Corrupción, Política

Posverdad y fake news: Carlos Calleja no es salvadoreño

Posverdad. VoxBox.

Detalles.- ¿Hillary Clinton vendió armas a los rusos? ¿Peña Nieto asesinó a su esposa? ¿Carlos Calleja no es salvadoreño de nacimiento? Tranquilos: vivimos en la época de la posverdad. Esas cosas pueden ser o no verdad.

Esas tres preguntas del inicio tienen un solo propósito: independientemente sean verdad o no, buscan tener la apariencia de verdad. Eso es todo lo que importa en esta época extraña y estúpida que nos está tocando presenciar.

Pero vayamos por partes: ¿Qué es la posverdad? Podríamos resumirlo diciendo que es esta época en la que la apariencia de los hechos es más relevante que los hechos en sí, no importando que sean verdad o no. ¿Eso no se llama simplemente “mentira”? Sí, pero en esta era de  millennials se vuelve necesario rebautizarlo todo. Quizás la palabra “mentira” les resulte ofensiva a estos seres humanos.

Trump y su retórica beligerante son el punto más álgido de esta era. ¿Cuántas mentiras ha dicho en lo que lleva ocupando la Casa Blanca? No me sorprendería que fueran miles.

La otra parte de las dudas: ¿Quién carajos es Carlos Calleja? Mis compatriotas salvadoreños no tendrán ningún problema en este punto, pero para el resto: Calleja es el hijo de un gran empresario salvadoreño, dueño de la mayor cadena de supermercados del país, que aspira a la silla presidencial de la mano del partido de ultraderecha y ultraconservador Alianza Republicana Nacionalista.

El rumor de extranjería

Lo que ha sucedido en los últimos meses es que corre por ahí el rumor de que este señorito no nació en esta tierra, lo que lo inhabilitaría ante la Ley para competir por el puesto. En particular, ha circulado esta captura de pantalla de Wikipedia:

Vamos, que Wikipedia no es tampoco una fuente primaria de información. Cualquier malintencionado del otro partido pudo fácilmente modificar un poco la cuestión. Lo que ha despertado más las sospechas, es que el artículo ya no existe:

¿Conspiración? ¿Nos están ocultando la verdad los poderes fácticos salvadoreños? ¿Tienen el poder suficiente para eliminar este tipo de información del caótico mundo del Internet? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que este caso sirve como ejemplo: la facilidad con la que se puede manipular información es aterradora.

En términos individuales, la posverdad no debería afectarnos demasiado (al menos no más que las tradicionales mentiras), pero en un ámbito más global, resultan perjudiciales: tenemos aquí un caso que se mueve en el plano político.

Pensemos qué pasaría si Calleja de verdad no hubiese nacido aquí y su maquinaria política-electorera hubiese movido cielo y tierra para ocultarnos esa verdad: se estaría violando la Constitución de la República. Pensemos ahora qué pasaría si todo esto fuera mentira, y el pobrecito Calleja fuera descalificado para la competencia por una vil mentira: también se estaría violando la sagrada Constitución.

¿Estamos indefensos ante la posverdad?

La respuesta fácil: sí. Estamos jodidos. Ya no podemos confiar en los hechos, porque hay personas con poder que nos han dicho que no son importantes.

Pero hay esfuerzos, hay resistencia. Estamos todavía muy pronto para abandonar toda esperanza.

Una de esas luces en medio de esta densa oscuridad nos viene directamente desde México: un proyecto llamado Verificado.

Verificado 2018 es un esfuerzo en conjunto de varios medios de comunicación mexicanos que nace “con el objetivo de enfrentar estas noticias malintencionadas o imprecisas y desmentirlas con información rigurosa y confirmada.”

Lo que buscan es que toda la información que se suelte en la red, en plena campaña presidencial, pase por ciertos filtros de investigación, para poder informar con certeza a los electores.

¿Por qué los demás países no comenzamos a implementar proyectos parecidos a los de México? ¿Es que no nos importa estar debidamente informados?

La posverdad es una peste que podría ser mucho más perjudicial de lo que intuimos. Por favor, no dejemos que nos carcoma el cerebro colectivo, que nos haga tomar decisiones importantes equivocadas.

(Por si les queda duda sobre el lugar de nacimiento de Calleja, este documento del Diario Oficial podría serles útil).

El Salvador se quedó sin TPS: es hora de tirar a la basura a los políticos

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Profesor de alguna universidad. No escribo, vomito.

2 Comments

  1. Pingback: VoxBox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *