Cine, Entretenimiento

“Call Me by Your Name”, más allá de lo LGBTI

Call me by your name. VoxBox.

Cine.- La producción Call Me by Your Name es la más reciente película del realizador italiano Luca Guadagnino, y que marca la culminación de su “trilogía del deseo”, conformada también por Lo sono l’amore (2009) y A Bigger Splash (2015).

Lamentablemente, aunque no puedo hablar de sus anteriores entregas, me parece apropiado resaltar que parte de la atención que ha tenido esta cinta se debe en mayor parte a su reciente nominación en los Óscar y que por defecto establece una temática de interés para la comunidad homosexual.

Para propósitos de un análisis honesto, me gustaría que quien desee verla o que ya la haya visto, intente leer esta entrada quitando, como mínimo, el segundo de estos aspectos que le ha valido su notoriedad. Debe valorarse la película por la experiencia que provoca en sí misma. Sin ánimos de entrar en debates, me atrevería a justificar que no se debería categorizar ni existir un subgénero denominado LGTBI.

Considero mucho más progresivo para esta comunidad simplemente llamar a la película solo por lo que realmente representa: una película romántica. El hecho de que se visualice el nacimiento de un romance entre dos personas del mismo género no debería ser relevante, a menos que la propia película haga hincapié en esto como una problemática o conflicto desde perspectiva social, cosa que no pretende hacer al menos a un nivel superficial.

¿De qué trata Call Me by Your Name?

La película cuenta la historia desde el punto de vista de Elio, un adolescente judío ítalo-francés-americano viviendo al norte de Italia junto a sus letrados y académicos padres, en un aparente verano idílico. Pero cuando un joven estudiante americano, Oliver, llega de visita para colaborar en el trabajo arqueológico de su padre, comienzan a desarrollarse en Elio una serie de emociones conflictivas que derivan en un nuevo despertar sexual para él.

Al principio vemos cómo su relación con Oliver es en cierta forma ambigua, conflictiva y tensa. Existe una cierta fascinación mutua, que es la que permite que ambos sean capaces de encontrar una amistad viable y terminar por compartir muchos momentos de autodescubrimiento, en el sentido más emocional posible, derivando en una creciente tensión sexual, hasta el punto de estallar.

¿Cuál es la visión de la película?

El director hace su esfuerzo en mostrarnos una representación sumamente intimista. Con gran realismo se logra dar un retrato honesto sobre la extrañeza e impulsos propios de alguien de la edad de Elio y su propia exploración sexual. Esto perfectamente ejemplificado en lo que ya se podría considerar una famosa escena que involucra un albaricoque.

A veces no entendemos del todo muchas de estas acciones, porque precisamente se trata de hacer un ejercicio mental que nos invite a reflexionar más a fondo sobre la ansiedad y el incontenible deseo sexual de un adolescente.

Cabe destacar que no es una película convencional, al menos para la mayoría de las audiencias acostumbradas a un entretenimiento comercial. No existe necesariamente un conflicto latente o al punto de quiebre que les marque a los personajes una necesidad de urgencia. Su narrativa se establece desde el inicio como lenta, pero que no debe considerarse como un defecto, sino una virtud en su propio género.

Se establece la propia cotidianidad y el preciosismo de los paisajes locales, como un elemento que reafirma el deseo del realizador por hacer un honesto reflejo de la propia realidad. Este es un aspecto más propio del cine europeo, donde es obvio que se extraen dichos elementos preciosistas. Algo justificado, por ser parte de una coproducción entre Estados Unidos, Italia y Francia, y encima estar hecha por un realizador italiano, pero también dirigido a un mercado americano.

Las implicaciones y consecuencias de las acciones de los protagonistas obviamente tienen un peso, existen y están ahí desde el principio, solo que son subyacentes. El verdadero quiebre emocional o la realización de estos problemas no son palpables, hasta que nos vamos acercando al final. Un espectador inteligente puede que encuentre esta tensión del conflicto que es subyacente, y luego sentir con más cercanía estas devastadores ramificaciones.

¿Cuáles son sus puntos débiles?

La película, en términos generales, cumple como una propuesta funcional con la que se puede llegar a sentir genuina empatía por sus personajes. Incluso un mensaje muy apropiado. Lamentablemente considero que gran parte de su atractivo se debe a ser una producción que más que hace una muestra “autoral europea”, dentro de un mercado más acostumbrado a los convencionalismos hollywoodenses.

He ahí donde se establece un exotismo inusual y atractivo para muchas audiencias, porque puede que sientan por primera vez unas ansias o un deseo por ver historias más personales en el medio, que existe en amplitud pero que todavía desconocen, o no están del todo familiarizados con esta otra franja.

Por otro lado, aunque la historia en términos generales plantea momentos realistas, existe cierta pared que quizás se le haga difícil a varios cruzar, y viene del hecho de que sus protagonistas tienden a verse demasiado privilegiados. Todos poseen cierto estatus que crea una atmósfera a su alrededor demasiado elitista, condescendiente e incluso irreal o lejana. Aun así, vale la pena de ver y discutir, gracias a que todavía puede llegar a ser conmovedora.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Licenciado en comunicación social y paralelamente soy estudiante de cine en Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *