Entretenimiento, Series

“Big Mouth”: Los límites del humor en las series animadas

Big Mouth. VoxBox.

Detalles.- La producción Big Mouth es una serie de Netflix creada por Mark Levin, Jennifer Flackett, Nick Kroll y Andrew Goldberg, que trata sobre temas que siguen siendo tabú, incluso en una época donde aparentemente el sexo fluye libremente en todos los productos culturales.

La primera temporada tiene diez episodios, de veinte minutos cada uno. Digamos que, en este sentido, es fácil de ver.

La historia se centra en la amistad entre Nick (Nick Kroll) y Andrew (Andrew Goldberg), y los cambios hormonales durante la pubertad, esa época en la que todo se vuelve nuevo e impredecible.

Pero vamos por partes. Primero lo primero: la canción del inicio es fenomenal.

Hace unos años comenzó una pequeña revolución interesante en las entrañas del entretenimiento: las series animadas para adultos. Aunque hay antecedentes más lejanos, creo que podríamos llegar al acuerdo de que Los Simpson sentaron un precedente. Luego comenzó una carrera por ver quién llevaba el humor y los límites de lo decente a lo más profundo de la indignación. Pero ni Family Guy ni American Dad (ni siquiera BoJack Horseman) llegaron tan lejos como Big Mouth.

Big Mouth y los límites de todo

Big Mouth es una serie difícil de ver, incluso para los que se consideren a sí mismos como “progresistas”, ya no digamos para el público más conservador. Pero a diferencia de lo que hemos venido viendo, esta serie nunca incurre en la vía fácil de basar sus chistes en humillar al prójimo, lo que le pone muchos puntos de ventaja en el escabroso mundo del humor negro.

Entonces, ¿por qué decimos que es difícil de ver?

Para comenzar, porque trata sobre una etapa bien difícil en la vida de cualquiera: la pubertad. Ese cruel y hermoso momento en el que los cambios corporales comienzan a manifestarse en todo su esplendor, y que el descubrimiento de la sexualidad se vuelve una piedra angular.

Desde el título del primer capítulo (Eyaculación) sabemos que tratará sobre temas complicados y muy poco tratados en la sociedad en general: ¿cómo afectan los cambios físicos en las relaciones de amistad y de amor, cuando se tiene menos de 14 años? ¿Qué sucede cuando un chico descubre los placeres íntimos de la masturbación? ¿O qué sucede cuando en la vida irrumpe ese inquietante monstruo hormonal?

Pero no se crean que aquí quedará todo. La serie recorre un amplio abanico de situaciones hilarantes y preocupantes: la menstruación, el establecimiento de la identidad sexual, el autoconocimiento del cuerpo, el descubrimiento de que “las mujeres también se excitan”, y el porno, por mencionar algunos.

Otra de las cosas que refleja perfectamente es la relación de los padres con los pubertos. Y para ello, presenta los dos extremos: los padres liberales que normalizan todo y los padres más tradicionales que intentan cumplir su labor de buenos progenitores. Lo que ambos tienen en común es la incomodidad que despiertan en ellos mismos y en sus hijos.

Este es el mejor capítulo de “BoJack Horseman”

Y ya casi para terminar: la música

Desde las oficinas de VoxBox, los científicos que conformamos esta sala de redacción queremos agradecer a los directores y creativos de la serie, por la música: han hecho una suculenta selección de temas, empezando por el opening y pasando por cada musical que acompañó los momentos más álgidos de los capítulos.

¿Recomendaríamos que vieran la serie? Sí, por supuesto. Véanla, nunca está de más ver desde otra perspectiva las cosas que en algún momento nos tocó vivir. Seguramente se van a identificar con muchas cosas. ¿Recomendaríamos que dejaran que sus hijos pubertos la vean? En eso no podemos llegar a un consenso. Lo mejor es que la vean ustedes primero y decidan.

Aquí dejamos la canción completa que se usa para el inicio:

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *