Cine, Entretenimiento

Sueño en otro idioma: la grandeza del cine mexicano

Sueño en otro idioma. VoxBox.

Entretenimiento.- Pocas veces he sabido cómo reseñar una película. Es más, solo lo he hecho cuando se la comento a alguien, aunque casi nunca lo hago, muchos menos escribo reseñas. Esta vez lo voy a hacer sobre una película que me encantó: Sueño en otro idioma. La he ido a ver tres veces al cine y en cada una le he descubierto pequeñas cosas que la hacen mágica, y que cada vez que la veo me conmueve de la misma forma que la primera vez.

Dirigida por Ernesto Contreras, Sueño en otro idioma es una de esas películas que son un descubrimiento cinematográfico maravilloso, que apenas ha tenido un estreno en pocas salas mexicanas, siendo una producción de este país que ha logrado hacerle frente a blockbusters taquilleros como Avengers: Infinity Wars y se sigue manteniendo en cartelera.

Sueño en otro idioma

La película nos cuenta la historia de dos hombres en casi el final de sus días: son los dos últimos hablantes de la lengua zikril, lengua indígena que se extingue. Sin embargo, los dos personajes no se hablan desde hace cincuenta años y guardan un secreto, que es de ellos dos y que quizás se lleven a la tumba junto con su lengua. Como dice una frase de la película: “Cuando una lengua muere, se pierde una forma de ver el mundo”.

La película comienza con la llegada de un lingüista a una población de donde son natos los hablantes del zikril. En la película no se menciona nunca el nombre del lugar, pero fue filmada en la región de Los Tuxlas, en el estado de Veracruz, que con la bellísima cinematografía de Tonatiuh Martinez nos hace sentirnos en verdad dentro de un sueño: un sueño que nos hace sentir en el Edén.

El lingüista, interpretado por Fernando Álvarez Ribeil, tendrá que hacer todo lo que esté a su alcance para que esta lengua que muere tenga un registro y no se pierda del todo. Para ello tendrá que hacer todo lo posible para que sus dos protagonistas vuelvan a hablarse, se reconcilien y así poder grabar conversaciones entre ellos, para así entender un poco más esta lengua.

A medida que el personaje de Ribeil está luchando por reconciliar a los amigos, irá descubriendo los secretos del pasado que han distanciado a sus amigos, en donde el amor, el rencor y la aceptación están presentes, al igual que la culpa que causa la religión.

La película está llena de mucho realismo mágico que evoca la obra cumbre de Rulfo. Al final, la película se convierte en una verdadera revelación cinematográfica que le ha valido 16 candidaturas al premio Ariel, el cual entrega la Academia Mexicana de Cine, siendo esta la gran favorita. Toda la industria de México la está aclamando por ser un producto honesto y sincero, escrita por Carlos Contreras, hermano del director.

En una entrevista para la revista Gatopardo el director comenta que en un principio pensaron usar una lengua indígena existente; sin embargo, por respeto inventaron el idioma zikril, ex profeso para esta producción, y para ello contrataron a un lingüista que lo creara con sus reglas gramaticales y su pronunciación. Los actores se tuvieron que preparar bien y aprender esta lengua inventada, para que al momento de filmar se viese natural.

Tengo que decir que las actuaciones de están correctas y todas merecen ser premiadas, y siento que sería la apuesta correcta para que la Academia Méxicana de Cine compitiera en los Óscar, en la categoría de Lengua Extranjera. Pero tiene a la puerta una película de Alfonso Cuarón, que también es un producto mexicano y hablado en español que podría hacer que la Academia Mexicana de Cine se decante por enviar esta película, que tendrá poco tiempo en cines y luego será lanzada a Netflix, y por el apellido de su dirección es una apuesta más confiable para enviar a los Óscar.

Pero no se puede negar que Sueño en Otro Idioma ya tiene un público ganado no solo en México, sino en todo el mundo, porque ya ganó el Premio del Público en el festival de Sundance en 2017, y la mejor película en el Festival de Cine de Guadalajara.

Como nota final, se ha rumoreado que el ayapaneco, que es una lengua que a la fecha hablan muy pocas personas en México, fue el que inspiro esta película.

Aquí les dejo la canción del final de la película:

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Tengo más de 30 años. Soy mochilero aunque ya no ando de mochilazo. Vine a México y aquí me quedé a vivir. Soy abogado pero no ejerzo. Tomo fotografías y me gustan los barquitos de papel. Todas mis redes sociales son JonMochilero y a veces sextuiteo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *