Música, Videos

Björk y la inesperada virtud de ser de otro planeta

Björk. VoxBox.

Música.- En el año que nació Björk (1965), Islandia no era un lugar que apareciera con frecuencia en las conversaciones cotidianas. Por eso, era difícil imaginar que ese país con menos de 350,000 habitantes podría dar a una de las mujeres más famosas del mundo.

Björk es un ser extraño, comenzando por su apellido: Guðmundsdóttir. Hija de una conocida activista medioambiental y de un electricista que se separaron cuando tenía 2 años, la cantante creció junto a sus seis hermanos en una comuna hippie, en la que la música tenía un papel fundamental. Pero no fueron canciones de campamento lo que hizo que Björk se interesase por cantar y tocar instrumentos varios como la flauta y el piano, sino la banda sonora de una película que se había estrenado el mismo año que nació: The Sound of Music.

Por eso, para honrar a esa mujer increíble que nos ha deleitado por tanto años con su música, sus excentricidades y su actuación, hagamos este breve recorrido por sus 52 años de vida bien vivida.

Björk: estrella infantil

El musical I Love To Love, de Tina Charles, le dio su primera oportunidad profesional, en 1977. La cantó en un recital escolar y su profesora, fascinada con el resultado, mandó la grabación a una emisora de radio —la única del país por aquel entonces—, que no dudó en emitirla.

La voz de la niña, que tenía 11 años, gustó tanto a una discográfica, que le ofreció grabar un álbum de versiones llamado Björk y que fue Disco de Oro en Islandia. A pesar del éxito, no quiso repetir la experiencia. La Björk de entonces estaba más interesada en los insectos, Albert Einstein y la banda estadounidense Sparks, que en convertirse en la versión islandesa de Melody.

Rechazó la oportunidad de grabar el segundo álbum, porque sintió que fue empujada al estrellato contra su voluntad.

Ponle un corcho en el culo a la puta

Empezó a escribir sus propias canciones y consiguió trabajo en una fábrica de pescado. Después de tocar en algunos grupos de punk (incluyendo uno llamado Spit And Snot), se quedó con una banda llamada Tappi Tíkarrass, que significa “ponle un corcho en el culo a la puta”. Poesía pura.

Después se unió a otro grupo llamado Kukl. Ficharon por el sello del grupo punk Crass, se fueron de gira por Europa en una furgoneta, no podían ducharse, vivían de pan y dormían en casas okupas: una punk consagrada, con todas las de la ley. Se rapó el pelo y en 1986 actuaron en un programa de televisión islandesa, donde Björk apareció mostrando su enorme panza de embarazada. Esto fue demasiado para algunos televidentes. Muchos se quejaron, una anciana sufrió un infarto. Björk estaba ganándole la partida a su país.

Su Debut

Instalada en Londres, divorciada y con un hijo de 7 años y con toda la vida por delante, Björk publicó en 1993 Debut, su primer disco en solitario, tal y como la conocemos hoy. Uno de los álbumes más importantes de la década de los 90 —la revista NME lo puso en el número uno de los mejores de aquel año—, cuya repercusión fue tal, que incluso Madonna pidió varias veces a la cantante que le escribiera algo para su próximo disco. Ella accedió y le entregó la canción Bedtime Stories.

De hecho, fueron muchos los artistas que quisieron colaborar con ella después del éxito de este primer trabajo en solitario, pero ella se mantuvo fiel a su espíritu raro y solo accedió a tocar con una persona, PJ Harvey, con quien interpretó un cover del I Can’t Get No Satisfaction, de los Rolling Stones.

Dancer in the Dark

A lo mejor algunos de ustedes, queridos lectores, todavía no lo sepan porque llevan mucho tiempo viendo solo cine comercial, pero a Björk le debemos también una de las películas más trágicas y hermosas de los últimos años: Dancer in the Dark.

Parece que para la cantante no fue, sin embargo, una experiencia nada agradable: decidió poner fin a su carrera como actriz en su primera película. La razón fue el director Lars Von Trier.

Tan mal se lo hizo pasar, que el propio director recordó después que cada día, antes de empezar la jornada, la cantante se acercaba a él para decirle lo mucho que lo despreciaba, para a continuación lanzarse un escupitajo.

Solo una de las muchas leyendas en torno a aquel rodaje, en el que Bjork también desapareció durante varios días y cuyo vestuario, dicen, se comió nada más finalizar la película.

La Utopia de Björk

Si Vulnicura —el álbum maravillosamente oscuro de 2015— reflejó la ruptura de su relación de una década con el artista Matthew Barney, con canciones de un dolor casi paralizante y furia latente, Utopia es un soplo de esperanza.

El álbum saldrá a la venta el 24 de noviembre y es, en palabras de algunos expertos, un disco lleno de optimismo. Además de una intensa mezcla entre tecnología y naturaleza.

De cualquier forma, lo que sacamos en claro de todo esto es que Björk no es de este planeta. Y la amamos precisamente por eso.

VoxBox.-

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *