Porno, Sexualidad

El fin del porno: otra consecuencia del fin de la neutralidad de la red

Fin del porno. VoxBox.

Detalles.- Tal como te contamos en esta nota, ayer Estados Unidos votó por el fin de la neutralidad de la red. Lo que no te explicamos es que esto podría significar el fin del porno.

A ver, maticemos un poco.

El fin de la neutralidad de la red matará a muchas de las cosas que más disfrutamos de Internet en su forma actual, pero uno de los rubros que más cambios sufrirá será el porno. Específicamente el porno gratuito.

Fin del porno gratuito

Por el momento, el porno constituye una gran parte de nuestro consumo en línea. El año pasado, solo los espectadores de Pornhub usaron 3,110 petabytes de ancho de banda. Pero la mayor parte de ese consumo es de personas que no pagan extra por ese contenido.

Eso llegará a su fin, pues ahora que los proveedores de servicios de Internet tendrán la opción de controlar a qué podemos acceder, podrán detener el flujo libre de lo que más queremos.

Plataformas como Pornhub y YouPorn han sido claves en la lucha contra la neutralidad de la red, una lucha que tristemente perdieron, y perdimos todos. Esto obligará a estas páginas a tener que rediseñarse y quizás eso tenga que hacer toda la industria.

Claramente esto afectará la capacidad de cualquier persona para consumir libre y anónimamente lo que puede que sea especialmente para ellos. Pero también afectará severamente la capacidad de cualquier persona para subir sus propios videos amateur, lo que significa que el paisaje adulto podría ser mucho más aburrido.

Por supuesto, la pornografía nunca desaparecerá por completo, pero es probable que te cueste mucho más descargarla.

Los proveedores de servicios de Internet ahora podrán hacerte pagar por el contenido que anhelas, y también podrán seguir exactamente lo que estás viendo. ¡Ugh!

Así que será mejor que salgas de esta página y comiences a bajar tus oscuros y sucios videos ahora mismo… puede que mañana sea muy tarde.

VoxBox.-

Artículo previoSiguiente artículo
Dando de qué hablar. Procrastinadores, bienvenidos.

1 Comment

  1. Pingback: VoxBox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *