Derechos Humanos, Política

Nicaragua lucha: El Salvador ¿para cuándo?

Nicaragua lucha. VoxBox.

Derechos Humanos.- El Día de las Madres en Nicaragua se celebra el 30 de mayo, aunque “celebrar” no sea la palabra más precisa para describir lo que sucedió en un día marcado de muerte, sangre, y sobre todo lucha: porque Nicaragua lucha por sus derechos, por su dignidad, por jóvenes y sus ancianos.

Las madres de los 80 muertos que lleva a la cola la dictadura Ortega-Murillo salieron a las calles a protestar, acompañadas por estudiantes, trabajadores y civiles de diferentes zonas y estratos sociales. Todos nicaragüenses, todos desarmados.

Pero Daniel Ortega sacó su lado más brutal, ordenando el ataque a esta gigantesca manifestación. Un ataque que dejó al menos 15 muertos y 79 heridos, de acuerdo con el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

Pero la situación de Nicaragua no es nueva: comenzó el 18 de abril con las protestas pacíficas contra el binomio presidencial, convertidos en los dictadores de turno. Si todavía no conocen la situación, acá les dejamos esta radiografía de las protestas en Nicaragua.

Nicaragua lucha

Sin importar de qué lado del espectro nos encontremos los demás (los que no somos de, y ni vivimos en Nicaragua), hay una cosa sencilla que queda clarísima: Nicaragua lucha, Nicaragua está luchando. ¿Alguna vez dejó de hacerlo?

En 1979, el Frente Sandinista para la Liberación Nacional coronó sus años de lucha con un triunfo que llenó de esperanza a toda la región latinoamericana, porque dejaron un mensaje poderoso: es posible vencer a los tiranos.

Ahora son los nietos de aquellos guerrilleros que triunfaron quienes que llevan la batuta.

Son los nietos de una revolución lejana o ausente en su memoria, pero la llevan de todas maneras en los genes, porque aquella se hizo también por razones morales, ante el hastío frente a una dictadura familiar que se creía dueña del país, y cuando se vio amenazada no vaciló en recurrir a la represión más cruel. Y al exterminio.

Eso lo escribió Sergio Ramírez en una columna de El País. Nicaragua lleva la lucha en los genes, y esos genes son los que se han apoderado de las calles ahora mismo, los que reclaman por los cercenados derechos elementales de cualquier ser humano: los que exigen dignidad.

El Salvador, ¿para cuándo?

Entonces la pregunta es válida: si el pueblo de Nicaragua se puede poner de pie, ¿por qué el pueblo salvadoreño no?

La duda es legítima y no es una idea nuestra. Esa misma pregunta ha sido repetida infinidad de veces en redes sociales: ¿por qué los salvadoreños no despertamos?

El descontento nicaragüense estuvo hirviéndose desde mucho tiempo atrás, pero encontró el detonante correcto en el aumento de las cotizaciones y en la eliminación del 5 % a la pensión de los jubilados.

¿Cuántos detonantes peores hemos tenido los salvadoreños? ¿Cuántas veces el Estado, el gobierno y los grupos de poder se han reído en nuestras caras sin que nada suceda?

Solo en lo que va de este año hemos tenido razones de sobra para salir a las calles, para exigir la renuncia de los gobernantes, del tamaño que sean.

El Salvador, ¿para cuándo? Es la pregunta que asoma cada vez que nos enteramos que en Guatemala, que en Honduras o que en Nicaragua el pueblo está saliendo a pelear por lo que le corresponde por legítimo derecho.

La respuesta que muchos han encontrado es que estamos dormidos, que no estamos organizados, que nos tienen divididos. Sí, es posible que la respuesta correcta sea una mezcla de todo esto, pero si ya conocemos el problema, ¿no es momento de comenzar a buscarle solución?

El periodista Carlos Salinas recoge las siguientes declaraciones de Jessica Rivas, madre de uno de los jóvenes asesinados, Jesner, de apenas 16 años:

Después de todo esto que hizo exigimos que se vaya de Nicaragua, que aquí no lo queremos. Si aquí hubiera pena de muerte, eso pidiéramos para él. Lo que queremos ahora es ayuda internacional para encontrar justicia, porque aquí en Nicaragua no se respetan las leyes.

En Nicaragua no se respetan las leyes, ¿no les suena familiar esa frase? Todos lo hemos dicho de nuestro país, todos lo hemos pensado miles de veces, lo hemos sufrido en carne viva.

¿No les parece que este es un buen año para que los salvadoreños también nos levantemos? No bajo el signo de ningún partido político, sino por el más puro y elemental sentido de dignidad.

Si Nicaragua lucha, que El Salvador no se quede atrás.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *