“La Bella y la Bestia”: el eterno recurso de la nostalgia

La Bella y la Bestia. VoxBox.

La Bella y la Bestia, dirigida por Bill Condon, pertenece a esta tanda de películas de Disney que pretende reinventar los clásicos animados. Pero ¿vale la pena?

Opinión.- La última gran producción de Disney perteneciente a la tanda que pretende reinventar a los clásicos largometrajes animados de la compañía, pero con homónimos “live action”, ha traído consigo esta nueva versión de La Bella y la Bestia dirigida por Bill Condon, pero que tiene como mayor atractivo contar con la muy popular Emma Watson en el papel protagónico,

El principal problema de la cinta radica en que más que consistir en un remake o en una reimaginación de la versión animada, esta termina siendo realmente un intento de calco exacto de la original pero con intencionales cambios, con la descarada pretensión de decir que se está aportando algo nuevo, lo que saca a relucir como principal interrogante: ¿cuál fue el propósito entonces de siquiera haber hecho esta reproducción?

La respuesta resulta obvia al estudiar las estrategias de promoción implementadas, trayendo a relucir una simple cuestión de querer complacer de forma desmedida una necesidad de querer redescubrir o reconectar con una emoción nostálgica de la infancia, por parte de los millones de fieles seguidores; sin embargo, busca hacerlo de una forma tan complaciente, que termina siendo insustancial y por momentos innecesaria.

Aunque resulta a nivel técnico, visual y artístico bien cuidada, por completo interesante el rediseño de los personajes, aceptable la interpretación de canciones e incluso tampoco podría decirse que exista algún fallo garrafal en cuanto al guion, puesto que sigue estando bien construido, no deja de ser una repetición de algo ya visto.

Los cambios anunciados previamente que de alguna forma atrajeron por su carácter “polémico”, al mostrar a uno de los personajes secundarios declarado abiertamente ahora como homosexual, es mostrado de forma lo suficiente sutil para no llamar la atención de grupos conservadores (aunque es posible que en esto poco les importa el grado de sutileza, pues protestarán igual los más radicales), pero es retratado de una forma tan caricaturesca que no permite apreciar de forma admirable esta revelación que en apariencia prometía ser vista como un cambio en el paradigma clásico: se queda en un mero hecho anecdótico.

Aunque es producto inocuo, fácil de digerir para las masas e incluso llega a conservar el carisma con un grado de superioridad técnica, me parece ser un producto que no aporta nada en realidad nuevo, ni necesita o merecerá ser recordado en el futuro. Es solo otro intento de aprovechar el carácter nostálgico de las propiedades intelectuales, para beneficio de la taquilla y no porque busque contar algo innovador.

Es curioso que el mismo año en que se anunció la producción de esta película también hubo planes de hacer en paralelo una adaptación libre del mismo cuento clásico, pero producido por Guillermo del Toro. Aun cuando este segundo proyecto nunca vio a luz, estoy casi seguro que esta otra “cara de la moneda” tuvo más posibilidades de ofrecer una nueva mirada a la historia, o al menos un estilo menos conservador que pretendiera mantener siempre a relucir la popularidad de la historia.

Milán Kundera y el concepto de identidad

Milán Kundera. VoxBox.

 

Milán Kundera tiene ese poder de filosofar con los detalles, que en cualquier otro autor podrían parecer nimios. Él los explota y les da un sentido diferente.

Previo: La identidad de uno en una pareja

Opinión.- Creo que es inevitable que en una relación amorosa duradera (me refiero a más de seis meses) alguna de las dos personas (o las dos) pierdan su identidad. Sucede que se amoldan tanto a la personalidad del otro que olvidan sus propios gustos o motivaciones, lo cual no creo que esté enteramente malo: si así eres feliz, amoldándote a otro ser y olvidando lo que en verdad te gusta, es tu decisión.

En las relaciones actuales hay ciertas metodologías para no perder la identidad. Algunas de estas pueden (y deberían) ser: salir con tus amigos por lo menos una vez a la semana, tener un pasatiempo exclusivo, oír música diferente (no del todo diferente) y tener tiempo de calidad contigo mismo, y lo que llamaríamos un comodín (ir al museo, al cine, por un libro, por un café, pero totalmente solos).

¿Qué les parecen estas medidas para no perder la identidad? ¿Les agradan? ¿Les disgustan? ¿Las aplican o las han aplicado?

Reseña

Jean Marc y Chantal son una pareja medianamente feliz que vive en París. Su vida transcurre con calma y en apariencia tranquila. Hasta que un día Chantal ya no se siente lo suficiente atractiva como para conseguir las miradas de los hombres. A partir de este momento, Jean Marc intentará hacer que se dé cuenta que él sí se desvive por ella.

Chantal recibe una misteriosa carta de un admirador secreto, que le dice que la observa constantemente. Ella no sabe muy bien cómo reaccionar, y se debate entre guardar la carta, mostrársela a Jean Marc o destruirla. Al final tomará la peor decisión posible.

A través de la radiografía de una pareja en decadencia y que ha perdido la parte del yo, se presenta La identidad, un libro que va del amor melancólico. Kundera escribe para el amor, el desamor, el desequilibrio y la falta de identidad, así que tómelo cuando usted más lo necesite.

Opinión

Me puse a leer varias contraportadas de los libros de Kundera y este fue el que más me convenció: una vez más, bien aplicada la regla de que los libros te encuentran a ti en el momento que más los necesitas. El primer día me leí más de la mitad del libro, pero quise darle un pequeño respiro.

Kundera tiene ese poder de filosofar con los detalles, que en cualquier otro autor podrían parecer nimios. Él los explota y les da un sentido diferente, les da un sabor. Más que en las situaciones, se enfoca en los detalles. Digamos que comprendiendo los detalles se desatan las situaciones.

No es el romanticismo que todo mundo lee, sino algo más melancólico y real. Cómo una pareja ha perdido su identidad, y cómo de un malentendido (carente de comunicación) todo se tergiversa y toma acciones drásticas (quién sabe dónde habrá sucedido eso).

Disfruté mucho la primera parte, en la cual surge la crisis, y es que la fémina cree que ya no atrae la mirada de los hombres, y su hombre quiere hacerle dar cuenta que él daría todo su mundo por mirarla todo el tiempo. El final y las últimas quince páginas son las que merecían cinco estrellas, y a diferencia de la gran mayoría, que no están complacidas por ese tipo de finales, yo sí. Al menos con este, sí.

Los personajes, aunque son mayores, me parecen bobos, nunca se dan cuenta de la necesidad de su pareja. ¿Por qué? Por el simple hecho de que han perdido su identidad y necesitan recuperarla… o hablar.

¿Puedo volver a recuperar mi identidad, si la he perdido?

Título: La identidad

Autor: Milán Kundera

Editorial: TusQuets

Género: Misterio, Ficción/Romántico

País donde sucede: Francia

País de origen del autor: República Checa

Año de publicación: 1997

Páginas: 178

Días para acabarlo: 3

Calificación personal: 4.6/5

VoxBox.-

¿Es Monseñor Romero un santo?

¿Qué es la santidad? ¿En qué consiste ser santo? No lo sé. Yo soy una mujer limitada en tantas formas, que no puedo responder a esto. Dentro de mis limitaciones puedo asegurar algo… Monseñor Romero me hace pensar en dios y debo aclararlo: soy atea.

Opinión.- De seguro Monseñor Romero era un viejito aburrido y enojón, tan anticuado y tan cura de pueblo. Seguramente fue todo eso. Pero la gente cambia y en algunas ocasiones, como en esta, el cambio es bueno.

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez fue la opción más cómoda y segura de la oligarquía que apoyó su elección como Arzobispo de San Salvador en 1977, un tiempo donde la represión de los gobiernos militares ya daban como frutos los primeros movimientos civiles para exigir respeto a los derechos humanos. La iglesia católica, en especial en las zonas más pobres, fue un artífice de la organización de campesinos y obreros que, como ahora sigue, ganaban apenas para ir comiendo frijoles y sal. La oligarquía celebró su elección como cabeza de la iglesia católica. La alegría les duró poco.

Siempre he creído que marzo le pertenece a Monseñor Romero. Fue el 12 de marzo de 1977 cuando la realidad lo golpeó de frente en el rostro. Un grupo paramilitar mató a sangre fría al padre Rutilio Grande, un jesuita que era párroco en el municipio de Aguilares. Junto a él murieron un adolescente de 16 años y un anciano de 72. El anciano fue encontrado muerto, tratando de proteger con su cuerpo al padre Rutilio. Este hecho marcó el gran cambio de Monseñor Romero. Cuentan los testigos que al hacerse presente a la parroquia de Aguilares, Monseñor lloró a su amigo, el jesuita que había sido su compañero en el seminario San José de la Montaña. El padre Rutilio y sus dos acompañantes asesinados eran la representación clara de una realidad que no se podía negar: el pueblo estaba sufriendo, en este país no había espacio para la juventud y no había respeto para los ancianos. Seguimos igual.

Aquella misma noche, Monseñor le dio la primera muestra de cambio al gobierno de turno, pidió que se investigara el crimen y declaró que mientras no se encontrara a los autores materiales e intelectuales él no participaría en ningún acto oficial del gobierno.

La iglesia rompió así su eterna relación con el gobierno. Romero rompió con la oligarquía. Inició así un período de tres años de denuncias. El gobierno no solo mataba sacerdotes, sino que en aquel tiempo los desaparecidos, los presos políticos y los muertos en los basureros abundaron. El gobierno asesinaba a todo aquel que no estuviera de acuerdo con él. La oligarquía estaba manchada de sangre y todo se convirtió en una bomba de tiempo.

Romero tuvo que elegir un bando y eligió el bando de los humildes, de los desposeídos, de los reprimidos, de los empobrecidos. Eligió denunciar y su voz guio a un pueblo que hasta entonces había estado disperso, había estado huérfano, había estado humillado.

Durante tres años Monseñor fue la voz de los sin voz, le dijo al mundo lo que pasaba en mi país, contó las violaciones a los derechos humanos, contó del hambre y la injusticia, contó sobre los asesinatos y las desapariciones, contó que este país era masacrado y nadie hacía nada. Entonces sucedió. Lo asesinaron. Una bala lo calló para siempre, mientras convertía el pan en Cuerpo de Cristo.

El 24 de marzo de 1980 yo tenía dos años y medio. No recuerdo nada de ese día, pero sí recuerdo cuando descubrí a Monseñor Romero. Mi educación en un colegio católico me permitió conocer su historia, su pensamiento y su opción preferencial por los pobres. Me pareció que era la manera más sincera de ser buen cristiano: trabajar por la justicia y la igualdad social. Trabajé muchos años por esa razón. Quise poner en práctica sus homilías, quise pensar que un mundo distinto era posible. La vida se encargó de matar mi idealismo y ahora estoy alejada de la iglesia.

Sin embargo, Romero se quedó conmigo, a pesar de declararme atea desde hace más de diez años. Monseñor Romero se quedó en mi corazón por una simple razón: independientemente de la religión, fue un hombre que vivió para buscar la justicia para el pueblo, para pobres y ricos, para hombres y mujeres, para jóvenes y ancianos. Encendió una luz que a veces da un chispazo dentro de mí y me llama a vivir de manera justa y correcta. A ser coherente como él lo fue.

¿Es Monseñor Romero un santo? Sigo sin saberlo, pero no puedo menos que retomar las palabras de Ignacio Ellacuría, otro jesuita asesinado hacia el final de la guerra civil en mi país: “Con Monseñor Romero, Dios pasó por El Salvador”.

Todos los días debería ser Día de la Mujer

Día de la mujer. VoxBox.

Para nosotras, hay muchos hechos que a nivel social no están vistos con buenos ojos y que a pesar del tiempo siguen pareciendo una herida que escuece en el costado.

Opinión.-  Para nosotras, hay muchos hechos que a nivel social no están vistos con buenos ojos y que a pesar del tiempo, aunque hayan existido avances importantes como el voto femenino y otros no tan significativos a nivel histórico, como es la depilación desde las cejas hasta la punta de los deditos de los pies, siguen pareciendo una herida que escuece en el costado.

¿Qué pasa si una mujer va sola al cine? Están quienes pensarán: “Pobrecita, no tiene a nadie que la acompañe”; otros dirán: “Qué raro, tan bonita y que no tenga a nadie con quien ir”; y otros pocos, que dirán: “La verdad es que no necesita que nadie la acompañe para ir al cine”. Y así con ir a comer, a hacer diligencias, hacer ejercicio… Incluso aplica para cuando tienes 30 años y descubres que la verdad no quieres tener hijos, o no te quieres casar, o quieres obtener otro título universitario.

Pero ¿qué pasa si una mujer admite en público que se masturba? No lo hace debido a que es considerado un tema tabú por la sociedad y por eso se dan los casos de señoras que se reúnen con sus amigas de toda la vida,  cincuentonas, hechas y derechas, que entre tema y tema les sale comentar que nunca han experimentado un orgasmo.

En conmemoración al pasado Día Internacional de la Mujer, y tomando en cuenta que dicho día debería celebrarse a diario, a continuación les presentamos un libro que puede llegar a ser la cereza del pastel en la vida de una mujer.

Sexo para uno, de Betty Dodson.

Invita a las lectoras a cultivar la sexualidad femenina desde la hermosa comodidad de su mismo cuerpo, aprovechando la oportunidad para alejarse de tabús, aprender a querer su anatomía femenina tal y como es, coger algunos tips de cómo, cuándo y dónde, todo esto desde el punto de vista de la autora, que se desnuda ante nosotros para contarnos sus experiencias, que se enfrenta al mundo y a la crítica social hablando del tema “del que nadie habla”.

Sin embargo, a pesar de que parece un libro netamente femenino, no lo es. Se presenta la ocasión en algunos capítulos de conocer el punto de vista de los hombres y cómo la autora fue espectadora durante sus talleres de sexualidad, de la epifanía que tuvieron algunos hombres sobre sí mismos y sobre las mujeres, aquellas a las que tanto creían conocer, partiendo de que por probar una uva o cinco ya podían predecir cómo estaba el resto de racimo.

Un libro completo, de lectura ligera y agradable, que permite indagar en tu interior preguntándote: ¿Realmente me conozco? ¿Realmente conozco mi cuerpo? ¿Me quiero tal cual soy?

VoxBox.-

TOP 5: artistas que deberías estar escuchando

Artistas que deberías estar escuchando. VoxBox.

 

 

Por eso, aquí les presento el Top 5 de los artistas que deberíamos estar escuchando.

Música.- Hay cientos de artistas que pueden recorrer países enteros siendo un éxito en cada rincón que tocan. Sin embargo, hay lugares a los que jamás logran filtrarse en su totalidad, obligándonos a ir en busca de sus conciertos en cualquier otra parte del mundo.

Ya sea por falta de difusión o porque simplemente hay lugares que se caracterizan por escuchar un género musical especifico y, entonces, se vuelve un poco más complicado colocarse en las listas de preferencia.

Por eso, aquí les presento el Top 5 de los artistas que, a pesar de su éxito y trayectoria musical, sabemos muy poco de ellos, pero que sin duda alguna deberíamos estar escuchando:

Jamie Scott

Jamie es un cantante, compositor y productor británico de música folk, rock y alternativa que comenzó su carrera musical en el 2002. Su primer álbum como solista fue lanzado alrededor de 2005, llamado Soul Searching, y después de varias colaboraciones como compositor y productor, en 2015 lanza su segundo material discográfico, de nombre My Hurricane.

Aunque en Latinoamérica su trabajo no sea muy reconocido, estoy segura de que has escuchado algunas de sus composiciones en voces de One Direction, Nelly Furtado, Colbie Caillat, Enrique Iglesias, Ed Sheeran, Christina Perri, entre otros.

Paloma Faith

Esta compositora, cantante y actriz inglesa, cuyo género principal es el pop, soul, R&B y jazz, comenzó su carrera en 2007, pero no fue hasta 2009 que lanzó su primer álbum Do You Want The Truth or Something Beautiful?, seguido de Fall To Grace en 2012 y A Perfect Contradiction en 2014, siendo este último el más exitoso de sus proyectos.

Paloma anunció que su cuarto material, titulado The Architect, será lanzado en este 2017. Cabe mencionar que uno de los sencillos de su tercer álbum, Only Love Can Hurt Like This,  fue utilizado en su adaptación al español en la película mexicana A la mala, cuya interpretación está a cargo de Motel y María José.

Jon McLaughlin

Cantante, compositor y productor americano de pop rock, cuyo álbum debut se presentó en 2007 y de nombre Indianaen honor del estado de donde es originario. A este material le siguieron títulos como OK Now en 2008, Forever If Ever en 2011, Promising Promises en 2012, Holding My Breath en 2013 y Like Us en 2015. Uno de los instrumentos clave en la música de Jon es el piano y entre sus colaboraciones musicales podemos encontrar a artistas como Sara Bareilles, Jason Mraz y Van Hunt.

Brandi Carlile

Brandi es una cantante y compositora de folk rock y country alternativo, originaria del estado de Washington, quien junto a los gemelos Tim y Phil Hanseroth lanzaron su primer material titulado Brandi Carlile, en el año 2005. A esta producción le siguieron títulos como The Story en 2007, Give Up The Ghost en 2009, Live at Benaroya Hall with The Seattle Symphony en 2011, Bear Creek en 2012 y The Firewatcher’s Daughter en 2015. Este último logrando gran reconocimiento y obtuvo una nominación en la categoría de Best Americana Album, en los premios Grammy de 2016.

Robyn

Robin Miriam Carlsson, mejor conocida como Robyn, es una cantante y compositora sueca del género electro pop y dance pop que saltó a la fama en 1995, con su primer álbum llamado Robyn is Here. Su segundo y tercer material My Truth, de 1999, y Don’t Stop The Music, en 2002, solo fueron lanzados en su país natal. Sin embargo, su cuarta producción de 2005, Robyn, marcó su regresó al escenario internacional. Seguido de una trilogía de miniálbumes denominados Body Talk y que fueron presentados en 2010. En 2014 lanzó Do It Again y Love is Free en 2015. Su más reciente producción fue Trust Me,en 2016.

Robyn ha sido nominada y ganadora en innumerables ocasiones de distintos premios dentro del ámbito musical, por su maravilloso trabajo.

Espero que esta lista sea de su agrado y pueda contribuir a expandir sus gustos musicales y su playlist actual.

VoxBox.-

No todos somos cristianos

Cristianos. VoxBox.

Mi blasfemia mental continuó cuando pensé en Jesús de Nazareth. En el del Nuevo Testamento, no en el rubio, de ojos azules de “Jesucristo Súper Estrella”.

Opinión.- Cuando me pidieron que escribiera algo para este sitio, me dije que tenía que escoger un tema que uniera a las personas, algo que reconciliara a chicos y grandes, algo sobre lo que uno pudiera hablar un viernes por la noche con gente a quienes conoció ese mismo día. La inspiración me llegó en el supermercado. Ahí estaba pegado un cartel de una capilla ubicada en una colonia bien de San Salvador. En él, invitaban a los feligreses a reunirse para rezar y pedir por “sacerdotes santos”. ¡Ese era el tema que necesitaba! ¡Religión!

Fui criado católico, de niño alguna vez dije que quería ser sacerdote, fui a un colegio y a una universidad católica, hice mi primera comunión, mi confirmación y me dieron los santos óleos. Espero que esas credenciales me faculten para dar mi opinión, aun sin ser santo, ni querer viajar a Roma y/o ver al Papa.

Ahí estaba yo viendo el cartel. Mi primera reacción fue preguntarme “¿me dejarán pegar aquí publicidad para nuestras obras de teatro?”, luego deseé tener una cámara fotográfica y, después, me resigné a seguir mi vida, abrí una bolsita de maní y seguí caminando, pensando que antes de pensar en sacerdotes santos, podríamos perseguir metas menos ambiciosas. Algo como sacerdotes humanos con autocontrol, con un sano y genuino interés en el prójimo o con un verdadero compromiso con la justicia que los lleve a denunciar los abusos de sus otros compañeros. Sí, usé la expresión “sus otros compañeros” porque no todos los sacerdotes son malos y porque esas excepciones a la regla son muy raras y porque, como bien sé, “el enemigo” se vale de varios recursos para atacar la fe (¿ya les dije que vengo de un hogar católico?).

Mi blasfemia mental continuó cuando pensé en Jesús de Nazareth. En el del Nuevo Testamento, no en el rubio, de ojos azules de “Jesucristo superestrella” (aunque una pariente mía crea que sí era así porque “era otra época”). Me pregunté por qué causa tanto malestar el simple hecho de plantearse que él pudiera haber sido un humano común y corriente. Sí. Sé que la explicación a priori es el dogma religioso y que comer del fruto del bien y del mal y empezar a cuestionarse las cosas nos sacó del paraíso. Dejando de lado que cargamos con el pecado original y que pocas veces alguien se pregunta cómo se sentía Caín al ser constantemente ignorado, ¿por qué molesta tanto siquiera pensar que Jesús pudo no haber sido parte de una triada y quizá hasta tener una esposa, como era lo socialmente aceptado entre los judíos de la época?

Si algo nos han enseñado “Jupiter ascending” y la serie “Divergente” es que ser “la elegida” no es redituable. No hay nada atractivo en estar “predestinado” a ser grande. El público conecta más con una “Katniss Everdeen” (de piel morena en los libros) que, pese a las circunstancias, sigue manteniendo su humanidad y lucha contra la adversidad para salir adelante. Conecta más con una “Simplemente María” que de campesina pasa a ser la dueña de una casa de modas o con una “Gaviota” que de recolectora pasa a ser representante de la Organización Mundial del Café.

Haciendo un símil con estos importantes ejemplos, ¿No se vuelve más inspirador que Jesús haya sido capaz de enseñar desde su realidad? ¿No nos inspiraría más que un ser común y corriente pudiera haber inspirado a tantos, que los pudiera haber hecho reflexionar sobre la avaricia en los templos, los juicios a priori de mujeres adúlteras, que hubiera sido capaz de ver a las personas, más allá de los estigmas y prejuicios sociales?

Aquí ya me respondo a mí mismo. Por supuesto que entiendo que un individuo así, que inspira a cuestionar el poder y a rebelarse contra el status quo, no le conviene a una institución que necesita adeptos urgentemente para darle mantenimiento a las pinturas Renacentistas que tiene en su haber. Inspirar a los individuos a buscar transformaciones reales puede llegar a convertirse en una amenaza. A veces se hace más conveniente esperar que las zarzas vuelvan a hablarnos, calmar nuestras conciencias con alguna limosnita, ropa usada, ayunos “solidarios” y buenas intenciones. Después de todo, ya aprendimos una vez que cuestionar las cosas es obra de la serpiente.

Si usted llega aquí y es compañera de la iglesia de mi madre, por favor no se lo eche en cara. Ella ha intentado llevarme de nuevo al redil, pero recuerde que “la salvación es personal”, así que yo tendré que lidiar con estas cosas cuando luche por ser uno de los 44,000 en el día del arrebatamiento.

VoxBox.-

La puta de Babilonia

Testigos de Jehová. VoxBox.

Entonces no se puede decir que seamos un pueblo creyente, si ni siquiera saben la línea que separa su creencia de la duda.

Opinión.- Hace un instante acabo de hablar con los Testigos de Jehová, puntualmente con dos de ellos. Lo bueno de ser ateo es que siempre son bienvenidos los misioneros cristianos para echar la platicada, ya sea por curiosidad, ya sea por análisis. Ay, que pérdida de tiempo, me dijo alguien una vez, curiosamente, un creyente.

Querer convencerme pasa de un acto de fe a uno de necedad, pero claro, ellos no me conocen, de tal fortuna, no pueden saberlo. Empiezan su exposición con preguntas, para ponerme a reflexionar o para ponerme a dudar, el método es simple pero se nota que ha estado muy practicado.

En definitiva no están acostumbrados a que se les cuestione de nuevo, y ahí justamente inicia el juego. Tardan más tiempo de lo que esperaría en buscar los versículos que les pido que busquen en su biblia y también dudan de lo que les digo (y eso lo pueden constatar buscando en la biblia).

Menuda situación, los evangelistas evangelizados están, pienso yo. A modo de pena o como para variar un poco la plática me comentan que solo la primaria concluyeron, el señor tiene 60 años y su acompañante posiblemente 35.

A pesar de todo, estos misioneros, seguro estoy, leen más que la mayoría de creyentes y a pesar de eso, exactamente, no saben en lo que creen. Interpretar la biblia no es fácil, repetir como lorito sí. Se requiere primero amor por la lectura, partiendo de la letra tan diminuta y tan desesperante con la que usualmente las imprimen, quien no guste de leer, simplemente no leerá. Luego se necesitas otros conocimientos: geografía, historia, un tanto de política, una pizca de sociología y un manojo de acervo cultural para entender ciertos vocablos.

Sin duda entonces, un pueblo no educado, no instruido, no capacitado, por más que sus ciudadanos crean serlo, NO SON CREYENTES, son sometidos, que para mí no es lo mismo.

¿Por qué? debido a que creer es tener una conclusión previa pero en base a algo. Me explico. Yo corro 5 kilómetros en 30 minutos, pensar que pueda correr 10 kilómetros en 1 hora o un poco más, es algo razonable y sustentado en la experiencia previa de 5 kilómetros. Alguien que nunca ha corrido y diga que puede correr tantos kilómetros en tanto tiempo, solo habla disparates.

Sometidos porque se rigen a lo que sus líderes dicen. Líderes que de paso se ven severamente cuestionados hoy día. La mejor manera de aprovecharse de la ignorancia, es darle a un ignorante una idea que él crea que le pertenece, así no la cuestionará y siempre la defenderá.

Entonces no se puede decir que seamos un pueblo creyente, si ni siquiera saben la línea que separa su creencia de la duda, si ni siquiera pueden citar la biblia o saber buscar en ella.

Somos un pueblo sometido, que es una palabra menos bonita pero más certera.

 

VoxBox.-

La poesía es un mundo y el mundo es poesía

Poesía. VoxBox.

La única prueba concreta de nuestra existencia, la risa, el llanto, todo el amor y el odio, las dudas y la lucidez: la poesía.

Opinión.- El equinoccio de primavera suele ocurrir el 20 o 21 de marzo. Así que para asegurarse que siempre sea en fecha reciente de equinoccio es que se declaró Día Mundial de la Poesía.

En cierto modo es inevitable entonces asociar a la poesía con un mundo de color, vida, naturaleza y todo lo bienamado que nos ofrezca la existencia. Una concepción lírica y armónica donde nos llega la calma de las cargas de la vida. Con todo y eso, tendrá que reconocer que vivimos tiempos en los que se nos están acabando los lectores de poesía. ¿Cuántos poetas ha leído en lo que va del año? ¿Y de sus amigos, conocidos? ¿Cuántos poetas tiene usted noticia de que ellos hayan leído?

Con visión de profeta, Borges imaginaba un declive invisible de la poesía:

Ver en la muerte el sueño, en el ocaso
Un triste oro, tal es la poesía
Que es inmortal y pobre. La poesía
Vuelve como la aurora y el ocaso.

La poesía es para siempre. Siempre ha estado y siempre estará. Aunque fuera a un lado, en un lugar pequeño para el amplio público lector, que suele preferir cualquier otra manifestación del arte. Y suele ser lo primero que conocemos cuando nos acercamos a la literatura. Y suele acompañarnos cuando comienza a asolarnos la sombra de la muerte.

Octavio Paz afirmó en una entrevista que la poesía es la única manifestación del arte que puede encontrarse en todas las culturas del mundo. Es decir, aunque caiga en la explicación obvia, que en aquellas culturas donde no desarrollaron pintura, relatos, música o cualquier otra expresión: al menos tuvieron poesía, de alguna u otra manera. Siempre estuvo ahí.

Es así que la poesía no puede ser solo luz, equilibrio, conexión con lo maravilloso del mundo. En la poesía hay también dolor, hambre, sombra, deseos sórdidos, miedos, creencias y supercherías, y todo el cariz humano que a veces nos negamos a ver.

Tenemos entonces figuras que por años fueron esquivas, aunque ahora tan naturales para los lectores de este tiempo, como Charles Baudelaire (“Oh tú, que de la Muerte, tu vieja y firme amante, engendras la Esperanza – ¡esa adorable loca!”) y Arthur Rimbaud (“Antaño, si mal no recuerdo, mi vida era un festín donde corrían todos los vinos, donde se abrían todos los corazones”). También otras con su visión un poco oscura y pesimista, pero que también nos ofrecen reflexiones peculiares sobre la existencia: Edgar Allan Poe (“Tu alma, en la tumba de piedra gris estará a solas con sus tristes pensamientos. Ningún ser humano te espiará a la hora de tu secreto.”), William Blake (“tu lecho descubrió de alegría escarlata, y su amor sombrío y secreto consume tu vida.”).

Pero también hay personajes un poco más controvertidos, poetas a quienes los programas escolares suelen hacer a un lado, porque resulta demasiado embarazoso interpretar sus propuestas sin hacer caer en la tentación a los estudiantes de buscar más por su cuenta acerca de esas vidas decadentes, siempre al límite. Poetas que lo último que escribieron fue el texto previo a suicidarse.

Entonces tenemos a un José Asunción Silva, quien a los treinta años visita a un médico para que le dibuje sobre el pecho el lugar exacto del corazón. La siguiente noche reúne invitados en casa y al final de la velada se dispara con un revólver sobre el dibujo.

Alfonsina Storni dejó una nota con tinta roja las palabras “Me arrojo al mar”. Gérard de Nerval se ahorcó. Paul Celan se arrojó al Sena. Anne Sexton se encerró en su garaje, encendió su vehículo y respiró hasta morir intoxicada. George Trakl muere, pero por inhalar toda la cocaína que su cuerpo pudiera resistir. Hay muchísimos otros casos, cada uno con tremendas fatalidades.

Y por cuestiones personales, el caso que me resulta más conmovedor es el Cesare Pavese, cuyo poema sigue siendo evocado por la sencillez de sus palabras, pero contundencia en el mensaje: “Oh, amada esperanza, aquel día sabremos, también, que eres la vida y eres la nada. Para todos tiene la muerte una mirada. Vendrá la muerte y tendrá tus ojos. Será como dejar un vicio, como ver en el espejo asomar un rostro muerto, como escuchar un labio ya cerrado. Mudos, descenderemos al abismo”.

Pero este no es un día negro. También hay poesía en las rimas y jitanjáforas que suelen aprender los niños. A veces las causas sociales se expresan (no siempre con la mayor fortuna) con palabras poéticas. Lo que nos conmueve hasta las lágrimas, lo que nos llama y atrae, la simple sensación de extrañamiento. La poesía está en todas partes.

Gabriel García Márquez brindó por ella en la cena de gala de los premios Nobel, y citó a Luis Cardoza y Aragón, atribuyéndole una idea que muchos intuyen, aunque no todos están de acuerdo: la única prueba concreta de nuestra existencia, la risa, el llanto, todo el amor y el odio, las dudas y la lucidez: la poesía.

VoxBox.-

Carácter ¿Una realidad transgresora?

Transgresora. Cáracter, Federico Vite. VoxBox.

Lo primero que he de expresar es que estoy sumamente molesto, ¿cómo es que estas joyas transgresoras no se encuentren en cada librería del país?

Previo: ¿Realidad transgresora?

Opinión.- ¿Por qué a la mayoría de las personas no les fascina leer ficción transgresora? Claro, porque tienen suficiente basura en sus vidas diarias como para querer leer los problemas de alguien más, muchas personas prefieren leer cosas rosas para aminorar el impacto de la vida marchitándose cada día. Yo no soy igual, me gusta leer la transgresión de la vida, porque así puedo compararla y sentirme menos infeliz. Recordemos que siempre habrá alguien más jodido que tú, y no es que me haga sentirme bien, sino que me hace sentir vivo, al menos me recuerda que lo estoy. En palabras del autor, él no escribe ficción transgresora, no, el escribe realidad, una realidad jodida que se amolda a su literatura. Así que la próxima vez que duden leer un libro oscuro y perturbador, pregúntense: ¿qué es peor: esto o la realidad?

Reseña

El singular protagonista de esta obra se llama Federico, él se encuentra realizando una travesía desde su natal puerto de Acapulco, hasta la Ciudad de México. ¿Cuál será el motivo?

Mientras comienza a adentrarse en cantinas, beber hasta la inconsciencia y enrolarse con señoritas de la vida nocturna, también va recordando el huracán que azotó el puerto, sus anteriores trabajos, a su familia y a todas esas mujeres que le jodieron/alegraron la vida. Pero ¿qué o a quién busca?

A través del retrato de un tipo solo, ebrio y devastado; se presenta “Carácter” una de las tantas joyas de Federico Vite. Donde el alcoholismo, la soledad, el amor y la necesidad se amalgaman en un mismo sentimiento. ¿Podrá encontrar lo que busca?

Opinión

Lo primero que he de expresar es que estoy sumamente molesto, ¿cómo es que estas joyas transgresoras no se encuentren en cada librería del país? No concibo entender cómo somos capaces de reproducir, leer y comprar tantísima porquería que hay en las librerías y no darle una oportunidad a estos libros ni a estos autores.

Si usted cree que no hay buenos escritores mexicanos, si usted cree que en este país no hay talento, o si usted cree que nos hace falta calidad, entonces usted se puede joder, lo que no existe son oportunidades, espacios o incentivos para la creación de tales obras.

Me exacerba que seamos un país que le da prioridad a otras cosas absurdas y no al talento nacional ni a su reproducción. Aunque al menos esto parece que va desapareciendo paulatinamente… muy paulatinamente.

Es demasiado sucio, transgresor y sórdido. De hecho creo que es incluso demasiado sucio para el estilo en general, el autor narra tan bien todo que pude sentir el trago refrescante de la cerveza bajando por mi garganta, el dolor de cabeza después de una cruda, y el vaho que expide el vomite mezclado con orines. Todas estas maravillas encontradas en alguna cantina del centro.

En toda la obra fui subjetivo, y no porque me lo regalara el autor, sino porque todo el libro lo leí con su voz y con esa particular dicción que tiene. Eso de conocer un poco de la vida de quien lo escribe, aunque sea por cinco minutos te da un panorama mucho más profundo de lo que está por suceder, además que le vi mucho parecido con la pelicula “Leaving Las Vegas”, algo me recordó…

Y aunque quería que el final fuese más destructivo, me gustó, fue bastante pertinente. La parte que más rescato fue en la que habla de la mujer de su vida, y de otras tantas. Pude llegar a comprender un par de sentimientos, o al menos intentar hacerlo. Creo que ahora quiero leer todo del autor.

¿Existe alguna definición particular para el sentimiento de estar anestesiado?

 

Título: Carácter

Autor: Federico Vite

Editorial: Ediciones Monte Carmelo

Género: Ficción transgresora

País donde sucede: México

País de origen del autor: México

Año de publicación: 2011

Páginas: 139

Días para acabarlo: 3

Calificación personal: 5/5

 

VoxBox.-

 

Iron Fist: el gran fracaso de Netflix

Iron Fist. VoxBox.

(SÍ, CONTIENE SPOILERS)

Iron Fist, otro de los Superhéroes de Marvel producidos por Netflix en forma de serie, llegó a nuestra parrilla el 17 de marzo. Y sí, es una decepción.

Opinión.- Iron Fist tenía muchos elementos para volverse, como mínimo, tan buena como el resto de sus hermanas. Pero no, falló. Falló mucho.

No solo en términos de las similitudes con Arrow, que es el producto con el que inevitablemente surge la comparación, sino también en la propia ejecución de su propuesta de acción, ejecución de misterios y cada elemento narrativo que la marca en sus primeros episodios.

Netflix lleva poniendo en el pedestal a varios superhéroes en los últimos años: lo hizo con Daredevil, con Jessica Jones y con Luke Cage. Digamos que Jones y Cage son bastante aceptables. Pero Daredevil sí fue otro nivel, hay que aceptarlo.

Y por eso precisamente, es que creo que no hay que ser fatalistas. Alguna cagada tenía que tener: se llama Iron Fist.

Digámoslo sin mucho preámbulo: es aburrido. El misterio que pretenden imponerle a los 13 capítulos resulta francamente infantil. El personaje de Danny Rand no es tan complejo y profundo como le gusta aparentar y, al menos a mí, me parecieron muchísimo más entretenidos los “dramas” secundarios de la serie; como la pelea que se tenían los Meechum por mantenerse al frente de la compañía Rand.

A eso no ayuda el hecho de que Finn Jones, el actor que carga con la responsabilidad de llevar la serie, sin duda es el protagonista con menos carisma de todos los superhéroes Marvel presentados por Netflix. No solo eso, su absoluta carencia de técnica, o sencillamente el mal trabajo de coreografías,  despoja de la mística y las artes marciales que hacen de Iron Fist algo único, en desmedro de ideas regurgitadas que acercan al personaje a algo mucho más masivo pero, al mismo tiempo, menos encantador.

Los antagonistas tampoco ayudan en nada: no tienen ni el carácter del Kingping, ni la novedad del Purple Man ni menos el atractivo de Cottonmouth. Son simples multimillonarios avaros que sirven de mero entremés una vez que lleguen los villanos orientales ligados al origen del poder del Puño de Hierro.

Súmele a eso que las secuencias de acción no tienen nada que las distinga, por lo que no permitan hacer olvidar que sus personajes son planos y su producción no saca partido al hecho de que este es realmente el primer héroe con superpoderes llamativos que tienen a su disposición en Netflix.

El único atractivo real de Iron Fist es que será uno de los superhéroes que se sumen a The Defenders. Pero aún así, me parece una razón bastante pobre.

No, no la recomiendo. No merece la pena. Mejor búsquense otra serie para ver mientras llegan las siguientes temporadas de Daredevil, Jones y Cage.

Me lo van a agradecer.

VoxBox.-