Consolas, Salud, Tecnología

OMS incluirá el trastorno de videojuegos como problema mental

Trastorno de videojuegos. VoxBox.

Detalles.- Así es, amiguitos gamers, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluirá el trastorno de videojuegos como un tipo de problema mental.

Por primera vez, los videojuegos entrarán a formar parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades, la cual no se actualizaba desde hacía 27 años.

La Clasificación Internacional de Enfermedades es un manual de diagnóstico publicado por la OMS.

Según se ha informado, el manual se publicará en 2018 e incluirá el trastorno derivado de los videojuegos como una condición de salud seria “que deberá tratarse a través de un seguimiento”.

¿Qué es el trastorno de videojuegos?

En cuanto a qué se refiere específicamente, la redacción del trastorno aún no se ha revelado. Sin embargo, el borrador habla de una serie de criterios necesarios para determinar si alguien puede ser clasificado bajo este tipo de desorden.

Por ejemplo, la OMS lo vincula a tres condiciones negativas provocadas por el mal uso de los juegos digitales: no controlar la conducta sobre la frecuencia de uso, al aumento de la prioridad que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales, y mantener dichas conductas a pesar de la aparición de consecuencias negativas.

Pero estas condiciones en realidad son algo vacías. Así lo asegura el profesor Vladimir Poznyak, de la OMS: “Los profesionales de la salud deben reconocer que el desorden en los juegos puede tener serias consecuencias para la salud. La mayoría de las personas que juegan a videojuegos no tienen un trastorno, al igual que la mayoría de las personas que beben alcohol tampoco tienen un trastorno. Sin embargo, en ciertas circunstancias, el uso excesivo puede generar efectos adversos”.

Pese a ese argumento, lo que queda claro es que la Organización Mundial de la Salud está decidida a reconocer el trastorno por videojuegos como una enfermedad mental.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Antisistematizar es una forma de vida, es ir en contra del sistema, rompiendo moldes y atreviéndonos a hablar de temas que nos importan, como la política, la sexualidad, la cultura, la música y todo aquello que nos libera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *