Detalles

La democracia y el legítimo derecho de andar armados

Armados. VoxBox.

Parece ser un requisito para las grandes democracias permitir a sus ciudadanos andar armados. ¿Qué tan válido es este derecho? Veamos.

Detalles.- Este día amanecimos con la noticia del tiroteo en Las Vegas, que ha dejado hasta la fecha un saldo de 50 muertos y más de 400 personas heridas.

El Estado Islámico ha reivindicado el tiroteo. A través de un mensaje en su agencia de noticias Al Amaq, la organización yihadista ha indicado que el autor de la masacre es uno “sus soldados” que se había convertido al islam hace tan solo unos meses.

Más allá de las acusaciones dogmáticas y de seguridad nacional, es válido una vez más preguntarse: ¿Tenemos derecho a andar por ahí armados? ¿Qué tanto beneficia a la sociedad?

De acuerdo con cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Estados Unidos es el país desarrollado con la cifra más alta de muertes violentas: casi cinco por cada cien mil habitantes.

Pero las propuestas de regulación de la venta de armas se topa con un muro de negativa, porque todavía existen muchos que defienden su uso.

¿Por qué en Estados Unidos hay tanta liberta con las armas?

El derecho a portar armas se basa en el texto de la Segunda Enmienda de la Constitución.

Pero, más concretamente, en una interpretación que hizo de esta norma la Corte Suprema de Justicia en el año 2008.

La Segunda Enmienda

La Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos fue aprobada en el año 1791, como parte de una serie de 10 modificaciones que posteriormente fueron conocidas como la Carta de Derechos y que buscaba establecer límites al gobierno federal.

La norma establece que “siendo una milicia bien regulada necesaria para la seguridad de un Estado libre, el derecho del pueblo a tener y portar armas no será vulnerado”.

¿Alguien sabe cuántas armas hay en Estados Unidos?

No. Nadie sabe a ciencia cierta cuántas armas hay en uno de los países más poderosos del mundo. Suena superlógico.

Pero hay diversos estudios que tratan de aproximarse al número real. Por ejemplo, un estudio realizado por la organización Small Arms Survey, con cifras de 2007, estimaba que en el país había unas 270 millones de armas de fuego en posesión de civiles.

Sí, estamos hablando de hace más de 10 años. Así que no es descabellado pensar que esa cifra es considerablemente superior ahora.

Pero digamos que esa sea la cifra real.

Estados Unidos se ubica entonces como el país del mundo con mayor número de armas por cada 100 habitantes: 88.8. Nada de qué preocuparse.

Antecedentes

Los negocios de ventas de armas están obligados a realizar una revisión de antecedentes, para determinar si una persona es apta para comprar un arma.

Sin embargo, si el FBI no responde en el plazo de 72 horas a esa revisión de antecedentes, se considera que la compra está autorizada, lo que en ocasiones ha permitido la venta a personas no aptas.

Además, los particulares que formalmente no se dedican a la venta de armas pueden venderlas sin necesidad de hacer la revisión de antecedentes. Estos son responsables de la venta de 40 % de las armas que se comercializan en el país.

Entonces, ¿es válido armar a las poblaciones o no?

Parece ser un requisito indispensable para las grandes democracias permitir a sus ciudadanos poseer con libertad las armas. Al menos, eso parece en el caso concreto de Estados Unidos.

Sin embargo, es una cuestión de sentido común que el Estado también vele porque las personas que las posean tengan capacidad y estabilidad emocional y psicológica para utilizarlas. Es una estupidez permitir que la gente se arme sin ningún control estricto: las evidencias están ahí, en los diferentes tiroteos, en las muchas víctimas, en las familias mutiladas.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *