Ricardo Corea

Forma de vida basada en cafeína, series y películas. Escribir era lo mío hasta que me comenzaron a pagar por hacerlo. Un día adopté a un gato que resultó ser una galleta.

Breves apuntes sobre la paz que no viví

Nací un par de meses después de que aquellos históricos Acuerdos se firmaran en Chapultepec, México. La paz y yo tenemos la misma edad, pero parece que a ella le ha ido peor: casi desde que nació se convirtió en poco menos que un mal necesario para toda la sociedad; una especie de madre borracha que prefiere salir a joder por las noches antes que cuidar a sus hijos no planeados.

En 1992 los Acuerdos de Paz fueron un triunfo: la guerrilla y el Estado, que se asesinaron entre ellos y al pueblo por más de 12 años, por fin se ponían de acuerdo, guardaban las armas y se abrazaban con lágrimas en los ojos. El país celebró por lo alto y el mundo vio con buenos ojos el fin de una guerra que dejó, según los datos más conservadores, 75,000 muertos y 12,000 desaparecidos. Había razones de sobra para celebrar.

Yo todavía estaba en los primeros años de la educación básica cuando comencé a escuchar las historias que parecían sacadas de un cuento de terror: la gente huyendo con banderas blancas improvisadas bajo las balas; las casas destruidas; las ofensivas hasta el tope; la guerrilla saqueando los supermercados; el ejército desconfiando de todos; los amigos muertos; los amigos organizados; la tía Alba que quedó ciega y luego fue asesinada; los muertos en la calle; los muertos en los diarios; los desparecidos sin nombre; la desesperanza absoluta; la alegría de la paz; los nombres, los coroneles, los llantos, los hijos, los padres y las madres…

Pero los Acuerdos fueron un placebo. Una especie de medicina inocua que no buscaba sanar las causas sino los síntomas y el resultado era bastante previsible: la enfermedad atacaría de nuevo. Con nuevos síntomas, con nuevos bríos, con mejores defensas y sin ninguna resistencia que fuese digna.

Y mientras yo crecía junto a una generación que parecía estar en una especie de limbo, crecían en las calles otros jóvenes que no tuvieron las oportunidades que yo tuve. Que no tuvieron unos papás como los míos, que les procuraran los cuidados elementales y una educación que se parezca a algo digno. Sin embargo, ellos —el lumpen— descubrieron que la organización los hacía fuertes.

Porque mientras la gente —en 1992— se emborrachaba de esperanza y de futuros brillantes e idílicos, en las calles se preparaba una nueva guerra. Una guerra social. Cruel y sanguinaria pero con componentes más profundos. Una locura que comenzó como una moda y que ahora es capaz de mirar al mismísimo Gobierno a los ojos y exigirle que se sienten a platicar.

Y no, esto no es una apología al crimen, es tan solo un punto destacable de esos miles de niños y jóvenes que asesinan y extorsionan por deporte: ellos se organizaron y ahora ningún partido político puede “gobernar” sin el visto bueno de ellos. De los salvadoreños —porque son salvadoreños aunque nos duela— anónimos que bajo dos números o dos letras han puesto de rodillas al país entero.

¿Se imaginan qué pasaría si el resto de nosotros —los “buenos”— nos organizáramos?

25 años después, al frente del Gobierno se sitúan los mismos que en su momento combatieron al Estado; los mismos que hace 25 años dejaron las armas y conquistaron con sangre una forma más refinada de lucha: la política; los mismos que ahora celebran por lo alto una paz social que solo les pertenece a los que tienen el dinero para comprarla.

¿Se imaginan que los doctores se organizaran? ¿Se imaginan que los maestros se organizaran? ¿Se imaginan que las costureras se organizaran? ¿O que los zapateros? ¿O que los panaderos? ¿O que los estudiantes? ¿Se imaginan qué poder tendría la clase media si un día, de repente, nos diéramos cuenta que las calles también son nuestras y que tomárselas para exigirle al Gobierno no es un asunto de vagos sin oficio?

Ese mismo Gobierno hoy, en estos precisos momentos, está celebrando la paz cerrando calles sin avisar; contratando artistas que nada conocen de nuestra historia y haciendo esculturas horribles.

Ahora que lo pienso, todo eso es un buen homenaje a una paz horrible.

Fotografía tomada del sitio «El Salvador Times».

Aquellas primeras historias que escuché de niño me hicieron admirar sinceramente a mis papás y a todos los adultos que vivieron y sobrevivieron. Y lo que es más: se reprodujeron, a pesar de no saber si aquello alguna vez iría a terminar.

Porque ellos sobrevivieron. ¿Sobreviviremos nosotros?

 VoxBox.-

Murakami: el escritor sobrevalorado llega a los 67 años

Cuando «1Q84» fue publicado en Japón hace algunos años, los ejemplares casi se agotaron en un día. La librería más grande de Japón, Kinokuniya, vendió más de uno por minuto. Millones de copias salieron en el primer mes. En Francia, se imprimieron 70.000 copias en agosto, pero en el espacio de una semana tuvieron que volver a encender las rotativas. Y en Amazon.com figura entre los 20 más vendidos. De ahí los planes de lanzar la novela a media noche tanto en territorio británico como en Estados Unidos, de Nueva York a Seattle. “La última vez que hicimos esto fue para Harry Potter”, señaló Miriam Robinson de la londinense librería Foyles. “Es difícil encontrar un libro que amerite este tipo de evento”. “Éste es el tipo de despliegue que normalmente se utiliza para literatura adolescente”, dijo Paul Bogaards de Knopf, editor de la novela en Estados Unidos. Es algo sin precedentes en el caso de una obra traducida al inglés.

El libro en cuestión es de autoría de Haruki Murakami, un escritor y traductor japonés nacido el 12 de enero de 1949 en Kioto Japón.

Pero a pesar de lo apabullante de sus «números», de su incalculable fama y del rumor de que será el próximo Nobel de Literatura —rumor que viene desde hace varios años— no he logrado hacer que la literatura de Murakami me guste.

He intentado infructuosamente leerlo. La última vez lo intenté con Tokio Blues Norwegian Wood: me quedé dormido en las primeras páginas más de 3 veces.

Lo siento, estoy seguro de que a muchos les gusta, pero a mí me parece un escritor sobrevalorado, de los muchos que hay por ahí.

De todas formas, para seguir dando de qué hablar, aquí hay algunas frases de extraídas de sus libros que me parecen  dignas de traer a colación, aprovechando el cumpleaños 67 del escritor:

«Las heridas emocionales son el precio que todos tenemos que pagar para ser independientes».

«Lo que para una persona puede ser una distancia prudencial, para otra puede ser un abismo».

«Cuando uno se acostumbra a no conseguir nunca lo que desea, ¿Sabes qué pasa? Que acaba por no saber incluso lo que quiere».

«Lo que importa no son las grandes ideas de los otros sino las pequeñas cosas que se te ocurren a ti».

«A fin de cuentas, pensar libremente significa también distanciarse del cuerpo. Salir de esa jaula que te limita. Romper las cadenas y simplemente darle alas a la mente».

«Como vivimos en un mundo tan cómodo, nuestra sensibilidad ha languidecido».

«Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos».

VoxBox.-

México: el gasolinazo, el miedo y las manifestaciones inéditas

Lo anunciaron un par de días después de Navidad, entró en vigor el 1º de enero y conforme pasa el tiempo genera más protestas y descontento en la población.

Los medios y la población en general le llamaron el «gasolinazo», un nombre que evoca más bien un divertido juego que una crisis social grave.

Casi desde que se anunció, se han suscitado numerosas protestas en diversas partes de México contra el aumento de hasta 20% en el precio de la gasolina.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad, este lunes se registraron 15 manifestaciones contra el gasolinazo en puntos carreteros en Hidalgo, Ciudad de México, Durango, Chihuahua, Sinaloa y Oaxaca; dos de ellos incluyeron bloqueos al tránsito, ocho toma de casetas y cinco manifestaciones, según un reporte del diario Reforma.

En sus primeras declaraciones desde el anuncio del aumento, el presidente Enrique Peña Nieto, aseguró este miércoles al retornar de sus vacaciones que comprende el «enojo y la molestia» de la población pero que «de no haberse tomado sería aún más doloroso los efectos y las consecuencias».

«El ajuste en el precio de la gasolina no es resultado ni de la Reforma Energética, ni de la Reforma Hacendaria, ni se debe tampoco a un incremento en los impuestos», aclaró.

Pero las manifestaciones por el gasolinazo son mucho más que eso. Lo que buscan va más allá que revertir el nocivo incremento del combustible: buscan que Peña Nieto renuncie a su cargo.

«Estas manifestaciones ya no son por el precio de la gasolina únicamente. Está en juego principios básicos, la seguridad, el libre tránsito, la libertad, el sustento» asegura Araceli Santana, una documentalista mexicana y una ciudadana más de las muchas que se han sumado a las protestas.

Lo que ha obligado a las personas a salir a las calles, aún con el miedo latente de que una masacre como la de Tlatelolco pueda repetirse, no es un «simple» aumento del 20% a los precios de los combustibles: el escenario viene forjándose desde que el PRI (el «nuevo» PRI) volvió a asumir el control del ejecutivo.

Los medios también han dado cuenta de los saqueos que han sufrido algunos establecimientos durante las manifestaciones que, se asegura, son pacíficas.

Pero para Santa «los saqueos —pagados por el gobierno— lo que buscan es por una parte deslegitimarlo la protesta ante la mirada nacional e internacional. Y por otra parte desincentivar a la gente a través del miedo para que salga a manifestarse».

Según Santana, todas esas estrategias del Gobierno tienen como propósito el que el congreso  apruebe una Ley de Seguridad Interior cuya misión es militarizar las calles. «El enojo de la ciudadanía era un riesgo previsible y hasta esperado para poder aprobar esa ley. Pero fue muy mal calculado porque pensaban que íbamos a salir a incendiarlo todo, y hemos reaccionado mucho más organizados de lo que hubieran pensado. Por eso pagaron a delincuentes, para que saquearan y generaran violencia» declara.

Y es que el deterioro es evidente. México afronta, como reconoció el presidente, «un año complejo y repleto de desafíos». Con 6 muertos, 1.500 detenidos y cientos de saqueos, el gasolinazo y su secuela de saqueos no son más que un anticipo de lo que puede ocurrir si el país, estrangulado por Estados Unidos, cae en barrena.

Las manifestaciones inéditas

Generalmente la clase media y la media alta no se involucran en la protesta, pero esta vez está sucediendo todo lo contrario: parece que la situación por la que atraviesa el país ha tocado incluso a aquellos que tienen «un poco más» que el resto. La clase media salió a las calles y eso, en América Latina, es una señal casi inequívoca de que el barco, en efecto, va a la deriva.

La documentalista asegura que las manifestaciones han sido organizadas sin un «líder» en particular. «Tener alguien a la cabeza sería arriesgado porque los medios de comunicación masiva y el gobierno tratarían de desvirtuar la protesta incriminando o inventando cosas sobre la cabeza del movimiento. Así han desinflado las manifestaciones de los últimos años. Tratan de comprar, desvirtuar, amenazar, encarcelar o incluso matar a los líderes de cualquier movimiento».

Pero en las marchas también hay infiltrados que de pronto, y cuando los granaderos están cerca, comienzan a grita, insultar o hacer desmanes. Provocando de buenas a primeras los militares se lancen sobre los civiles que no están haciendo ni diciendo nada. Hay cientos de detenidos. Pero la mayoría son civiles que fueron captados en el lugar de los hechos pero su captura sirve como método de intimidación y advertencia para sus familiares y amigos. En marchas pasadas, los cuerpos policiacos incluso hacen advertencias verbales cuando pasan a un costado.

Para evitar ese tipo de problemas, los manifestantes han empleado distintas estrategias: cantar el himno nacional en vez de consignas; levantar las manos y sentarse en el suelo, en señal de que no están armados y que tampoco quieren enfrentarse con nadie. Según Santana «simplemente estamos manifestando nuestra inconformidad que es parte de nuestra constitución. Cuando cualquier funcionario público ingresa a un cargo tiene que jurar que respetará lo expresado en la constitución. Pero al momento de hacerlo también se acepta que si este cargo no fuera ejercido de acuerdo al derecho de la propia constitución, nosotros, como ciudadanos tenemos el derecho de demandarles hacer cumplir la constitución o incluso abandonar el cargo».

¿Qué seguiría si se lograra que Peña Nieto renunciara?

Araceli Santana lo afirma así:

«Un fuerte sacudida política para el país que podría traducirse en cambios positivos. Las últimas encuestas han reflejado que al día de hoy Andrés Manuel López Obrador, del partido Morena es quien va a la cabeza por mucho. AMLO ha sido un rotundo opositor al PRI y al gobierno desde hace varios años. Ha participado en 2 elecciones presidenciales. En la primera le arrebataron la presidencia y en la segunda hubo fraude electoral».

Mientras tanto, las protestas no cesan, se anticipa un incremento en la inflación y un costo político para un impopular presidente.

David Bowie: el artista que también era constelación

Se ha reiterado su colosal importancia, como músico, ícono de su tiempo y alquimista cultural. Su último lanzamiento, Blackstar, ha conseguido una rara unanimidad, encabezando las listas de final de año tanto de revistas comerciales como en publicaciones esótericas. Del Q al Wire, para entendernos.

Hace exactamente un año que perdimos a uno de los artistas clave, la estrella que más ha brillado de los últimos años y que se ha convertido en un icono para siempre. Con 69 años, David Bowie nos dejaba repentinamente y dejaba un hueco insustituible.

Como suele ocurrir, cuando se destapa el tarro de las alabanzas, se multiplican los excesos. He leído incluso que, en Blackstar, Bowie fue tan audaz que ¡hasta se atrevió a trabajar con músicos de jazz! Se olvida que, en décadas pasadas, ya colaboró con Pat Metheny o Lester Bowie, por no hablar de su descubrimiento del potencial del pianista Mike Garson.

Blackstar fue una especie de meditado testamento de la estrella. En realidad, según el recién estrenado documental David Bowie: the last five years, el disco ya estaba empaquetado cuando supo que no había soluciones para su cáncer. En ese momento andaba rodando el vídeo de Lazarus, donde se supone que se deslizan mensajes de ultratumba; según el realizador, Johan Renck, todo estaba previamente guionizado, cuando todavía latía la esperanza de la curación.

Bowie no era precisamente un cantautor confesional a lo Leonard Cohen: manipulaba su imagen con el mismo deleite con que utilizaba los más variados estilos musicales, sin perder el sentido del espectáculo. Puedo imaginar que jugara en las letras de Blackstar con el futuro impacto del conocimiento de su enfermedad, seguramente convencido de que podía superarla.

Según algunos amigos de Bowie, quería mantener abiertas sus opciones. Eso conecta con el rumor de que lo ocurrido el 10 de enero de 2016 fue un suicidio asistido. Tampoco debería sorprendernos. Ya que mencionábamos a Cohen: la noticia de su deceso fue retrasada varios días, quizás para que no coincidiera con el terremoto informativo del triunfo de Donald Trump.

Si hubo una constante en la vida de Bowie, esa fue la voluntad de control. Control sobre su obra, su entorno, la percepción pública de su persona. Resulta un poco decepcionante saber que, a la hora de grabar el anterior disco, The next day (2013), obligó a los músicos a firmar contratos de confidencialidad, reforzados por serias amenazas de su oficina de management. Eran viejos compañeros de giras, y uno pensaba que bastaba con los vínculos de la lealtad. Estaban además vigilados por el productor Tony Visconti, que en esta coyuntura ha funcionado como un verdadero spin doctor, racionando información y teledirigiendo a los medios.

Así que uno lamenta que Francis Whately, el director de The last five years, alegue “respeto por la privacidad” para justificar que no entrevistara a la viuda, los hijos, los empleados íntimos. Son labores enojosas pero indispensables, que ahora quedan para futuros biógrafos. No les envidio la tarea: el primer libro que salió tras su fallecimiento, On Bowie, venía firmado por Rob Sheffield, un periodista musical establecido, que trabaja para Rolling Stone; aunque residente en Nueva York, Sheffield nunca osó acercarse a David. Puedo entenderlo: su encanto era abrumador y habría acabado con cualquier pretensión de objetividad.

Pero con o sin secretos, Bowie es de esos raros humanos que son al mismo tiempo artistas y constelaciones: distantes, lumínicos, inalcanzables y, sin embargo, cercanos.

Como escribió en su momento la escritora Jacinta Escudos: «Cuando David Bowie murió sentí que había muerto un pariente mío, un íntimo, porque él me llevó a descubrir y a reflexionar sobre cosas que no había considerado hasta que conocí su música y escuché sus entrevistas».

Parlamento venezolano declara a Maduro en «abandono de cargo»

La Asamblea Nacional (parlamento unicameral) de Venezuela aprobó por mayoría declarar en “abandono del cargo” al presidente Nicolás Maduro, arguyendo que el jefe de Estado se separó del cumplimiento de sus deberes constitucionales.

“Aprobado el acuerdo con el cual se califica en abandono de cargo a Nicolás Maduro Moros y, lo más importante, se exige una salida electoral a la crisis venezolana para que sea el pueblo el que se exprese a través del voto”, anunció el presidente del parlamento, Julio Borges.

En una interpretación particular del “abandono del cargo”, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acusa a Maduro de incumplir deberes que hundieron al país en una grave crisis, con severa escasez de alimentos y medicinas, una inflación que es la más alta del mundo y una criminalidad desbordada.

“¿Por qué no salimos de esta crisis? porque Maduro no está gobernando con la Constitución, sino fuera; está haciendo lo que le da la gana. La Constitución habla del derecho a la alimentación, a la salud, a la vida”, afirmó Julio Borges, quien asumió el pasado jueves la presidencia del Parlamento, en relevo de Henry Ramos Allup.

Según la Constitución, si el Legislativo declara la “falta absoluta” del presidente antes de que cumpla su cuarto año de mandato el 10 de enero, se convocará a elecciones en 30 días. Después de ese límite, será reemplazado por el vicepresidente para completar los dos años restantes del periodo presidencial.

Alistándose para esta nueva etapa de confrontación, Maduro rearmó la semana pasada su gobierno y nombró a Tareck El Aissami, de 42 años y quien se dice “chavista radical”, como vicepresidente, a quien el domingo puso al frente de lo que llamó un “comando antigolpe”.

Para el constitucionalista José Ignacio Hernández el hecho de que el TSJ desconozca al Poder Legislativo “bastaría para anular la declaratoria de abandono”, por lo que si esa situación no se soluciona, “ninguna decisión jurídica de la Asamblea permitirá realizar elecciones”.

“Para ser efectiva realmente debe venir acompañada del nombramiento de un TSJ que no esté al servicio del Ejecutivo. Habrá que ver si viene acompañada de una estrategia de calle que busque escalar la protesta”, afirmo Diego Moya-Ocampos, analista del IHS Markit Country Risk (Londres).

En diciembre, la mayoría parlamentaria declaró la “responsabilidad política” del presidente en la crisis, con el fin de abrirle un juicio político. Pero esta figura no está en la Constitución y de todas formas el TSJ también anuló esa decisión.

Noruega se convierte en el primer país del mundo en apagar la radio FM

Noruega se convertirá este año en el primer país del mundo en abandonar las emisiones de radio por Frecuencia Modulada (FM) para sustituirlas por la transmisión digital de audio (DAB), una medida impopular entre los ciudadanos. El apagado de la FM comenzará el próximo miércoles en la provincia noroccidental de Nordland y continuará de forma progresiva en los meses siguientes en las otras 18 en que se divide el país hasta finalizar el 13 de diciembre con las de Troms y Finmark.

El plan culmina un proyecto impulsado por el anterior Ejecutivo de centroizquierda y aprobado en mayo de 2011 por el Parlamento con el apoyo de todos las fuerzas políticas excepto el Partido del Progreso, socio menor del actual Gobierno de coalición de derecha. El apagado se fijó para 2017, aplazable a 2019 de no cumplirse una serie de condiciones que las autoridades dan por resueltas.

Entre ellas se incluía que la cobertura digital de la radiotelevisión pública NRK equivaliera a la actual, la ampliación de la red comercial al 90 % de la población, contar con soluciones técnicas para la recepción en coches y que al menos el 50 % de los oyentes lo fuesen ya de radio digital en el momento del cambio. La medida nunca ha tenido respaldo popular: en un sondeo difundido el mes pasado por el periódico «Dagbladet», dos de cada tres noruegos se oponían y solo el 17 % decía apoyarla.

El elevado coste de mantenimiento de la red de FM para los grandes canales —sobre todo por las condiciones topográficas del país— y la mejora de la calidad de emisión y de la oferta, con la posibilidad de ampliar de cinco a 22 los canales de cobertura nacional, son algunos de los argumentos apuntados para justificar la medida. Las grandes emisoras como NRK y las privadas P4 y SBS podrían ahorrarse más de 200 millones de coronas noruegas (22 millones de euros) al año con un cambio de formato que sin embargo ha sido criticado sobre todo por la Asociación de Radios Locales (NLR).

Pero esta medida cuenta con multitud de críticas. La más común es la que tilda al Gobierno de adaptarse a los intereses de los grandes medios, mientras que las pequeñas radios locales no pueden afrontar el coste del cambio. El Gobierno permitirá a las pequeñas radios locales seguir usando la Frecuencia Modulada hasta 2022 como compensación por el cambio.

Murió el escritor argentino Ricardo Piglia

El escrito argentino Ricardo Piglia ha muerto a los 75 años, informa el diario Clarín. Lector, crítico, editor, guionista de cine, profesor de literatura y, sobre todo, narrador, Piglia nació en Adrogué, provincia de Buenos Aires, el 24 de noviembre de 1941. Vivió entre Argentina y Estados Unidos y la literatura, pero pasó sus últimos meses en Buenos Aires a causa de una esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que le afectó las neuronas que controlaban sus músculos, pero que no le impidieron la lucidez intelectual y creativa, por lo cual trabajó hasta casi el último momento.

“Plata Quemada”, “Respiración Artificial” y “Blanco Nocturno” destacan entre las principales y más exitosas publicaciones del autor.

La escritura de Piglia se caracteriza por un sano equilibrio entre el rigor intelectual, la experimentación y su facilidad para ser leída. Sus obras son deliberadamente intelectuales y llenas de alusiones a la disidencia cultural. En El último lector, Piglia, vuelve a mostrar que es uno de los grandes maestros en la construcción de itinerarios insólitos para leer la literatura contemporánea, en un libro extraordinario que, en palabras del autor, es “el más personal y el más íntimo” de todos los que ha escrito.

Aquí su bibliografía

Relato:

La invasión, 1967

Nombre falso, 1975

El pianista, 2003
Novela:

Respiración artificial, 1980

Prisión perpetua, 1989

La ciudad ausente 1992

Plata quemada 1997

Blanco nocturno, 2010

El camino de Ida, 2013
Antologías:
Las fieras. Antología del policial argentino, 1999

Recopilaciones de artículos y ensayos literarios:
La Argentina en pedazos 1993
El laboratorio del escritor 1994
Formas breves 1997
Diccionario de la novela de Macedonio Fernández 2000
Crítica y ficción, 2001
El último lector 2006

Teoría del complot. 2007

PREMIOS

Premio Planeta Argentina 1997

Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2005 (Chile)

Premio de la Crítica 2010 (España)

Premio Rómulo Gallegos 2011 (Venezuela)

Premio Internacional de Novela Dashiell Hammett 2011 (Semana Negra de Gijón)

Premio Casa de las Américas de Narrativa José María Arguedas 2012

Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas 2013

Premio Manuel Rojas 2013

Y los nominados a los Globos de Oro 2017 son…

Llegó el momento de conocer a los nominados a los Globos de Oro, un buen radar previo a los Oscar 2017 y uno de los galardones favoritos de la industria del cine y la televisión en Estados Unidos.

Potenciales ganadores

El musical «La ciudad de las estrellas» o «La La Land» lidera, junto a «Moonlight», «Manchester frente al mar» y «Lion», las nominaciones a los Globos de Oro, que son concedidos por la selecta Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés).

«Por lo general a los votantes de los Globos les gusta repartir las nominaciones entre películas diferentes, pero puedo decir honestamente que la veo ganando como mejor película y a Ryan Gosling y Emma Stone», sus protagonistas, también, dijo a AFP el director de la web, Chris Beachum.

Los Globos de Oro serán entregados el 8 de enero en el hotel Beverly Hilton de Beverly Hills, con Jimmy Fallon como presentador.

fallon

Estas son las nominaciones más importantes de la 74 edición de los Globos de Oro:

Mejor película (drama)

“Manchester frente al mar”

“Moonlight”

“Lion”

“Hacksaw Ridge”

“Hell or High Water”

Mejor película (comedia o musical)

“La ciudad de las estrellas” o “La La Land”

“20th Century Women”

“Dead Pool”

“Sing Street”

“Florence Foster Jenkins”

deadpool

Mejor director

Mel Gibson (“Hasta el último hombre”)

Damien Chazelle (“La ciudad de las estrellas” o “La La Land”)

Barry Jenkins (“Moonlight”)

Denzel Washington (“Fences”)

Tom Ford (“Nocturnal Animals”)

Kenneth Lonergan (“Manchester frente al mar”)

Mejor actor de drama

Casey Affleck (“Manchester frente al mar”)

Denzel Washington (“Fences”)

Joel Edgerton (“Loving”)

Andrew Garfield (“Hacksaw Ridge”)

Viggo Mortensen (“Captain Fantastic”)

Mejor actor de comedia o musical

Ryan Gosling (“La ciudad de las estrellas” o “La La Land”)

Ryan Reynolds (“Deadpool”)

Colin Farrell (“The Lobster”)

Hugh Grant (“Florence Foster Jenkins”)

Jonah Hill (“War Dogs”)

Mejor actriz de drama

Natalie Portman (“Jackie”)

Amy Adams (“La llegada” o “Arrival”)

Jessica Chastain (“Miss Sloane”)

Isabelle Huppert (“Elle”)

Ruth Negga (“Loving”)

Mejor actriz de comedia o musical

Emma Stone (“La ciudad de las estrellas” o “La La Land”)

Annette Bening (“20th Century Women”)

Lily Collins (“Rules don´t Apply”)

Jailee Steinfeld (“The Edge of Seventeen”)

Meryl Streep (“Florence Foster Jenkins”)

Mejor actor de reparto

Mahershala Ali, “Moonlight”

Jeff Bridges, “Hell or High Water”

Simon Helberg, “Florence Foster Jenkins”

Dev Patel, “Lion”

Aaron Taylor Johnson, “Nocturnal Animals”

Mejor actriz de reparto

Viola Davis, “Fences”

Naomie Harris, “Moonlight”

Nicole Kidman, “Lion”

Octavia Spencer, “Hidden Figures”

Michelle Williams, “Manchester frente al mar”

Mejor película de animación

“Kubo and The Two Strings”

“Moana”

“My Life as a Zucchini”

“Sing”

“Zootopia”

Mejor película de habla no inglesa

“Neruda”

“Divines”

“Elle”

“The Salesman”

“Toni Erdmann”

Mejor serie de televisión (drama)

“Game of Thrones”

“Stranger Things”

“This is Us”

“Westworld”

“The Crown”

got

Mejor serie de televisión (comedia)

“Atlanta”

“Blackish”

“Mozart in the Jungle”

“Transparent”

“Veep”

Mejor actor de televisión (drama)

Rami Malek, “Mr. Robot”

Billy Bob Thornton, “Goliath”

Bob Odenkirk, “Better Call Saul”

Matthew Rhys, “The Americans”

Liev Schreiber, “Ray Donovan”

Mejor actriz de televisión (drama)

Caitriona Balfe, “Outlander”

Claire Foy, “The Crown”

Keri Russell, “Americans”

Winona Ryder, “Stranger Things”

Evan Rachel Wood, “Westworld”

st

Mejor actor de televisión (musical o comedia)

Anthony Anderson, “Black-ish”

Gael Garcia Bernal, “Mozart in the Jungle”

Donald Glover, “Atlanta”

Nick Nolte, “Graves”

Jeffrey Tambor, “Transparent”

Mejor actriz de televisión (musical o comedia)

Rachel Bloom, “Crazy Ex-Girlfriend”

Julia Louis-Dreyfus, “Veep”

Sarah Jessica Parker, “Divorce”

Issa Rae, “Insecure”

Gina Rodriguez, “Jane The Virgin”

Mejor actor de reparto en serie de televisión

Sterling K. Brown

Hugh Laurie

John Lithgow

Christian Slater

John Travolta

Mejor actriz de reparto en serie de televisión

Olivia Colman, “The Night Manager”

Lena Headey, “Game of Thrones”

Chrissy Metz, “This is Us”

Mandy Moore, “This is Us”

Thandie Newton, “Westworld”

Mejor serie de edición limitada

“American Crime”

“The Dresser”

“The Night Manager”

“The Night Of”

“The People vs. OJ Simpson”

Mejor actor en serie televisiva de edición limitada

Riz Ahmed, “The Night Of”

Bryan Cranston, “All the Way”

John Turturro, “The Night Of”

Tom Hiddleston, “Night Manager”

Courtney B. Vanc, “The People v. OJ Simpson”

Mejor actriz en serie televisiva de edición limitada

Riley Keough, “The Girlfriend Experience”

Sarah Paulson, “The People v. OJ Simpson”

Charlotte Rampling, “London Spy”

Kerry Washington, “Confirmation”

Felicity Huffman, “American Crime”

¿Qué puedes hacer para leer más este año?

Es probable que con el inicio del año hayas decidido comenzar a plantearte nuevos propósitos: comer más sano, hacer ejercicio, conseguir un mejor trabajo y ese tipo de cosas. También hay un propósito que se repite casi cada año en muchísimas personas: comenzar a leer más.

Pero es difícil, lo sabemos. Por eso te traemos estos 10 consejos de Verne que te ayudarán a sobrellevar esa ardua pero gratificante (y beneficiosa) actividad:

leergif

1. No conviertas la lectura en una obligación. Uno lee para divertirse, no porque tenga que leer este libro del que todo el mundo habla. Si un libro aburre, se deja.

2. A veces no te queda otro remedio que leer. Porque tu pareja te ha regalado un libro con toda su ilusión o te lo ha mandado tu profe de literatura sin ninguna ilusión. El consejo es que te lo tomes en pequeñas dosis y, sobre todo, no lo dejes. Nada hay peor que leer por obligación y que encima no te acuerdes de si el protagonista se llama Federico o Doctora Malvad. Altérnalo con otro libro que sí te guste.

3. Ten un programa de lectura. No tienes que respetarlo estrictamente, pero conviene que tengas al menos una serie de prioridades. El programa puede ser un género, un lugar geográfico, un tiempo. Con esto entenderás mejor los temas. También te lo puedes plantear como un reto, como hace Zuckerberg: un libro cada dos semanas.

leeeegif

4. Alterna temas, tipos de libro, longitudes. Tras un libro enjundioso sobre la historia del Khanato de Crimea, algo ligero, como un thriller con mucha violencia y giro inesperado al final de Harlan Coben. Tras Crimen y castigo (y sí, deberías leer Crimen y Castigo), algo de Robert Sheckley. Alta cultura, baja cultura, cultura pop. ¿Qué más da? Una desengrasa a la otra y mantiene tus ganas de leer vivas y hojeando.

5. Ve a la librería de tu barrio y déjate aconsejar por tu librero. La mayoría es gente muy leída y si apareces por allí con cierta frecuencia conocerá mejor tus gustos que tu ex-pareja a la que has dejado por no acertar con los mismos.

6. Esto es muy importante. Es el consejo más importante de todos. No dejes que tu pareja que sí comparte los gustos literarios contigo, tu librero/a con el/la que has comenzado la relación tras, despechado/a, dejar a la anterior, se lea los libros antes que tú. No ayuda a una (nueva) pareja ir gritando por la casa, con las manos en los oídos: “¡No espóilers! ¡No espóilers!”.

leeeeergif

7. Explora nuevos temas, autores, periodos. Lee a alguien a quien sabes que sólo ha leído el editor y a veces ni eso, porque es un libro autoeditado. Las recomendaciones de las librerías en internet a veces son una buena guía, pero navega por ellas, lee la sinopsis, lee siempre las peores críticas (nunca las mejores) y déjate llevar. Te llevarás muchas sorpresas agradables.

8. Escribe una pequeña reseña de cada libro en tu blog, en Twitter, en GoodReads, en el apartado de reseñas de la librería online donde has comprado el libro, donde sea. ¿Has cogido a veces un libro de la estantería, empezado a leerlo y pensado: “Esto me suena”? Es que te lo has leído ya. Las reseñas te ayudan a reflexionar sobre el libro, sus temas, sus contenidos y sobre todo a recordarlo con más nitidez para que no agarres el mismo libro de nuevo, a quién se le ocurre, con la pila de libros que tienes… Sitios como Goodreads (una división de Amazon) te permiten introducirte en comunidades de lectura y compartir lo que quieres leer, lo que estás leyendo y una breve reseña de lo escrito, o al menos unas simples estrellitas.

9. Busca tu tiempo, ajusta la lectura a tu rutina. Porque tienes rutina. Todos los tenemos. Si tu tiempo de sofá no es suficiente y vas andando a trabajar, siempre puedes escucharlo en audiolibro. Y fíjate que digo el tiempo, no el lugar. Se puede leer de pie en el bus, esperando en la cola de la frutería, entre clase y clase, con la tele puesta, en la playa, en silencio, escuchando música, con té y sin té. Bueno, sin té es complicado, pero sé de gente que lo ha conseguido.

10. Busca libros gratuitos. Seguro que hay una biblioteca a unos pasos de tu casa. Si estás estudiando, la de tu centro. También tienes el proyecto Gutenberg y Archive.org.