Karla Rauda

Escritora amateur, planificadora compulsiva, dueña de tres gatos, madre a posteriori. Un poco cínica, un poco distraída.

4 formas de salvar al mundo sin moverte demasiado

Estilo de vida.- De seguro eres de las personas que se preocupan por el cada vez más deteriorado estado del medio ambiente, pero la preocupación no te alcanza para levantarte de tu sillón y hacer algo al respecto.

Por suerte existen formas muy sencillas en las que puedes contribuir a salvar tu planeta, sin necesidad de moverte demasiado. Aquí te presento algunos:

1. En la medida de lo posible, evita enviar correos electrónicos

Parece mentira, pero cada correo electrónico pone en marcha una maquinaria gigantesca que a su vez consume grandes cantidades de energía. Algunos estudios aseguran que veinte correos electrónicos diarios en un año es como si condujeras durante mil kilómetros en coche.

2. Las botellas de cristal no contaminan menos

¿Eres de los que prefieren las botellas de vidrio porque contaminan menos que las de plástico? Eso es completamente falso. En realidad, el proceso de fabricación y de reciclaje de una sola botella de vidrio genera 354 gramos de dióxido de carbono. Además, el cristal no se descompone hasta después de 4,000 años.

3. Comer pescado es igual de malo que comer carne

Es cierto que la industria cárnica consume enormes cantidades de agua y se lleva la vida de millones de animales, pero no está demostrado que pescar sea la mejor alternativa. Si continuamos pescando al ritmo actual, no habrá peces en los océanos de aquí a 2048, según publicó Greenpeace, y eso no será bueno para nadie. Trata de reducir el consumo de todas las carnes en tu dieta diaria.

4. El diésel no es nada ecológico

De hecho, la utilización de diésel está prohibida en muchos países, porque emite unas finas partículas cancerígenas. Al final, un motor diésel es peor para la salud que uno de gasolina. La solución es pasarse al auto eléctrico y usar más a menudo el único transporte que no deja huella ambiental: la bicicleta.

Y si eres de las personas que no hace nada por el medio ambiente, porque crees que su destrucción es un proceso natural: ¡Este es un buen momento para dejar de lado ese pensamiento tan irresponsable y egoísta! Hay muchísimos hábitos que podemos cambiar fácilmente para no contaminar tanto. Así que deja de poner excusas.

(Fuente: Ecologíaverde)

VoxBox.-

¿Eres feliz? Estas preguntas te ayudarán a saberlo

Estilo de vida.- Sin importar raza, color de piel, sexo o nacionalidad, todos los seres humanos estamos siempre buscando ese pedacito de tranquilidad, de satisfacción personal y colectiva, a la que llamamos felicidad. No existen fórmulas ni ecuaciones para conseguirla.

Con el estilo de vida que solemos llevar a veces lo olvidamos, pero la felicidad es un medio y al mismo tiempo es un fin. Las obligaciones cotidianas tienden a nublarnos la vista de ello, y por eso es necesario retomar de vez en cuando el camino: recordar por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo. No existen fórmulas, pero detenernos un momento a reflexionar puede darnos una ayuda invaluable.

Aquí te dejamos algunas preguntas que pueden guiarte en estas reflexiones sobre tu propia felicidad:

¿Tienes ambiciones?

No hablamos de codicia, sino de aprender a trabajar por metas más altas para ser feliz. Los retos son esenciales en nuestra vida, porque nos enseñan a valorar lo que tenemos y a buscar siempre un estado mejor, sin rendirnos.

¿Eres perfeccionista?

El perfeccionismo suele estar relacionado con malas actitudes, pero realmente es algo positivo: buscar siempre algo mejor, la excelencia en cada uno de nuestros actos, da como resultado un profundo sentimiento de satisfacción personal. Claro, hay que encontrar un punto medio y no dejar que el perfeccionismo nos eche a perder nuestros logros.

¿Trabajas duro por alcanzar tus objetivos?

No importa si es mucho o poco, sino cuánto luchaste por ello. Ser feliz consiste en mirar al pasado y reconocer que, aun cuando sigas trabajando por ello, todo es fruto de tus desvelos, sacrificios e ingenios.

¿Te relajas?

El trabajo es importante, sin importar cuál sea, pero la vida se trata de balance y aquí no es la excepción. Tomarte el tiempo para ir al cine, a tomar un café o salir con tu pareja y amigos, es parte importante también.

¿Sabes que nada es para siempre?

Nada en este mundo estático, ni siquiera el mundo mismo. ¿Estás consciente de ello? Estarlo te ahorrará muchos dolores de cabeza innecesarios en las relaciones interpersonales que tengas, además de que te permitirá ponerte  a ti mismo retos.

¿Ríes?

Reír te ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva, incluso aquellas situaciones de la vida que parecen grises. Así que, tómate el tiempo para reír. Seguro que no te arrepientes.

Si las respuestas que has obtenido no han sido tan satisfactorias, recuerda que nunca es tarde para comenzar a replantearte tu vida y retomar la búsqueda de la felicidad que de seguro alguna vez te planteaste.

VoxBox.-

7 mitos alimenticios

Existen mitos alimenticios que pueden resultar contraproducentes para nuestra salud. En esta ocasión te traemos siete de ellos, para que los tengas en cuenta y no te lleves malos resultados en tu nutrición.

Estilo de vida.- Existen mitos alimenticios que pueden resultar contraproducentes para nuestra salud. En esta ocasión te traemos siete de ellos, para que los tengas en cuenta y no te lleves malos resultados en tu nutrición.

1. Aceite de Oliva

Mito: tiene menos calorías que el aceite normal.

Realidad: tiene tantas calorías como cualquier otro aceite, pero sí es cierto que es más saludable.

2. Beber agua

Mito: deberías de beber entre 6 y 8 vasos con agua al día.

Realidad: deberías de beber tanta agua como tu cuerpo te lo pida.

3. La hora de la cena

Mito: no comas después de las 6 p. m.

Realidad: cena liviano, por lo menos 3 o 4 antes de dormir.

4. Chocolate

Mito: es malo para el cuerpo.

Realidad: un trozo de chocolate oscuro puede ser benéfico para tu salud.

5. Frutas y vegetales

Mito: la fruta es igual de saludable que los vegetales.

Realidad: los vegetales son mucho más saludables que la fruta. Lo recomendable es comer al día 4 porciones de vegetales y 1 de fruta.

6. Jugo de naranja

Mito: es saludable sin importar la cantidad que tomes.

Realidad: lo recomendable es beber no más de 3 vasos.

7. Sushi

Mito: es una comida saludable.

Realidad: todos los tipos de sushi y la salsa de soya poseen una gran cantidad de calorías.

VoxBox.-

Consejos para que uses tus leggins

Estilo de vida.- Los leggins se han vuelto una prenda de vestir popular por su comodidad y porque se adaptan perfectamente a distintas situaciones. Pero ten mucho cuidado, hay ciertas cosas que debes de tomar en cuenta antes de ponértelos.

Aquí te dejamos algunos consejos.

– Primero debes entender que no son pantalones, ni medias pantys, así que no debes usarlos como si lo fueran. Olvídate de usarlos para ir a la oficina o debajo de faldas o vestidos.

– La ropa interior debes ser del mismo color que la del leggin.

– Siguiendo con la ropa interior, te recomendamos que esta no sea apretada. Los leggins se ajustan a tu cuerpo dando forma a tu silueta y si tu prenda interior no es la adecuada todos lo notarán, porque se te marcarán algunos rollitos.

– Lo ideal es que los uses con camisas, suéteres o blusones largos, porque no querrás que se marque tu entrepierna, trasero o parte inferior.

– No son ropa deportiva, así que no los uses en el gimnasio.

– Y olvídate de los color blanco, nude/carne/beige, dan la impresión de que estas desnuda y no se ven nada bien.

– Si tu celulitis es muy pronunciada, no son recomendables para ti.

– Debes probártelos antes de comprarlos.

– No los veas como fajas, son ajustados pero no moldean tu figura, solo se adhieren a ella.

– No los uses muy arriba.

– No uses medias como leggins. ¡Nunca! Ese es un error.

– Déjalos ir cuando sea el momento. Si están desgastados, estirados o con agujeros es momento de deshacerte de ellos y buscar unos nuevos.

(Fuente: Emedemujer)

VoxBox.-

5 claves para convertirte en mala madre

Sabemos que la responsabilidad de ser madre no es nada sencilla. Es muy fácil cometer errores, porque después de todo no existen manuales para esta delicada labor.

Estilo de vida.- Las nuevas generaciones de niños son usualmente tildadas de perezosos y groseros. Niños consentidos y extremadamente malcriados. Pero la culpa de este comportamiento no es totalmente de ellos. La mayor parte recae en los padres, y con especial énfasis en la madre.

La necesidad de algunas por convertirse en supermadres para sus hijos trae consigo consecuencias nada agradables. A veces es mejor convertirse en malas madres.

Te dejamos 5 claves para convertirte en la mala madre que quizás tu hijo necesita:

1. No les facilites la vida

Probablemente tu hijo se vaya a encontrar en la vida con personas que no les agraden: compañeros de escuela, profesores, entrenadores, directores, etc. Debes evitar la tentación de hacer un escándalo o de mover palancas con tus contactos hasta arreglar la situación a su preferencia. Aunque suene muy rudo, lo cierto es que tu hijo deberá enfrentarse alguna vez con situaciones o personas que no le van a agradar, pero tiene que aprender a lidiar con ellas por su cuenta.

2. Dormirse temprano aunque no quieran

¿Alguien desconoce la importancia de una buena noche de sueño para la salud de un niño? Sé una madre responsable y manda a tu hijo a la cama a su hora. No importa si lo desea o no, mantente firme.

3. Que paguen por sus cosas

Aprender el valor de las cosas. Las cosas importantes de la vida no tienen precio, sí, pero en el mundo real todo lo tiene. Enséñales que su celular, sus videojuegos o sus salidas con los amigos cuestan dinero.

4. Que se enfrenten solos a las cosas difíciles

Estimula la autoconfianza en tus hijos, y nada es más efectivo para eso que dejarlos tomar decisiones en momentos difíciles.

5. Trabajar sin paga

Ya sea ayudando en las labores del hogar, o en casa de la abuela, asegúrate de que el prestar servicio sea una parte importante de la vida de tus hijos. Esto les enseñará a mirar más allá de ellos mismos y a darse cuenta que existen personas con problemas mayores que los propios.

Pero por más “mala” que te pongas, jamás olvides que recompensarlos por un buen comportamiento también es parte importante de su crecimiento como seres humanos. Y sobre todo, recuérdales que por sobre todas las cosas que  tu amor por ellos es incondicional.

(Fuente: 12 Ways to be the Meanest Mom in the World, por Megan Wallgren)

VoxBox.-

5 mitos sobre el matrimonio

Estilo de vida.- Son muchas las ideas  que popularmente se conocen y que han circulado desde hace tiempo sobre el matrimonio; sin embargo, estas historias no son científicamente fiables. La mayoría responden a mitos demasiado anticuados que de seguro escuchaste de tu abuelita o de tu madre, aunque no dudamos que tenían buena intención.

Por eso te presentamos 5 mitos sobre el matrimonio que será mejor que tengas muy en cuenta antes de tomar una decisión tan importante.

1. La felicidad está ligada al sexo

Aunque las relaciones sexuales tienen muchos beneficios en el matrimonio, desafortunadamente no actúan como un seguro de vida ni nos da tranquilidad para un futuro prometedor y lleno de amor. Tampoco son un reflejo de la felicidad dentro de la relación.

2. Los hijos amarran a tu pareja

Falso. Si en una relación que no es sólida y que ha tenido problemas se piensa que la solución para retener a la pareja es procrear hijos, se está cometiendo un grandísimo error. Prueba de ello es que el índice de madres solteras cada año aumenta. Pero ojo, la llegada de un bebé es una bendición, pero no es una garantía de nada: las responsabilidades se multiplican y el tiempo para estar en pareja se reduce.

3. Te casas con la pareja, no con la familia

Es imposible separar la relación con los suegros, cuñados, sobrinos y demás familiares. Aunque no vivan en la misma ciudad es imposible romper los lazos de sangre, y más en los países latinoamericanos, donde a la familia se le considera sagrada. Ten en cuenta que gracias a la familia tu pareja es la persona de la que te enamoras.

4. Conoce a fondo a tu pareja antes de formalizar

Aunque esto pueda parecer bastante lógico, la realidad es que nunca se termina de conocer a las personas. Por muchos años que tengan de conocerse, siempre dan sorpresas. Así que no pretendas que conocerás a tu pareja a profundidad, porque de seguro ni siquiera él se conoce bien.

5. El amor se acaba con el tiempo

¡El amor nunca termina! Lo que sí es comprobable científicamente es que la pasión y el enamoramiento se van apagando con los años de matrimonio, pero no por eso se debe de pensar en un divorcio, al contrario: existen muchas maneras de reavivar el amor y fortalecer los lazos que los unen.

(Fuente: Familias.com)

VoxBox.-

7 claves para ser una persona resiliente

Tips.- La resiliencia es la capacidad de afrontar las crisis o situaciones difíciles de la vida y de salir fortalecidos de ellas.

Sin embargo, las personas resilientes no nacen, se hacen. Es decir, han tenido que luchar contra situaciones adversas y han probado varias veces el sabor del fracaso, pero no se han dado por vencidas.

Por eso te dejamos 7 claves para convertirte en una persona resiliente:

  1. Sé consciente de tus potenciales y limitaciones. Conocerse a uno mismo es esencial para ser una persona resiliente. Estar consciente de tus fortalezas y debilidades todo el tiempo te permitirá afrontar mejor los problemas.
  2. Sé creativo. Sacar belleza del caos, encontrar formas distintas de que los problemas se vuelvan auténticas oportunidades de vida.
  3. Objetividad y optimismo. Las personas resilientes desarrollan una capacidad que se llama optimismo realista: comprenden muy bien dónde están parados, pero siempre buscan sacar el mejor provecho de las cosas.
  4. No intentes controlar las situaciones. Una fuente importante de estrés es la necesidad por controlar todas las situaciones todo el tiempo. Las personas resilientes han aprendido que esto no es posible, y que se ahorran muchas decepciones si lo dejan de intentar.
  5. Sé flexible ante los cambios. Los cambios son inevitables. No debes cerrarte a ellos, porque entre más pronto los aceptes, más pronto podrás comenzar a vivir en función de ellos.
  6. Afronta la adversidad con humor. El buen humor nunca está de más. Aprende a reírte de ti mismo y de tus propias circunstancias adversas, ya que esto te ayudará a ver el lado positivo de las cosas siempre.
  7. Busca ayuda. A veces las situaciones difíciles nos superan. No tengas miedo de buscar ayuda profesional o de apoyarte en la gente que te ama.

¿Te consideras una persona resiliente?

VoxBox.-

Técnicas de autoayuda que sí funcionan

Estilo de vida.- Probablemente has visto en Internet una cantidad enorme de fórmulas de autoayuda que prometen mejorar tu vida familiar, tu rendimiento laboral o, incluso, tus calificaciones en la escuela o en la universidad, pero ¿cuáles de todas esas realmente funcionan?

Para responder a esa pregunta, se sometió a más de 44 mil personas a un experimento para descubrir qué técnicas motivacionales realmente daban resultados positivos.

La autoconversación fue la mejor evaluada de todas.

¿En qué consiste esta técnica?

Decirte a ti mismo cosas como: “Puedo superar mi mejor puntaje”, o “puedo reaccionar más rápido esta vez”, ayudan a la hora de conseguir mejores resultados en cualquier área que te lo propongas.

La segunda técnica que obtuvo mejores resultados en esta investigación fue la imaginería.

Esta técnica consiste en imaginarte, por ejemplo, jugando y superando tu puntaje o simplemente reaccionando más rápido que la última vez mejoraba considerablemente el desempeño en cualquier actividad que te propongas.

¿Tienes alguna técnica de autoayuda que te sirva para mejorar tu rendimiento?

VoxBox.-

5 consejos para hacer más cómodos tus tacones

Estilo de vida.- ¿Te sucede que tienes unos lindos tacones guardados que nunca te pones, porque son demasiado incómodos?

Aprende a utilizarlos con toda confianza y sin miedo a que te lastimen, con estos 5 tips que te daremos a continuación:

  1. Puedes colocar una bolsa de agua dentro de tus zapatos y déjala que se congele toda la noche. La clave de este truco está en meter bien la bolsa al zapato, para que pueda estirarse cuando se solidifique el agua.
  2. Existe un nervio entre tu tercer y cuarto dedo del pie que causa dolor en la planta, a pesar del tacón bajo. Para aliviar esta tensión, usa un poco de cinta para juntar tu tercer y cuarto dedo, y solo ten cuidado de no presionar mucho para no cortar la circulación.
  3. Utiliza un pequeño trozo de lija en la suela de tus zapatos, para crear un efecto antiderrapante. Si son nuevos tus zapatos, seguro no querrás dañarlos, pero la lija hará una gran diferencia.
  4. El desodorante de barra disminuye la fricción entre piel y zapato, así evitarás que aparezcan ampollas. Las zonas clave son: en el tobillo y a los lados.
  5. También puedes comprarte un par de cojines de silicón para reducir el dolor y la tensión en tus pies. Son baratos y los puedes utilizar en diferentes momentos.

¿Conoces algún otro truco para hacer más cómodos tus tacones? Cuéntanos.

VoxBox.-

Querida chica del bañador verde

Estilo de vida.- Jessica Gómez fue a pasar un rato tranquilo a la playa con sus hijos, y en el lugar estaba un grupo de jóvenes que se divertían un rato, como algo normal. Pero algo llamó poderosamente su atención: una adolescente acomplejada por su cuerpo.

Aquella chica la motivó a escribir el post Querida chica del bañador verde, que ha tenido más de 99,000 compartidos y 70,000 me gusta en tan solo un par de días.

Aquí te dejamos el maravilloso texto.

QUERIDA CHICA DEL BAÑADOR VERDE:

Soy la mujer que está en la toalla de al lado. La que ha venido con un niño y una niña. Primero que nada, decirte que estoy pasando un rato muy agradable junto a ti y tu grupo de amigos, en este trocito de tiempo en el que nuestros espacios se rozan y vuestras risas, vuestra conversación “transcendental’ y la música de vuestro equipo me invaden el aire. ¿Sabes? He alucinado un poco al darme cuenta de que no sé en qué momento de mi vida he pasado de estar ahí a estar aquí: de ser la chica a ser “la señora de al lado”, de ser la que va con los amigos a ser la que va con los niños.

Pero no te escribo por nada de eso. Te escribo porque me gustaría decirte que me he fijado en ti. Te he visto, y no he podido evitar verte. Te he visto ser la última en quitarte la ropa. Te he visto ponerte detrás de todo el grupo, disimuladamente, y quitarte la camiseta cuando creías que nadie te miraba. Pero yo te vi. No te miraba, pero te vi.

Te he visto sentarte en la toalla en una cuidada postura, tapando tu vientre con los brazos. Te he visto meterte el pelo tras la oreja agachando la cabeza para alcanzarla, quizá por no mover los brazos de su estudiadísima posición casual. Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta, a tu amiga, y usar una vez más tus brazos como pareo para taparte: tus estrías, tu flaccidez, tu celulitis. Te vi agobiada por no poder taparlo todo a la vez, mientras te ibas alejando del grupo tan disimuladamente como antes lo hiciste para quitarte la camiseta.

No sé si tenía algo que ver, en tu descontento contigo misma, que la amiga a quien tú esperabas se soltaba su larguísima melena sobre una espalda a la que solo le faltaban unas alas de Victoria’s Secret. Y mientras tanto tú ahí, mirando al suelo. Buscando un escondite en ti misma, de ti misma. Y me gustaría poder decirte tantas cosas, querida chica del bañador verde… Puede que porque yo, antes de ser la mujer que viene con los niños, he estado ahí, en tu toalla.

Me gustaría poder decirte que, en realidad, he estado en tu toalla y en la de tu amiga. He sido tú y he sido ella. Y ahora no soy ninguna de las dos —o acaso soy ambas aún—, así que, si pudiera dar marcha atrás, elegiría simplemente disfrutar en lugar de preocuparme —o vanagloriarme— por cosas como en cuál de las dos toallas, la suya o la tuya, prefiero estar.

Quisiera poder decirte que he visto que llevas un libro en tu bolsa, y que cualquier vientre que ahora tenga tus dieciséis años perderá, probablemente, su tersura mucho antes de que tú pierdas la cabeza. Me gustaría poder decirte que tienes una preciosa sonrisa, y que es una pena que estés tan ocupada en ocultarte que no te quede tiempo para sonreír más. Me gustaría poder decirte que ese cuerpo del que pareces avergonzarte es bello solo por ser joven. ¡Qué coño! Es bello solo por estar vivo.

Por ser envoltorio y transporte de quien en realidad eres y poder acompañarte en cuanto haces. Me encantaría decirte que ojalá te vieras con los ojos de una mujer de treinta y pico, porque quizás entonces te darías cuenta de lo mucho que mereces ser querida, incluso por ti misma. Me gustaría poder decirte que la persona que algún día te quiera de verdad no amará a la persona que eres a pesar de tu cuerpo, sino que adorará tu cuerpo: cada curva, cada hoyito, cada línea, cada lunar. Adorará el mapa, único y precioso, que dibuja tu cuerpo y, si no lo hace, si no te ama así, entonces no merece que le ames.

Me gustaría poder decirte que —créeme, créeme, créeme— eres perfecta como eres: sublime en tu imperfección. Pero ¿qué te voy a decir yo, si solo soy la mujer de al lado? Aunque, ¿sabes qué? Que he venido con mi hija. Es la del bañador rosa, la que juega en el río y se está untando en arena.

Hoy solo le ha preocupado si el agua estaría muy fría. A ti no te puedo decir nada, querida chica del bañador verde… Pero todo, TODO, se lo voy a decir a ella. Y todo, TODO, se lo diré a mi hijo también. Porque así es como todos merecemos ser queridos. Y así es como todos deberíamos querer.

VoxBox.-