Barrientos, representante legal de HB Arquitectos

Ada Mitchill Guzmán, compañera de vida de Mauricio Funes.

Regina Cañas, exesposa de Funes.

Diego Roberto Funes Cañas, hijo de Mauricio Funes.

Carlos Mauricio Funes Velasco, hijo de Mauricio Funes.

Ada Luz Sigüenza de Guzmán, madre de Ada Mitchill Guzmán.

Juan Carlos Guzmán Berdugo, padre de Ada Mitchell Guzmán.

Elvi Marina Paz Gutiérrez, excompañera de vida de Mauricio Funes.

Jorge Alfredo Rodríguez Mendoza, representante legal Agrosuministros.

Luis Antonio Flores Mancía, exjefe de Jorge Hernández.

Luis Miguel Ángel García García, militar del Estado Mayor Presidencial.

Luis Miguel Ángel García, padre de Luis Miguel García García.

Rosa López de García, esposa de Luis Miguel García García.

Luis Alfredo Leiva, militar del Estado Mayor Presidencial.

William Eduardo Guerra, militar del Estado Mayor Presidencial.

Vanda Pignato, ex primera dama (capturada).

Cristina Pignato, hermana de Vanda Pignato.

¿Le creemos al fiscal?

Ya todos lo sabemos: estamos ante un fiscal que ha cometido muchos errores y que se ha prestado, en más de una ocasión, al juego político. Por ejemplo, nunca insistió en que se devolvieron los USD 10 millones que se sustrajeron durante la presidencia de Francisco Flores.

Pero esto tampoco quiere decir que vamos a creer el discurso del FMLN, que dice que todo es un montaje para perjudicarlos electoralmente (como si lo necesitaran: ellos se perjudican solitos).

Es imposible que un caso de desfalco de USD 351 millones se pueda sostener en una corte, solo porque el fiscal así lo quiere, así como es imposible que, de ser cierto este caso, no haya ni una sola prueba.

¿Le creemos al fiscal entonces? No, no le creemos ni a él ni a nadie. Pero tampoco les creemos a los dos grandes partidos.

Que se juzgue a Funes por lo mucho o poco que pudo robar. Que se juzguen a todos los expresidentes, del signo político que sean, y que se les someta a la más cruda justicia.

A ellos y a los que vengan.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *