“Piel de lobo”: la importancia de enseñar sexualidad a los niños

Piel de lobo. VoxBox.

Debo admitir que la principal razón por la que recomiendo Piel de lobo es por la forma seca, e incluso desapercibida de cómo cuenta el abuso de una niña.

Literatura.- Piel de lobo es la segunda novela de la autora Lara Moreno. La historia puede parecer un tanto común al inicio, si no fuera por el preámbulo que nos presenta la contraportada, en donde nos deja entrever un secreto o un recuerdo perturbador en el pasado de una de las protagonistas.

El libro aparentemente prometía una historia que, aunque sencilla, iba a cautivar a cualquier tipo de lector, pero al menos conmigo no lo logró, o no del todo. No es que se trate de un mal libro, eso lo debo aclarar. Está muy bien escrito, los personajes son directos y la simpleza de los diálogos creo que es lo más rescatable de la novela. Sin embargo, considero que la autora tenía un tema muy interesante por explorar, por mostrar su punto de vista y no solo eso, sino también por ser la voz de quienes temen contar situaciones semejantes.

El libro habla sobre (perdón por el spoiler) la naturalización de la violencia, de la violencia sexual y psicológica que viven las mujeres en España, en El Salvador y en el resto del mundo. Con esa base, considero que Moreno podía entregar un diamante pulido a sus lectores, y mostrarnos de forma más sesgada la realidad de las personas que sufren de abusos, sobre todo cuando son niños y cómo la violencia trasciende en el tiempo.

Y aunque reconozco que la autora posiblemente consideró importante contar con una historia principal, un poco menos controvertida, creo que se le olvidó desarrollar a fondo el tema que para mí, y puedo jurar que para muchos, era más el central.

Dejando de lado lo anterior, debo admitir que la principal razón por la que recomiendo su lectura es porque la forma seca, e incluso desapercibida de cómo cuenta el abuso de una niña, el cual se continúa hasta que esta llega a la adolescencia, es sumamente honesto. En la vida real pasa así, el abusador se esconde tras las sombras y nadie se da cuenta hasta que las cosas pasan. En parte porque creemos que nunca nos pasarán a nosotros, y cuando llegan, como un golpe contundente e imprevisto, vemos con horror la susceptibilidad a la que estamos expuestos.

Y es que sin ánimo de criticar las decisiones de los demás, nuestras sociedades están llenas de padres pasivos o incrédulos ante la realidad de sus hijos, y por favor, no crean que los estoy culpando, yo sé que los responsables no son ellos, pero si en nuestras sociedades “modernas” lográramos ser más conscientes de los riesgos a los que los niños se ven sometidos día a día, y tratáramos de prevenirlos, quizás la realidad sería otra.

Requerimos educar a los niños, enseñarles que la sexualidad es algo que existe, y que nadie tiene derecho de decidir sobre el cuerpo de otro, ni de tocarlo sin permiso, que eso es violentar, es acosar. El impacto que el libro genera es este, ver cómo el abuso se refleja siempre de forma críptica, por temor, por vergüenza o incluso por desconocimiento. Pero que por más velos que se traten de poner sobre la violencia sexual, el daño es profundo, siendo que el cuerpo y el alma de quien lo ha sufrido quedan en estados críticos, lo que deviene en situaciones depresivas en el mayor de los casos.

Puntuación: 3/5

Autora: Vanessa Ramos. Abogada y lectora asidua.

Otros textos de la autora:

¿Sant Jordi en lugar de navidad?

Las chicas de Russell y el fehaciente dolor de la adolescencia

Mamá, yo también quiero ser feminista

Mi segundo viaje al Macondo de “Cien años de soledad”

VoxBox.-

El niño de la hoja: Hablando de la galería fotográfica de @jacobfrerod 

jacobfrerod. VoxBox.

@jacobfrerod también hace videos con animaciones stop motion que le dan un estilo muy peculiar y auténtico a su galería, que podemos ver con manos emergiendo entre las hojas.

Opinión.- Una de las cuentas de Instagram que me han fascinado últimamente es la de Jacob, un joven en el segundo piso de edad, mexicano y que dedica mucho tiempo a la fotografía. Pero no solo a eso: también hace videos con animaciones stop motion que le dan un estilo muy peculiar y auténtico a su galería, la cual podemos ver con manos emergiendo entre las hojas o teniendo una bonita pared de fondo, que en algunas ocasiones me recuerdan a La Creación de Adán, hecha por Miguel Ángel.

Otra particularidad que tiene es el uso del HT #LaTeteradeMamá, ya que en algunas fotos de su galería las utiliza, pues en ellas aparece una tetera, la cual desconozco o no si es de su mamá, pero que le dan un estilo muy original a su trabajo y que en ocasiones se ve acompañada de granos de café, fichas de dominó, pétalos de flores, entre otras, y más cuando anda a Vinci, un particular personaje que si lo buscan en su galería lo van a saber identificar. Otro de los HT que este creativo ser utiliza es #LEGOclonestories, en donde se pueden ver algunas fotografías y animaciones con los famosos clones de Star Wars, siendo estos marcados por el estilo original del NIÑO DE LA HOJA, como yo lo llamo, ya que en su usuario de Twitter tiene una hoja al igual que las peculiares fotografías, donde hojas son retratadas con manos o algún otro elemento.

#🙌🙌🙌 I love cheap thrills! 🙈🎙 #hidden_portraits #hallazgosemanal ‎ברכת אלוהים

Una publicación compartida de Jacob Frerod 🍂 (@jacobfrerod) el

Aunque esta cuenta no solo ha sido motivos de inspiración para muchos, también ha sido víctima de plagio. Pero qué se le puede hacer ante la gente que no usa la inspiración, sino que hace calcos al carbón.

En vista de que nunca pudimos sentarnos a tomar un café o un mezcal para platicar y conocerlo un poco más, me despido por hoy con estas pocas líneas sobre una mente creativa que muestra su bonito trabajo en su cuenta de Instagram, y a quien en poco tiempo de conocer puedo decir que es una persona muy amable, con gran calidad humana y una vibra muy positiva.

Les dejo aquí mis fotos favoritas de su galería, y no se olviden de pasar a dejar sus insultos en mis cuentas de Instagram y Twitter, que son ambas @JonMochilero.

‎מכור לקפה Tic tac toeffee ☕️ #ElDiarioDeVinci #PrimeroLaComunidad ‎בוא נשחק

Una publicación compartida de Jacob Frerod 🍂 (@jacobfrerod) el

‎נקניקיה #WHPcolorstudy #TheWeekOnInstagram No hay emoji de catsup No hay emoji de mostaza ☹️🌭 ‎קֶטשׁוֹפּ

Una publicación compartida de Jacob Frerod 🍂 (@jacobfrerod) el

VoxBox.-

“The Defenders”: La cúspide para Marvel y Netflix

The Defenders. VoxBox.

Por una parte, The Defenders se siente abrumador, pues no solo regresan los respectivos protagonistas de las series anteriores, sino también todos sus aliados, cruzando caminos.

Opinión.- Tras cuatro años de planificación y expectativa, desde que Netflix anunció sus planes en conjunto con Marvel de producir series sobre los superhéroes menos conocidos de la compañía (que puede que simplemente no fueran considerados “material para los vengadores”), ya se tenía desde un principio unirlos en su propio crossover, ciertamente una forma de repetir la misma formula y el éxito que tuvo la culminación de su ambiciosa Fase Uno en la gran pantalla, con el estreno de The Avengers.

Ahora, después de haber visto las cuatro series individuales que incluyen a Daredevil (con dos temporadas), Jessica Jones, Luke Cage e Iron Fist por fin ha llegado el tan esperado momento de evaluar los aciertos y quizás algunos errores cometidos en esta última serie que da fin a otra era para Marvel en su asociación con Netflix, uniendo a este grupo tan variopinto con la primera temporada de The Defenders, cuyo estreno en la plataforma streaming fue este viernes 18 de agosto.

Para empezar, una de las cosas, a las que lamentablemente tenga que adaptarse la mayoría de la audiencia, es a tener que familiarizarse primero con el resto de las temporadas que le preceden a esta (aunque personalmente podrían saltarse Iron Fist). Es indudable que lo hace más gratificante y es evidentemente necesario, pues es la única forma de entender los puntos en común que existen entre estos personajes y la relación que existe con cada uno de los secundarios.

Por una parte se siente abrumador, pues no solo regresan los respectivos protagonistas de las series anteriores, sino también todos sus aliados, cruzando caminos y estableciendo además nuevas relaciones; sin embargo, todo esto tratado con suma delicadeza para que llegue a sentirse que avanza de manera fluida, lo suficiente como para que en los primeros episodios el encuentro no parezca el capricho de guionistas, sino que hayan verdaderas circunstancias y pequeñas coincidencias que hicieron inevitable esta unión.

He aquí lo más positivo de la serie, ya que cada una de estas personalidades tiene su propio peso con una relevancia distribuida de forma equitativa, pero que además se sienten muy bien cohesionados, trayendo situaciones verdaderamente entretenidas, que te dan un segundo para escapar de la trama y disfrutar viendo a superhéroes hablar de sus vidas privadas o burlándose de ellos mismos, como la interacción entre Jessica Jones y Daredevil, o el vínculo que se forma entre Luke Cage e Iron Fist, mostrando bastante respeto por la fuente original, al ser estos dos “mejores amigos” en los comics.

Otro de los mayores puntos a favor es la dirección artística. Ciertamente hay que recordar que cada uno de estos protagonistas fue presentado en su propio espacio. Estamos hablando de cuatro series previas con una estética propia y definida, y desde el primer episodio de The Defenders este apartado visual fue respetado en el respectivo entorno natural de cada uno de sus personajes, además con su propia paleta de colores distintiva. Pero a medida que avanzaba, todos estos elementos visuales fueron amalgamándose en un solo estilo, sin que resultara siendo grotesco.

Aunque el apartado de la historia deja algo que desear, al recaer en líneas argumentales previas más centradas en Daredevil e Iron Fist (que francamente este no es el más interesante de todos), sin duda se debe al ser más como una especie de subproducto, y precisamente se trata de algo pensado para ser un crossover de acción como los que estamos acostumbrados a ver en el mundo de los comics o en episodios especiales, solo que aquí resulta ser una maratón extendida de ocho horas de contenido exclusivo.

Es una serie realmente hecha con precisión, y al igual que su universo cinematográfico se muestra como este formato también se adapta bien e incluso un poco mejor a la idea de tener diferentes historias y vidas paralelas pero interconectadas por una sola amenaza o enemigo común, siempre con sumo cuidado y respeto por las propiedades que utilizan, reiterando que cada personaje es importante a su manera, con algo único para ofrecer tanto para el equipo como por su propia cuenta.

Si ya formas parte de los que suman a cada proyecto audiovisual que lanza Marvel, este no decepcionará o al menos no te dejará indiferente por aburrimiento. Es justamente lo que esperábamos ver, un grupo de vigilantes callejeros usando sus poderes contra ninjas y poderes ancestrales, con una genial banda sonora.

Suena loco que estos conceptos fantásticos más propios de series animadas sigan funcionando para una audiencia madura, pero estas son las posibilidades que este género de superhéroes ha traído consigo en la última década y que encima promete mucho más en el futuro. Solo queda advertir que esperen hasta los créditos del último episodio para ver el teaser de otro personaje que tendrá su propia serie, otro regalo poscréditos a los que ya nos acostumbramos.

VoxBox.-

“The Defenders” no es lo que nos prometieron

The Defenders. VoxBox.

The Defenders fue, sin duda, una de las series más esperadas para este año. Cumplió sus promesas a medias, pero nos quedó debiendo mucho.

Opinión.- La serie de Netflix The Defenders era sin duda una de las producciones más esperadas de este año. Finalmente se estrenó el pasado viernes, tal como estaba previsto, y los resultados nos han dejado un sabor de boca más bien agridulce.

Primero pongamos el contexto: The Defenders tenía la obligación de prácticamente revivir a la franquicia, ya que las fórmulas superheroicas de Netflix y Marvel se han venido abajo con cada nueva serie.

Entre Daredevil y Iron Fist hay un abismo casi infranqueable: mientras que el primero es una serie emocionante a más no poder, la segunda es poco menos que un fiasco.

¿Lo consiguió?

AQUÍ COMIENZAN LOS SPOILERS

The Defenders es, podría decirlo como primer acercamiento, superior a Iron Fist. Además, el haber desarrollado la temporada en solo ocho capítulos le permitió superar el vicio del relleno, de las escenas y las explicaciones innecesarias.

El primer y segundo episodio resuelven rápido la mayoría de preguntas que quedan en el aire en cada una de las series individuales. Plantean, además, el conflicto a gran escala que detonará la acción en lo sucesivo.

Los primeros cuatro episodios logran reunir a los cuatro vigilantes con bastante solvencia. Los roces personales y las inevitables diferencias de ideología se asientan bastante rápido.

El gran pero

Llegados al quinto episodio la cosa comienza a aflojar y no en el buen sentido.

El principal problema de The Defenders es su arco argumental bastante accidentado.

En contraposición con la velocidad con la que se asentaron los conflictos individuales, debo decir que me pareció tortuoso ver cómo cada uno lidiaba con ellos, en escenas interminables que impedían que la serie comenzara a despegar. Mucha divagación, mucho conflicto interno, mucho diálogo sobre por qué sí, por qué no, etc.

Lo voy a decir en una sola línea: en cuanto a escenas de acción, The Defenders me quedó debiendo.

El fracaso del villano

Desde antes de comenzar sabíamos que el gran enemigo sería The Hand, una organización mítica de la que, en términos generales sabíamos poco.

The Defenders nos presentó el origen de esta secta/sociedad/mafia y conocimos a los cinco “dedos” que la conforman (la elección de Sigourney Weaver como Alexandra, la líder de The Hand, fue bastante atinada).

Pese a que esta mafia apunta como un excelente villano, pronto nos dimos cuenta que Elektra sería quien reclamaría su legítimo derecho de ser la villana, aunque lo hizo de forma tan burda, que no pude dejar de preguntarme si no había sido solo una excusa para regalarnos la inmolación final de uno de los héroes.

La exquisita parte visual

No suelo hacer análisis sobre colores, fotografías o esas cosas, porque no me siento con la competencia suficiente, pero aquí sí debo de señalar esta gran virtud: desde el opening de la serie queda plantea la dinámica que adopta con su fotografía. Por si no lo notaron, la serie utiliza una paleta de colores distinta para cada personaje, y lo hace sin volverse cansada.

Así tenemos que la secuencias en rojo era para Daredevil, azules para Jessica Jones, amarillo casi ambar para Luke Cage y verdes frías para Iron Fist.

Esas sutilezas son las que se agradecen.

Pero viene otro pero

La grandísima debilidad de The Defenders resulta ser el personaje más importante de la saga: Iron Fist.

Si no se hartaron de él en su propia serie, aquí terminarán de odiarlo. Se los prometo.

Las historias de Matt, Luke y Jessica resultan interesantes. La calidad de sus respectivas series es cuestionable, pero mantienen cierto grado de calidad que tristemente no consiguió Iron Fist. La trama de esta última oscila constantemente entre lo absurdo y lo patético. Aquí no fue una excepción.

Iron Fist es un lastre que, paradójicamente, resulta ser el motor de todo el argumento de la serie.

Entonces, ¿sí o no?

The Defenders resultó una serie visualmente interesante y con momentos bastante buenos. Funciona bien para pasar el rato, cuando no hay nada mejor que ver.

Queda, sin embargo, la sensación de que pudo dar más de sí y no lo consiguió. Que pudo haber sido épica, pero se derrumbó en el intento.

VoxBox.-

“Beyond the Wall”: el ocaso de los dioses alados

Beyond the Wall. VoxBox.

Beyond the Wall se filtró esta semana por un error HBO GO España y muchos pudieron ver el episodio completo antes de esta noche.

Opinión.- Parece que esta temporada de Game of Thrones nos está obligando muchísimo a hablar de ella, tanto por lo que pasa en pantalla como por las polémicas que se dan afuera.

Beyond the Wall se filtró esta semana por un error HBO GO España y muchos pudieron ver el episodio completo antes de esta noche. Ojalá que los Antiguos dioses no se apiaden de sus almas.

Pero no somos pocos quienes decidimos esperar pacientemente y evitar por todos los medios posibles que nos hicieran spolier en las redes.

El resumen de esta semana está de luto por el cachorro caído de Dany.

—La pequeña expedición liderada por Jon Snow se dirige más allá del norte a buscar a uno de esos zombies para convencer a los Lannister y, en general, a todo Westeros de que la amenaza es real.

—Supimos que la reunión de Jaime con Tyrion tuvo como resultado la promesa de una reunión entre Cersei y Daenerys. La reunión nunca se concretó, pero no dudamos que será uno de los momentos estelares del final de esta temporada el próximo domingo.

—Littlefinger es un ser despreciable.

—En este capítulo aprendimos dos cosas importantes de las hermanas Stark: Sansa sigue siendo igual de tontita que siempre y Arya cada día es más inteligente (y ese momento de los rostros fue bastante perturbante).

—Esa escena de tensión entre los White Walkers y la comitiva de Jon Snow fue de antología.

—Los fans de Game of Thrones, presumo, estamos condenados a emocionarnos siempre, siempre, siempre que Daenerys aparece en la batalla montada sobre sus dragones.

—Hoy aprendimos por las malas que los White Walkers son una amenaza tan real e inminente, que ni siquiera los dragones de Dany pueden garantizar nada. La demoledora facilidad con la que el Night’s King venció a uno de ellos nos lo ha demostrado. Sí, todos sufrimos en ese momento. Todos.

—Ya sabemos de dónde surge el dragón de nieve.

—La aparición del tío Benjen fue completamente inesperada.

—La relación de Jon y Dany es extraña. Linda, pero extraña. Esa escena final era más propia de una comedia romántica, de esas que Hollywood produce por montones, pero luego de haber visto cómo muere un dragón, la perdonamos.

VoxBox.-

Madonna, el eterno arquetipo de La Emperatriz

Música.- Desde ya lo admito, soy fan de Madonna. Desde los 6 años, cuando por primera vez vi un video suyo, era el Like a virgin. Lo pasaban a las 9 de la noche en el microprograma La canción de la semana. Por supuesto, mis papás intentaban mandarme a acostar a esa hora, pero yo veía el video de reojo, mientras daba vueltas en mi afán de irme a la cama.

¿Por qué es importante hablar de esta mujer?, se preguntarán algunos. Yo misma me lo pregunté durante años, mientras disfrutaba de toda su discografía. Para empezar, hay que decirlo: Madonna es universal. Creo que no hay rincón de este planeta que no haya sido tocado por alguna de sus canciones, alguna de sus películas (aunque hayan sido catalogadas como malas), o sus libros infantiles. También porque, como lo dice el título de este artículo, es el eterno arquetipo de La Emperatriz.

Cuando pienso en Madonna y sus casi 60 años de vida —de hecho, hoy cumple 59— me viene a la mente el arquetipo de La Emperatriz, ese arcano poderoso que nos habla de la fecundidad creativa, la renovación constante y el poder femenino de la vida. Madonna es La Emperatriz. Llegó con pocos dólares en el bolsillo a Nueva York en los años ochentas, venía de su natal Michigan, su madre había muerto cuando ella era una niña y contaba con poco apoyo de su familia. Le tocó sufrir penurias y rechazos, pero eso no la desmoralizó, al contrario: tomó toda la adversidad y la pulverizó. Lo ha hecho durante años. La admiro por eso. Su trabajo, sus relaciones románticas, sus hijos, sus causas y luchas… todo la ha retado a superarse constantemente.

En lo personal, creo que Madonna ha sido de las artistas que más han sido fieles a sí mismas, tanto en lo que canta, sus gustos estéticos, así como en el diseño de sus producciones, también la moda que ha ido imponiendo a lo largo de los años y sus proyectos de vida, los cuales han pasado por procesos de meditación y de crecimiento, que no han reñido con su objetivo: ser un referente cultural durante los últimos 30 años. No solo en la música, sino en lo social, en lo político, en la defensa por las mujeres y en la segunda revolución sexual, al inicio de los años noventas.

Celebro su vida ahora, dejándoles mi playlist esencial de esta mujer que ha marcado mi vida:

Like a prayer: Madonna ya estaba bien instalada en la fama cuando sacó este sencillo, del álbum homónimo. Rondaba 1989 y yo tenía 12 años. Me impresionó verla de cabellera negra, bailando frente a varias cruces en fuego. Mi madre se escandalizó cuando me vio viendo el video, creo que le chocó ver al pobre San Martín de Porres inmiscuido en la historia. La producción es maravillosa. Esta canción tomó relevancia en dos ocasiones más en mi vida: una cuando me di cuenta que el amor es algo más que solo sexo, es un “algo” que nos eleva espiritualmente, nos hace mejores personas. Digamos que con ella entendí la teoría de lo que significa estar enamorada. Y la otra cuando al fin encontré a alguien a quien asignarle esta canción, sabiendo que me siento a salvo.

Vogue: Este sencillo salió en marzo de 1990. Era parte del soundtrack de Dick Tracy, película en la que también participó Madonna. Mi papá me llevó a verla al cine, porque él siempre fue fan de esa caricatura. Cada domingo la leía religiosamente en un periódico local. El video está ambientado con la estética de los años 30, el ciclo de oro del cine de Hollywood. Me encanta como referente cultural y sí, fue mi ringtone del celular en la época en la que trabajaba en un museo, donde me obligaban a usar tacones y maquillarme. Me pareció menos torturante ese hecho, mientras hacía las poses que Madonna me enseñó, demostrando que hasta una mujer tan poco maliciosa como yo logra aventar glamur en este descolorido mundo.

You’ll See: Como la vida trae glamur y amor, también trae tristezas. Especialmente cuando vamos creciendo como personas y no nos salen las cosas como queremos. Era 1995 cuando Madonna lanzó esta canción, del álbum Something to Remember. Yo estaba en bachillerato, me había enamorado locamente, y por supuesto, no me correspondieron. Me acompañó esta canción en mis épocas de tristeza y debo decirlo, no hay mejor soundtrack para eso, para superar el corazón roto y pensar: “Ya vas a ver, de esta voy a salir más fuerte”.

Music: Esta canción, del álbum homónimo, fue lanzada en el 2000. Quedaba claro que el nuevo siglo iba a tener más de Madonna. En lo personal me gusta mucho: a pesar de que tengo dos pies izquierdos, me dan ganas de bailar.

Don’t Tell Me: Cuando me siento desanimada, esta es de las canciones que desempolvo. Creo que me hace pensar en que todo es posible, que uno tiene una fuerza inmensurable que impulsa hacia lo que debemos hacer.

American Life: Madonna es más que una mujer frívola que le gusta el sexo, no… es una persona que tiene un criterio amplio y unas convicciones políticas bien puestas. Muestra de ello es esta canción, que en 2003 se constituyó, junto a Hollywood y I’so Stupid en tres canciones de protesta a la invasión de Estados Unidos a Irak. Ciertamente los Bush nunca fueron los favoritos de la artista. En cuanto a la canción, se siguen escuchando los sonidos electrónicos y usa un rap bastante visceral .

Hung Up: Irónicamente, esta canción me recuerda a mi mamá. Quizá sea la entrada que tiene un riff propio de una canción de Abba que amaba mi madre. Hace tiempos escribí un relato de esta canción en el blog Non-girl Blue. Me parece que es apta para dar homenaje a las influencias de antaño, combinadas con los ritmos actuales. Recuerden: “Don’t cry for me, cause i find my way…”.

Die Another Day: Ni siquiera el gran espía James Bond, 007 se ha salvado de ser parte del ideario de la chica material. Recuerdo que esta película la fui a ver con mi amigo Marlon. Lo mejor fue la canción.

Cheris: La esencia de la inocencia se materializó con esta canción. ¿Qué más inocente que un amor separado por el aire y el mar? La presencia de esos sirenos marcó el inicio de mi adolescencia.

VoxBox.-

Crónicas de una mujer sin útero (VI): cuando la maternidad no es bendición

Maternidad. VoxBox.

Tristemente, sí, he sabido, a lo largo de más de 30 años, de miles de casos de este tipo: niñas y adolescentes embarazadas, abandonadas, discriminadas.

Opinión.- La primera vez que vi a una niña embarazada, yo también era una niña. Ella tenía 15 años y yo rondaba los 12. En la colonia decían que había quedado preñada de un compañero de la escuela. La verdad me la contó mi mamá… Julia, digamos que se llamaba así, estaba esperando un bebé de su papá.

Desde ese día, y poco a poco, vi otras muchachas de mi edad salir embarazadas antes de los 18 años. No es que en mi casa hubiera una orientación sexual amplia, no… el consejo básico era: “No abrás las piernas”. No le puedo reprochar nada a mis padres, era la época, ellos habían sido educados con más rigidez (o incluso, más ignorancia) que a mí, así que no me extraña, a estas alturas, la educación sexual que me dieron.

Entre esas muchachas que les comento estaba Heidy, mi vecina. Teníamos la misma edad. Ella dio a luz a los 16 años y tuvo un niño. Recuerdo que fuimos a su fiesta de 15 años y a los pocos meses se comentaba en la cuadra que “ya había pecado”. En su caso vi más palpable las discriminaciones propias de estos casos: dejó de ir a la escuela, todos los adultos la ponían como ejemplo de “errores imperdonables”, los muchachos le decían obscenidades (tratándola de puta para arriba).

Haciendo memoria, Heidy no era todo eso que se decía de ella desde que supieron de su embarazo, era una muchachita muy tranquila, no era “puta” como le decían algunas personas, ni “zorra”, era muy inteligente, sacaba buenas notas y es triste pensar que sus padres le cortaron oportunidades porque se sentían humillados. ¿Y ella? No recuerdo que alguien le preguntara cómo se sentía. Tuvo un hijo, un niño. Tengo muchos años de no saber nada de ellos.

Tristemente, sí, he sabido, a lo largo de más de 30 años, de miles de casos de este tipo: niñas y adolescentes embarazadas, abandonadas, discriminadas, faltas de educación y de orientación, señaladas. Jamás he escuchado algo igual para los muchachos u hombres adultos que tuvieron relaciones sexuales con ellas. “Ellos no pierden nada”, me dijo una vez mi mamá, mientras tocábamos el tema. “La que pierde es la mujer”. Punto.

Siempre me dio conflicto pensar que, por una parte, la sociedad idealiza y magnifica a la figura materna en las mujeres (“Es una bendición ser madre”), pero a la vez se cometen delitos (sí, es delito tener relaciones sexuales con menores de edad en El Salvador… y creo que en toda la región centroamericana), y se señala a las niñas y adolescentes que quedan embarazadas, pierden su dignidad, “ya no sirven” y son relegadas a una vida señaladas de malas, cuando simplemente todo se reduce a que nunca tuvieron educación sexual, orientación familiar y un poco de compasión. “Abrieron las piernas”.

Por supuesto, están los casos en que estas chicas logran salvarse de la humillación… casándose… ¿acaso eso soluciona algo cuando han sido víctimas de estupro?

Actualmente en El Salvador se está gestionando la reforma del Código de Familia, pues permite que una menor de edad contraiga matrimonio si hay un embarazo de por medio. Posiblemente tener apoyo y amor de una pareja ayude, pero está comprobado que la maternidad en una edad muy temprana limita el desarrollo en todo aspecto (educativo, social, laboral, emocional e incluso físico) de las niñas y adolescentes.

La Asamblea Legislativa de El Salvador no logró un acuerdo entre los partidos políticos para dicha reforma.

¿Qué pasa con otros casos más drásticos?

Esta mañana leí la historia de una niña de 10 años, con una discapacidad intelectual, que dio a luz a un bebé. Las autoridades aseguran que el embarazo fue producto de una violación. Según las autoridades hospitalarias,  el embarazo fue atendido mediante un proceso de cesárea, debido a que la pelvis de la niña era demasiado pequeña para permitir el nacimiento normal del bebé. ¿Esta niña tiene derecho a un vida luego de ser sometida sexualmente? ¿El Estado le ayudará a cuidar a su bebé, a alimentarlo?

Desde la experiencia personal, desde las experiencias que he visto en mis coetáneas, de niñas y adolescentes, desde todas esas experiencias lo digo… a la sociedad le ha faltado agallas para proteger a la infancia de abusos de todo tipo.

VoxBox.-

Esto decía el papel que leyó Arya

Arya. VoxBox.

A los internautas no se les escapa nada. A tan solo unas cuantas horas del estreno del quinto episodio, ya sabemos qué dice la carta que leyó Arya en el cuarto de Meñique.

Trending.- Como al grandioso mundo del internet nada se le escapa, ya sabemos qué decía la carta que encontró Arya Stark en la habitación de Meñique.

Agárrense:

“Robb, te escribo con el corazón en un puño. Nuestro buen rey Robert [Baratheon] está muerto, por las heridas que le causó un jabalí de caza. Nuestro padre ha sido acusado de traición. Él conspiró con los hermanos de Robert para ir en contra de mi amado Joffrey y tratar de robarle el trono. Los Lannister me está tratando muy bien y me proporcionan todo tipo de comodidades. Te lo ruego: ven a Desembarco del Rey, jura fidelidad al rey Joffrey y evita cualquier conflicto entre las grandes casas Lannister y Stark”.

Ahora pongamos un poco de contexto.

¿De dónde sale esta carta?

Debemos retroceder unos cuantos años en el tiempo, a la época en la que Ned Stark tenía la cabeza en su sitio aun estando encerrado en Desembarco del Rey. Tras la muerte de Robert y mientras su padre estaba prisionero, Sansa tuvo que demostrar, tras la política de acoso y derribo de Cersei Lannister, su lealtad a la corona. Con la presión y el miedo de ser considerada una traidora como Ned, fue obligada a escribir esta carta a Invernalia para que la recibiera su hermano Robb, que se estaba erigiendo como Rey en el Norte.

¿Cómo consiguió Meñique ese papel?

No se puede confiar en Littlefinger, eso se sabe desde el inicio. Casi siempre acaba obteniendo lo que quiere. El antiguo Maestre de Invernalia, Luwin, actuaba como el archivero, así que no es raro que este tuviera la carta en su poder. Meñique convenció a su sucesor, el Maestre Wolkan, de que la recuperara. Sí, es el hombre que habla con él justo antes de que Arya consiga colarse en la estancia, confirmándole que “es la única copia que hay en Invernalia”.

¿Qué saca Meñique con todo esto?

Está claro que algo pretende, como bien demostró al esperar pacientemente hasta que Arya saliera de su cuarto, compungida. Todo apunta a crear un enfrentamiento entre las hermanas Stark, que ya mantuvieron un roce a causa de su hermano Jon. Meñique ha jugado bien “sus cartas”, asegurándose de que el Maestre comprendiera lo importante que era para Lady Stark recuperar ese escrito.

Arya desconoce el contexto en el que su hermana lo escribió, así que no le queda más remedio que pensar que Sansa traicionó deliberadamente a su familia.

VoxBox.-

“Eastwatch”: lentitud, justicia y el origen de Jon Snow

Eastwatch. VoxBox.

Bueno, sí, después de la épica batalla de Spoils of War, era casi inevitable que este episodio quinto episodio (Eastewatch) se pusiera más lento.

Opinión.- En Eastwatch, el quinto episodio de esta séptima temporada, vimos poca acción, demasiado poca. En todo momento tuve la impresión de que se trataba de un capítulo de relleno. Sucedieron cosas importantes, claro, pero volvió ese sentimiento del primer capítulo, de que los directores solo quería reacomodar la historia.

De todas formas, aquí está este resumen del episodio:

—Por fin corroboramos que fue Bron quien le salvó la vida a Jaime. No era sorpresa para nadie, pero necesitábamos comprobarlo. Además, ahora sabemos cuál es el límite de la batalla de Bron: “Cuando hay dragones, se acaba nuestra sociedad”. Y cómo no.

—Daenerys volvió a mostrar su implacable sentido de la justicia, con lo que quedó del ejército Lannister. Esa “ejecución” de los dos soldados que no quisiera arrodillarse fue muy digna de la Madre de Dragones.

—¿El rey de los Caminantes Blancos descubrió a Bran? ¿Tendrá consecuencias negativas?

—Dato interesante: cada vez tenemos más pistas de que Jon Snow no es bastardo. Esa escena de Gilly con Sam en la que hablan de los escalones fue un spoiler de la teoría que se venía manejando: la boda secreta entre Rhaegar y Lyanna Stark, que dio como fruto a Jon Snow. Sí, Snow es Targaryen. Y sí, en ese caso Daenerys sería su familia, su tía, específicamente.

—Comenzamos a ver una grieta importante en la relación de las hermanitas Stark. Si se pelean habrá que tomar equipos y yo sería Team Arya hasta el final.

—Otro punto que refuerza ese argumento: Jon ha sido el segundo humano en acercarse a Drogon, sin sufrir las mortales consecuencias. La escena fue bastante buena y pudimos ver un destello de amor en los ojos de la reina.

—A pesar de todo, Cersei sigue controlando su reino y no ha perdido ni un segundo la compostura. Además, sabemos que espera un nuevo heredero.

—¡Reapareció el hijo bastardo de Robert Baratheon!

—¿Solo a mí me da la impresión de que Varys está jugándole muy sucio a Daenerys y a Tyrion?

—¿Qué habrá pasado con la reunión entre Jaime y Tyrion?

—¿Qué leyó Arya en la habitación de Littlefinger?

—¿A qué juega Littlefinger?

VoxBox.-

“The Spoils of War”: ¡Dracarys! La magistral venganza de Khaleesi

The Spoils of War. VoxBox.

Por si a alguno todavía le quedaba duda de que esta temporada sería épica, aquí está The Spoils of War, el cuarto épico capítulo de esta fascinante séptima temporada.

Opinión.- Para aquellos sin corazón que vieron el episodio antes de tiempo gracias a los hackers, este resumen no tendrá nada que no sepan desde hace días.

Para aquellos guerreros que recién lo vieron, esta es una pequeña forma de procesar todo eso que acabamos de ver.

Veamos y discutamos:

The Spoils of War comienza con los Lannister yéndose de Highgarden, luego de haber derrotado a los Tyrell (Olena: todavía te echamos de menos). Bronn le recuerda a Jaime la promesa que hizo de darle su castillo.

—Cersei por fin logra concretar la ayuda del Banco de Hierro (negociando con Mycroft Holmes, pero eso es de otra serie). Pero no todo está ganado para la reina: la lealtad del Banco depende de la llegada del oro.

—Bran da otra sutil muestra de que ha estado enterado de todo. Littlefinger le entrega la daga a Bran, junto a una de sus ya tradicionales (y repetitivas) pláticas manipuladoras sobre el caos. Bran simplemente responde: “El caos es una escalera”. ¿Recuerdan que Littlefinger le dijo esto Varys en la misma sala del trono en la tercera temporada?

—El reencuentro de los hermanos Stark resulta simplemente conmovedor. Sobre todo el abrazo de Sansa y Arya en la tumba de sus ancestros.

—Daenerys demuestra su sagacidad política justo en una escena que parecía muy sentimental. “Pelearé por ti, pelearé por el norte…”. La Madre de Dragones mira a Jon Snow con sinceridad y de fondo suena una música agradable, “cuando se arrodillen ante mí.” Touché, Khaleesi.

—Arya contra Brienne. Sí, suena disparatado, si tomamos en cuenta las proporciones. Pero no, resulta en una pelea de entrenamiento bastante bien lograda. Yo al menos me emocioné muchísimo. Intuyo que no fui el único.

—Por fin hemos visto un triunfo militar aplastante de Daenerys. Por fin, por fin, ¡y de qué forma! Los dothraki atacan a las fuerzas Lannister que están a punto de partir de Highgarden y la mismísima heredera del Rey Loco hace su aparición montada en uno de sus cachorros. Esos  últimos 14 minutos del episodio The Spoils of War son todo lo que hemos esperado por 7 temporadas.

LE-GEN-WAIT FOR IT-DARY.

VoxBox.-