Corrupción, Política

Velásquez Parker y el justo salario de los funcionarios

Velásquez Parker. VoxBox.

Política.- El diputado de ARENA Ricardo Velásquez Parker se volvió famoso hace unos días, por unas declaraciones que a estas alturas ya todos conocemos.

Por si algún despistado no sabe de qué hablo, aquí el video:

Por supuesto que nuestro querido Padre de la Patria no aceptaría esta versión de los hechos (¿cuáles hechos? ¿Serán realidades alternas, como dice el señor de Estados Unidos?). Velásquez Parker nos va a argumentar que sus declaraciones fueron sacadas de contexto, que él por decir una cosa dice otra y que, qué pena, niña, no era esa mi intención.

Así que nos ofreció esta disculpa, acompañada con el respectivo video con el que nos permite ver mejor el panorama de sus declaraciones:

Velásquez Parker y el contexto

El señor diputado comienza su intervención con palabras mayores: una discusión gubernamental holística, dice. Para luego recordarnos lo que está escrito en la Santa Palabra de los cristianos: el obrero es digno de su salario.

Basados en eso, Velásquez Parker procede a explicarnos cómo él haría las cosas en temas salariales: el fiscal general debería estar blindado con un salario arriba de los USD 15,000. Y claro, los honorables miembros de la Asamblea Legislativa deberían tener un sueldo que vaya a acorde también con las necesidades que su gestión demanda: es al funcionario que más se le exige, es el que siempre está recibiendo a los siempre inconformes ciudadanos, que se la viven llorando por todo y por nada. Esto último no lo dice explícitamente, pero sí que lo deja entrever. Todas las semanas recibe en su oficina a personas que están todo el tiempo demandándole cualquier cantidad de cosas. Vergüenza les debería de dar a esas personas, sobrecargando sin miramientos a los pobres legisladores.

Veamos esto ahora: si el fiscal general de la República recibiera un salario como el que menciona el diputado, ¿comenzaría a trabajar de verdad, por fin? ¿Dejaría de perseguir a creadores de memes y comenzaría a ganar juicios importantes? Si le ofrecemos esos quince mil dólares, ¿nos diría de una buena vez qué hicieron con Carla Ayala? ¿Procedería con todos los casos de corrupción que tiene engavetados?

Apliquemos la misma lógica ahora para los diputados

Si aceptáramos subirles el salario a ellos, ¿dejarían de faltar tanto al trabajo? ¿Comenzarían a legislar con base en la Constitución y no en sus propias fronteras morales y religiosas? ¿Dejarían de gastar tanto dinero en computadoras, muebles y lujos, para invertirlo en otra cosa de más provecho para la sociedad? ¿Despedirían a todos los asesores innecesarios que tienen? ¿Respetarían el cargo que el pueblo les ha designado?

Si la respuesta a todo es sí, entonces permítanme humildemente mandarlos a la mierda. Lo que ustedes hacen ya superó hace años el cinismo y el descaro.

Ustedes lo que necesitan es buscarse una buena multinacional, o dedicarse de lleno a sus propias empresas, porque el erario público no fue ideado para satisfacer sus caros estilos de vida.

En todo caso, quién ha descontextualizado las cosas es este señor, no nosotros. Los diputados salvadoreños no son los peor pagados de Latinoamérica, pero asumamos que eso fuera cierto: no se puede comparar a la ligera con otros países. ¿Quién en este país devenga un salario de USD 3,500? En serio, no lo digo como pregunta retórica. En la empresa privada, ¿qué cargo debería desempeñar una persona para recibir un salario así? ¿Qué nivel de preparación técnica y profesional debe requerir ese puesto? ¿Posee usted, señor diputado, una hoja de vida así de buena para recibir ese salario afuera?

Probablemente la respuesta sea sí. Entonces, ¿para qué se metió a diputado? ¿Es que no le dijeron cuánto iba a ganar?

Pero no, Velásquez Parker no se ubicó en ese momento, no comprendió que estaba dirigiéndose a un pueblo que sobrevive mes a mes con un salario de USD 300. Un salario once o doce veces menor que el que él devenga.

Está quejándose con sus votantes de un salario con el que muchos de nosotros ni siquiera nos atrevemos a soñar.

Así que no, señor Velásquez Parker, quien está fuera de contexto no es la gente indignada: es usted.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Profesor de alguna universidad. No escribo, vomito.

1 Comment

  1. Yo mo soy de ningun partido. Ni izquierda, ni mucho menos de derech. Tipos como este imbecil de parker le esta regalando el pais a bukele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *