Regresó el terror: AHS

No me gusta el género de terror. He visto pocas películas de miedo, soy muy nerviosa.

Sin embargo, desde que me encontré con American Horror Story el gusto por el terror y el suspenso he superado mis propios demonios y me enganché a ver las primeras temporadas casi con devoción. La primera temporada que vi fue la tercera: Coven. Quizá sea mi afición a las relaciones entre mujeres y el feminismo, pero me pareció bien argumentada y sobre todo, bien documentada, me sorprendió encontrarme con historias antiguas sobre mujeres acusadas de brujería.

La segunda temporada que vi fue la segunda: Asylum. Fantástico regreso a los años 50’s y a toda la mística alrededor de los manicomios y el tema de las posesiones demoníacas me dejaron pensando seriamente sobre la necesidad de acompañamiento espiritual de vez en cuando. Me pareció interesante que apareciera también el tema de las abducciones.

Para cuando llegue a ver la primera temporada, Murder House, ya era una fanática, nunca he amado tanto las actuaciones de Jessica Lange, Katy Bates y de Angela Bassette como en esta época de mi vida. Murder House tiene esos tintes nostálgicos de los noventas, tan enganchadores para gente de mi edad, sumándole la apacible vida de pareja que se intenta reconciliar.

Luego de algunas semanas de espera llegó a mi la cuarta temporada: Freak Show. Exquisita. Aunque a estas alturas ninguna supera a la tercera temporada que sigue siendo mi favorita.

La serie no tuvo suerte conmigo, llegó la quinta temporada titulada “Hotel”, cambios se dieron, entre ellos, ya no aparecía Jessica Lange y se integró Lady Gaga, no me mal interpreten, la cantante en cuestión me simpatiza y hasta conozco algo de su producción musical, pero en lo personal esa temporada no me gustó. El tema del vampirismo no me atrapó y la abandoné en el tercer capítulo.

Ahora regresó. Estoy emocionada, decidida a otorgarle mi perdón y olvido por la decepción de la temporada anterior y me embarco a descubrir la sexta temporada: My Roanoke Nightmare.

Para quienes tienen buena retentiva, la colonia desaparecida en la que se basa esta nueva temporada fue mencionada en la primera temporada, cuando una medium explica un conjuro para deshacerse de fantasmas. En esta temporada regresan actores que ya han aparecido en temporadas anteriores, como Cheyenne Jackson, Wes Bentley y Finn Wittrock. Con ellos seguirán la serie Sarah Paulson, Katy Bates, Angela Bassette, Lyli Rabe, Denis O’Hare y Lady Gaga.

Definitivamente hay mucho por descubrir en esta  nueva temporada y estaremos atentos a seguirla muy de cerca.

El creador de Black Mirror cree que Trump ganará las elecciones

Black Mirror es una serie británica que se ha destacado por imaginar escenarios inquietantes y aterradores que son lo suficientemente fantásticos como para ser catalogados como ciencia ficción, pero también bastante cercanos y familiares como para hacernos pensar que estamos nada más que a un avance tecnológico o un hecho fortuito de distancia para que sucedan realmente (está disponible completa en Netflix Latinoamérica)

Con la ventaja de ser una serie antológica —cada episodio es independiente de los demás—, Black Mirror se las ha arreglado para mostrarnos diversas historias que suenan demasiado plausibles en un futuro especialmente oscuro.

De todas maneras, la realidad no parece estar del todo a salvo de amenazantes escenarios futuros, y como buen creador de este tipo de historias no particularmente optimistas, Charlie Brooker, el artífice de Black Mirror, está convencido de que Donald Trump va a ganar.

En una entrevista con The Daily Beast, Brooker habló sobre las elecciones presidenciales estadounidenses:

«Me parece aterrador porque creo que Trump las va a ganar. Todavía estoy decidiendo si construyo un bunker o no. Es decir, venimos de todo lo del Brexit, por supuesto que Trump va a ganar. Tengo que imaginar que ya ganó y que no ha podido llevar a cabo todas esas cosas horribles que se propone hacer».

Hace algún tiempo un escándalo vinculado al primer ministro británico David Cameron y una turbia anécdota de sus tiempos de universitario, hizo que todo el mundo viera un episodio de Black Mirror (el primero de la serie, en el que el ficticio primer ministro se ve obligado a tener sexo con un cerdo en la televisión en vivo) como una suerte de premonición.

Ahora, en cambio, suena pertinente otro episodio titulado «The Waldo Moment» (temporada 2, episodio 3). En él, un fracasado comediante que interpreta a un personaje satírico decide postular su candidatura a las elecciones a modo de chiste, solo para descubrir que su discurso agresivo y antipolítico resulta increíblemente popular entre los votantes.

Al respecto, Charlie Brooker dijo: «En ese momento me pareció que era uno de esos capítulos fallidos, uno el que no logramos que fuera realista. Pero ahora lo miro y pienso, maldición es Trump».

(Fuente: Batanga.com)

¿Cuáles son los peores países para conducir?

Waze, aplicación pionera en la navegación móvil, realizó por segundo año consecutivo el Índice Global de Satisfacción del conductor, para conocer el grado de satisfacción de los conductores analizando el comportamiento de millones de usuarios activos en 38 países. Actualmente la aplicación cuenta con 65 millones de usuarios activos mensuales en 185 países; para el estudio se enfocaron en aquellos lugares con más de 20,000 usuarios activos por mes.

Holanda, por segundo año consecutivo, fue calificada como el mejor país para conducir al obtener 7.54 en una escala del 1 al 10, donde 10 representa una satisfacción total. Mientras que El Salvador fue el país peor calificado por su 2.85 de calificación.

Se tomaron en cuenta la frecuencia y gravedad del tráfico; la calidad de la infraestructura vial; la seguridad del conductor basada en la frecuencia de accidentes, y peligros en la vía, así como los servicios que tienen los conductores en el camino; la ubicación de gasolineras y disponibilidad de lugares de estacionamiento; el factor socioeconómico basado en el poder de adquisición de un automóvil, y el impacto del precio del combustible.

En Latinoamérica, México se posicionó como el cuarto mejor país para manejar, sólo por debajo de países como Puerto Rico, Argentina y Brasil. Sin embargo, perdió un punto de calificación en la escala; mientras que el año pasado la satisfacción de los conductores en el país fue calificado con seis puntos, este año registró cinco. A nivel global, México se colocó en el lugar número 21, de los 38 países evaluados. Los factores mejor calificados en el país  fueron la infraestructura y seguridad vial.

A nivel global, además de Holanda, países como Francia, Estados Unidos, República Checa y Suecia se colocaron en los primeros lugares. Por el contrario, Indonesia, Panamá, Guatemala y Filipinas acompañan a El Salvador con las calificaciones más bajas en la escala del estudio.

En América Latina, del mismo modo, Argentina se posicionó como mejor país para manejar, con 7 puntos sobre 10, seguido de México, con 5 puntos. Monterrey, Buenos Aires, Porto Alegre, Salvador y Sao Paulo resaltaron como las ciudades metropolitanas mejor calificadas.

Si la patria es mentira

El 15 de septiembre en mi país se celebra el Día de la Independencia (junto con algunos otros países de Centroamérica). Este año, dicen, la patria cumple 195 años de haber nacido. A mí no me consta, pero digamos que fuera cierto.

Hoy, por primera vez en mi vida, asistí al desfile que se hace desde la oficialidad para celebrarle el cumpleaños a la patria. Lo hice por razones ajenas a mí, debo aclarar, y me era imposible zafarme del compromiso. Así que bueno, me guardé mi tedio hacia las grandes aglomeraciones de personas, mi horror hacia los símbolos patrios, y mi profundo asco hacia los discursos oficiales y me fui. Al menos podría hacer algunas fotografías.

Nunca había estado en uno de esos desfiles. Son aburridos, hay que decirlo. A menos que a uno le guste escuchar hablar al presidente sobre lo maravilloso que es todo en este país —los problemas sociales no existen en los discursos presidenciales— y ver cómo marchan obligados estudiantes, policías y militares, no hay nada que ir a hacer a una de esas celebraciones.

Como dije, nunca había estado en esos desfiles. Mi familia nunca me inculcó ese tipo de cosas y yo se los agradezco de todo corazón. Pero fuera de lo aburrido, debo admitir, las cosa no iban tan mal. Al discurso del presidente apenas le puse atención y el día estaba opaco y me encontré a varios amigos y salir de la rutina casi siempre cae bien y habían muchos colores y muchas estampas bonitas, que no representaban en nada la realidad del país, pero que de todas formas eran bonitas.

Y sí, en medio de toda aquella parafernalia también recordé esa crítica común que mis amigos más «letrados» lanzan cada 15 de septiembre: ¿Independencia de qué?, No hay nada que celebrar, Este país es un chiste, Seguimos siendo esclavos de… y ese tipo de reflexiones bastante simplistas. Pero en ese momento uno lo piensa de verdad: hay un estadio lleno de personas vestidos con los colores de su bandera; a menos de 20 metros se encuentra el presidente con su gabinete, y todos los más altos líderes del país, celebrando esto a lo que llamamos patria. Hay gente de todas partes del mundo. Hay prensa de todas partes del mundo. Hay niños con la cara ilusionada. Hay gente que sin dudarlo daría la vida por su tierra… ¿Es mentira la patria? ¿De verdad estamos tan jodidamente equivocados? ¿Es tan descarada la historia oficial? ¿Por culpa de la patria es que hay más militares que estudiantes?

Sí, la respuesta a todo es sí. Un desfile me bastó para saberlo: la patria que nos enseñaron en la escuela no existe.

Pero un desfile también me bastó para entender que hay gente allá afuera, muchísimo menos afortunada que yo, que necesita creer en su patria con la misma devoción con la que necesitan creer en su dios. Solo había que ver algunos de esos rostros para saberlo. Gente a la que le hace muchísima ilusión pensar que existe algo más grande que nosotros que le da propósito a todo esto: que el sufrimiento, la violencia, la sangre y la paranoia algún día puede terminar. Porque la patria —su patria— prevalecerá. Y eso les da fuerzas.

Y creo que eso está bien. Si la patria es una mentira, ojalá que por lo menos sirva para eso: para darnos fuerzas.

(Algunas fotos)

¿Son estas las muertes más absurdas de la historia?

Detalles.- ¿Son estas las muertes más absurdas de la historia?

La muerte casi siempre es un acontecimiento trágico, sobre todo cuando se trata de grandes “personalidades”. Pero quién dice que lo trágico no puede también ser absurdo… aquí dejamos algunos ejemplos:

Albert Camus

Hasta los más célebres literatos son presos de sus palabras. Es el caso Nobel de Literatura de 1957, el francés Albert Camus, que por Karma o mala suerte murió de la forma más absurda, según sus propias palabras. Cuando los medios dieron la noticia de que el ciclista Fausto Coppi había muerto en un accidente de tráfico, el escritor declaró que no conocía una manera más idiota de morir. Días más tarde, Camus fallecía de esta forma. Ironías de la vida.

Arnold Bennett

Este novelista y dramaturgo del siglo XX creyó saber más que nadie, y acabó pagándolo caro. En 1931 en París se creía que el agua estaba contaminada por tifus, y Bennet, en un alarde de superioridad, decidió beber de ese agua para demostrar que el pueblo, inculto, no tenía razón, y que el agua estaba en perfectas condiciones. A los pocos días murió de tifus.

Papa Adriano IV

Según afirma Gregorio Doval, autor de El libro de los hechos insólitos, mientras el papa paseaba, se le metió una mosca en la boca, quedándose atragantada en su garganta. Por más que lo intentaron, nada se pudo hacer y murió asfixiado de la forma más tonta.

Allan Pinkerton

Fue el fundador de la primera agencia de detectives del mundo, la Agencia Pikerton, pero hasta los más astutos tienen sus momentos tontos. Resbaló mientras caminaba y se mordió fuertemente la lengua, lo que al poco tiempo le provocó una gangrena que acabó con su vida.

Maximiliano de Austria

Comer fruta siempre es bueno, pero en exceso ya se sabe… Eso le pasó a este emperador germánico romano, que murió por una fuerte indigestión por comer melones.

Esquilo

Este dramaturgo de origen griego fue el creador de la famosa tragedia griega, aunque su muerte más que trágica parece sacada de una comedia. Su vida acabó cuando una tortuga cayó de las garras de un águila y le golpeó la cabeza.

Francis Bacon

Este célebre filósofo, abogado y escritor murió por curiosear. Intentaba comprobar si el frío era bueno para la conservación de los alimentos, y salió a la nieve a enterrar un pollo con la mala suerte de conseguirse una neumonía, que poco tiempo después acabaría con su vida.

Enrique I de Castilla

La historia suele contar cómo los reyes morían en el campo de batalla o en su cama por alguna enfermedad, tras años y años de duro reinado, pero Enrique I no corrió esa suerte. Con tan solo 13 años, sin apenas oler el trono, falleció de una pedrada mientras jugaba con sus amigos.

VoxBox.-

El Arte del dolor y algunas reflexiones

Sábado por la mañana. Aún no me acostumbro a levantarme temprano, una incipiente resaca me dá la sensación de vacío en el estomago,  y aunque fue una memorable noche de copas entre amigos, no puedo sacar de mi mente que estoy a punto de experimentar una gran cantidad de dolor.

Mi tatuadora pregunta sí bebí, a lo que contesto que un poquito… ambos sabemos que esas onzas de licor extra en mi sangre harán que duela muchísimo más y que la cicatrización será más lenta.

Y así comienza el ritual. Una lenta revisión de los materiales; unos retoques al diseño; aplicar  la glicerina sobre la piel para poner la plantilla; escuchar el zumbido que hacen las bobinas mientras la aguja sube y baja a una velocidad imperceptible para los seres humanos, la vaselina para que la piel se mantenga tersa… y así, trazan la primera línea, el sentimiento atemorizante que me acompañaba se transforma en una respiración pausada y tranquila mientras pasan las horas para ver mi tatuaje terminado.

En mi país es cada vez más común encontrarnos con personas que posean algún tatuaje,  aunque el estigma social aún está ahí. El uso de estos accesorios de lujo es cada vez más aceptado en una sociedad que por lo general estigmatiza y excluye a las personas que considera diferentes. He aprendido que la única forma en que acepten lo diferente es que la mayoría se vuelva diferente.

Pasan las horas y lo que parece una mancha amorfa de tinta, sangre coagulada y plasma, va tomando forma cuando la limpian. El tatuaje está casi listo —después de casi 4 horas de asfixiante agonía— la pequeña molestia se convirtió en un dolor agudo y sobrecogedor y se ha transformado en una obra de arte único que podré llevar conmigo siempre.

Pero falta lo más importante: la tinta blanca. Odio la tinta blanca. No es que duela más o menos, es que la aplican por último y esto la hace una experiencia en exceso desagradable.

El problema con los tatuajes en el mundo contemporáneo es que, desgraciadamente, fueron adoptados por instituciones criminales como una forma de marcar su identidad, con sus propias simbologías, tatuajes «premio» y para determinar rangos y labores en su estructura interior. La mafia rusa, los Yakusa, los Bloods, los Crips, los Wah Ching, la hermandad aria o los conocidos pandilleros de mi país tienen ese algo común, la jerarquía y los deberes dentro de la institución se diferencian por medio de los tatuajes, además de brindar sentido de pertenencia y hermandad.

La maquinita se apaga. El dolor empieza a convertirse en ardor y me dicen que lo dejaran un rato a que reciba aire. Después de 10 minutos y un par de cigarrillos es hora de vendarlo; ponerle un poco de solución anti bacterial y una envoltura incomoda de plástico esterilizado. Estoy listo para irme a casa. Las recomendaciones son las mismas de siempre, creo que ya ni les doy el cuidado necesario pero se mantienen vivos, como un diario en mi piel, de las etapas por la que atravieso en ese momento de mi vida.

Me alegra que en cierta medida se acepte cada día más el uso de tatuajes, que deje de ser una moda y se convierta en un modo de expresión artística. Ojalá algún día pueda caminar por mi tierra recibiendo el sol en mi piel sin sentir temor de alguna mala mirada, un comentario innecesario o algo peor, que es lo que más atemoriza a las personas con tatuajes.

 

Juan Carlos Rivera. Diseñador Gráfico y colaborador de VoxBox.

Fotografía original del autor. Instagram: @jc_theunburnt

Johnny Ramone: delincuente punk

John William Cummings nació el 8 de octubre de 1948 y murió el 15 de septiembre de 2004. Fue delincuente en su adolescencia y admirador del rock de la década de los 50. Aquella admiración lo hizo formar una banda llamada Tangerine Puppets que no tuvo mayor trascendencia.

Pero en 1974 aquel jovenzuelo descarriado, continuando con su fascinación por el rock, fue co-fundador de una de las bandas más emblemáticas del punk a nivel planetario: Ramones.

Sí, John Cummings fue mundialmente conocido como Johnny Ramone. En 2003 fue considerado con el puesto Nº16 en Lista de los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos.

  1. I Wanna Live (1981).

El único single del regular Halfway to Sanity tenía en la cara B Merry Christmas (I Don`t Want to Fight Tonight!) y salió en noviembre, dos meses después que el disco. La compuso Dee Dee y Marky había vuelto al grupo por aquel entonces.

  1. Do You Remember Rock’n’Roll Radio? (1980).

El primer tema de End of the Century homenajea los orígenes del rock y de sus emisoras con una frescura y una complejidad desconocida hasta entonces en la banda.

  1. I Wanna Be Sedated (1978).

La cara B del segundo single de Road to Ruin habla de una huida por aburrimiento, pero a nosotros nunca nos pareció aburrida. El vídeo se grabó diez años despúes.

  1. Sheena Is a Punk Rocker (1977).

La simpleza y la efectividad cantando a la libertad e identificando la nueva tendencia rockera con una mujer. Fue su primer gran éxito y apareció en plena efervescencia creativa, tres discos en año y medio, bastantes meses antes que Rocket to Russia, disco en que se incluyó.

  1. Blitzkrieg Bop (1976).

Primer single y primera canción de su primer disco, con ella nació una de las últimas renovaciones del rock. La guerra relámpago que cuentan fueron los tres años en que el punk desestabilizó al rock progresivo y el glam devolviendo la juventud a las cuatro cuerdas.

 

¿Qué sucedió el 15 de septiembre?

1821.- Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, que conforman las Provincias Unidas de Centroamérica, proclaman su independencia de España.

1829.- Aunque promulgado por Miguel Hidalgo en Guadalajara el 6 de diciembre de 1810, en México, el presidente Vicente Guerrero expide un decreto aboliendo la esclavitud en el todo el territorio.

1830.- Ve la primera luz el presidente mexicano Porfirio Díaz Mori, militar que encabezó un gobierno estricto durante casi 30 años, situación que genera la Revolución Mexicana que lo lleva al exilio. Muere el 2 de julio de 1915, en París, Francia.

1854.- En el Teatro Santa Anna de la Ciudad de México es cantado por primera vez el Himno Nacional, con la música de Jaime Nunó Roca y letra de Francisco González Bocanegra.

1946.- Nace el actor estadunidense Tommy Lee Jones. Destaca en películas como «Batman forever», «Hombres de negro» I y II, «Volcán», «Alerta máxima», «Desapariciones» y «El fugitivo», por la que se hizo acreedor al Premio Oscar.

1946.- Nace el director y guionista estadunidense Oliver Stone, quien en 1978 gana su primer Oscar por el guión de «Expreso de medianoche»; en 1986 consolida su éxito al recibir cuatro galardones por «Platoon», entre ellos a Mejor Película y Mejor Director. Estrenará el filme «Snowden».

1972.- Nace en Oviedo, España, la princesa Letizia de Asturias. Su nombre real es Letizia Ortiz Rocasolano. Es licenciada en periodismo y hace su doctorado en México. El 22 de mayo de 2004 se casa con el príncipe Felipe de Asturias, con quien procrea dos hijas, Leonor y Sofía.

1976.- Nace el músico escocés Paul Thompson, baterista de la banda de rock indie Franz Ferdinand. En 2001 se une al grupo, con el que originalmente toca la guitarra.

2003.- El escritor estadunidense Stephen King es galardonado con la Medalla a la Distinguida Contribución a la Literatura Norteamericana. Es autor de más de 200 historias breves y 40 libros sobre historias de terror y misterio, algunas de las cuales han sido llevadas al cine.

2008.- Muere el músico británico Richard Wright. Es teclista y co-fundador del grupo de rock progresivo Pink Floyd. Además contribuye a la composición de algunos temas y ocasionalmente con su voz. Es considerado el quinto mejor tecladista de toda la historia. Nace el 28 de julio de 1943.

Adolfo Bioy Casares y la soledad de los muertos

Adolfo Bioy Casares nació en Buenos Aires, Argentina el 15 de septiembre de 1914 (falleció el 8 de marzo de 1999). Fue un escritor que frecuentó la literatura fantástica, policial y de ciencia ficción.

Si no eres asiduo de la literatura, probablemente el nombre no te suena mucho, quizás ni siquiera conozcas su obra. Pero lo cierto es que Bioy Casares es uno de los autores fundamentales de la literatura argentina y latinoamericana. Amigo íntimo y frecuente colaborador literario de Jorge Luis Borges.

«La invención de Morel» es quizás su obra más famosa. Fue escrita en 1940 y responde al género de literatura fantástica. El mismísimo Borges escribió el prólogo de aquella joya y no le tembló el pulso al afirmar que no le parecía «una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta».

Si no conoces su obra, aquí te dejamos algunos incentivos para que comiences a buscar sus libros y disfrutar de uno de los autores más espectaculares de la lengua en español.

«Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros»

«El recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí»

«La eternidad es una de las raras virtudes de la literatura»

«El mundo atribuye sus infortunios a las conspiraciones y maquinaciones de grandes malvados. Entiendo que se subestima la estupidez»

«En la vejez todo es triste y ridículo: hasta la muerte»

«Qué sólos quedan los muerto»

«Revolución: Movimiento político que ilusiona a muchos, desilusiona a más, incomoda a casi todos y enriquece extraordinariamente a unos pocos. Goza de firme prestigio»

«La vida es difícil. Para estar en paz con uno mismo hay que decir la verdad. Para estar en paz con el prójimo hay que mentir»

«Creyó por primera vez entender porqué se decía que la vida es sueño: si uno vive bastante, los hechos de su vida, como los de un sueño, su vuelven incomunicables porque a nadie interesan»

«Ryunosuke Agutawa, escritor japonés, antes de quitarse la vida, compuso una lista de suicidas históricos en la que incluyó a Cristo»

¿Qué sucede cuando dejamos de comer carne?

Uno de los  grandes debates alimenticios y éticos ha sido el relativo a comer carne ¿Es malo o no? ¿Es contra la ética humana quitarle la vida a los animales para alimentarse, teniendo otras opciones? ¿Es saludable dejar de comer carne?

Al final del día las respuestas varían muchísimo: en la decisión de volverse vegetariano o seguir siendo «carnívoro» median muchas cosas como la educación, la religión o la cultura en la que se nazca.

Pero ¿Qué sucede realmente en nuestro organismo cuando dejamos de comer carne? Esto:

  1. Pérdida de peso

De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of the Academy of Nutrition an Diabetics, conducido por el Dr. Neal Barnard, profesor asociado en medicina de la Universidad de George Washington, el dejar de comer carne o volverse vegetariano siempre te conducirá a bajar de peso y a mantenerte más delgado. Según este estudio, las personas que dejan de comer carne bajan un promedio de 3.2 kilogramos y pueden bajar más a medida que pase el tiempo y se mantengan en esta dieta; él explica que esta es una consecuencia en el cambio de nutrición, y aún cuando tu intención no sea bajar de peso, es algo que sucederá.

  1. Bacterias saludables e hinchazón

De acuerdo con lo expuesto por la Dra. Liz Applegate, directora del programa de deportes y nutrición de la Universidad de California, el cuerpo humano tiene encimas que son las encargadas de procesar las proteínas tanto vegetales como animales que entran a nuestro cuerpo. A esto ella agrega que los nuevos carbohidratos no digeribles que provienen de las plantas hacen que aumente la cantidad de bacteria saludable en nuestros intestinos, lo que es muy bueno para nuestra salud, pero que al principio puede causar hinchazón, sólo hasta que nuestro cuerpo se acostumbre a las nuevas bacterias.

  1. Menos riesgo de infarto

Hay ciertas inflamaciones que son sólo el producto de nuestro organismo tratando de combatir algo que está mal. Este tipo de inflamación es temporal, pero las inflamaciones crónicas pueden ser peligrosas para tu salud y son las que duran por periodos expendidos. Estas inflamaciones crónicas han sido relacionadas con el desarrollo de arterosclerosis, infartos cerebrales, infartos, diabetes y enfermedades que tienen que ver con el sistema inmunológico.

  1. Protección contra las enfermedades cardiacas

Numerosos estudios que han involucrado a hombres y mujeres han llegado a la conclusión de que aquellos que no consumen carne tienen un 24% menos de posibilidades de sufrir de un infarto isquémico, es decir, el tipo de infarto que se ocasiona por la disminución en el tamaño de las arterias.

  1. Puedes perder el gusto

El zinc es el responsable de realizar una gran cantidad de tareas en el organismo; una de esas responsabilidades es la de sostener el correcto funcionamiento del sistema auditivo y gustativo. Por eso los expertos sugieren que las personas que no consumen carne o que consumen muy poca, que se aseguren de estar consumiendo la suficiente cantidad de zinc. Según los estudios, los vegetarianos necesitan un 50% más de este mineral que los carnívoros.

  1. Ayuda a que nuestros genes se reactiven

De acuerdo con algunos estudios científicos los antioxidantes y el sin fin de nutrientes que recibe nuestro cuerpo de los vegetales que ingerimos pueden cambiar la expresión de nuestros genes optimizando su función. Esto impulsa a que nuestras células sean más rápidas y efectivas a la hora de auto repararse, disminuyendo también las posibilidades de desarrollar cáncer. Además el no consumir carne hace a tu cuerpo más alcalino, reduciendo su acides y propiciando un ambiente más hostil para las células cancerígenas.

(Fuente: familias.com)