Propósitos de año nuevo, acá vamos de nuevo

La gente habitualmente hace propósitos para cada año que inicia. En lo personal no le veo sentido, siempre me ha parecido que un propósito es como el primo lejano y vago de una meta. Una meta me parece algo más “formal”, algo más medible y real. Algo palpable, aún así… respeto los propósitos de los demás, aunque no los entienda. Supongo que es una forma de avanzar en algunos aspectos de la vida y hay que ser honestos, todos nos los hemos planteado en algún momento de la vida.

Aún así, hago la elección acá de los propósitos que más he escuchado en estos casi cuarenta años de vida:

Bajar de peso

Esta empieza a aparecer allá por el 12 de diciembre, cuando todo mundo anda atiborrado de fiestas y salidas, por supuesto, toda esa comida y bebida va a dar a algún lugar, exacto: caderas, panza, glúteos, papada. Según estadísticas, enero es el mejor mes para los gimnasios, pero hay que ir en febrero para comprobar que el propósito no prosperó.  Además, los chicharrones no son tan exitosos si no fueran tan sabrosos.

bajar-de-peso

Acercarse más a la familia

Con la independencia económica y emocional del nido primario se va haciendo este propósito en tiempos festivos porque se nos echa en cara que solo para estas fechas (en diciembre) hacemos apariciones en la casa de los padres, la culpa es poderosa y simplemente prometemos mantener contacto. Por experiencias cercanas hemos comprobado que eso dura aproximadamente dos semanas, con suerte.

Conseguir pareja

¡Ah, el amor! La soledad no es buena, por eso muchos alrededor del mundo hacen el propósito de encontrar al “partner” adecuado para las aventuras que se acercan en el año nuevo. Créanlo o no, es un propósito muy común entre los hombres casados también.

Ser mejor persona

Enmendar errores, pedir perdón, realizar caridad, ir a la iglesia, portarse bien, ya no contestar esas llamadas en medio de la madrugada, no burlarse de los compañeros de la oficina, adoptar una mascota, regresar a los boy scout… elija la que más le guste, todas son camino para ser mejor persona en el año nuevo.

screen-shot-2016-12-30-at-09-33-08

Dejar el tabaco (o cualquier otro vicio)

La salud siempre es importante para la realización de un año exitoso. Por eso es importante el abandonar actitudes auto destructivas como los vicios, habitualmente la gente la agarra contra el tabaco, al final creo que la publicidad da resultado (si, esa que viene pegada en las cajetillas y muestran órganos en estado de descomposición gracias a los cigarros), por supuesto, siendo la cínica que soy, no le doy más de dos meses de INTENTO de dejar el vicio que sea (cigarro, alcohol y otros demonios)

Ahorrar

A veces no se sabe para qué, pero es importante ahorrar, hay gente que hasta abre una cuenta de ahorros exclusiva para no tocar esa plata durante el año, yo lo hice una vez. A un año, es comprobado, que se ha metido y sacado varias veces el mismo dinero. Todos queremos dinero, solo que a veces es tan difícil tenerlo junto a nosotros durante varios meses.

Conseguir trabajo (mejor)

Ya sea para mejorar económicamente, para aprender más o nuevos conocimientos, para alejarte de gente tóxica, no importa la razón, siempre queremos un (mejor) empleo. Los desempleados son los más constantes en este propósito, es la base para otros. Los que tenemos empleo, nos quedamos en la ensoñación.

Viajar

Ver nuevas culturas, probar nueva comida, sorprenderse con paisajes hermosos, perderse varios días en un país desconocido. Viajar siempre abre los ojos a nuevas cosas, es una forma de crecimiento humano y habitualmente nos da talante para seguir padelante. Este propósito si me lo he tomado con seriedad, no viajo todo lo que quisiera, pero habitualmente busco la manera de pasarme aunque sea una frontera al año, es una cuestión de salud mental.

screen-shot-2016-12-30-at-09-34-18

Terminar la carrera

Este propósito empieza a saltar en nuestras narices ahí por los 25 años y no vemos claro el final de camino académico de la universidad, vi a varios proponerse terminar la carrera en VARIOS años consecutivos, hay que dar mérito sobre el intento, bueno… de la intención.

Mudarse

A otra ciudad o al menos de casa, el cambio siempre es beneficioso, aunque a veces no cueste. En mi juventud me mudé mucho, cuando llegué a los 30 empecé a pensar que quería descansar un poco de tanta mudanza, me fui quedando quieta. No solo yo, lo noté en la gente que me rodea, pero los cambios fueron mutando, ahora el propósito era o mudarse a otro país o comprar casa propia y no volverse a mudar en el resto de la vida.

No importa lo que suceda, no importa si me burlo un poco, en serio, si tiene un propósito trate de cumplirlo, véalo como una cuestión de honor.

Escribir: la locura asumida

Cabría que pensar que sí. O al menos considerar la cuestión. Especialmente, cuando Kay Redfield Jamison —profesora de psiquiatría en la Universidad John Hopkins— demostró en su libro Tocados por el fuego que los artistas tienen 8 veces más posibilidades de sufrir una enfermedad mental seria (especialmente, desorden bipolar) que el resto de la población.  Eso si, la mayoría de los escritores nunca atribuye su enfermedad al arte, sino que se refugia en él para hacer frente a la depresión.

Y es que quizás la literatura sea, como decía Homer Simpson del alcohol, causa y solución de todos nuestros problemas.

Casos famosos de otros autores como Sylvia Plath, Mark Twain, Emily Dickinson, Stephen King, David Foster Wallace e incluso J.K. Rowling hablan por sí mismos. De hecho, los problemas psicológicos son tan frecuentes entre escritores que Hemingway llegó a llamarlos “la recompensa del artista”.

Históricamente, desde el romanticismo se ha visto la enfermedad mental como una especie de “precio a pagar” por la especial conexión con el elemento divino que tenían los escritores.

Después se interpretó en clave más pragmática: los escritores pasan muchas horas solos, pensando, y es una dedicación narcisista en la que se compite constantemente con los otros miles de novelistas, poetas, y dramaturgos que optan a uno de los pocos puestos que les asegurarían un lugar en el canon.

Sin embargo, un estudio de la Universidad de Graz (Austria) desarrollado por el científico Andreas Finkpodría tener una respuesta mucho más ajustada a la realidad.

Fink encontró una relación entre la “habilidad para crear una idea” y la incapacidad para suprimir la actividad del precúneo. 

El precúneo es una parte del lóbulo parietal superior del cerebro que en los sujetos sanos se activa cuando la persona descansa. Su activación está relacionada con la autoconciencia y con la gestión y reevaluación de recuerdos. Es decir, con pensar en las actividades realizadas y en nuestra propia vida.

En las mentes de los escritores, sin embargo, esta área cerebral está casi constantemente activada.

Es decir, un artista nunca descansa, nunca deja de juzgar todo lo que sucede comparándolo consigo mismo, tratando de encajarlo en su propia experiencia y adecuándolo a sus recuerdos , lo que produce un casi inevitable desgaste mental.

Si la tesis de Fink fuese cierta, esto querría decir que la enfermedad mental no es un don de los escritores, ni una maldición, ni una casualidad: es un caso de enfermedad laboral, igual que lo es la hernia en los albañiles y la silicosis en los mineros.

Sin esta atención total, sin esta sutileza para observarlo todo, difícilmente podemos comprender la figura del escritor. Las grandes obras de la literatura, de hecho, se caracterizan porque son capaces de apreciar —y de dotar de significado— cosas que los lectores no habíamos visto, o que habíamos ignorado.

Así puedes cancelar el envío de fotos y videos por WhatsApp

Tal vez te haya ocurrido alguna vez. Estás a punto de enviar un mensaje a través de WhatsApp pero, con las prisas, seleccionaste el contacto -o el grupo- equivocado.

Si, además, lo que vas a mandar es una imagen comprometida o un video personal que no desearías que viera tu compañero de trabajo (o la persona a quien se lo estás enviando por error), la situación se complica.

Pero ¡que no cunda el pánico! No todo está perdido. Afortunadamente, existe un truco para evitar le desastre en el último momento.

Aunque, para poder ejecutarlo, deberás ser rápido y darte cuenta a tiempo del problema.

Se trata de un recurso muy sencillo pero efectivo: dejar el dispositivo sin conexión a internet antes de que se complete el envío.

La clave es no dar tiempo suficiente al teléfono para que termine de mandar el archivo. Cuanto más pesado sea este, más tiempo tendrás a tu favor.

Y para llevarlo a cabo, deberás seguir tres sencillos pasos:

Lo primero que debes hacer es desactivar la conexión a internet lo antes posible, mientras la imagen todavía está en proceso de ser enviada. Si tienes un iPhone, tan solo debes desplegar el centro de control del teléfono (menú desplegable en la parte inferior de la pantalla) y seleccionar el icono que corresponde al “modo avión”. Si tienes un teléfono Android, deberás desplegar la ventana de notificaciones y pulsar en la opción “datos móviles y wifi” para desactivarla.

De esa manera, el proceso de carga y envío de la foto o video a través de WhastApp quedará desactivada.

Si, efectivamente, la imagen no se envió, entonces podrás observar un signo rojo de exclamación a la derecha de la imagen que indica que la aplicación no tuvo tiempo de completar la acción. Si tu teléfono es un Android, observarás que la foto o el video está difuminada, con una “x” sobre ella. En cambio, si la imagen sí llegó a enviarse entonces observarás dos pequeñas flechas en la parte inferior derecha de la misma (y ya no podrás cancelar la acción).

screen-shot-2016-12-29-at-12-49-39

Finalmente, tan solo debes eliminar la imagen, haciendo clic sobre el icono de exclamación y después sobre el de la papelera. En el caso de Android, simplemente debes pulsar de manera continua sobre la imagen para borrarla.

Y, por último, no te olvides de volver a conectar tus datos (si es que deseas seguir usando WhatsApp).

Así arrancarán Netflix y Blim el 2017

Como todos los meses, Blim y Netflix nos presentan las novedades de su catálogo para este primer mes del 2017.

Algunos dicen que esa competencia no es tal cosa, que Blim se le queda muy atrás a Netflix, pero acá están las novedades en cuantos a series de los dos servicios para que tú mismo lo puedas juzgar:

Blim

Súper X (a partir del 20 de enero)

El Rey

La Embajada

Hermanos

Soy tu fan

Entre Caníbales

Mi vida en Sayulita

Rica, Famosa, Latina

Programas en Español

Stand up

Incógnito

Mujer, casos de la vida real

Juan Pablo II

Papá soltero

War and peace

Resurrection

Wayward Pines

Agents of shield

Once upon a time

Scandal

Under Employed

Grachi

Heroes

Netflix

American Crime, temporada 2

Fleming: The Man Who Would Be Bond

Shadowhunters: The Mortal Instruments, temporada 2

Downton Abbey, temporada 6

The Shannara Chronicles, temporada 1

One Day at A Time, temporada 1

Historia de un clan, temporada 1

DC’s Legend of Tomorrow, temporada 1

You Me Her, temporada 1

Frontier, temporada 1

Terrace House: Aloha State, temporada 1 parte 1

Degrassi: Next Class, temporada 3

¿Con cuál te quedas?

Los 94 de Stan Lee en 10 fantásticos datos

Hace 94 años nació quizás el genio más importante del cómic. Stan Lee es el responsable de que Marvel sea lo que es ahora y el hombre clave en eso de convertir gente común en superhéroes. Hoy, que cumple años, te contamos algunas cosas que quizás no sabías sobre el padre de Spider-Man.

El nombre

En realidad se llama Stanley Martin Lieber. Sin embargo, de joven no quería manchar su nombre pues pensaba que esto de escribir guiones de cómic iba a durar poco. Cuando debutó en los años 60 como guionista del Capitán América, firmó su trabajo con el seudónimo Stan Lee. Hoy por hoy, lo que era un alias se convirtió legalmente en su nombre.

Los nombres

El sello de Stan Lee en sus personajes queda grabado en el nombre civil que ellos reciben. No se trata de una manía ni de una marca de fábrica pensada para que todo el mundo supiera quién creó a sus fantásticos héroes. ¿De qué se trata? Para no olvidar los nombres de los varios personajes que creó, Stan Lee decidió que el nombre y apellido de cada uno empezaría con la misma letra. Así tenemos a Peter Parker (Spider Man), Matt Murdock (Daredevil), Reed Richards (Mr. Fantastic) y Susan Storm (Mujer Invisible), entre otros. Igual, cualquier método es susceptible a los errores: el alter ego de Hulk se llama Robert Bruce Banner por una casualidad. Resulta que, confundido por los varios personajes que escribía a la vez, en un par de números lo llamó Bob en vez de Bruce. Cuando los fans se dieron cuenta, esta fue la respuesta del autor: «Sólo podemos hacer algo y no vamos a acobardarnos. A partir de este momento, su nombre es Robert Bruce Banner y así ya no habrá manera de equivocarnos».

En las películas

Stan Lee ama los cómics, pero su colosal ego ama también las cámaras. Ha aparecido en casi todas las películas sobre personajes de Marvel e incluso tiene una aparición animada en Big Hero 6. También ha aparecido en series como “The Big Bang Theory” e incluso fue parte de una boda televisiva de Spiderman en 1987.

También videojuegos

La identificación de Stan Lee con Spider-Man llegó a niveles increíbles en la penúltima entrega de videojuegos del héroe arácnido: puedes jugar como Stan Lee, pero con los poderes del héroe arácnido.

Escuela

Stan Lee también inventó el estilo Marvel para dibujar cómics. Se acabó eso de que el guionista manda sobre todo: él pasaba un resumen de una hoja al dibujante, que le entregaba el trabajo terminado, pero sin texto, para este que sea rellenado por el guionista.

¡Excélsior!

Stan Lee usaba una rimbombante palabra para firmar autógrafos a sus lectores. Excélsior no solo pega, sino que la tiene registrada a su nombre. Su importancia en el mundo del cómic es tal que Marvel lanzó una figura de acción con su  imagen, bajo la serie de muñecos Marvel Legends.

Reallity

En 2006 y 2007 Stan Lee sucumbió a la moda de la telerealidad, pero a su estilo. El programa que conducía reunía a varias personas que, disfrazadas de superhéroes, eran sometidos a diferentes pruebas para demostrar su heroísmo. El concurso, llamado «Who want to be a Superhero?» tuvo como vencedor a Matthew Atherton, cuyo personaje, Feedback, absorbe poderes de videojuegos.

También en papel higiénico

Acostumbradísimo a revolucionar el mundo de los cómics, Stan Lee tuvo una idea genial. Allá por 1979 lanzó una historia de Spiderman y Hulk ¡en papel higiénico! El cómic fue lanzado por la empresa Oh Dawn! Inc. y debe haber tenido una vida muy corta.

Just imagine

Si bien el sello Marvel y el sello DC son competencia, Stan Lee ha hecho algunas colaboraciones con dicha empresa. La serie «Just Imagine Stan Lee» pone a Superman como un extraterrestre sin tantos poderes, a Batman como un millonario luchador afroamericano y a la Mujer Maravilla como una activista peruana llamada María Mendoza que es poseída por un espíritu inca del bien que se reúnen en una atípica Liga de la Justicia.

Escritor serio

Para que no digan que un guionista de historietas no puede ser un escritor serio, Stan Lee adaptó uno de los clásicos de Shakespeare en un cómic que tiene esta inexplicable trama: «Después de crear el territorio más poderoso en la tierra y de la destrucción de sus enemigos mutuos, dos facciones súper humanas los Montesco (Enormemente poderosos Cyborgs hechos de ADN artificial) y los Capuleto (Humanos genéticamente modificados conocidos por su agilidad y velocidad) enfrentan sus poderes uno contra el otro. Los planes secretos de matrimonio de dos jóvenes enamorados traerá la paz o una guerra inimaginable que sacudirá las fundaciones mismas de la tierra».

Estas son las 5 familias más ricas de América Latina

Pese a las dificultades económicas que ha venido experimentando América Latina los últimos dos años, el club de multimillonarios de la región sigue sólido.

Dueños de fortunas de talla mundial, los miembros de las dinastías empresariales más poderosas de Latinoamérica acumulan patrimonios que sobrepasan el Producto Interno Bruto de algunos de los países más pequeños del continente.

Y pese a la mala hora política y económica por la que atraviesa Brasil, el mayor país de América Latina continúa dominando la lista de las grandes fortunas de la región.

Slim, US$50.000 millones

Del listado que compiló este año la revista Forbes sobre los multimillonarios de la región se desprende que tres de las cinco familias más ricas de América Latina son brasileñas.

Aunque el nombre más poderoso, por amplio margen, sigue siendo el del mexicano Carlos Slim Helu.

Su fortuna personal, estimada en US$50.000 millones, supera al patrimonio colectivo de cualquier otra familia latinoamericana y equivale aproximadamente al PIB de El Salvador.

Lemann, US$27.000 millones y Safra, US$17.000 millones

El segundo y tercer lugar en la lista de los más ricos de la región están en manos de dos potentados brasileños, Jorge Paulo Lemann y Joseph Safra.

Lemann es dueño de una porción significativa de la firma cervecera más grande del mundo, AB Inbev. Mientras que Joseph Safra es descrito por Forbes como “el banquero más acaudalado del mundo” por cuenta del control que ejerce sobre el banco que lleva su nombre.

En las últimas semanas, sin embargo, el nombre de Safra ha llegado a los titulares de los medios por una razón mucho más polémica. En abril pasado, las autoridades brasileñas lo acusaron formalmente de estar involucrado en el pago de sobornos a funcionarios.

Santo Domingo (Alejandro, Andres, Julio y Tatiana) US$14.000 millones y Telles, US$13.000 millones

En el cuarto y quinto lugar de las dinastías familiares más acaudaladas de América Latina aparecen dos nombres que nuevamente se remiten a los intereses cerveceros.

La familia Santo Domingo, de origen colombiano, agrupa a los hermanos Alejandro y Andrés, cada uno con un patrimonio estimado por Forbes en US$4.900 millones.

También es miembro del clan Julio Mario Jr., sobrino de los anteriores, con US$2.600 millones en el banco.

Y con una fortuna semejante, su hermana Tatiana, hoy casada con un miembro de la familia real de Monaco.

Todos son descendientes del patriarca familiar, Julio Mario Santo Domingo, fallecido en 2011, quien convirtió a la empresa cervecera colombiana Bavaria en la más importante de Colombia antes de venderla a cambio de un porcentaje accionario de 15% en el grupo SAB Miller, hasta el año pasado la segunda mayor productora de cerveza en el mundo.

A su vez, a finales de 2015, AB Inbev, la multinacional controlada por Jorge Paulo Lemann, compró a SAB Miller en un negocio estimado de US$107.000 millones.

Un negocio todavía pendiente de aprobación por las autoridades regulatorias, pero que promete riquezas todavía más fabulosas para los herederos de Julio Mario Santo Domingo.

La fortuna combinada de los cuatro Santodomingo mencionados alcanza los US$14.000 millones.

Supera así al patrimonio de la quinta familia más rica de la región, la del brasileño Marcel Herman Telles, quien tiene “apenas” US$13.000 millones, representados en un 5% de propiedad en la supercervecera AB Inbev controlada por su paisano Jorge Paulo Lemman.

Cerca de esta cifra también están otros clanes familiares brasileños como los Marinho, dueños de la cadena de medios Globo y los Sicupira, también accionistas en AB Inbev.

Vera Rubin: la amante de las estrellas

Esta es una batalla que tendrán que luchar las mujeres jóvenes.

Hace treinta años pensábamos que la batalla acabaría pronto,

pero la igualdad es tan elusiva como la materia oscura.

Vera Rubin

Muy pocas personas saben que el pasado 25 de diciembre murió esta mujer. Vera Rubin fue una apasionada astrónoma estadounidense, pionera en la medición de la rotación de las estrellas dentro de una galaxia. Sus mediciones pusieron de manifiesto que las curvas de rotación galácticas se mantenían planas, contradiciendo el modelo teórico, siendo la evidencia más directa y robusta de la materia oscura.

Pero para hablar de ella, hay que hablar sobre unos padres que no limitaron a sus dos hijas en sus intentos de entrar en el mundo de las ciencias. Vera y su hermana crecieron en el tiempo de la Gran Depresión y a pesar de las circunstancias siempre recordaron su infancia como un tiempo feliz.

Tuvo que luchar durante su vida por mantenerse en los círculos de científicos y ser tomada en cuenta y con seriedad, a pesar de que al llegar a la universidad una profesora le había recomendado dedicarse a pintar cielos estrellados, ya que le “llamaba la atención” la astronomía. Las mujeres en las ciencias siempre encuentra un camino muy lleno de baches, falta de confianza, ser metidas en estereotipos de los que es difícil salir, etc.

Vera Rubin obtuvo graduados Doctor Honoris Causa de numerosas universidades, entre ellas Harvard y Yale. Rubin fue astrónoma investigadora en la Carnegie Institution de Washington y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y de la Academia Pontificia de las Ciencias. Ha escrito en coautoría 114 artículos de investigación y es la autora de Bright Galaxies Dark Matters.

En 1970, Vera Rubin obtuvo la evidencia más fuerte hasta ese momento de la existencia de materia oscura. Si bien la naturaleza de la materia oscura es aun desconocida, su presencia es crucial para el entendimiento del universo y su futuro. A pesar de la importancia de sus estudios y descubrimientos, nunca una entidad mundial le otorgó el reconocimiento merecido por una vida dedicada, con amor y pasión, a la astronomía. Encontré una biografía magnífica de esta mujer, se las dejo acá y puedan conocer más sobre su vida en el blog LOS MUNDOS DE BRANA .

vera_rubin_second_from_left

Vera Rubin en 2009, con un grupo de científicas, es la segunda de izquierda a derecha.

La ciencia derriba el mito: las casualidades no existen

El científico estadounidense Joseph Mazur, del Marlboro College de Vermont, logró demostrar que no existen las coincidencias inesperadas, dado que todas pueden explicarse con un simple algoritmo, según informó El Mundo.

En su ensayo matemático denominado Fluke, el investigador cita como ejemplo un curioso acontecimiento ocurrido en 1929, cuando —durante su visita a París— la escritora estadounidense Anne Parrish (1888-1957) compró en una tienda uno de sus libros favoritos de la infancia sin saber que era el mismo ejemplar que ella tuvo de pequeña. Parrish se quedó de piedra al ver su propio nombre y dirección postal en una de las páginas.  Parece una coincidencia maravillosa, ‘de novela’. Sin embargo, de acuerdo con el científico, había una posibilidad entre 3,331 de que la mujer recomprara su propio libro aquel día.

Según Mazur, las coincidencias no son tan extrañas como pueden parecer y tienen explicación mediante fórmulas matemáticas. De acuerdo con el investigador, solo creemos en las casualidades porque no entendemos cómo funciona la ley de la probabilidad. El científico también declaró al medio español que, a veces, “el mundo es tan grande, tan extraño y da tanto miedo que las historias de casualidades nos hacen sentir más seguros”.

En su ensayo, Mazur analiza todos los factores que llevaron a la escritora a comprar, aquel día, aquel libro. Por ejemplo, explica qué tuvo que suceder para que viajara a París y para que visitara aquella tienda concreta en aquella fecha concreta. Además Mazur analiza qué tuvo que suceder para que su libro de infancia estuviera en aquella librería. El matemático fundamenta sus explicaciones en la Ley de los Grandes Números, aunque reconoce que “era muy poco probable que sucediera” pero “no tan inaudito como parece a primera vista”. De acuerdo con el investigador, si algo puede suceder, acabará sucediendo, aunque tengan que pasar varios años o incluso siglos.

Este principio es ampliamente utilizado por los piratas informáticos para crear los algoritmos que les permiten descifrar contraseñas. Haciendo miles y millones de pruebas, consiguen generar billones de combinaciones hasta que ‘hackean’ una cuenta. Pero, ¿por qué atribuimos entonces a la magia o la mano de Dios las coincidencias extraordinarias? “La culpa es de nuestra memoria selectiva. Cada día, hay miles de millones de coincidencias que no ocurren y no las recordamos. Pero las que sí ocurren, como la compra del libro de Parrish, se quedan grabadas a fuego en nuestra mente, las contamos en fiestas… Y acabamos llamando coincidencias a hechos que son meras probabilidades matemáticas”, señaló el investigador.

Mazur explicó al medio que su ensayo científico nos ayudará a dar la relevancia que se merecen a las coincidencias que nos ocurren diariamente. También subrayó que el haber conocido a su esposa ha sido la coincidencia más importante de su vida. “Fue en una marcha contra [la guerra de] Vietnam con cientos de miles de personas. Ella estaba justo a mi lado, nos pusimos a hablar… y lo demás es historia. Sí, ya sé que podría haber conocido a otras muchas mujeres en mi vida. Pero me gusta pensar que ella es mi alma gemela y me estaba esperando ahí”, concluyó el científico.

Por qué el fin de una amistad no es el fin del mundo

Así como cuando una relación sentimental llega a su fin, cuando una amistad termina, por el motivo que sea, pareciera que también perdemos una parte de nuestras vidas.

Una amistad es una relación de tipo interpersonal que mantienen dos personas o más y que se caracteriza especialmente por el afecto, el cariño, el amor y la confianza que los involucrados se profesan entre sí. Estos últimos específicamente van apareciendo al tiempo de cultivarla. Muchas perduran el paso del tiempo y otras se difuminan a su vez.

Una amistad es prácticamente una inversión. Desde unos niños de cinco años jugando a la pelota en el parque, hasta unas quinceañeras alistándose para las primeras fiestas de su adolescencia, la amistad es una inversión de tiempo. Los vínculos se van formando, aunque en las diferentes etapas de la vida, los vínculos amistosos se van volviendo más complejos, pues ya para entonces habremos adquirido capacidades y experiencias que nos dan mejor facultad de escoger con quienes es que queremos interactuar.

Siempre fui una persona de pocos amigos. Perdí muchos, así como gané muchos más. Y a lo largo de mi vida he podido darme cuenta de como los lazos estrechados con ciertos de estos, hasta la fecha parece que nada podría romperlos.

Pero en infinidad de casos no es así. Recuerdo en varias ocasiones intentar reparar amistades que pensaba que si tan solo ponía todo mi esfuerzo en darles lo mejor de mi, estas se restaurarían. Forcé hasta el cansancio el poder llevar a cabo relaciones que, ahora me doy cuenta, simplemente ya habían perdido significado. Y vaya que en algunos casos más que otros, duele.

Pero por más que los recuerdos de los buenos momentos los llevemos con nosotros, tomar la decisión de terminar una relación de amistad que ya no tiene sentido, significado, o ningún valor para nuestras vidas, está bien y es saludable, y no tiene que tener un final desastroso, si nos responsabilizamos de ello.

La gente cambia a lo largo de su vida. El cambio es la única constante que tenemos. Muchos de nuestros amigos permanecen a lo largo del tiempo porque se crearon lazos tan fuertes que una agitada discusión jamás podría romper. Pero ¿qué pasa cuando una amistad forjada por el tiempo y las buenas y malas experiencias termina de la noche a la mañana?

El cambio trae consigo una serie de decisiones. En matemáticas, la teoría de la decisión habla sobre la capacidad que tenemos de tomar decisiones en base a la información que recopilamos con el fin de obtener los mejores resultados posibles. Tomamos nuestras decisiones, y naturalmente estas afectan nuestro entorno. Decisiones tan pequeñas como cambiar de estilo de alimentación, o tan grandes como mudarse de ciudad o país, casarse—por cierto, conocí una persona que al casarse decidió romper con varias de sus amistades por la insistencia de su pareja, y parecía no tener argumento alguno más que la anterior mencionada solicitud—, comenzar un nuevo proyecto personal o incluso, cambiar de religión pueden tener un efecto sobre las relaciones interpersonales mayor del que imaginamos.

Muchas de las personas que pasan por nuestras vidas, hacen solamente eso: estar de paso, para luego continuar su propio viaje, y quizá su propósito es enseñarnos alguna que otra lección de vida y viceversa. Recuerdo una corta, pero bonita amistad con una chica de Israel que vivió cerca de mi casa mientras viví en Houston hace unos años. Fuimos muy amigas, hablábamos de todo y nada, y compartimos muchísimo tiempo juntas. Me enseño a insultar en hebreo y a que me gustara el baba ganoush. Al paso de los cuatro meses, llegaba la hora de regresar a su natal Tel Aviv, y tras varias promesas de visitas y video-llamadas,  no volvimos a hablar jamás (aunque somos “amigas” en Facebook).

Nunca entendí porque nunca nos esforzamos en seguir cultivando aquella relación, hasta que me di cuenta que, algunas amistades tienen fecha de expiración. En mi caso, no porque nos hallamos fallado mutuamente (o quizá si, al no continuar invirtiendo en esta). O porque mi mejor amiga de toda la vida pasó a ser una conocida a quien saludo a lo mucho, una vez al año. Pero la vida es así. Nada es permanente y el tiempo pasa y lo que vivimos con él.

Así como con el fin de algunas relaciones amorosas muchas veces nos invade ese silencioso sentimiento de culpa, también en el rompimiento de una amistad, es necesario dejarla atrás. Aunque algunas veces seamos nosotros los que con nuestras decisiones (inocentes o no) seamos los autores de su fin. Todo está en confiar en el proceso de aprendizaje que vamos viviendo día a día. Cuando creemos en este, damos lugar a nuevas y enriquecedoras amistades y experiencias.

Lastimosamente, desde pequeños, nos enseñan a aferrarnos a relaciones y cosas materiales para sentirnos seguros, y nos toca aprender a soltar, y con el tiempo, a apreciar lo que nos deja lo que ya no está. Lo mismo pasa en un matrimonio que se está por resquebrajar. Nunca he estado casada, pero he vivido de primera mano experiencias en las que dejar ir a una pareja significa perder todo el significado de la vida. Pero ese ya será otro tema.

Celebra los finales, pues estos traen consigo nuevos comienzos. – J. Lockwood

Cinco datos curiosos de la carrera de George Michael

El cantante británico de pop, George Michael, falleció el 25 de diciembre del 2016 con 53 años de edad.

El artista llegó a la fama en los 80’s con el dúo Wham! y después se lanzó como solista.

Michael al inicio de su carrera en la música, tocaba en el subterráneo de Londres antes de ser parte de Wham! junto a Andrew Ridgeley en 1981.

george-michael-court-2010-jpg-size-custom-crop-1086x743

 

Estos son cinco interesantes datos sobre su exitosa carrera:

1. La fortuna de Michael llegaba a los 175 millones de dólares entre activos, inmuebles y cuentas bancarias.

2. En su carrera como solista vendió más de 100 millones de discos en todo el mundo.
3. Faith, su primer álbum individual de 1987, colocó 20 millones de copias en todo el planeta.
4. Radio Academy premió a George Michael como el artista más escuchado en la radio británica durante el periodo de 1984 y 2004.

5. La gira 25 Live, que se extendió durante tres años (2006, 2007 y 2008), fue la más exitosa de su carrera. En ese tiempo ganó 97 millones de dólares.

File photo dated 11/05/11 of George Michael who was taken to hospital by ambulance after falling ill.